jueves, 31 de octubre de 2013

Feliz Halloween



¡¡Feliz Halloween!!

domingo, 20 de octubre de 2013

La magia en un libro... y 500 críticas



Desde que tengo memoria los libros han ocupado siempre un lugar importante en vida. Ellos han llenado horas y días en que no me ofrecían otra cosa que un refugio; en silencio ellos me han acompañado en momentos de enfermedad o en horas bajas. A veces incluso, alrededor de ellos han danzado otros quehaceres cotidianos. En algunas ocasiones han sido mis amigos y confidentes; otras, mis maestros y fuentes de inspiración. Son como una presencia invisible, silenciosa y fiel, que siempre te acompaña, que no te defrauda y no te abandona, y que siempre, siempre, te entrega algo a cambio.

Leer un libro es adentrarme en un enclave mágico, desconocido. Es vivir en tu propia piel la vida de alguien que no eres tú, pero que se ha convertido en una parte tuya al acabar la lectura.

Escribirlo es crear, o procurar crear, ese entorno mágico e intangible para sean otros quienes hallen solaz y felicidad en él.

Pero aunque leer y escribir pueda parecer actividades solitarias, los libros también unen y acercan a lectoras y a escritoras.
Compartiendo opiniones se estrechan lazos con otras mentes curiosas como la tuya que, a su vez, te ofrecen las suyas.

Los libros no sólo me ofrecen lectura o un lugar donde plasmar mis historias. Son algo más.

Un día, hace años, comencé a escribir sin saber muy bien qué me impulsaba a hacerlo, mi opinión sobre una novela que había leído. No era mi historia ni la única persona que la había leído, ciertamente, pero al escribir sobre ella la hice un poco mía. Le imprimí mi esencia al dejar constancia de qué me había despertado y dar, así, las gracias por ello.
Esa primera opinión dio paso a otra y a otra y a otra... hasta que el día que hoy, en que sumé la número 500.

Son muchas las novelas que me quedan en el tintero aún, aquéllas a las que no he podido aún dedicar unas palabras, pero entre futuras lecturas y esa necesidad de dar vida también a mis historias, espero y confío seguir poder dedicándoles un huequecito, de cuando en cuando. en este espacio a las historias de otras personas.

¡¡Gracias a todas las que habéis dedicado un ratito a leer mis opiniones, e incluso dejar unas palabras a cambio, gracias a quienes me habéis prestado vuestros libros para que pudiera conocer esa historia, y gracias a las autoras cuyas novelas me han llevado a escribir sobre ellas!!



Just the sexiest man alive - Julie James

Título original: Just the sexiest man alive
Autora: Julie James
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Berkley
Fecha publicación: Octubre 2008





Taylor Donovan es una joven abogada de Chicago que se traslada, temporalmente, a Los Ángeles para trabajar en un caso. A pesar de que el juicio al que se enfrenta, un caso sobre acoso sexual, le mantiene muy ocupada, recibe presiones del bufete en el que trabaja para que encuentre tiempo para asesorar en temas legales al actor mimado de Hollywood Jason Andrews, quien en su próxima película va a interpretar a un abogado y busca asesoramiento profesional.

A Taylor no le hace la menor gracia el encargo, pero finalmente no le queda otra opción que acceder. Tras varias encuentros que no llegan a producirse, pues la gran estrella hollywoodiense no se presenta, Taylor conoce a Jason Andrews, al que apodan “el hombre más sexy del mundo”.

Cuando Jason se digna a acudir a la reunión con Taylor, para su sorpresa, se siente inmediatamente intrigado por la abogada ante él, quien, por increíble que parezca, no cae rendida ante sus encantos como el resto de mujeres sobre la faz de la tierra.
Jason comienza a desplegar sus armas de seducción, pero Taylor resiste el embate una vez, y otra... y otra.

Puede que Just the sexiest man alive no ofrezca un tema ni una historia jamás contada, pero des de mi punto de vista sí tiene algo que la hace diferente y, sobre todo, muy ingeniosa. Pero ingeniosa de verdad.

