domingo, 28 de julio de 2013

Romperé tu corazón - Julie Garwood

Título original: Heartbreaker
1º Buchanan/FBI
Autora: Julie Garwood
Género: Suspense romántico
Editorial: Seda/Ediciones b
Año publicación: 2005





Hace un calor sofocante en el confesionario de la parroquia de Nuestra señora de la misericordia. El padre Tom escucha la confesión de uno de los feligreses, una confesión que acabará por helarle la sangre. El desconocido pecador confiesa que planea cometer un crimen; incluso le revela el nombre de la víctima: Laurant Madden, la hermana del propio Tom.

Decidido a protegerla, Tom recurre a su mejor amigo, uno de los agentes federales del equipo apodado Los apóstoles, Nick Buchanan. Desde el momento en que sabe que la hermana menor de Tom está en grave peligro, Nick se implica en cuerpo y alma en el caso, dando comienzo así a una frenética investigación por descubrir la identidad del hombre que se hace llamar el rompecorazones y que no sólo planea asesinar a Laurant, sino a otras mujeres.

Mientras Laurant, preocupada por la falta de noticias sobre Tom, en Iowa, viaja hasta allí. A su llegada conoce al enigmático Nick Buchanan, del que ha oído hablar durante años, y también descubre, horrorizada, que es objeto del macabro interés de un asesino de identidad desconocida. Tras evaluar la situación y ante la negativa de Laurant a abandonar su hogar, Nick accede a viajar hasta Holy Oaks, donde reside la joven para protegerla. Lo hace bajo la identidad del prometido de Laurant. Pero no lo hace solo. Le acompaña su amigo Noah Clayborne, otro agente federal que, a su vez, deberá proteger al padre Tom.

A ojos de la comunidad de Holy Oaks, Laurant y Nick son una pareja de enamorados que en breve contraerán matrimonio. La sorprendente noticia levanta especulaciones y chismes de unos vecinos que no sospechan que, muy cerca de ellos, podría esconderse el asesino que tiene en jaque al FBI.
Mientras el peligro que acecha a Laurant no hace menos real la atracción que el apuesto agente federal despierta en ella, Nick está decidido a salvar su vida a cualquier precio, incluso desoyendo los latidos erráticos de un corazón, embelesado con su protegida.

Desde que empecé a leer romántica Julie Garwood ha sido una de esas autoras de las que leo todas sus novelas. Si bien siento cierta debilidad por sus historias de highlanders, la saga de los Buchanan y agentes del FBI me tiene cautivada.
Romperé tu corazón es la novela que da comienzo a dicha saga. No es ni mucho menos una novela donde prime la intriga, la acción y el suspense que caracteriza una apasionante novela de suspense romántico -esas que me mantienen pegada, literalmente, al libro- pero en el estilo desenfadado, divertido y romántico de Julie Garwood, logra que me evada de todo durante unas horas en sus páginas.

Es un poco lo que me sucede con sus novelas históricas. No son historias que me embelesen o dejen con el corazón encogido, historias que me seduzcan por su rigor histórico, pero tienen ese algo intangible que me resultan irresistibles.

Desde mi punto de vista el inicio de Romperé tu corazón, impactante y sorprendente, es una de las bazas con las que juega la autora para desde la página uno envolvernos en su lectura.
Un oscuro y sofocante confesionario, una voz en susurros que confiesa sus pecados y la amenaza de un crimen, que afecta directamente al joven párroco Thomas Madden, dan comienzo a una trama que no decae en ningún momento.

Menos aún con la entrada en escena del apuesto Nick Buchanan -sí, descendiente del épico escocés Brodick Buchanan- y a su vez uno de los ocho hijos del juez Buchanan, el héroe indiscutible de la novela. Nick, junto al seductor Noah Clayborne -también descendiente de otra ilustre familia de las novelas históricas de Garwood, los Clayborne- luchará con denuedo por salvar la vida de Laurant y Tom, a la vez que descubrir la identidad del asesino. Capítulo tras capítulo, la autora nos atrapa en una trepidante, emocionante y romántica red de intriga y amor que propicia esta interesantísima novela del género romántico contemporáneo.

Pese a que estamos ante una novela de suspense romántico, la historia de amor no queda supeditada a ésta. Al contrario, se entrelaza de tal manera que tanto la historia de Laurant y Nick como la investigación federal te mantienen en vilo, expectante.

Nick y Laurant forman una bonita pareja, como, en mi humilde opinión, suelen ser las creadas por Julie Garwood. Como su antepasado, Broderick Buchanan, Nick es carismático, encantador, valiente y un héroe, en otro siglo y con otras armas, pero es el salvador indiscutible de la heroína en apuros. En este caso no es una dulce escocesa o inglesa, sino una mujer de nuestro tiempo de nombre Laurant Madden.
Laurant es una joven decidida, fuerte y de buen corazón que ha hecho su hogar en Holy Oaks. Seducida por el encanto histórico del pueblo quiero echar raíces allí. Ha comprado una tienda que en breve inaugurará y forma parte de esa acogedora comunidad.
Laurant creció muy sola, pues tras la muerte de sus padres acabó en internados y escuelas privadas, lejos de Tom que, a su vez, se crió con los Buchanan. Pero los lazos que la unen a su hermano son irrompibles.

Creo que Romperé tu corazón es una bonita historia, con la dosis apropiada de suspense para mantenerte en vilo de principio a fin, con protagonistas de los que te llegan al corazón, con personajes secundarios cuyo carisma te deja, impaciente, por leer su historia -como Noah Clayborne- con los diálogos ingeniosos y brillantes tan característicos de esta autora, con ese sentido del humor tan fino que es indeleble en sus libros y esa magia, única e indescriptible, que logra que sin estar ante una novela profunda e intensa, que te desgarra el alma, disfrutes de un buen libro, sonrías, te enamores de sus personajes y llegues a la última página, deseosa de leerla pero apenada de cerrarlo.

En mi humilde opinión -una fan confesa de Julie Garwood- Romperé tu corazón es una amena, emocionante y romántica historia que, sí, no se puede negar, no es una de las grandes novelas insignia del suspense romántico, pero por su sencillez, dulzura, ingenio y romanticismo es una de esas que ocupan y ocuparán un lugar especial en mi estantería.