domingo, 31 de marzo de 2013

El regalo de Daniel - Barbara Freethy

Título original: Daniel's gift
Autora: Barbara Freethy
Edición digital
Fecha publicación: 2012







Jenny St. Claire es madre soltera. Tenía apenas dieciocho años cuando conoció a Luke Sheridan, por aquel entonces un joven estudiante de medicina de buena familia. Jenny era una chica de clase humilde. Su carácter, rebelde y aventurero, atrajo a Luke, serio y responsable. Pasaron juntos un verano alocado en el que vivieron el primer amor para ambos. Pero, tras el fin de las vacaciones, y tras descubrir Jenny que estaba embarazada, llegó la despedida.

Luke tenía el futuro planificado, debía regresar a la universidad y continuar sus estudios. Jenny era una maravillosa locura, pero no tenía cabida en su vida, así que le dio dinero para que se practicara un aborto.
Con el corazón roto, Jenny comenzó una nueva vida... pero con Danny, su hijo.

Ahora, doce años más tarde, la tragedia llama a su puerta. Danny es un niño inquieto que conoce la historia de sus padres, pues Jenny nunca le ha mentido al respecto. Pero Danny cree que si Luke, su padre, le conociera tal vez llegaría a quererlo. Así que, a escondidas, va a buscarlo. No llega a hablar con él y en el trayecto de regreso a casa es atropellado. A consecuencia del accidente queda en coma.

La tragedia obra el milagro que Danny ha ansiado durante tanto tiempo: reunir a sus padres.
Pero Luke está casado con Denise, una mujer de su clase y posición, la esposa que sus padres escogieron para él, tan diferente a Jenny, a la que nunca aprobaron. Luke nunca ha deseado tener hijos, pero ahora, poco antes de descubrir la existencia de Danny, ha descubierto que, tal vez, sí desea ser padre. A la vez, también, descubre que su esposa le ha ocultado algo vital.

Cuando descubre que tiene un hijo que podría morir sin haberlo conocido, su mundo se tambalea y cambian sus prioridades. Cuando Jenny reaparece en su vida, el recuerdo impetuoso de su primer amor despierta sentimientos y sueños que creía muertos.

Luke se persona en el hospital. Al principio Jenny está reacia a confesar la verdad, pero al fin la admite. Y el dolor por el estado de Danny los une y propicia que cada roce o caricia adquiera un nuevo significado y que aquel amor juvenil e impulsivo renazca mientras se aferran a un hilo de esperanza por la recuperación de su hijo.

Descubrí esta novela un poco por casualidad y, sólo con su título, tuve un presentimiento. Pese a ello, tengo que confesar que, mientras la leía, hice algo que hacía años que no hacía: hojear las páginas siguientes para saber de antemano qué iba a acontecer. La razón no la cuento porque desvelaría el final de la novela. Según vayáis leyendo mi opinión enteréis por qué. Pero adelantaré que descubrí hechos que, normalmente, no suelen atraparme en una novela romántica.

En El regalo de Daniel, sin embargo, he descubierto una historia dulce y emotiva, rodeada de cierto aire a cuento y a magia que, para mi sorpresa, me ha emocionado. La razón no es otra que el papel que juega Danny a lo largo de la novela. Pues, mientras está en coma, su espíritu trata de acercar a Luke y a Jenny. Con la ayuda de Jacob, un ángel de la guarda un tanto atípico, que trata que aprenda una lección, mientras se decide cuál será su futuro: ¿despertará o no del coma?

Si no hubiera leído la novela, si alguien me hubiera explicado a grandes rasgos de qué iba, tal vez, muy probablemente, no me hubiera animado a leerla. Principalmente a causa de Luke Sheridan, el protagonista. No sólo está casado, sino que abandonó a Jenny y le dio dinero para que abortara.
Pero lo cierto es que, al final, y pese a todo eso que de entrada me echaba para atrás, la novela me ha atrapado de principio a fin. Tengo que reconocer que son cosas como éstas las que hacen que una historia me atrape.

Sin ser una novela de esas que te provocan mariposillas en el estómago, de esas que llegas a atesorar y sabes que leerás muchas veces, me ha parecido bonita. Ciertamente es muy sencilla, previsible incluso (más si como yo cotilleas qué va a pasar, pero en este caso no lo he podido remediar) y pese a todas las razones que en otras circunstancias obrarían para que me desagradara profundamente, no ha sido así.

Estamos ante una novela de reencuentros, de segundas oportunidades donde, a medida que van desarrollándose los acontecimientos, van intercalándose recuerdos y episodios de aquel lejano verano. Pero, realmente, la novela da comienzo con el accidente de Danny. Accidente que, de algún modo, se convierte en el punto de inflexión en la vida de todos sus seres queridos.

Es Danny quien une a los diferentes personajes que intervienen en la novela, no sólo a Jenny y Luke, sino que también afecta al resto de miembros de su familia: a su tío Matt, un ex-jugador de fútbol americano retirado con problemas de alcohol, a sus tíos Merrilee y Richard, en apariencia un matrimonio perfecto, y a sus perfectos y obedientes primos William y Constance.

A medio camino entre el mundo real y la realidad alternativa en la que se encuentra Danny, nos encontramos con una historia un tanto fantasiosa pero, a la vez, dulce.
Para mi sorpresa, he pasado un buen rato. Si bien la empecé con cierta desconfianza, a veces incluso con angustia, a medida que van aconteciendo los sucesos, me ha ido atrapando la historia de Jenny, Luke y Danny. También la del resto de miembros de la familia que ven sus vidas alteradas cuando el accidente de Danny saca a la luz secretos y mentiras, sentimientos largamente callados.

Reitero que se trata de una novela sumamente sencilla, diría que fantasiosa, pero conmovedora y, al menos a mí, me ha hecho evadirme un ratito entre sus páginas.

* La traducción es español latinoamericano.

jueves, 28 de marzo de 2013

Mentiras de amor - Judith Mcnaught

Título original: Double standards
Autora: Judith Mcnaught
Género: Romántica contemporánea
Editorial: RHM/Cisne
Fecha publicación: Febrero 1998/Abril 2013





A raíz de que su padre se encuentra gravemente enfermo, la atractiva e inteligente Lauren se ve obligada a pedir trabajo al empresario Philip Whitworth, un hombre sinuoso, que le consigue un extraño empleo, en una empresa de la competencia y con el único objeto de realizar espionaje industrial. Para complicar las cosas, en su nuevo trabajo Lauren se enamora de Nick Sinclair, sin saber que es el principal rival de Philip y que a causa de ello se verá atrapada en una dificil encrucijada.

”El mundo de los negocios y el del corazón no son buenos amigos.”.

Mentiras de amor es una de las primeras novelas que leí de esta escritora y aunque no la coloco en la misma categoría que Paraíso robado o Perfecta, me gustó mucho en su día. Tanto que me reafirmó que era una autora de la que quería leer todo lo que había publicado. Ahora he vuelto a disfrutar mucho con la historia, mi valoración no ha variado ni un poquito.