Una de las bazas con las que juega Julie James es que la historia está ambientada en un bufete de abogados, siendo la propia autora abogada y habiendo ejercido esta profesión durante años, conoce muy bien los entresijos de la abogacía. Creo que eso queda muy patente no sólo por las cuestiones legales, sino por la descripción de juicios y la rutina en un bufete de abogados. Pero no sólo de leyes viven estos personajes, como queda patente cuando entra en escena Jason Andrews, la gran estrella del celuloide y, según algunas revistas, el hombre más sexy del mundo. Y así se entrelazan abogacía y las estrellas de Hollywood.

¿El resultado? Una novela fantástica.

La trama es divertida, sencilla hasta el punto de ser muy simple (¡puede ser!), pero hacía mucho pero mucho tiempo que no cogía un libro y no era capaz de soltarlo, de estar despierta hasta las tantas de la madrugada para arañar unas páginas más aunque el precio sean unas ojeras enormes al día siguiente.
Está muy bien escrita, desarrollada y hilvanada con brillantes diálogos y apasionantes discusiones. Porque sí, y ése es otro de los puntos para mí fuertes de esta novela, la pareja protagonista no se soporta. Lo que, indudablemente, da lugar a discusiones, pullas y en definitiva los tiras y afloja que -al menos yo- espero encontrar en una novela romántica y me hacen disfrutar enormemente.

¿Tensión sexual? Sí, la hay a raudales pero a diferencia de tantas y tantas novelas, eso no se traduce en escenas de sexo. Tal vez para muchas lectoras ése es el punto débil de esta novela: las escenas de sexo no abundan en este libro. Detalladas ni siquiera las hay. ¿Pero sabéis qué? Que no me importa en absoluto porque cuando estoy tan absorta en una historia tan buena, hilarante y ágil de leer no noto en falta esas escenas. Sí, se supone que son el punto álgido de la historia pero en este caso, para mí, el punto álgido que esperaba era la próxima diatriba verbal entre Taylor, la abogada de lengua afilada, y Jason, el guapísimo actor con piquito de oro. Y, ¡cómo no!, el momento en que esa tensión latente estallara. Ya se dice que la línea entre el amor y el odio es muy delgada y Julie James juega de maravilla con ello.

Por otro lado y una de las cuestiones más importantes que tiene la novela es que entre la pareja protagonista existe una química que traspasa el papel. Pero esa química se exterioriza en las pullas que se lanzan, en los diálogos que son realmente buenos (magistrales los describiría yo) y en miradas y gestos que al fin, inevitablemente, los delatan. Es decir en eso detalles que no pasan desapercibidos para lectoras con los sentidos en alerta.

Además la novela cuenta con otros personajes, quizá no muchos, pero al menos los suficientes, para acompañar a Taylor y Jason en sus reiteradas discusiones y encontronazos: Kate y Val, las amigas de Taylor, Jeremy, el leal amigo de Jason, el resto de abogados del bufete, el agente, incluso un ex-novio que no es que sea relevante pero tiene su papel... Todos ellos ocupan el lugar que corresponde en la que es una comedia romántica chispeante y muy muy divertida.

En definitiva en Just the sexiest man alive he descubierto una historia sencilla, sin pretensiones, que demuestra que sencillez no es sinónimo de aburrimiento, que con unos protagonistas de personalidades fuertes, carisma y una buena dosis de humor son capaces de contar una historia de amor que te haga sonreír y disfrutar como pocas. Además, y tengo que repetir que para mí es una de las bazas más geniales de este libro, los diálogos son muy buenos, agudos e insidiosos, directos a la yugular.

