domingo, 3 de noviembre de 2013

Una chica brillante - Susan Elizabeth Phillips

Título: Glitter baby
1º Wynette, Texas
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Género: Romántica contemporánea
Publicada: Vergara/Ediciones b
Fecha de publicación: Octubre 2013




Durante años nada se ha sabido de la joven que encandiló al mundo desde las portadas de revistas de moda y campañas publicitarias. ¿Pero quién es en realidad esa mujer a la que se conoce como la chica brillante? ¿Por qué razón abandonó su meteórica carrera? ¿Sucedió algo durante el rodaje de su primera película para que desapareciera después?

Para conocer su historia debemos remontarnos a la infancia de Fleur Savagar, la mujer que se esconde detrás del sobrenombre de Una chica brillante. Fleur fue famosa aún antes de nacer. A ojos de su madre ya desde su concepción estaba destinada a hacer grandes cosas.

Sin embargo, fue enviada a un convento de clausura francés desde su nacimiento, donde  fue criada y educada por monjas. Creció lejos de su madre, del hombre que creía su padre y de su hermano Michel. Fue una joven acomplejada por su alta estatura, pies y manos grandes y su torpeza. Pero su madre Belinda vio en ella una belleza que ni siquiera la propia Fleur supo ver. Belinda Savagar no paró hasta lograr convertirla en una de las modelos mejor pagadas del mundo, una estrella en todas sus dimensiones: en una chica brillante.


Pero cuanto se encontraba en el punto más álgido de su carrera, cuando se enamoró por primera vez del actor coprotagonista de su primera película, Fleur desapareció.
Durante años nada se supo de ella, pero cambió de ciudad de residencia, desde California a París y Viena hasta regresar a Estados Unidos.

Pero un día, de repente, renace y vuelve escena...

El punto de partida de esta novela es saber qué sucedió a aquella joven inocente e insegura que, cuál patito feo convertido en cisne, se abrió un hueco en el mundo de la moda y las celebritys. Página tras página descubrimos cómo esa joven, insegura e inocente, se transforma en una mujer valiente y decidida que busca su lugar en el mundo. ¿Y cómo no? Conocemos cómo fue la historia de amor de Fleur Savagar y Jake Koranda, uno de los actores más deslumbrantes y misteriosos de Hollywood.

Para tratarse de una de las primeras novelas de Susan E. Phillips, me he llevado una gran sorpresa con Una chica brillante. Por buscar similitudes diría que está en la línea de Una chica a la moda, pues se nos cuenta la vida de la protagonista desde su adolescencia -incluso la de su madre- y cómo cambia y se hace a sí misma con los años.

De hecho durante los primeros capítulos es la vida de Belinda Savagar -la excéntrica y ambiciosa madre de Fleur- la que se nos cuenta. Y es a través de ella y a partir de su frustrada carrera en el mundo del cine que se abre la puerta a la historia de Fleur: la hija que consigue todo aquello que ella no pudo.
¿Pero es eso lo que Fleur desea?

Como todas las novelas de esta autora creo que tiene un punto excéntrico, presente en varios personajes, especialmente Belinda, pero al final, como siempre me pasa, descubres una historia muy bonita y hasta profunda. Por destacar algo negativo, en mi opinión es que Jake Koranda, el protagonista masculino a veces se desdibuja un poco de la historia en detrimento de la familia Savagar pero también él es un hombre con sombras y secretos que, al final, ven la luz.

Creo que Una chica brillante tiene algo de telenovela, pero de esas con malos malísimos, de personajes de la jet set, de millonarios manipuladores y oscuros secretos de familia. Tanto el personaje de Belinda como el del Alexi Savagar, el marido de orígenes principescos, son excéntricos, obsesivos y con un punto malvado. Más aún Alexi Savagar. Pero ambos manipulan, mienten, tergiversan sin miramientos ni remordimientos.

Como digo antes, y aunque los primeros capítulos la novela giran en torno a Belinda, a su juventud, a sus sueños de ser una estrella de Hollywood, a sus aventuras con actores (me han destrozado la imagen del actor Errol Flynn) y hasta que límites es capaz de llegar por ser alguien envidiado, adorado e idolatrado, haciendo que la historia de Fleur y Jake dé comienzo, lo cierto es que no me ha aburrido. El detalle con que se describe a Belinda ha logrado que al final no te sorprenda ver hasta que límites es capaz de llegar y de utilizar a su hija, de comerciar con ella. En fin, que no se puede decir que sea una madre abnegada, pero en su corazón ella cree estar haciendo lo mejor. Claro que lo mejor es lo que “ella” desearía y como no lo ha logrado trata de lograrlo a través de su hija.

Dejando de lado a este peculiar personaje (por describirla con suavidad) debo decir que la historia de Jake y Fleur me ha encantado. Ya me sucedió con Lo que hice por amor, de la que creía que al tratarse de una novela de actores y rodeada del glamour de Hollywood, no me iba a gustar pero, al contrario, me ha sorprendido. Me gusta porque más allá de ser la historia de la actriz inocente y debutante y el actor con fama de chico malo y pasado misterioso, tiene lugar en dos etapas de sus vidas: cuando Fleur es una adolescente con el complejo de patito feo, insegura e inocente que despierta al primer amor, y cuando se reencuentran años más tarde, más curtida por la vida y también más desconfiada.

Dejando de lado la historia de amor de Fleur y Jake me ha atrapado especialmente una de las tramas secundarias: la relación de Fleur con su hermano Michel. Fleur y Michel no se criaron juntos. Ya que desde que nació Fleur fue enviada a un convento donde fue criada y educada por monjas, la relación entre los hermanos es inexistente. Fleur fue rechazada por Alexi Savagar, al no ser realmente su hija, pero Michel también sufrió el rechazo de sus padres. Pero es una historia que hay que leer para entender.

Creo que se podría diseccionar muchísimo a estos personajes, la trama y hasta cómo se cuenta la novela, pero como siempre digo “hay que leerla”. Al final la sensación que me queda es la de estar una novela seria, pese a ese punto excéntrico que le da la autora, menos divertida que otras que escribió más tarde, pero con un trasfondo que habla de madurez personal, de superar errores, de renacer y hacerse a una misma. Y también de perdón.


A lo mejor veo más profundas de lo que son las novelas de Susan E. Phillips, pero lo cierto es que me remueven muchos sentimientos, me emociono con ellas y me divierto. Y es lo que me ha pasado con Una chica brillante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!