La trama es bastante característica de las novelas de los años 80 y principios de los 90, pero aún siendo una historia con un protagonista mujeriego y seductor, del tipo ámalas y déjalas, Judith Mcnaught crea una preciosa historia de amor.

Para mí el sello indiscutible que caracteriza a esta autora es que sus novelas ponen los sentimientos a flor de piel. Es casi imposible que no me emocione, sufre, llore o ría con sus historias. En muchas ocasiones media un malentendido que separa a la pareja protagonista y, dichos protagonistas, suelen ser fuertes, carismáticos, con personalidad y logran tocar la fibra sensible de esta lectora.

Mentiras de amor es un poco diferente. No median malos entendidos. Es la traición de Nick hacia Lauren lo que los separa y más tarde la desconfianza -innata de este personaje- lo que vuelve a separarlos. Pero Lauren es una mujer con un gran corazón, así que no es tan difícil de creer que llegue a perdonarlo.

Aunque el argumento no está en la línea de otros más feministas o modernos, con protagonistas que tienen su propio negocio, luchadoras e independientes, aunque Nick comienza siendo un mujeriego con una vena egoísta, mentiría si dijera que no me ha gustado esta novela. Porque me ha encantado y la he leído en dos tardes.
Judith Mcnaught es una de mis escritoras preferidas, gracias a ella comencé a leer romántica contemporánea. Es más, sigo considerándola una de las mejores. Única e irrepetible. Y ojalá pueda seguir leyéndola muchos años más.

Pero tratando de ser objetiva debo decir que Mentiras de amor no me parece la mejor de sus novelas. Aunque para mí casi todas son excelentes, así que ésta la dejaría en buenísima (casi muy buena).

Centrándome en los personajes, para mí es Lauren la que carga con el peso de la historia, el personaje fuerte, aunque poco a poco vayamos conociendo la infancia de Nick y sabiendo el porqué de su actitud distante y esa incapacidad para abrir su corazón. Pero es justo por eso, por ser un personaje hermético, cuando se muestra vulnerable creo que es imposible no perdonarlo.

Lauren es para mí, como digo, la heroína indiscutible y es su carácter compasivo, romántico y leal, a la vez que su orgullo, lo que hacen que admire su actitud a lo largo de la historia. Puede que haya quien piense que Nick no se merecía su perdón, pero es una historia de amor, sin perdón no hay final feliz. Y después de todo el perdón es una de las demostraciones de amor más bonitas que hay, pienso yo.

Por todo esto, Mentiras de amor es una novela a la que guardo un cariño especial. La recordaba bastante bien -es difícil olvidar una novela de Judith Mcnaught- pero pensé que con la perspectiva del tiempo, tal vez al releerla y el que se trate de una historia un tanto diferente, más clásica, menos moderna, haría que ya no me gustara tanto. 
No ha sido así. 

Me gustan las novelas donde uno de los protagonistas dificulta hacerse querer por la lectora, me gustan esos protagonistas que cambian, que son imperfectos, que se equivocan y actúan mal, incluso que mienten y engañan... 

Me gustan las novelas donde hay obstáculos reales y donde el perdón, la bondad y el amor vencen. 
Siendo así, ¿cómo no va a gustarme Mentiras de amor?

martes, 26 de marzo de 2013

Squeeze play - Kate Angell

Título original: Squeeze play
1º Richmond rogues 
Autora: Kate Angell
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Love Spell
Fecha publicación: Junio 2006





El jugador de béisbol Richard “Risk” Kincaid ha estado locamente enamorado de Jacy desde que eran adolescentes. Ya entonces se convirtió en su “novio por despecho”, el hombro sobre el que lloraba por sus desastrosas relaciones con otros chicos.
Pero a lo largo de los años, esto no ha variado ni un ápice.

Él es una estrella del béisbol, jugador aclamado y deseado de los Richmond Rogues; ella es la alocada dueña de una cafetería en su Frotsproof natal, en Florida, pero cuando Jacy rompe con su novio de turno y queda con el corazón destrozado, llama a Risk que acude raudo a consolarla.

La realidad no es tal como parece, pues aunque Risk da la imagen de ser un hombre sin deseos de comprometerse y para el que ser el amante ocasional de Jacy le basta, no es así. Risk está enamorado de Jacy desde hace mucho. Ganado el último título de la temporada deportiva, goza de un mes de descanso antes de reincorporarse a la próxima competición, tiempo que ha decidido pasar en Frotsproof y, si hay suerte, encontrar a Jacy disponible para declararle de una vez por todas sus sentimientos antes de que un nuevo novio interfiera.

A su llegada se encuentra con que Jacy no se ha repuesto aún de la última ruptura, así que ve vía libre pero declarar sus sentimiento, pero no es tan fácil. Para empezar Jacy parece conforme con la relación sin ataduras que tienen y, por otro lado, todos los habitantes de Frotsproof parecen empeñados en agasajar a la estrella deportiva y adorar a Jacy, sin percatarse que se entrometen en los planes de Risk.

Jacy tampoco es lo que aparenta. Detrás de la imagen frívola y alocada, con sus coloridas y extravagantes ropas y peinados, se esconde una joven que lleva años mintiendo a Risk. ¡Risk nunca ha sido su novio por despecho, sino el único en su vida! Pero teme que si éste se entera huya despavorido, después de todo él es un estrella deportiva y ella una simple y estrafalaria chica de pueblo.
Así pues...¿Risk y Jacy se confesarán mutuamente sus sentimientos?

Aunque evidentemente lo que pasa por la cabeza de cualquiera es que sí, no es tan simple porque Squeeze play es una novela que escenifica una comedia de enredos pero por escrito. Encuentros y desencuentros, interrupciones, malos entendidos, multitudes de fans alrededor de esta singular pareja, sin darles tregua y complicando algo que de entrada parece muy sencillo.
Además de la historia de Risk y Jacy, en Squeeze play se relatan dos historias más. Por un lado la de Stevie, la mejor amiga de Jacy, eternamente enamorada de Aaron Grayson, que su vez mantiene una relación con Natalie Llewellyn, la hija del dueño del equipo de Tampa Bay Bombers, y el tercero (o cuarto) en discordia, Zen Driscoll.
Squeeze play es la novela con la que da inicio la serie de los Richmond Rogues, de Kate Angell.

A grandes rasgos, describiría este libro como un libro alocado, divertido y sin más pretensión que el de hacer pasar un rato divertido. Desde mi punto de vista, su mayor virtud se encuentra en las alocadas situaciones que describe, los ingeniosos y divertidos diálogos que protagonizan las tres parejas que aparecen.

No hay grandes misterios ni grandes secretos, ni siquiera dramas. Narra la relación de tres parejas, relacionadas por amistad o compañerismo, que parecen reacias a confesar sus sentimientos o arriesgarse a iniciar una relación.

Risk es un jugador de éxito, adorado en su ciudad natal, que pese a lo que parece quiere comprometerse con la chica que sólo lo ve como un novio por despecho. Jacy teme que si Risk descubre la verdad, huya despavorido. Stevie, tras ser abandonada por Aaron, se siente muy atraída por Zen que no sabe cómo hacerle olvidar su desengaño y confiar en él.
Y por supuesto están Aaron y Natalie, además de destacar a la “Bat Pack”, tres jóvenes jugadores y compañeros de Risk y Zen que aparecen en Frotsproof, interfiriendo y, a su manera, ayudando junto al resto de los vecinos de la población.