No sé qué más añadir. Desde luego ésta no será la quintaesencia de la novela romántica pero a mí me ha hecho pasar un muy buen rato, me ha mantenido pegada literalmente al libro y he terminado la lectura con una enorme sonrisa.
Magistral debut de Julie James en el género romántico.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Campanadas de boda - Laura Lee Guhrke

Titulo original: Trouble at the wedding
3º Plantadas en el altar
Autora: Laura Lee Guhrke
Género: Romántica histórica
Editorial: La romántica booket
Fecha de publicación: Octubre 2013




Annabel Wheaton está a punto de casarse, aunque el amor no forma parte de sus planes. Bien sabe ella que sólo conduce a un corazón roto. Su prometido es Bernard Alastair, el Conde de Rumsford, un noble empobrecido, necesitado del dinero que el enlace con la joven heredera americana le reportará. A cambio, Annabel conseguirá el respeto que sólo un título aristocrático puede darle y, con ello, logrará que su hermana menor, Dinah, sea recibida con los brazos abiertos por la sociedad londinense; no como le sucediera a ella en su presentación en sociedad, allá en Nueva York.

Abordo del transatlántico que los conduce de Nueva York a Londres, Annabel y Rumsford celebrarán su matrimonio, una unión sustentada en un respeto y aprecio mutuos.

El problema subyace en que el tío de Annabel, no ve con buenos ojos la elección de marido que ha hecho su sobrina y está dispuesto a echar mano de todos los recursos a su alcance para evitar que su adorada sobrina cometa el que considera será el mayor error de su vida.
Para ello cuenta con un alocado y arriesgado plan de nombre Christian Du Quesne. Du Quesne es el nuevo duque de Scarborough, tras la muerte de su hermano mayor, pero como Rumsford, tiene las arcas vacías. Arthur Ransom le ofrece medio millón de dólares si logra hacer cambiar de parecer a Annabel y, evitar así, que se case con Rumsford.

Christian sufrió en sus propias carnes a dónde conduce un matrimonio concertado, sin amor, basado en el deber a su familia. Cree que la tarea de disuadir a la americana de que cometa el error de casarse con el conde de Rumsford no será muy complicada. Después de todo conoce bien a Rumsford, un aristócrata pomposo y arrogante que, con sus infidelidades e indiferencia, poco a poco, irá extinguiendo la luz que desprende Annabel.
Ya abordo del Atlántico, comienza a acercarse a la americana, instruyéndola en la vida de la nobleza, las normas latentes y la cruda realidad de los matrimonios ingleses; tal vez exagerando un poco, puede ser, pero lo hace por el bien de la joven, se dice.

Sin embargo, poco a poco comienza a sentirse atraído por la mujer cuyo matrimonio debe impedir. Ya no sólo es cuestión de dinero, sino que la idea de verla atada a ese vanidoso y altanero de Rumsford le resulta insoportable.
Finalmente logra su cometido; el resultado es una boda suspendida y una novia plantada en altar.
Para salvar el honor de la dama, un caballero haría la proposición correcta. Pero, Christian Du Quesne, el duque de Scarborough, no se jacta de ser un caballero precisamente y, en su lugar, opta por buscar otra alternativa...

Leer una novela de Laura Lee Guhrke siempre me deja con una sonrisa en los labios, como Campanadas de boda, la tercera de las historias que componen la saga Plantadas en el altar.
Se trata de una historia sencilla pero impregnada de la dulzura y sentido del humor intrínseco a la magistral pluma de Laura Lee Guhrke.

Ambientada a comienzos del siglo XX, Campanadas de boda comienza su travesía abordo de un transatlántico, donde se conocen Christian Du Quesne y Annabel Wheaton.
La pareja son un claro ejemplo del tipo de matrimonios tan en boga en esa época: aristócratas ingleses arruinados que buscan dinero fresco gracias al enlace con herederas americanas de gran fortuna, pero sin el abolengo de un título.

El nuevo duque de Scarborough es uno de esos nobles, pero éste en particular no busca esposa, pese a que ahora es su deber perpetuar el nombre de los Du Quesne. Algo que es reacio a hacer. Quince años atrás, cumpliendo los deseos de su familia, se casó con una jovencita americana, y el matrimonio fue un desastre que le dejó cicatrices de por vida.

Annabel es una joven heredera, cuyo padre, un alocado y soñador americano, amasó una gran fortuna gracias a la explotación de minas de oro. Pero ni siquiera el dinero logró que a ojos de la alta sociedad neoyorquina se la considerase digna de ser acogida en su seno.
Herida por ello, así como por el fracaso de su primer amor, Annabel no aspira a casarse por amor. Sólo busca respeto y estabilidad. Y cree haberlas encontrado en el Conde de Rumsford hasta que el apuesto Christian Du Quesne irrumpe en su vida.

