domingo, 17 de noviembre de 2013

Amante al fin - J.R. Ward

Título original: Lover at last
11º La Hermandad de la daga negra
Autora: J.R. Ward
Género: Paranormal
Editorial: Manderley
Fecha publicación: Noviembre 2013




Qhuinn, hijo de nadie, fue repudiado por su familia, golpeado y dado por muerto, alienado de la misma como si nunca hubiera existido. La aristocracia vampira lo rechazó desde muy temprana edad a causa de un defecto de nacimiento que lo hace un ser imperfecto. Pero en las filas de la Hermandad es uno más. Junto a ellos se ha mostrado como uno de los guerreros más despiadados en la lucha contra los Restrictores. Y poco a poco parece haber reconducido su vida y destino. Más ahora que va a formar una familia junto a la Elegida Layla.
Pero en realidad, aún hay un vacío en su corazón desde que comprendió que había perdido el amor de Blay...

Blay ha estado enamorado de Qhuinn desde años atrás. Primero fue un amor secreto, callado, hasta que reunió el valor para abrir su corazón ante él. Cuando supo que su amor no era correspondido, poco a poco, fue distanciándose de él e incluso inició una relación con Saxton. Pese a que pareciera ser un capítulo cerrado de su vida, saber que va a formar una familia con Layla es duro para él.

Sin embargo el destino para reconducir el camino de ambos vampiros y acercarles nuevamente, mientras nuevas amenazas y peligrosos enemigos se ciernen sobre la Hermandad y Wrath, el rey vampiro.

Creo que las lectoras de la Hermandad de la daga llevábamos bastante tiempo esperando leer la historia de Blay y Qhuinn. Desde que hicieron su aparición en la saga, primero como aquellos jóvenes que aún no habían pasado la transición, más tarde como los amigos leales de John Matthews reclutados por la Hermandad, poco a poco han ganado peso y protagonismo. Más aún cuando entre ellos se presagiaba una historia de amor. Cuando Blay confesó estar enamorado de Qhuinn, su mejor y más leal amigo, éste no parecía compartir sus sentimientos. Sin embargo, libro tras libro, parece que no todo era tal como se presuponía y los sentimientos de Qhuinn han ido cambiando o, tal vez, mostrándose a pesar de su negativa a darles voz. Pero también los de Blay.

Así que, ¿qué nos encontramos en las páginas de este libro?

Amante al fin es una de esas novelas de la saga donde si esperas encontrar una trama principal sobre la que gira todo el libro vas a llevarte una decepción. Por el contrario, es una de las cuentan varias historias paralelas que gozan más o menos de idéntico protagonismo, pese a que, evidentemente, la de Blay y Qhuinn sea la más importante. Es cierto que es la principal, pero, sinceramente, creo que el resto de historias le roban, en mi humilde opinión, demasiado protagonismo.
Hasta cuatro más subtramas se entrelazan a la historia de Blay y Qhuinn. El resultado es, en mi opinión, una novela que actúa como presentación a nuevos personajes e historias donde la de Blay y Qhuinn no es más que otra historia entre ellas, lejos de lo que muchas esperábamos: una novela donde fuesen los protagonistas indiscutibles.

No por ello la considero una mala novela, pero no pasará a ser una de mis preferidas de la saga.
La razón es que la confluencia de varias historias, no sólo resta protagonismo a Blay y Qhuinn en algunos tramos de la lectura, sino que convierte la novela en un libro donde la historia de amor no es lo principal. Es cierto que, con el paso del tiempo, novela tras novela, la saga ya no se centra únicamente en una historia de amor en medio de una guerra civil entre vampiros, restrictores e intentos de destronar al rey. Pero al tratarse de la historia largamente esperada de Blay y Qhuinn, no puedo sino reconocer que me ha decepcionado un poco porque esperaba por encima de todo su historia de amor.

Pese a ello, repito, no me parece una mala novela. Tal vez una de transición hacia los libros venideros protagonizados por la Banda de bastardos.

¿Pero qué historias nos cuenta Amante al fin?