Para mí es indudable que hay estereotipos y situaciones -incluso algún detalle puntual- que me recuerdan a novelas como Jane juega y gana o los Chicago Stars, pero son estilos muy diferentes. Squeeze play me parece una novela más “frívola”, más sencilla, donde impera un carácter divertido como norma durante gran parte de la trama, a causa del carácter de Jacy y Risk. Aunque se combinan las tres historias, es la de ellos la que tiene más peso.
En definitiva, Squeeze play no pasará a ser una novela que lea muchas veces, ni que me haya impactado especialmente, pero sí me ha parecido una trama amena y sencilla, con un punto alocado, que me ha hecho pasar un buen rato sin más pretensiones.

domingo, 24 de marzo de 2013

El príncipe serpiente - Elizabeth Hoyt

Título original: The Serpent Prince
3º Príncipes
Autora: Elizabeth Hoyt
Editorial: Titania
Año publicación: 2010




Cuando Lucy Craddock-Hayes encuentra a un hombre herido y desnudo, inicialmente lo cree muerto pero, después, tras salir de su error y siendo la joven compasiva que es, no duda en llevarlo a su propia casa para atender sus heridas. 
Lo que no podía imaginar al tomar esa decisión era que estaba recogiendo a un noble: el vizconde Simon Iddesleigh. 
Simon es un hombre acostumbrado a las conquistas y a seducir a cuanta mujer hermosa se cruce en su camino. No tarda en poner en prácticas sus armas de seducción sobre la cándida Lucy. 
Lo que se imaginaba es que terminaría cayendo en su propia trampa.

La vida de Lucy nunca ha estado plagada de emociones ni sobresaltos. Huérfana de madre, vive con su padre, un capitán de barco retirado, un hombre de carácter peculiar, y con su hermano David, que ha continuado con la tradición familiar y pasa meses en alta mar. Desde hace tres años espera que el vicario de Maiden Hill, Eustace Penweeble, le proponga matrimonio. En un lugar humilde y tranquilo como lo es Maiden Hill, entre sus dibujos y el cuidado de su padre, su vida ha fluido tranquila y a la espera de contraer matrimonio con Eustace. 

Pero entonces conoce a Simon, algún muy diferente a ella, a su entorno y con el que no tiene un punto afín... salvo la pasión que poco a poco se va apoderando de la muchacha. 
Y todo cambia.

Mientras Simon está convaleciente en casa de los Craddock-Hayes, bajo los atentos cuidados de Lucy, poco tarda en sentir cómo su interés por la joven crece día a día hasta el punto que se ve en la tesitura de huir y dejarla allí, en Maiden Hill, o llevarla consigo a Londres. Pero la vida de Simon no es tan frívola como parece a primera vista. La venganza y la culpa se han convertido en su razón de ser durante tanto tiempo, que no sabe cómo puede Lucy encajar en su vida, sin resultar en peligro o bien, quedar horrorizada al descubrir la clase de hombre que él es realmente.

Con El príncipe serpiente termina la trilogía de los Príncipes de la autora Elizabeth Hoyt. 

Aunque el argumento es bastante sencillo, incluso un poco previsible, a grandes rasgos, me ha parecido una novela entretenida e interesante.

Una de las peculiaridades con las que nos ha sorprendido esta autora en sus libros es el protagonista masculino. Simon es un hombre apuesto, a diferencia de Edward de Raaf, por ejemplo, de buena posición económica y con un título. Sin embargo no es un noble común. Siendo como es hábil y diestro con la espada, arriesga su vida una y otra vez en duelos para vengar la muerte de su hermano. Pero el precio es su propia alma porque aún buscando justicia, siente que tiene las manos manchadas de sangre.

¿Cómo pueden esas manos tocar a Lucy, su ángel?
La lucha interior de Simon ha logrado atraparme de principio a fin, con lo que aún siendo una novela de argumento relativamente simple, no me ha aburrido ni he perdido el interés.
¿Cómo puede Lucy salvar el alma de Simon y, al mismo tiempo, no verse arrastrada por sus pecados?

Ése el gran interrogante que rodea a la novela y la razón por la que, aunque al principio no me atrapaba demasiado el argumento, acabé pegada al libro por conocer la respuesta. 


Creo que ha merecido la pena.

En el príncipe serpiente, si bien inicialmente la novela no me ha atrapado en demasía, he encontrado una historia que ha terminado enganchándome por la lucha interna que Simon batalla contra sí mismo.

Con una narrativa fluida, sencilla y sin demasiados aderezos, con diálogos sugerentes, ingeniosos y cargados de sentimientos, Elizabeth Hoyt ha creado una novela, en mi opinión, amena y de lectura ágil. 
Durante la primera parte de la novela, mientras Lucy y Simon se van conociendo, la vida de ambos cambia y el ritmo me ha parecido un poco lento. Algo que entiendo es bastante comprensible. Sin embargo, después el ritmo es más vertiginoso y las dudas, los remordimientos y miedos de Simon y Lucy han ido envolviéndome.

De nuevo, como en anteriores novelas, las diferencias de clase social están muy patentes y crean un marco idóneo para esta historia donde personajes como Edward de Raaf y Harry Pye tienen un pequeño papel; de especial relevancia es el de Edward. 

Con El príncipe serpiente he pasado un rato de lectura agradable y sencilla que, en ocasiones, me ha mantenido en vilo. Como comento antes, la primera parte me ha parecido más lenta pero, según avanza y acaecen sucesos, según van desvelándose secretos y la verdad ve la luz, la novela gana en ritmo y en intriga, también en sufrimiento.

Me ha gustado especialmente el personaje de Simon, un hombre que a primera vista lo tiene todo para ser feliz pero que esconde un secreto que va carcomiéndole poco a poco. Lucy no me ha sorprendido tanto, en el sentido que es una joven cándida y de buenos sentimientos, sin dobleces ni misterios. Una muchacha más cercana al tipo de protagonista que encontramos en muchas novelas del género. 
Pero la combinación de uno y otra me ha gustado. Así como me ha gustado el cuento del príncipe serpiente que, a lo largo de la novela, Simon le cuenta a Lucy.

En definitiva, creo que El príncipe serpiente es una bonita novela que sé que no pasará a ser una de mis preferidas, pero me ha hecho pasar un buen rato, sin más pretensiones.

Seducida por un canalla - Barbara Dawson Smith

Título original: Seduced by a scoundrel
1º Rosebuds
Autora: Barbara Dawson Smith
Género: Romántica histórica
Editorial: Edaf
Año publicación: 2002




Decidida a salvar a su familia de la ruina, Lady Alicia Pemberton recurre a Drake Wilder, el dueño de una casa de juego y el responsable, en última instancia, de su precaria situación. Desesperada, Alicia le ofrece convertirse en su amante a cambio de que perdone las deudas de juego de su hermano; Drake sólo está dispuesto a aceptarla como esposa. 