Campanadas de boda comienza a desarrollarse en un entorno original, novedoso y, gracias a ello, y a la química entre Christian y Annabel te va atrapando a medida que tienen lugar encuentros a escondidas en el transatlántico, donde el duque Scarborough instruye la americana en las normas de la sociedad inglesa. Miradas furtivas y conversaciones susurradas en las bodegas del barco despiertan entre los jóvenes sentimientos que no tienen cabida en sus planes.
Es cierto que, tras atracar en Londres, el entorno cambia radicalmente y nos encontramos entre los salones de bailes, reuniones y enclaves habituales en la capital inglesa, con lo que el marco donde transcurre la novela no difiere del de otras. Pero es una historia que a mí, sinceramente, me ha embelesado de principio a fin.

En mi opinión -al menos es la sensación que me ha provocado- entre Annabel y Christian existe una corriente que traspasa el papel. Los sentimientos palpitan y parecen cobrar vida a medida avanza la lectura.
Forman una pareja peculiar pero de esas que no puedes imaginar el uno sin el otro.

Annabel es irreverente, alocada y osada, pero bajo esa apariencia fría y determinada que muestra, se esconde un corazón vulnerable aún marcado por las heridas del pasado. Bajo la fachada despilfarradora e irresponsable de Christian Du Quesne, también, se agazapa un hombre acosado por remordimientos, que no confía en hacer feliz a una mujer tan vibrante y apasionada como Annabel.

Dejando de lado ese inicio abordo del barco, tal vez la novela no puede parecer ingeniosa en demasía, pero a través de mano y la pluma prodigiosa de Laura Lee Guhrke, se nos cuenta una preciosa historia de amor, donde sus protagonistas descubrirán que aun bajo la niebla y la lluvia de Londres brilla el amor; incluso para dos seres desconfiados que no creen en el amor eterno.

Como siempre que termino una novela de Laura Lee Gurhrke, aún con los sentimientos a flor de piel, embelesada por la sencillez y ternura que desprenden sus libros, debo decir que es un placer indescriptible leer novelas como ésta, que terminas con una sonrisa en los labios; novelas que te hacen seguir creyendo en la magia de la novela romántica.

martes, 15 de octubre de 2013

Más allá del ocaso - Kristel Ralston

Título original: Más allá del ocaso
Autora: Kristel Ralston
Género: Romántica contemporánea
autopublicación (Amazon kindle)
Fecha de publicación: Agosto 2013





Grace Hastings trabaja como camarera en DeMarco, un elegante restaurante italiano en Texas. Aunque sueña con ejercer como asesora financiera, tiene deudas que pagar y un préstamo universitario al que hacer frente; el trabajo como camarera obviamente no es el trabajo de sus sueños, pero cumple el cometido de, a la espera de conseguir abrirse paso en la profesión que ha elegido, permitirle vivir, aunque con estrecheces, y hacer frente a sus deudas.

Una noche atiende la mesa del millonario y exitoso empresario de la corporación inmobiliaria Stratton, James Stratton, que acude acompañado de su pareja de turno, una joven frívola y posesiva que, celosa, ante la atención que James dispensa a Grace, fuerza los acontecimientos para lograr que la camarera sea despedida.

Sin trabajo y agobiada por las deudas, Grace no sabe qué va a hacer con su vida hasta que Rose Hogan, la entrañable anciana que vive en el mismo edificio que ella, le ofrece una oportunidad dorada a la que no puede negarse.
Aunque vive una vida sencilla, Rose Hogan resulta ser, en realidad, una mujer con una gran fortuna y reconoce en Grace el espíritu que a ella misma la caracterizó en su juventud. Así que abre una consultoría, G.H. Consultores, que pone en las capaces manos de Grace. Pese a su juventud e inexperiencia, Grace logra sacar adelante con éxito el incipiente negocio.