La de Blay y Qhuinn, cuyas vidas se han distanciado desde que el primero le confesara sus sentimientos al segundo. Cada uno ha construido más o menos su camino: Blay iniciando una relación estable con Saxton, abogado del rey y primo de sangre de Qhuinn; Qhuinn se convirtió en el protector de John Matthews y abandonó su vida nocturna en los clubs y sexo indiscriminado. Incluso va a formar una familia con Layla.
Sin embargo la de Blay y Qhuinn no es una historia acabada, pues, en realidad, ni siquiera comenzó nunca. Ahora, de repente, cambian los papeles y Qhuinn es quien se acerca, busca y trata de seducir a Blay, mientras él se muestra frío y distante. Bueno... hasta cierto punto.

En mi opinión es una historia un poco juvenil, si obviamos las escenas de sexo. Creo que a diferencia de las otras historias de los guerreros, se nota la edad de Blay y Qhuinn que hace que la de ellos sea una relación más inmadura, más insegura. Después de todo tampoco hay que olvidar que no hace mucho que han pasado la transición, así que en comparación con los centenarios vampiros son extremadamente jóvenes. Casi unos adolescentes. En cuanto en la parte sexual de su historia es intensa y muy sensual. Tal vez no tan explícita o tan gráfica como otras, pero no escatima en escenas ni descripciones y me ha parecido bonita y romántica.

Por otro lado, y mientras sigue en sus planes de derrocar a Wrath del trono, junto a la banda de bastardos, tenemos un atisbo de la historia de Xcor y Layla. Xcor no puede olvidar a Layla, así como ella no lo olvida a él. Pero ambos saben que luchan en bandos opuestos en la guerra civil entre vampiros y todo parece imposible... al menos de momento.

También tenemos la historia de Assail y Sola. Assail es un aristócrata vampiro, narcotraficante y un tanto oscuro y misterioso. Por su posición entre los nobles es codiciado por ambos bandos: el de la Hermandad y los que tratan de derrocar a Wrath de su trono. La aparición de Sola, una humana que trabaja como detective privado, presagia una historia entre ellos. Pero como en el caso de la banda de los bastardos, en su mayoría de intervenciones en la novela, están asociadas al tráfico de drogas, a la guerra civil o la lucha con los restrictores.

Además tienen un papel más o menos destacado las Sombras: Trez e iAm cuya asociación con el Reverendo y la Hermandad los sitúan en el bando de Wrath, pero también ellos tienen una historia personal y sentimental, especialmente Trez del que descubrimos algo importante.

Así que, en definitiva, y como he tratado de esbozar, Lover at last es una novela donde la historia de amor no es el eje del libro. Ni Blay y Qhuinn el pilar de la historia. Sí, es parte de la novela y en ella, Blay y Qhuinn son los protagonistas. Pero las historias secundarias que menciono llenan muchas páginas de la lectura.


Pese a todo ello, insisto que no me parece mala novela. Para mí es de las más flojas, pues, particularmente, noto un poco en falta el carácter de las primeras novelas, donde había una historia de amor con más peso y protagonismo donde el resto de vampiros eran una parte importante y las luchas y asociaciones clandestinas no llenaban tantas páginas.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Primera dama - Susan Elizabeth Phillips


Título original: First Lady
4º Wynette, Texas
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Género: Romántica contemporánea
Publicada: Avon Febrero 2000
Editorial: B de bolsillo/Ediciones b 
Septiembre 2013



Cornelia Litchfield Case ha pasado toda vida bajo el escrutinio de la opinión pública y del Servicio Secreto. Primero como la hija del vicepresidente de los Estados Unidos, después como la primera dama, siempre ha vivido expuesta al público.

Tras el asesinato de su marido, el presidente de los Estados Unidos, cree que podrá liberarse de sus deberes sociales, pero su padre la convence para que continúe ejerciendo las labores de la primera dama, ya que el nuevo presidente es soltero. Nealy, como se la conoce entre sus más allegados, accede finalmente, aunque en realidad ansía escapar de la cárcel en la que se ha convertido su vida. Pero finalmente, en un arrebato huye de la Casa Blanca en busca de anonimato y una vida normal y corriente. Sabe que no podrá eludir durante demasiado tiempo al Servicio Secreto, sabe que los días de esa aventura que emprende están contados, por ello atesora y disfruta al máximo cada instante de libertad.