En un principio Alicia lo rechaza; casarse con el infame Drake Wilder es lo último que haría, pero cuando todas las puertas se le cierran sólo la de Wilder permanece abierta para ella. 

Drake Wilder quedó huérfano desde muy temprana edad. Creció en la pobreza al ser repudiado por su propio padre. Sin un título que lo respalde se ha labrado un nombre entre la encorsetada sociedad, aunque no uno muy elogiado. Mujeriego, jugador y otros tantos epítetos negativos son los que se asocian a él. Las damas cuchichean tras sus abanicos, los caballeros lo tratan con desdén (a pesar de que muchos son clientes en su casa de juego)… 
Sabe que sólo casándose con una dama de alcurnia, una verdadera aristócrata podrá igualarse al hombre que lo rechazó. ¿Y qué mejor esposa que Lady Alicia Pemberton? Aunque empobrecida y señalada por la sociedad, nadie puede negar que es una dama. 

Alicia no conoce las verdaderas intenciones de Drake al casarse con ella, pero puesto que él está dispuesto a proteger a su madre, su hermano y a ella misma, acepta ayudarlo a la hora de entrar en sociedad. Difícil, pero no imposible… 

Así se inicia el matrimonio entre Lady Alicia y Drake Wilder, un matrimonio de conveniencia donde los sentimientos no tienen cabida… o eso creen ellos. 

Me ha gustado mucho la novela Seducida por un canalla. Aunque de nuevo me ha quedado la sensación de que el final la autora lo resuelve un poco con precipitación, o más que precipitación, se barajan demasiados elementos sorpresa de golpe, pero al acabar el libro lo he hecho con una sonrisa y la sensación de haber pasado un buen rato con la lectura. 

Como en Un fuego en el corazón, pese a estar ambientada en La Regencia, la autora echa mano de una ambientación atractiva al introducir a un protagonista que es propietario de una sala de juegos. 
El personaje de Drake me ha gustado mucho. A primera vista es el típico protagonista mujeriego, jugador e irresponsable. Vive por y para sí mismo, pero en realidad, vive por una venganza: ocupar un lugar destacado en la sociedad y regodearse de ello ante el padre que no lo reconoció como tal. 
Poco a poco se puede ver que Drake no es tan interesado ni tan frío como quiere aparentar y que son muchas las cualidades que esconde. Y aunque en todo momento eres consciente que para él Lady Alicia no es más que una herramienta para lograr sus intereses, al menos a mí, me ha cautivado por su carácter, arrogancia y aires de vividor. 

Lady Alicia es una joven que un día se codeó entre las damas y familias más distinguidas, la suya propia lo era hasta que su padre cayó en el vicio del juego y murió, hasta que su madre perdió la razón. Cuando su hermano menor pierde una cuantiosa fortuna a causa del juego y temiendo que siga los pasos de su difunto padre, sabe que es hora de intervenir, aunque eso suponga casarse con el disoluto Drake Wilder. 

El mayor aliciente de esta novela es, sin duda, la relación entre Alicia y Drake, dos personas que son como el día y la noche. A primera vista. Ella es una señorita de buena familia y él el hijo bastardo de un noble y una actriz. Ella aborrece el juego, él vive de ello. 
La relación parte de una idea preconcebida de cómo es el otro: para Alicia, Drake es un crápula, un vividor y un mujeriego que vive a costa del vicio al juego de muchos hombres; para Drake Alicia es una joven sumisa y débil, un mero adorno en sus planes de venganza. 
Pero uno y otro descubren que se han casado con alguien muy diferente de quien pensaban. 

Este tipo de parejas a mí me gustan mucho porque la novela se convierte en una sucesión de enfrentamientos, tiras y afloja, y de intentos de seducción. Quizá sea un argumento un poco trillado, pero a mí me ha hecho pasar una lectura muy agradable. 

Los personajes secundarios me parece que están muy bien retratados y que no son meras comparsas, tienen su razón de ser. A destacar, James, el hijo inválido del marqués de Hailstock, y Sara, la duquesa de Featherstone, Gerald Pemberton, el hermano menor de Alicia, o Eleanor, la madre de los jóvenes. 
Me ha atrapado especialmente la relación entre Sara y James, entre la joven duquesa viuda, hastiada y decepcionada, y el joven y solitario hijo del marqués de Hailstock, quien a consecuencia de su invalidez se ha alejado de la vida social. Pese a que las primeras apariciones de esta pareja parecían presagiar unos personajes más pasivos, la relación entre ellos me ha gustado mucho porque me ha sorprendido. El carácter y prejuicios del uno contra el otro, tal como en el caso de Alicia y Drake, dan pie a una historia secundaria muy interesante. 

Creo que la novela está muy bien desarrollada y ambientada, y que sin ser una trama sorprendente ni novedosa, logra hacerte pasar un muy buen rato, abstrayéndote con un argumento entretenido y una historia de amor caracterizada por los choques de 
voluntades: desconfianza, seducción, secretos del pasado…. 

En definitiva, Seducida por un canalla me parece una novela amena, en la que en ningún momento decae el interés y que nos transporta a un argumento clásico pero no por ello menos atractivo. Yo he pasado un muy buen rato, desde luego.

To desire a devil - Elizabeth Hoyt

Título original: To desire a devil
4º Legend of Four soldiers
Autora: Elizabeth Hoyt
Editorial: Warner books
Año publicación: 2009








4º Legend of the Four Soldiers

Después de que el 28º Regimiento fuera emboscado y masacrado en Spinner's fall, después de pasar siete años en cautividad, Reynaud St. Aubyn, el heredero del Conde de Blanchard, ha regresado a Londres.
Lo hace bajo el delirio de las fiebres, con mirada turbia y apariencia perturbada. Lleva un cuchillo sujeto al cinto y la cara tatuada.
Cuando irrumpe en la mansión familiar, en mitad de una reunión social, escandaliza al actual Conde, al servicio y a todos sus aristócratas invitados. Y, claro está, se convierte en la comidilla social.
Más aún cuando vocifera su identidad: ¡¡Reynaud St. Aubyn!!

Pero con su hermana Emeline en las Colonias, nadie reconoce al hijo del anterior Conde en el hombre medio civilizado que dice ser Reynaud St. Aubyn. Nadie excepto Beatrice Corning, la sobrina del actual conde, que heredó el Condado tras darse por muerto a Reynaud, y que lo reconoce por sus ojos.
Pero para recuperar el título y el lugar que legítimamente le corresponde, St. Aubyn debe demostrar no sólo su identidad sino su cordura.

Sólo Beatrice cree que se trata del hombre que dice ser, pese a que poco queda del apuesto y elegante caballero del retrato que ha presidido la sala de la mansión durante años. Un retrato que Bea ha observado y estudiado durante años, un rostro que ha permanecido grabado en su corazón desde que pisó la mansión por primera vez.

Beatrice es una dulce y bella dama inglesa, Reynaud casi un salvaje sin civilizar que, durante su cautiverio, ha perdido el refinamiento que le fue inculcado desde la cuna. Pero la atracción entre ellos es tan visible como la niebla sobre Londres.
Siendo así, ¿será capaz la inocencia de Beatrice suficiente para domar a ese hombre que ha regresado de entre los muertos?

