Amante al fin - J.R. Ward

domingo, 17 de noviembre de 2013

Título original: Lover at last
11º La Hermandad de la daga negra
Autora: J.R. Ward
Género: Paranormal
Editorial: Manderley
Fecha publicación: Noviembre 2013




Qhuinn, hijo de nadie, fue repudiado por su familia, golpeado y dado por muerto, alienado de la misma como si nunca hubiera existido. La aristocracia vampira lo rechazó desde muy temprana edad a causa de un defecto de nacimiento que lo hace un ser imperfecto. Pero en las filas de la Hermandad es uno más. Junto a ellos se ha mostrado como uno de los guerreros más despiadados en la lucha contra los Restrictores. Y poco a poco parece haber reconducido su vida y destino. Más ahora que va a formar una familia junto a la Elegida Layla.
Pero en realidad, aún hay un vacío en su corazón desde que comprendió que había perdido el amor de Blay...

Blay ha estado enamorado de Qhuinn desde años atrás. Primero fue un amor secreto, callado, hasta que reunió el valor para abrir su corazón ante él. Cuando supo que su amor no era correspondido, poco a poco, fue distanciándose de él e incluso inició una relación con Saxton. Pese a que pareciera ser un capítulo cerrado de su vida, saber que va a formar una familia con Layla es duro para él.

Sin embargo el destino para reconducir el camino de ambos vampiros y acercarles nuevamente, mientras nuevas amenazas y peligrosos enemigos se ciernen sobre la Hermandad y Wrath, el rey vampiro.

Creo que las lectoras de la Hermandad de la daga llevábamos bastante tiempo esperando leer la historia de Blay y Qhuinn. Desde que hicieron su aparición en la saga, primero como aquellos jóvenes que aún no habían pasado la transición, más tarde como los amigos leales de John Matthews reclutados por la Hermandad, poco a poco han ganado peso y protagonismo. Más aún cuando entre ellos se presagiaba una historia de amor. Cuando Blay confesó estar enamorado de Qhuinn, su mejor y más leal amigo, éste no parecía compartir sus sentimientos. Sin embargo, libro tras libro, parece que no todo era tal como se presuponía y los sentimientos de Qhuinn han ido cambiando o, tal vez, mostrándose a pesar de su negativa a darles voz. Pero también los de Blay.

Así que, ¿qué nos encontramos en las páginas de este libro?

Amante al fin es una de esas novelas de la saga donde si esperas encontrar una trama principal sobre la que gira todo el libro vas a llevarte una decepción. Por el contrario, es una de las cuentan varias historias paralelas que gozan más o menos de idéntico protagonismo, pese a que, evidentemente, la de Blay y Qhuinn sea la más importante. Es cierto que es la principal, pero, sinceramente, creo que el resto de historias le roban, en mi humilde opinión, demasiado protagonismo.
Hasta cuatro más subtramas se entrelazan a la historia de Blay y Qhuinn. El resultado es, en mi opinión, una novela que actúa como presentación a nuevos personajes e historias donde la de Blay y Qhuinn no es más que otra historia entre ellas, lejos de lo que muchas esperábamos: una novela donde fuesen los protagonistas indiscutibles.

No por ello la considero una mala novela, pero no pasará a ser una de mis preferidas de la saga.
La razón es que la confluencia de varias historias, no sólo resta protagonismo a Blay y Qhuinn en algunos tramos de la lectura, sino que convierte la novela en un libro donde la historia de amor no es lo principal. Es cierto que, con el paso del tiempo, novela tras novela, la saga ya no se centra únicamente en una historia de amor en medio de una guerra civil entre vampiros, restrictores e intentos de destronar al rey. Pero al tratarse de la historia largamente esperada de Blay y Qhuinn, no puedo sino reconocer que me ha decepcionado un poco porque esperaba por encima de todo su historia de amor.

Pese a ello, repito, no me parece una mala novela. Tal vez una de transición hacia los libros venideros protagonizados por la Banda de bastardos.