El futuro se antoja lleno de posibilidades hasta un día en que reaparece en su vida James Stratton, dispuesto a contratar los servicios de G.H. Consultores, sin saber a quién pertenece y quien es la gerente.

El reencuentro entre Grace y James desvela un secreto largamente guardado en la familia Stratton, uno que vincula a James, Grace y Rose, y cuyas consecuencias son imprevisibles.
Una herencia y la última voluntad de una bondadosa anciana obligan a Grace y a James a convivir durante un mes bajo un mismo techo, en la mansión de la familia Stratton, y cumplir con una serie de condiciones para poder recibir la herencia y cumplir con los deseos de Rose.

Descubrí esta novela a través del blog de su autora, Kristel Ralston, y por un lado la sinopsis y por otro su portada, envuelta en los rayos rojizos del ocaso, me llamaron la atención. Pero, ¿qué he encontrado en sus páginas?

Sinceramente, en este libro he encontrado un poco lo que Kristel transmite a través de los blogs y webs de romántica donde escribe: dulzura, respeto y amor por este género.

Más allá del ocaso es una historia impregnada del aire dulce y romántica de un cuento de hadas. No es que la novela recree, ni mucho menos, una historia propia de un cuento de hadas, sino que en sus páginas he apreciada la ternura e inocencia que sólo los cuentos transmiten.
No obstante es una novela romántica adulta, quisiera aclararlo para no dejar ninguna duda al respecto.

Una herencia, las disposiciones de un testamento y la última voluntad de una entrañable anciana, que actúa cuál hada madrina para unir a esta pareja, propician que Grace y James se vean obligados a convivir en la mansión Stratton, situada a las afueras de Houston. Y como en una comedia romántica de enredos y desenredos se suceden los encontronazos y, también cómo no, nace el amor.

Desde el primer encuentro en el restaurante las chispas saltan entre James y Grace. Pero Grace culpa a James de haber sido despedida o no haber mediado para evitar la injusticia cometida con ella. James desconfía de Grace al conocer la relación que mantenía con Rose Hogan y ver, de repente, a la antigua camarera incluida en el testamento.
Todo presagia que la convivencia no sólo sera difícil, sino una contienda y una lucha de voluntades. Pero entre disputas, roces y recriminaciones la atracción surge entre esta pareja.

A simple vista, tal vez, el argumento de Más allá del ocaso no prometa una novela con grandes interrogantes. Lo cierto es que no hay demasiados secretos, pero van desvelándose a lo largo de la historia, a la vez que los sentimientos de animadversión entre Grace y James cambian. Pero la autora le imprime de dulzura, de un toque irreverente y una pizca de pasión.

Más allá del ocaso es una novela envuelta en sencillez, donde los acontecimientos se suceden a veces de un modo un poco vertiginoso, otros con menos premura, donde eres expectadora de una historia de amor que nace poco a poco, que pasa del recelo al amor, de la desconfianza a la amistad y donde, poquito a poco, te va atrapando con uno de los argumentos clásicos y siempre certeros de la novela romántica contemporánea: una herencia que obliga a dos personas impulsivas y enfrentadas a firmar una tregua.
¿El resultado? Una historia de amor sencilla y romántica donde se aprecia el cariño y respeto que su autora siente por este género en el que se inicia.


domingo, 13 de octubre de 2013

The wicked house of Rohan - Anne Stuart

Título original: The wicked house of Rohan
La casa de Rohan
Autora: Anne Stuart
Género: Romántica histórica
Editoriall: Harlequín Mira (Ebook)
Fecha de publicación: 1 julio de 2010



Kathleen Strong ha caído en desgracia. Perdió su posición como institutriz después de ser injustamente acusada de inmoral. Sin trabajo y sin dinero, no puede regresar a Londres. Todos los intentos por lograr un empleo han sido infructuosos hasta la fecha, provocando que no pueda abandonar Venecia.