Confieso que tenía muchísimas ganas de leer esta novela. Visto que, al parecer, si no estoy equivocada, no está de momento en la programación más inmediata de 2013, he decidido no quedarme con la intriga y leerla en inglés.

Entre las novelas que más me gustan están esas que, cuán la bella y la bestia, nos cuentan una historia con sabor a cuento, con una dulce y hermosa dama y un héroe atormentado (incluso de aspecto salvaje como este caso). To desire a devil, la largamente esperada historia de Reynaud St. Aubyn, y última de la saga de la leyenda de los cuatro soldados es una de ellas.

Después de estar en suspense, conjeturando sobre la identidad del traidor de Spinner's fall y, tras leer Domar a un salvaje, en el que todo parecía apuntar a que el traidor podía tratarse del propio Reynaud St. Aubyn -ya que según se especula, se sabe que éste era hijo de madre francesa (como St. Aubyn)- y leída esta novela -y sé que probablemente seré una excepción- debo decir que la novela no ha sido lo que esperaba.

To desire a devil es una historia que reúne algunos de los elementos que, en mi opinión, ayudan a crear una gran novela: un héroe atormentado y a medio civilizar, una heroína dulce y soñadora, una traición a desentrañar, un entorno social y político interesante y enriquecedor para la trama, secretos, amor, pasión y personajes secundarios capaces de robar protagonismo a Bea y Reynaud.

Pero, pese a todo a ello, no he sentido los sentimientos a flor de piel como me sucedió con Domar a un salvaje. No he sentido la necesidad imperiosa de leer y leer hasta conocer el final (en ocasiones salvo para descubrir el nombre del traidor y las razones subyacentes a su traición).

Pero como decir que una novela te ha gustado o no sin esgrimir argumentos no me parece de gran ayuda, trataré de explicarme.

La historia en sí me parece bonita, interesante. El entorno sociopolítico que se desgrana y rodea a los protagonistas me ha encantado. Lamento que no tuviera más peso, que no llenara más páginas porque es fascinante.
Sin embargo, en cuanto a la historia de amor en sí, a medida que leía cada vez se diluía más la imagen que tenía de un protagonista atormentado, torturado y alienado por la sociedad. Que sí lo es, en realidad, pero su actitud, en ocasiones se me ha antojado más de un niño recalcitrante enfadado por una injusticia. Que sí, que ha sufrido dicha injusticia. Pero igual me daba esa sensación. No lo puedo remediar.

En cuanto a Beatrice, en líneas generales me ha gustado por su carácter leal y romántico, pero hay algo que me ha chocado un poco. Bueno... en realidad es algo que puedo extrapolar a muchas otras novelas históricas que caen en la mismo: Beatrice es una dama que ha sido educada para ser dulce, sumisa y recatada. No conoce la pasión ni el amor. Y aunque en cierto modo ha estado enamorada de Reynaud desde que vio su retrato, apenas convive con él un tiempo, se olvida de sus principios, educación y la estricta moral que se le ha inculcado y, como suele decirse, se lía al manta a la cabeza sin sufrir demasiada indecisión y mucho menos remordimiento.

A mí, particularmente, este hecho ha llegado un punto que me resulta un poco poco previsible, ya lo espero.
Por ello lo que realmente he añorado es que existiera una seducción más larga, más sensual por la incertidumbre, sin una rendición -si se la puede llamar así- tan prematura.
Esto, en realidad, no es una crítica a esta novela, sino una reflexión mía que, creo, podría extrapolar a muchas otras. Por eso, a lo mejor, incluso este comentario sobra...

Como sea, reitero que To desire a devil es una novela que, a priori, creo que tiene mucho para seducir a las lectoras de romántica que disfrutan con este tipo de historias con héroes atormentados y traiciones. Sólo es que a mí las que me llegan al corazón son de otro tipo... 

viernes, 22 de marzo de 2013

Desnuda la noche - Sherrilyn Kenyon

Título original: Unleash the night
13º Cazadores Oscuros
Autora: Sherrilyn Kenyon
Género: Romántica paranormal
Editorial: RHM/Plaza & Janés/Debolsillo
Año publicación: 2009





Cuando Wren Tigarian fue tomado bajo la protección de El Santuario, el club de la familia de osos Peltier, era un joven were que apenas alcanzaba la madurez en su especie.  Al quedar huérfano se convirtió en el último miembro de su clan, pero pese a ello es considerado un were  “defectuoso”, ya que es un cruce entre un tigre y un leopardo blanco. Algo poco habitual. 
Desde la noche en que sus padres murieron y su casa fue destruida bajo el fuego, fue conducido por Bill Laurens -su abogado y el marido de Selena-a El Santuario que se convirtió, como el de tantos otros were hunters, en su refugio.

Wren es un were retraído, callado, ausente. Sencillamente es antisocial. No se relaciona con nadie y apenas pronuncia palabra. El único compañero que se le conoce es Marvin, el mono que habita bajo el techo del Santuario, con el que parece tener un vínculo especial.
Es repudiado por la misma familia Peltier quien, a pesar de convivir con él durante años, no siente el menor apego ni cariño hacia él. Tan sólo Aimee, la hija de Nicolette y Aubert -más conocidos como mamá y papá- le muestra respeto y una amistad sincera. 

Marguerite Goudeau -Maggie para sus pocos y selectos amigos- es la hija de un eminente senador de los Estados Unidos. Tras el suicidio de su madre, incapaz de adaptarse a la agobiante y austera vida como esposa de un político, se convirtió en una joven solitaria y silenciosa. No se relaciona demasiado con su padre, un hombre estricto y de normas muy severas que no tolera los escándalos ni nada que ponga en peligro su brillante carrera política. El que se casara con una joven cajón -la madre de Maggie- en contra de los deseos de su familia, y la posterior de muerte de ésta, ya fueron escándalos más que suficientes. Por ello controla al límite el comportamiento y la vida de Maggie.

Maggie junto con varios compañeros de la universidad se dirigen una noche a El Santuario en un acto homenaje a su único y más querido amigo, Nick Gautier. La falta de noticias sobre éste y las teorías que circulan en torno a su desaparición, no son nada halagüeñas ni sirven para mantener la esperanza sobre su posible regreso.

Maggie sabe que ese club tenía un significado especial para el joven, razón por la que acude a él. Allí conoce a Wren por el que siente una atracción instantánea, a pesar del silencio de éste. 
Esa noche se convierte en un punto de inflexión para la vida de ambos cuando Wren, una vez que Maggie abandona el club, aparece para evitar que ésta sea víctima de un ataque callejero, una violación o incluso el asesinato. 
Desde ese momento un vínculo se forja entre ambos, uno que va más allá del agradecimiento,  que tiene que ver sobre todo con la atracción nacida entre ambos. 