Mat Jorik es un periodista que trata de recuperar el prestigio perdido tras una nefasta experiencia trabajando en un canal de TV de pésima calidad. Para ello necesita una gran noticia que relance su carrera. Mientras medita en su futuro recibe la llamada de un bufete de abogados que le notifica que ha sido nombrado el tutor legal de las dos hijas de su difunta ex-mujer a la que no ha visto desde hace catorce años. Mat no es el padre biológico de ninguna de las niñas, una de ellas una adolescente problemática y la otra un bebé de apenas un año, y tampoco está dispuesto a cambiar sus planes de futuro. Las mujeres siempre le han desorganizado la vida, empezando por sus siete hermanas. ¡Quiere vivir como un hombre soltero y sin ataduras! Pero aun así, para asegurarse que quedan en buenas manos y no van a parar a los Servicios Sociales, decide llevarlas él mismo con su abuela materna que vive en Iowa.

De este modo el peculiar trío emprende un viaje en el que no tardan en comenzar las desavenencias, algo saca de quicio a menudo a Mat. Así que cuando se detienen en un aparcamiento y se encuentran con una mujer embarazada en problemas, a la que acaban de robarle el coche, le ofrece lugar en la caravana a cambio de que vigile a la insoportable Lucy y al demoníaco bebé. La mujer dice llamarse Nell Kelly pero es Nealy disfrazada, quien toma a Mat por un padre desesperado. Ella también lo está, así que accede y, de ese modo, este peculiar grupo comienza el viaje que cambiará sus vidas.

Creo que si algo caracteriza a las novelas de Susan Elizabeth Phillips es lo impredecibles que pueden llegar a ser. Las primeras páginas pueden sugerirte una historia pero, a medida que vas leyendo, descubres algo muy diferente. También sus personajes terminan por sorprenderme siempre. Pero eso no quiere decir que sea negativo, al contrario, a mí es lo que siempre me atrapa de sus historias. Es lo que espero que suceda.
Y es lo que me ha fascinado de esta novela.

El punto de partida de Primera dama es un viaje a través de las carreteras y autopistas que recorren la Costa este de Estados Unidos. Un viaje que hacemos desde los ojos sorprendidos y fascinados de Nealy. Para ella significa conocer una forma de vida nueva, incluso descubrir los restaurantes de comida rápida, los centros comerciales, los picnics y las incomodidades de vivir en una caravana. Y mientras en Mat todo son quejas, en Nealy significa sentirse libre por primera vez y descubrir la vida de cualquier americano común y corriente. Es la primera vez en su vida en que se siente libre y realmente feliz.

A medida que van acercándose a Iowa, Nealy sabe que se acerca el momento en que será descubierta y deberá abandonar una vida humilde que le ha dado tanta felicidad, Lucy trata por medio de cualquier estratagema retrasar la llegada y Mat cree que por fin podrá librarse de la última de sus obligaciones y llevar la vida que tanto ha ansiado: la de un hombre joven y soltero.
Pero claro... no siempre sucede lo que se espera...

Cada uno de los personajes que dan vida a esta novela nos descubren un mundo lleno de vivencias, de sueños no cumplidos, de deseos y de miedos. Creo que es inevitable no sentirse un poquito identificado con alguno de ellos, incluso con todos.

Mat ansía limpiar su nombre como periodista, relanzando su carrera con una noticia bomba, sin saber que tiene a su lado la GRAN noticia, pues junto a él viaja la desaparecida primera dama de los Estados Unidos. Sin ella saberlo, Nealy viaja junto a una de las personas que más teme y debería evitar: un periodista. Asediada por ellos durante toda su vida, desconoce que empieza a enamorarse de alguien que, a la vez que le hace sentirse viva y femenina, podría destruir esa efímera libertad.