Un día es requerida para una entrevista a la que ha presentado su solicitud como institutriz para la hermana menor de Sir Wesley Marblethorpe. Cuando acude al palazzo del Zaglia descubre, consternada, que la posición de institutriz no es la que se le ofrece, sino formar parte de una de las reuniones de un grupo de libertinos aristócratas entre los que se encuentre sir Wesley y Alistair Rohan. Junto a otros nobles de vida disipada, forman una organización secreta fundada en una noche de borrachera, dedicada a los excesos, el desenfreno y el libertinaje.

El plan para esa noche requiere de una joven inocente y virginal y Marblethorpe ha puesto sus miras en Kathleen Strong.

Al borde de la inanición, sin familia ni recursos, pues sus anteriores empleadores se han encargado de difamar su nombre, logrando así que ninguna familia quiera contratarla como la institutriz de sus hijos, Kathleen accede.

Sin embargo, Alistair Rohan, displicente y disoluto, no está dispuesto a que la virtud de la señorita Kathleen Strong sea sacrificada por esos depravados compañeros suyos y le propone una vía de escape que, tal vez, no difiera en demasía de la ilícita y sórdida propuesta previa del grupo de aristócratas...

The wicked house of Rohan es una novela breve situada con anterioridad al resto de novelas que componen la saga histórica de la casa de los Rohan, escritas por la prolífica autora Anne Stuart.
Es una historia muy breve, tanto que apenas nos relata los hechos que acontecen tras la llegada de Kathleen Strong ante las puertas del magnífico palazzo del Zaglia, pero, en un reducido número de páginas, nos cuenta una historia aderezada con algunos de los rasgos que caracterizan la obra de Anne Stuart.

Por un lado tenemos una solterona de buena familia que, huérfana y sin recursos, ha caído en desgracia y se ve acuciada por el hambre a sacrificar su virtud para lograr el billete que la lleve de regreso a Londres. Demacrada y extremadamente delgada, parece un pajarillo gris y pese a que no comprende el interés que despierta en esa organización de nobles depravados -después de todo Venecia está llena de bellas cortesanas- accede.
Por otro lado tenemos a un noble hastiado de su estatus de privilegio, despilfarro en noches de juego, alcohol y mujeres que, sin saber muy bien cómo, ha acabado asociándose con esos aristócratas pomposos y mezquinos. Claro que, tal vez se deba a que él es el peor de todos ellos.

Sin embargo, cuando aparece Kathleen Strong algo en ella le resulta familiar y algo, tal vez la negativa de la joven a que sea él el hombre al que entregue su virginidad, aguijonea su deseo de seducir a esa muchacha flaca y de aspecto enfermizo. Finalmente sus actos terminarán por embarcarlos en un juego que cambiará la vida de ambos.

Como comento antes, el reducido número de páginas no propicia una novela excelsa en intrigas, escenas de seducción o romance, pero eso no es óbice para deleitarnos con una brevísima lectura que nos vislumbra ese halo de oscuridad y seducción que envuelve las novelas de Anne Stuart. En este caso una historia que transcurre a mediados del siglo XVIII en Venecia y que da inicio a la saga de los Rohan. Es, como es habitual en la escritora, una historia sin edulcorar, sin escenas de dulces besos y declaraciones de amor susurradas.
Es carnal, seductora y sin ambages.

Teniendo en cuenta que más bien es un relato que una novela, y que las peculiaridades que la rodean no propicia nada más que una presentación de los Rohan, me ha parecido una lectura interesante y seductora, que despierta tus sentidos y pica tu curiosidad por traspasar el umbral  de la Casa de los Rohan al que apenas nos asoma, y adentrarte en la vida de esta familia de aristócratas ingleses.



domingo, 6 de octubre de 2013

La casa de la playa - Nora Roberts

Título original: Whiskey Beach
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Plaza & Janés
Fecha publicación: Febrero 2014





La casa de la playa es una centenaria mansión rodeada de secretos y leyendas, pero también es el hogar de Hester Hawkin Landon.

Cuando la anciana sufre un accidente que casi le cuesta la vida, no le queda otra alternativa que abandonar su hogar y trasladarse a Boston, junto a su hijo, para recuperarse. Eli Landon, el nieto de Hester, aprovecha que la casa de la playa está vacía para mudarse a ella durante una temporada. 