Sus mundos no podrían ser más diferentes: ella es la hija de un senador, habituada a una vida de lujos, mansiones, coches caros y todo lo que el dinero puede comprar; él es un joven paria dentro de su especie, silencioso, hermético e inaccesible. 
No obstante nada es lo que parece, ya que Wren Tagarian esconde un pasado oscuro, traumático y una identidad secreta. 

Wren es consciente de que no puede permitirse sentir nada por Maggie, a pesar de cómo reaccionan su cuerpo y corazón ante su cercanía. Como were está destinado a encontrar a una compañera de por vida, cuya identidad le será desvelada con la aparición de un quemazón en la palma de su mano, seguida por la impresión de una marca sobre ésta Algo que no se produce ante Maggie. 
Maggie sabe que Wren no tiene cabida en su mundo ni en su vida.

Pero pese al abismo que los separa, ni uno ni otro puede evitar enamorarse.

Mientras, una estratagema se urde en las sombras con la intención de expulsar a Wren de su refugio y apoderarse del legado de los Tigarian. Cuando el joven were es acusado del asesinato de su padres, Maggie se une a él en la búsqueda de la verdad que le ayude a limpiar su nombre. Algo que los conducirá a sorprendentes e inesperados descubrimientos.

Con Desnuda la noche Sherrilyn Kenyon nos adentra en el mundo -más desconocido hasta la fecha- de los were hunters, con una trama nuevamente trepidante y sorprendente.
Los were hunters  se dividen en varias especies. Para su maldición, Wren es un híbrido entre dos de ellas: tigarian (tigres) y niphetos pardalian (leopardos blancos).

Uno de los hechos que más me han sorprendido de este libro es como Kenyon consigue crear una trama diferente que no guarda parecido alguno con los anteriores de la saga.
Sinceramente esperaba que la historia girara en torno a  cómo Maggie aceptaría convertirse en la compañera de Wren y aceptaría su naturaleza paranormal. Creo que es lo que se podría esperar. Pero no, como digo, la escritora da una vuelta de tuerca más y rompe que ese esquema, desarrollando la relación entre Maggie y Wren de un modo increíble.

Bajo la fachada huraña y solitaria de Wren, descubrimos poco a poco a un were sensible, leal y fiel. En el fondo Maggie y Wren tienen mucho más en común de lo que a primera vista puede parecer.
Entremezclando los saltos en el tiempo -característicos de los were- entre el pasado y el presente, Wren y Maggie investigan la muerte de los padres de Wren. A la vez que los vínculos entre ambos se afianzan más y más. 

La manera cómo Kenyon rompe los obstáculos que los separan me ha encantado.
Al igual que la aparición de todo un plantel de personajes secundarios de lo más interesante: desde Vane (protagonista de El juego de la noche), a Phury, Fang, Savitar, Dante… que tienen un importantísimo papel en el desenlace de la novela.

Si los cazadores oscuros son impresionantes y han logrado atraparme libro tras libro, los were no lo son menos. 
El carácter de estos, su naturaleza mitad humana mitad animal, su fuerza y carisma hacen de ellos unos protagonistas no menos interesantes que Kyrian, Zarek, Wulf o Valerius…
Y, desde luego, la historia de amor de Wren y Maggie es uno de las más bonitas que he leído hasta la fecha. 
Desnuda la noche es una novela que sigue la línea de las anteriores, pero con un toque nuevo y diferente pero no menos sorprendente. 

Visible oscuridad - Linda Howard

Título original: Now you see her
Autora: Linda Howard
Género: Romántica contemporánea/suspense
Editorial: Titania
Año publicación: 1999




Sweeney es una pintora cuya vida ha estado plagada de soledad e indiferencia. La falta de amor la han llevado a expresar sus emociones a través de sus cuadros. Ellos reflejan la intensidad emocional que la azota y no sabe vocalizar en voz alta. 

Sin embargo, una serie de episodios e imágenes comienzan a sucederse a través de momentos de clarividencia y, después, pasan  a ser plasmados, en mitad de un estado de sonambulismo, en sus lienzos: escenas, detalles y pistas que conducen a la resolución de un crimen.

Estos brotes de clarividencia y sonambulismo van seguidos de una sensación aterradoramente helada que la traspasa: un frío insoportable que la hiela hasta la médula. 
Estos extraños fenómenos paranormales van al traste con su solidaria y aburrida vida. Su único estímulo es mejorar y lograr un nombre como pintora: sus cuadros comienzan a ser vendidos y empieza a labrarse un nombre dentro de las altas esferas neoyorkinas. 

Sin embargo, por un lado estos inquietantes sucesos, y por otro, la irrupción en su vida de Richard Worth hacen tambalear sus principios y la aparente calma de su día a día.

Richard Worth es un magnate de Wall Street. Pese a sus orígenes humildes y al hastío que la vida de la política, la bolsa y el poder le provocan, su nombre es sinónimo de dinero. Está en pleno proceso de divorcio de la que, hasta que entonces, ha sido su mujer, quien a la vez resulta ser la dueña de la galería de arte en la que Sweeney expose sus pinturas. 

Richard está inmerso en lograr librarse para siempre de la fría e inescrupulosa mujer con la que ha compartido los últimos años de su vida. Desea comprarse un rancho en Virginia y construirse una nueva vida allí, lejos de las bulliciosas ciudades y la mezquindad con que se ha topado. En el fondo es un hombre humilde y tranquilo al que la vida de dinero y poder lo ha desbordado. Es claro, sincero y con principios, y no le gusta la avaricia e inmoralidad en que se ha visto rodeado. Sin embargo, conocer a Sweeney tiene importantes repercusiones en su vida, más de las que él se esperaba.

Esa solitaria y silenciosa mujer le atrae poderosamente, hasta el punto que, ignorando las repercusiones que pueda tener en su divorcio, está decidido a entablar una relación con ésta, pese a la extraña áurea que la rodea y esos extraños episodios hipotérmicos de los que sólo él es capaz de sacarla con el calor de su cuerpo, haciendo que su propia temperatura alcance límites preocupantes…y dolorosos.

Pero la situación se complica aún más cuando el propio Richard se convierte en el 
principal sospechoso de un asesinato y la vida de ambos, la suya y la de Sweeney, está en peligro.
Juntos tratan de resolver el crimen para lograr así limpiar el nombre de Richard, a la vez que resolver los intrincados lazos que se establecen entre ellos.

Visible oscuridad es una de las novelas de Linda Howard en la que se conjugan suspense, emoción y algunos fenómenos paranormales. 
Creo que es además una de las novelas de Howard en las que es más palpable el factor romántico. Richard Worth, a diferencia de sus rudamente viriles protagonistas, es un hombre que demuestra con mayor tacto sus sentimientos hacia la protagonista.

Visible oscuridad es una novela emocionante y trepidante de principio a fin. La relación entre Sweeney y Richard está plagada de escenas sensuales e intensas. Bajo la pluma de Linda Howard, con su lenguaje directo y claro nos encontramos con una trama muy bien hilvanada y cuidada.