Luego está Lucy quien es a primera vista una adolescente insolente y despreocupada, pero defiende con uñas y dientes a su hermanita y, en el fondo, es una joven sensible que sólo ansía aquello que nunca ha tenido. Tal vez con Mat y Nealy...

Capítulo tras capítulo, a la vez que este peculiar grupo va recorriendo las carreteras, descubriéndose a sí mismos, conociéndose el uno al otro y enfrentando una realidad que termina por encontrarlos, me he ido encariñando con el carácter irascible de Mat, con la torpe dulzura de Nealy, con la insolente pero leal Lucy y con un bebé ruidoso y encantador que me ha robado el corazón.

Primera dama es una novela que me ha calado por muchas razones, pero la más sencilla de todas, y la más importante, es que cuenta una historia real como la vida misma. Sí, sé que no es frecuente que una primera dama huya y recorra los Estados Unidos en una desvencijada caravana, pero ¿no es real abrir los ojos a un mundo al que no se ha tenido acceso antes? ¿no es real aspirar a sentimientos y deseos tan básicos como la amistad, el compañerismo o el calor de una familia? ¿no es real huir a veces de la felicidad?

Me ha enamorado la historia de Mat y Nealy, con sus puntos excéntricos, con sus secretos y miedos, con la torpeza innata de dos personajes que se encuentran divididos entre lo que siempre han deseado y lo que la vida les ofrece. Me he encariñado con Lucy y con el bebé. Me he reído con las desventuras y trastadas que este par protagonizan sin las que la novela no sería la misma.

Creo que Primera dama es una novela ingeniosa, divertida, dulce y romántica. Una más de las fantásticas novelas que, con su peculiar estilo y ese don irrepetible, caracterizan a Susan Elizabeth Phillips. Una historia que, si tenéis la oportunidad de leer, os recomiendo no desaprovechéis porque es preciosa.

Una chica brillante - Susan Elizabeth Phillips

Título: Glitter baby
1º Wynette, Texas
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Género: Romántica contemporánea
Publicada: Vergara/Ediciones b
Fecha de publicación: Octubre 2013




Durante años nada se ha sabido de la joven que encandiló al mundo desde las portadas de revistas de moda y campañas publicitarias. ¿Pero quién es en realidad esa mujer a la que se conoce como la chica brillante? ¿Por qué razón abandonó su meteórica carrera? ¿Sucedió algo durante el rodaje de su primera película para que desapareciera después?

Para conocer su historia debemos remontarnos a la infancia de Fleur Savagar, la mujer que se esconde detrás del sobrenombre de Una chica brillante. Fleur fue famosa aún antes de nacer. A ojos de su madre ya desde su concepción estaba destinada a hacer grandes cosas.

Sin embargo, fue enviada a un convento de clausura francés desde su nacimiento, donde  fue criada y educada por monjas. Creció lejos de su madre, del hombre que creía su padre y de su hermano Michel. Fue una joven acomplejada por su alta estatura, pies y manos grandes y su torpeza. Pero su madre Belinda vio en ella una belleza que ni siquiera la propia Fleur supo ver. Belinda Savagar no paró hasta lograr convertirla en una de las modelos mejor pagadas del mundo, una estrella en todas sus dimensiones: en una chica brillante.


Pero cuanto se encontraba en el punto más álgido de su carrera, cuando se enamoró por primera vez del actor coprotagonista de su primera película, Fleur desapareció.
Durante años nada se supo de ella, pero cambió de ciudad de residencia, desde California a París y Viena hasta regresar a Estados Unidos.

Pero un día, de repente, renace y vuelve escena...

El punto de partida de esta novela es saber qué sucedió a aquella joven inocente e insegura que, cuál patito feo convertido en cisne, se abrió un hueco en el mundo de la moda y las celebritys. Página tras página descubrimos cómo esa joven, insegura e inocente, se transforma en una mujer valiente y decidida que busca su lugar en el mundo. ¿Y cómo no? Conocemos cómo fue la historia de amor de Fleur Savagar y Jake Koranda, uno de los actores más deslumbrantes y misteriosos de Hollywood.