Tras un difícil año, sometido al escrutinio público, después de ser acusado del asesinato de su casi ex-esposa, y de ser exculpado al no haber suficientes pruebas incriminatorias, necesita soledad para reorganizar su vida. Eli ha ejercido como abogado, además con gran éxito, pero ahora su carrera está hecha trizas, y está concentrado en escribir su primera novela. La casa de la playa es el lugar idóneo para lamer sus heridas, aislarse y curar un alma atormentada.

Pero al llegar a la casa conoce a Abra Walsh, vecina de su abuela, que acude a limpiar la casa de la anciana, y la apacible soledad que ansiaba desaparece.
Abra es una mujer con sus propios secretos. Se ha traslado allí para empezar una nueva vida. Trabaja como camarera, instructora de yoga, artesana de joyas y masajista, entre otras ocupaciones. Al conocer a Eli hace suya, con sus visitas, las comidas que le prepara y los mensajes que le deja en cualquier lugar, la misión de ayudarle a empezar de nuevo.
Sabe que como ella, Eli es un superviviente.
Y aunque en principio ninguno de los dos está abierto a enamorarse, resulta inevitable que entre masajes, paseos en la playa y confidencias, ese sentimiento florezca, mientras un misterioso hombre trata de desenterrar secretos que se remontan a siglos atrás...

La casa de la playa es la última novela contemporánea publicada de Nora Roberts. En sus páginas encontramos muchos de los elementos que, sin duda, tratándose de esta autora esperamos aparezcan: como una historia tejida en torno a una familia unida por fuertes lazos, un enclave pintoresco, histórico, envuelto en leyendas y misterios donde acontece y una pareja, herida en el pasado, que no puede evitar enamorarse.

Ni uno de ellos falta en esta historia y, si bien he disfrutado una lectura amena que me ha ido atrapando inexorablemente, también he notado en falta esa chispa tan característica de las mejores historias de Nora Roberts. Porque, con la mano en el corazón, no me ha parecido la mejor novela de esta autora.
Pero, sin ofrecer la más ingeniosa de las tramas, ni sorprender con una conmovedora historia de amor y superación, creo que merece la pena leerla. Porque los personajes masculinos de Nora Roberts siempre logran enamorarme un poquito y porque, aunque el misterio sobre el tesoro desaparecido que rodea la casa de la playa, presagiaba ser más sorprendente, me ha mantenido enganchada.

Desde que Abra hace la primera aparición, podemos percatarnos que estamos ante una de esas heroínas de Nora Roberts autosuficiente, independiente, feminista y emprendedora. Confieso que me ha “agotado” un poco leer todas las profesiones que ejerce, hasta el punto que te sientes un poco vaga. Es una mujer con muchos talentos y energía inagotable.
Abra actúa un poco como el ama de llaves, limpia casas de algunos de los ancianos de la comunidad, da clases de yoga, trabaja como camarera en el pub local, crea joyas que vende en algunos establecimientos del lugar y es masajista, entre otras ocupaciones. Sin embargo, una vez ese barniz tan deslumbrante en el que parece estar bañada se difumina, descubrimos una mujer con un pasado muy duro que también se ha ganado un trocito de mi corazón.
Y es esa experiencia la que, a sus ojos, la capacita para ser la guía de Eli en su camino hacia la sanación.

Eli Landon es uno de esos protagonistas, típicos de la autora, que sin tanto alarde como Abra, es un dechado de virtudes: atento, buen hijo, buen hermano y tío, buen nieto... se responsabiliza en parte por el fracaso de su matrimonio y, de alguna manera, se siente un poco culpable por la muerte de su ex-mujer.
Es un hombre que vive atormentado por los errores que cometió en el pasado, no sólo en su matrimonio sino porque dejó de visitar la casa de la playa y la culpa por no haber estado cerca de su abuela lo acosa.

De modo que la novela se divide en varias partes, encabezadas por citas literarias de grandes autores, que nos muestran las diferentes fases por la que pasa Eli, así como su relación con Abra.