Sus protagonistas son una pareja que, pese a las enormes dificultades y obstáculos que los separan, fraguan un vínculo muy potente entre ambos: tanto físico como emocional.
 Al inicio de la novela Richard está en pleno divorcio, y además de con lo que esto conlleva: una ex-mujer celosa y su enorme atracción hacia Sweeney, se topa con un asesinato y una sospecha en su contra.
Sweeney es una protagonista que pese a que  durante las primeras páginas es silenciosa y extremadamente prudente, poco a poco vemos cómo va desnudando esa parte siempre oculta de sí misma a Richard.
La trama que gira en torno al asesinato está plagada de episodios intensos, interrogantes y ese toque paranormal con que lo imbuye Linda Howard.

Tal vez esta novela no sea una de las más conocidas de la escritora, pero sí es una de mis preferidas. Es un libro apasionante, donde no sólo nos topamos con la sensualidad, ingenio y mente ágil de Howard, sino que nos sorprende con un libro con unas pinceladas paranormales muy interesantes.

Además, a diferencia de otras de sus novelas, Richard, pese a ser un protagonista 100% made in Linda Howard, nos sorprende con un toque de dulzura y romanticismo que escasea en otros de sus libros.
El personaje de Sweeney es el de una mujer solitaria y parca en palabras que nunca ha podido contar con nadie hasta que el hosco y atractivo Richard entra como un huracán en su vida, dispuesto a entibiar no sólo su cuerpo sino su corazón.
Si sois fans de Linda Howard, creo que es una novela que no os podéis perder. Una sorpresa muy agradable, una lectura diferente y unos protagonistas inolvidables. 




Una apuesta indecente - Emma Wildes

Título original: An indecent proposition
Autora: Emma Wildes
Género: Romántica históricia
Editorial: Plaza & Janés/Círculo de lectores
Año publicación: 2010





No suele sucederme que al leer una novela ambientada en la época de La Regencia piense “es diferente”. Pero es justo lo que he pensado al leer Una apuesta indecente.
Creo que es una novela diferente en muchos aspectos o, como mínimo, rompe con algunos de los tópicos que a menudo encontramos dentro de esta temática. Ésa es una de las razones por las que me entusiasmado, pero la otra, sencillamente, es que me han calado las dos historias de amor que cuenta.

El inicio de la novela es cuanto menos impactante. No es el tipo de impacto que te deja boquiabierta, pero sí un tanto incrédula. Dos nobles hacen una apuesta que, como el título indica, es indecente. Nicholas y Derek apuestan y se jactan-dejando constancia de ello en el libro de apuestas de White's- que cada uno de ellos es mejor amante que el otro. Lógicamente necesitan un “juez” para atestiguar quien es mejor. Pero la cuestión es que ambos estaban ebrios en el momento en que hicieron la apuesta. Les une una larga amistad y este tipo de bravuconas entre ellos no es nuevo, lo nuevo es que lo hacen del dominio público. Lo sorprendente es que alguien se ofrece a ser ese juez, la persona que menos podían imaginar.

Oculta tras un velo, Lady Caroline Wynn se presenta ante ellos en una cita clandestina. Ambos se quedan anonadados. A Lady Wynn le precede una fama de mujer de hielo, lo que les intriga.
Caroline es una joven viuda que ha sufrido un desastroso matrimonio con un hombre del que no estaba enamorada. Como tantas jóvenes, tuvo un matrimonio concertado y fue una experiencia tan amarga que no desea volver a casarse. Sin embargo sí le gustaría conocer la pasión, pues la experiencia al lado de su difunto marido fue muy desagradable. En un acto impulsivo se ofrece como la dama juez de la apuesta entre el duque de Rothay, Nicholas Manning, y el conde de Manderville, Derek Drake.
Cuando la dama les ruega encarecidamente que su identidad permanezca en el anonimato, ellos acceden, como también acceden a complacer a la dama y llevar a cabo la apuesta. Cada uno pasará una semana con ella y el primero será Nicholas.

Confieso que antes de empezar a leer la novela, tenía en mente una imagen muy distorsionada de la misma. Esperaba una novela más bien erótica. Me costaba verla como una novela más de La Regencia. Después de leerla, debo decir que no me parece una novela más de la Regencia, al contrario, pero de ninguna manera la clasificaría como erótica. Es ante todo una novela de amor, y además por partida doble, pues como es de imaginar nada sucede según lo planeado.

Después del primer encuentro entre Nicholas y Caroline, la novela toma un cariz diferente. Es cuando propiamente comienzan las apuestas, pues esa experiencia cambia la vida de los dos y el curso de los acontecimientos. Comienzan los verdaderos riesgos por lo que sucedería que saliese a la luz ese secreto.
Sin entrar en detalles, decir que encuentro tras encuentro, los sentimientos florecen y me ha ido atrapando esta historia de una manera que no esperaba.
Algo muy original y que considero es uno de los aciertos de esta novela es el ir alternando capítulos entre la historia de Nicholas y Caroline y la de Derek. Desde mi punto de vista eso es algo que revaloriza este libro pues disfrutas en las mismas páginas de dos bonitas historias.

Creo que Una apuesta indecente tiene una estética impecable. Sabe barajar y jugar con muchos elementos de los que componen una típica y tópica novela de la Regencia pero, también, los transforma de una manera magistral.

Empezando por sus dos protagonistas masculinos: Nicholas y Derek, a los que nos describe como oscuro al primero y un ángel al segundo, siendo moreno uno y rubio el otro. Lo que hace que ambos resulten igualmente atractivos. Continuando por la estrecha relación entre ellos que han sido confidentes y amigos de juergas durante años, han compartido los sinsabores que su posición social y títulos les han reportado. Sin embargo, aun habiendo compartido algunos secretos otros no han sido capaces de hacerlo. ¿Y quién mejor que una mujer (o dos mujeres) para que abran sus corazones?

Me es muy complicado hablar de esta novela pues para poder explicar minuciosamente qué es lo que más me ha gustado, qué me ha emocionado o intrigado necesitaría explicar hechos que para quienes no han leído Una apuesta indecente les desvelaría demasiado. Así que aun a riesgo para parecer que no razono ni justifico por qué me ha gustado, decir que Emma Wildes me ha conquistado con la magia de su pluma, la elegancia de su narrativa, la belleza de sus páginas, lo ingenioso y agudo de sus diálogos, el marco bucólico en que sitúa en ocasiones la trama, la sensualidad de las escenas más íntimas, la dulzura de amores secretos, la amargura de traiciones de juventud y amalgama de emociones que esconden una historia de amor que comienza.

A pesar de que en muchas ocasiones se comenta que la cantidad de novelas ambientadas en la Regencia que se publican saturan un poco, a mí es una temática que me encanta. Cierto es que no me agrada leer la misma historia una y otra vez, pero los salones de Londres con sus jóvenes debutantes, viudas con un pasado amargo, atractivos condes y duques que rehuyen convertirse en la presa de las madres casamenteras crean un rincón mágico y muy romántica para grandes historias de amor. Y de cuando en cuando surge alguna autora como Emma Wildes y caigo rendida a sus novelas porque me redescubre un abanico enorme de nuevas posibilidades tras la entrada a esos mismos salones y escenarios.

Esto es lo que me ha sucedido con Una apuesta indecente, una novela que sencillamente describiría como una historia osada y muy romántica que en ningún momento es lo que parece antes de leerla. Además... es una historia de amor por partida doble.