¿Pero qué historias nos cuenta Amante al fin?

La de Blay y Qhuinn, cuyas vidas se han distanciado desde que el primero le confesara sus sentimientos al segundo. Cada uno ha construido más o menos su camino: Blay iniciando una relación estable con Saxton, abogado del rey y primo de sangre de Qhuinn; Qhuinn se convirtió en el protector de John Matthews y abandonó su vida nocturna en los clubs y sexo indiscriminado. Incluso va a formar una familia con Layla.
Sin embargo la de Blay y Qhuinn no es una historia acabada, pues, en realidad, ni siquiera comenzó nunca. Ahora, de repente, cambian los papeles y Qhuinn es quien se acerca, busca y trata de seducir a Blay, mientras él se muestra frío y distante. Bueno... hasta cierto punto.

En mi opinión es una historia un poco juvenil, si obviamos las escenas de sexo. Creo que a diferencia de las otras historias de los guerreros, se nota la edad de Blay y Qhuinn que hace que la de ellos sea una relación más inmadura, más insegura. Después de todo tampoco hay que olvidar que no hace mucho que han pasado la transición, así que en comparación con los centenarios vampiros son extremadamente jóvenes. Casi unos adolescentes. En cuanto en la parte sexual de su historia es intensa y muy sensual. Tal vez no tan explícita o tan gráfica como otras, pero no escatima en escenas ni descripciones y me ha parecido bonita y romántica.

Por otro lado, y mientras sigue en sus planes de derrocar a Wrath del trono, junto a la banda de bastardos, tenemos un atisbo de la historia de Xcor y Layla. Xcor no puede olvidar a Layla, así como ella no lo olvida a él. Pero ambos saben que luchan en bandos opuestos en la guerra civil entre vampiros y todo parece imposible... al menos de momento.

También tenemos la historia de Assail y Sola. Assail es un aristócrata vampiro, narcotraficante y un tanto oscuro y misterioso. Por su posición entre los nobles es codiciado por ambos bandos: el de la Hermandad y los que tratan de derrocar a Wrath de su trono. La aparición de Sola, una humana que trabaja como detective privado, presagia una historia entre ellos. Pero como en el caso de la banda de los bastardos, en su mayoría de intervenciones en la novela, están asociadas al tráfico de drogas, a la guerra civil o la lucha con los restrictores.

Además tienen un papel más o menos destacado las Sombras: Trez e iAm cuya asociación con el Reverendo y la Hermandad los sitúan en el bando de Wrath, pero también ellos tienen una historia personal y sentimental, especialmente Trez del que descubrimos algo importante.

Así que, en definitiva, y como he tratado de esbozar, Lover at last es una novela donde la historia de amor no es el eje del libro. Ni Blay y Qhuinn el pilar de la historia. Sí, es parte de la novela y en ella, Blay y Qhuinn son los protagonistas. Pero las historias secundarias que menciono llenan muchas páginas de la lectura.


Pese a todo ello, insisto que no me parece mala novela. Para mí es de las más flojas, pues, particularmente, noto un poco en falta el carácter de las primeras novelas, donde había una historia de amor con más peso y protagonismo donde el resto de vampiros eran una parte importante y las luchas y asociaciones clandestinas no llenaban tantas páginas.

2 comentarios:

  1. Onceavo libro de la serie...Buff, me estreso solo de pensarlo, porque no he leído ni el primero !!
    A mi particularmente me gusta que en cada libro haya una trama y una historia "personal", a pesar de que el telón de fondo donde se ambiente la historia sea común al resto de los libros...
    Bueno, como para llegar a este aún tengo un largo camino que recorrer, de momento dejo aparcado este título.
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los primeros son preciosos, Vanedis. No es que los últimos no lo sean, pero cada vez son más novelas corales y, en mi opinión, menos románticas porque las historias de amor se diluyen entre otras subtramas y con la aparición de nuevos personajes. A pesar de todo, te recomendaría que te animaras a leerte al menos los primeros.
      un beso

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!