Seda y cristal - Deborah Smith

miércoles, 14 de agosto de 2013

Título original: Silk and Stone
Autora: Deborah Smith
Género: Narrativa femenina/Romántica contemporánea
Editorial: Cisne
Año publicación: 1994






Seda y cristal narra una apasionante historia de amor, que nace a la vez que la enemistad entre dos familias. Sus protagonistas, Jake Raincrow y Samantha Ryder, podrían pasar por unos modernos Romeo y Julieta, que viven su amor mientras sus familias se enfrentan a causa de un antiguo rubí.
La historia da comienzo en Pandora, Carolina del Norte, donde residen dos de las familias más importantes del lugar: los Vanderveer y los Raincrow.

La enemistad nació entre ellos cuando el juez William Vanderveer se casó con la joven Alexandra Duke y, como obsequio de bodas, le regaló el rubí de Pandora, una joya familiar que por derecho debía pertenecerle a su hermana Sarah Vanderveer Raincrow.

Sarah está casada con Hugh Raincrow, un médico cherokee, muy respetado en la comunidad por su integridad. Desde el momento que William se casa, los hermanos Vanderveer se distancian. Sarah cree que William está bajo el influjo de Alexandra, mucho más joven que el juez, y que por su causa está faltando a sus principios.
A pesar de que ambos hermanos se quieren, el orgullo los va distanciando. Ese distanciamiento, como la tela de una araña, se extiende a su entorno y a sus hijos: por un lado Timmy Vanderveer y por otro los mellizos Jake y Ellie Raincrow.

Pero también afecta a Frannie, la hermana menor de Alexandra, casada con Carl Ryder, un humilde y trabajador soldado, y sus hijas. Sobre todo a Samantha, por la que Alexandra siente debilidad, hasta el punto que desea que viva con ella, educarla y ofrecerle todo lo que junto a sus padres cree no tendrá.

Samantha y Jake se conocen cuando ambos son unos niños. En cierto modo su historia de amor nace entonces, pues un vínculo especial se forja entre ellos y, en sus corazones, están casados. Saben que los odios entre ambas familias hace imposible que puedan unir sus vidas. Al menos no hasta que ambos sean adultos.

Seda y cristal nos va desgranando cómo el paso del tiempo hace más marcado el distanciamiento y odio entre ambas familias; y cómo esa enemistad se interpone entre Sam y Jake y va emponzoñando la vida de quienes rodean a todos ellos.

Alexandra siente un rechazo muy profundo por Jake, quien a causa de ese don, que comparte con su hermana Ellie y la abuela Rachel Raincrow, parece ver en el interior de las personas, lo que deja al descubierto secretos de Alexandra que ésta no desea que se conozcan. Y eso hace que no ceje en su empeño de separar a Sam y Jake, ni en destruir a todo aquél que se interponga en sus planes, especialmente a su sobrino y jurado enemigo.

Como digo al comienzo, Seda y cristal es una novela de odios y secretos familiares, donde la enemistad entre Alexandra Vanderveer y Sarah Raincrow, arraigada en la posesión del rubí de Pandora, es el punto del que parte la novela.
Sin embargo, en sus páginas encuentras más que una historia de disputas y ambiciones familiares, pues contiene una preciosa y emotiva historia de amor.

No se puede obviar que un halo un tanto místico envuelve esta historia, pues por un lado existe ese don de Jake Raincrow, un don que una mente racional y práctica como la de Sam, no puede comprender, y por otro lado porque los Raincrow son en parte cherokees y son fieles a las creencias, valores y costumbres de su pueblo, que distan tan abismalmente de los de Alexandra Vanderveer.

La novela se centra en diferentes épocas en la vida de estas familias y cómo los lazos que existen, en ese momento, mantienen apartados a Jake y Sam, que aguardan el momento en que puedan estar juntos. Pero cuando ese momento llega, nuevamente algo sucede, algo provocado por Alexandra Vanderveer...

¡Me ha encantado Seda y cristal! Es una novela preciosa que cuenta por un lado una bonita historia de amor y, por otro, cómo el devenir de los años ha hecho más profunda la enemistad entre los Vanderveer y los Raincrow.
Deborah Smith nos traslada a ese enclave en los Apalaches, donde convive el hombre blanco y los cherokees, y donde nos describe una comunidad basada en tradiciones y costumbres ancestrales antes de que la llegada del progreso y la modernidad que implanta Alexandra Vanderveer, le toca.

Al ir sucediendo en diferentes etapas, somos testigo de la evolución de los personajes, tanto los protagonistas Jake y Samantha, como los secundarios: Sarah, Hugh, Ellie, Alexandra o Frannie.
Con el devenir de los años vemos crecer y envejecer a algunos de ellos, forjar sus caracteres o debilitarse y corromperse, comprobamos, como todos ellos encajan en el entramado que la autora crea alrededor de Sam y Jake.

Seda y cristal me ha parecido una historia intensa, profunda, repleta de matices, donde los claroscuros son más marcados con el paso del tiempo, donde la familia, la tradición, el honor y la lealtad, pero también la superstición, las creencias ancestrales o las maldiciones, marcan la vida de Jake y Samantha.

Reitero que es una novela que me ha fascinado. Disfruto enormemente con historias como ésta: maduras, cargadas de sentimientos, románticas, con un punto místico y cuyos protagonistas son personas sencillas y valientes, con virtudes y defectos que los hacen más cercanos, con secretos familiares que se interponen, con principios morales, remordimientos y deseos de venganza. Y, también, reconozco, a causa de personajes como Alexandra Vanderveer, la mala malísima por antonomasia, y también uno de los pilares de esta historia que, pese a todo, termina por atraparte en sus redes.

Seda y cristal es una historia romántica, que te envuelve en la magia de los Apalaches y en las creencias cherokees, protagonizada por dos jóvenes que deben luchar contra viento y marea por su amor. Incluso contra ellos mismos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!