Una noche mágica - Lisa Kleypas

Título original: Christmas Eve at Friday Harbor/Christmas with Holly
1º Friday Harbor
Autora: Lisa Kleypas
Género: Romántica contemporánea
Editorial: B grupo Zeta
Año publicación: 2011




La repentina muerte de Victoria Nolan es un duro golpe para sus tres hermanos y para su hija Holly quien, traumatizada, no ha pronunciado palabra desde el accidente que le costó la vida a su madre. Victoria no dejó testamento pero sí una última voluntad: a su hermano Mark le pide que se convierta en el tutor legal de Holly y le da un único y conmovedor consejo: “empieza queriéndola, el resto llegará solo”.

Así, de la noche a la mañana, Mark pierde a una hermana y se convierte en el mundo de su sobrina de seis años. Hasta entonces la relación que tenía con Holly no pasaba de reuniones en fechas especiales y algún regalo. Mark es un soltero convencido y aunque tiene una relación, no está preparado para dar un paso más ni quiere imponer a nadie las que considera son sus responsabilidades. Pero sí logra persuadir a su hermano Sam para que Holly y él se muden a su casa. Sam accede y así se inicia la convivencia entre la silenciosa y tímida Holly y dos de sus tíos. Una convivencia que los cambiará a los tres.

Maggie Conroy enviudó dos años atrás. Aunque su numerosísima familia vive en Bellingham, se traslada a Friday Harbor, en las islas de San Juan, cerca de Washington. Allí abre una tienda de juguetes y allí conoce a la pequeña Holly, que le roba el corazón al instante, y a su adusto tío Mark que le provoca emociones que creía muertas y se juró no volver a sentir.
Gracias a Maggie y a su don para conectar con la imaginativa mente de los niños, Holly recupera la voz y un vínculo muy especial se forma entre ellas.
A pesar de mantener una relación con Shelby, Mark se siente cada vez más atraído por la huidiza y hogareña Maggie, una mujer con la que parece tener muy poco en común.
Mark es un solitario, un hombre endurecido y un tanto cínico que no cree en el amor, en la familia ni mucho menos la magia. Maggie es un alma herida, soñadora que cree que los sueños pueden hacerse realidad gracias a la magia.
La pequeña Holly, necesitada de una familia, lazos y seguridad los unirá día a día de un modo que ninguno busca ni quiere, pero contra el que les resulta muy difícil luchar. ¿Pero será suficiente para derribar los obstáculos que los separan?

Una noche mágica es una historia corta, dulce y entrañable, una lectura perfecta para una época en que sólo desees creer en la bondad de la gente y la magia del amor. Es casi como un cuento navideño. Y a diferencia de las tres anteriores novelas contemporáneas de Lisa Kleypas, está escrita en tercera persona. Pese a su extensión -cuenta con poco más de doscientas páginas- me ha parecido una historia enternecedora que te deja con las emociones a flor de piel.

El argumento de esta novela es muy sencillo, con lo que no hay grandes sorpresas ni grandes secretos. Un hombre que no cree en el amor, una mujer que ha sufrido por amor y una niña pequeña que necesita sentirse querida y segura son los tres vértices de esta historia.
Mark Nolan es el mayor de los hermanos. Todos viven en Friday Harbor, en la isla de San Juan. Victoria es la única que abandonó las islas, el resto siguen allí. Mark tiene una cadena de cafeterías, Sam dirige unos viñedos y Alex, el menor y más taciturno, tiene una constructora. Ninguno de los hermanos Nolan cree en el matrimonio ni el amor. Aunque Alex está casado no parece feliz. Y cada uno se ha volcado en sus respectivos trabajos y los han convertido en el eje de sus vidas. Pero llega Holly... y Maggie. Y todo cambia.

Maggie vio morir de cáncer a su marido, lo vio apagarse poco a poco y es tanto el dolor que aún siente que se niega volver a enamorarse. No cree poder soportarlo. Pero la pequeña Holly le roba el corazón, con su dulzura y con esa necesitad de cariño que parece gritar a los cuatro vientos. Poco a poco Maggie y Holly se hacen amigas, confidentes, cómplices... tal vez algo más.
Pero si Holly le tiene cautivada, su serio tío aún más.

Aunque pudiera parecer que se trata de una novela con motivo o excusa de las Navidades, creo que su función es más bien la de presentarnos a los hermanos Nolan de cara a las próximas novelas. Es cierto que el espíritu navideño está de algún modo presente en la historia, pero desde mi punto de vista es más bien la creencia en la magia y en hacer realidad los sueños el punto de partida de Una noche mágica.
Ésta es una de esas novelas con las que tengo la sensación que depende de lo que busques para determinar si te decepciona o no. En mi caso me ha gustado muchísimo, pero como digo en cada libro de Lisa Kleypas, siempre disfruto con sus historias. Creo que todas tienen algo especial.
Es cierto que estamos ante una novela muy corta, pero no me he quedado con la sensación de que todo suceda apresurado o que queden flecos sueltos.

En esta primera novela de Friday Harbor nos presenta el marco donde transcurre la historia y transcurrirán el resto, el entorno, el tipo de vida y costumbres en las islas. En definitiva cómo vive la gente de Friday Harbor.
Se centra en Mark pero nos presenta a Alex y Sam, y se dan las primeras puntadas que tejerán esta nueva saga.

Después de leer los libros sobre los hermanos Travis, me apetecía muchísimo volver a leer a Lisa Kleypas en otra novela contemporánea que para mí ha sido una de las grandes y maravillosas revelaciones en estos últimos años.
Aunque hubiera preferido una novela más extensa, Una noche mágica no me ha decepcionado. Para mí es una de esas historias que sé que me dejarán siempre con una sonrisa en los labios, una novela dulce y entrañable, un puerto seguro en el que refugiarme cuando quiera volver a leer algo de estas características. Para mí pasa a serlo. Es casi como una de esas comedias románticas que ves acurrucada en el sofá una tarde de invierno, sin más. Una historia que me ha caldo por su sencillez.

Creo que aunque el entorno es primordial, casi un personaje más, el núcleo de la novela son los hermanos Nolan, sobre todo Mark... y también Holly. Aunque parte de la historia gira en torno a la vida en Friday Harbor, a por qué Mark, Alex y Sam son como son y tienen esa concepción del amor y del matrimonio, la historia de amor de Mark y Maggie me ha parecido preciosa, dulce, paciente... realmente muy bonita.
Me gusta porque son personas muy diferentes, con bagajes emocionales que les han marcado. Me gusta sus concepciones tan dispares. Y me gusta el resultado.

Si tuviera que recomendar esta novela, lo recomendaría sin dudarlo. A pesar de que es corta, a pesar de que sirve como introducción al resto, a pesar de que podrías esperar algo más.
A mí si una historia me despierta emociones, me deja con el corazón en la garganta y una sonrisa en la boca me basta. Es lo que busco, es lo que quiero encontrar al leer una novela romántica. Y Lisa Kleypas lo consigue con Una noche mágica.