La trama de misterio que envuelve la novela tarda un poco en comenzar a tomar cuerpo, de manera que cuando comienzas a sentirte atrapada por los secretos que se esconden, por la relación entre el tesoro pirata desaparecido siglos atrás, así como el vínculo que tiene con Bluff House, los Hawkin y los Landon, la novela está llegando a su fin.
En mi opinión la idea de la que parte propiciaba una novela plagada de misterios y aventuras, más en la línea de las antiguas de Nora Roberts como El enigma del arrecife, El secreto de la dama o Las sombras del bosque, y en lugar de ello, es una más de las novelas contemporáneas donde un misterio pasa casi de puntillas entre la historia de amor de la pareja protagonista.

A pesar de todo no puedo considerarla una mala novela porque mentiría si dijera que no me ha gustado, que no me ha mantenido en vilo o atrapado en su lectura. Pero, por contra, al llegar al final no me ha dejado con esa sensación inenarrable que otras de sus novelas me han dejado.

La casa de la playa es una novela que nos cuenta una historia de amor, bonita y romántica, protagonizada por Abra y Eli, que en una época de sus vidas han vivido envueltos en sombras, desesperanza. Y, también, una historia que se sustenta en una historia de amor en el pasado de los Hawkin y los Landon, la de un legendario pirata y el robo de un tesoro. Una pena que esa apasionante trama no haya dado de sí todo cuanto prometía....

El amor en tiempos de crisis




 ¿Quién no recuerda esa escena de Lo que el viento se llevó en la que Scarlett, arrodillada entre los escombros de Tara, jura que ni ella ni los suyos nunca volverían a pasar hambre?
Sin duda es una de las grandes escenas que están en la retina, o el recuerdo, de numerosas lectoras románticas a las que nos enamoró este libro (o película, incluso ambas).
Sinceramente, quizá en los tiempos en que vivimos no sea un aliciente leer un libro que acontece en época de penurias, pero es obvio que no siempre los obstáculos que se interponen entre el héroe y la heroína de una novela son el desamor, la infidelidad o la desconfianza.

A veces son cuestiones materiales, o es la época en la que les ha tocado vivir lo que impide la culminación de sus sentimientos, o la política vigente que propicia acontecimientos que los distancian; a veces es la distinción de clases que los coloca en escalafones diferentes alejándolos, o la religión o las creencias...

¿Qué sucede cuándo es la realidad histórica (pasada o presente) la que no permite a nuestros protagonistas alcanzar el “y fueron felices para siempre”?

¿Por qué siempre una historia de amor tiene que nacer entre algodones, en la abundancia, en castillos o elegantes mansiones en Mayfair o Manhattan? ¿Por qué no en barrios humildes, en aldeas devastadas o en mitad de una guerra?

¿Qué sucede que si el amor entre ese héroe y esa heroína naciera en tiempos de crisis? No digo que sea en nuestra época, nuestro entorno... Sinceramente no me apetece nada, pero no dejo de preguntarme si...
¿Puede ser romántica una historia que nace entre sombras, intrigas o tiempos aciagos? ¿Tienen que ser o convertirse en ricos riquísimos para ser felices?

Tal vez sean muchas las novelas que nos describen una época y un entorno donde las comodidades y privilegios que el dinero puede ofrecer son importantes. Porque digamos lo que digamos, por desgracia, algo tan material como el dinero y las posesiones, es necesario. Porque no sólo de amor vive el hombre.

Pero, ¿puede ser romántica una historia que nace en tiempos de crisis y desesperanza? ¿Puede el amor eterno que se describe en nuestros libros sobrevivir a la pobreza o las crisis?

¿Puede una escritora lograr tocar las teclas adecuadas de nuestro corazón y hacer que lo imposible, o poco probable, parezca posible, que la lectora o lector más incrédula o desconfiada crea durante el tiempo que dura la lectura que existe un amor que todo lo supera aun en una época de crisis e inestabilidad?
E importante, obviamente también, es, ¿quieren las lectoras leer este tipo de novelas menos dulces y soñadoras?


* imagen extraída de bancodeimagenesgratis.com