Para tratarse de una de las primeras novelas de Susan E. Phillips, me he llevado una gran sorpresa con Una chica brillante. Por buscar similitudes diría que está en la línea de Una chica a la moda, pues se nos cuenta la vida de la protagonista desde su adolescencia -incluso la de su madre- y cómo cambia y se hace a sí misma con los años.

De hecho durante los primeros capítulos es la vida de Belinda Savagar -la excéntrica y ambiciosa madre de Fleur- la que se nos cuenta. Y es a través de ella y a partir de su frustrada carrera en el mundo del cine que se abre la puerta a la historia de Fleur: la hija que consigue todo aquello que ella no pudo.
¿Pero es eso lo que Fleur desea?

Como todas las novelas de esta autora creo que tiene un punto excéntrico, presente en varios personajes, especialmente Belinda, pero al final, como siempre me pasa, descubres una historia muy bonita y hasta profunda. Por destacar algo negativo, en mi opinión es que Jake Koranda, el protagonista masculino a veces se desdibuja un poco de la historia en detrimento de la familia Savagar pero también él es un hombre con sombras y secretos que, al final, ven la luz.

Creo que Una chica brillante tiene algo de telenovela, pero de esas con malos malísimos, de personajes de la jet set, de millonarios manipuladores y oscuros secretos de familia. Tanto el personaje de Belinda como el del Alexi Savagar, el marido de orígenes principescos, son excéntricos, obsesivos y con un punto malvado. Más aún Alexi Savagar. Pero ambos manipulan, mienten, tergiversan sin miramientos ni remordimientos.

Como digo antes, y aunque los primeros capítulos la novela giran en torno a Belinda, a su juventud, a sus sueños de ser una estrella de Hollywood, a sus aventuras con actores (me han destrozado la imagen del actor Errol Flynn) y hasta que límites es capaz de llegar por ser alguien envidiado, adorado e idolatrado, haciendo que la historia de Fleur y Jake dé comienzo, lo cierto es que no me ha aburrido. El detalle con que se describe a Belinda ha logrado que al final no te sorprenda ver hasta que límites es capaz de llegar y de utilizar a su hija, de comerciar con ella. En fin, que no se puede decir que sea una madre abnegada, pero en su corazón ella cree estar haciendo lo mejor. Claro que lo mejor es lo que “ella” desearía y como no lo ha logrado trata de lograrlo a través de su hija.

Dejando de lado a este peculiar personaje (por describirla con suavidad) debo decir que la historia de Jake y Fleur me ha encantado. Ya me sucedió con Lo que hice por amor, de la que creía que al tratarse de una novela de actores y rodeada del glamour de Hollywood, no me iba a gustar pero, al contrario, me ha sorprendido. Me gusta porque más allá de ser la historia de la actriz inocente y debutante y el actor con fama de chico malo y pasado misterioso, tiene lugar en dos etapas de sus vidas: cuando Fleur es una adolescente con el complejo de patito feo, insegura e inocente que despierta al primer amor, y cuando se reencuentran años más tarde, más curtida por la vida y también más desconfiada.

Dejando de lado la historia de amor de Fleur y Jake me ha atrapado especialmente una de las tramas secundarias: la relación de Fleur con su hermano Michel. Fleur y Michel no se criaron juntos. Ya que desde que nació Fleur fue enviada a un convento donde fue criada y educada por monjas, la relación entre los hermanos es inexistente. Fleur fue rechazada por Alexi Savagar, al no ser realmente su hija, pero Michel también sufrió el rechazo de sus padres. Pero es una historia que hay que leer para entender.

Creo que se podría diseccionar muchísimo a estos personajes, la trama y hasta cómo se cuenta la novela, pero como siempre digo “hay que leerla”. Al final la sensación que me queda es la de estar una novela seria, pese a ese punto excéntrico que le da la autora, menos divertida que otras que escribió más tarde, pero con un trasfondo que habla de madurez personal, de superar errores, de renacer y hacerse a una misma. Y también de perdón.


A lo mejor veo más profundas de lo que son las novelas de Susan E. Phillips, pero lo cierto es que me remueven muchos sentimientos, me emociono con ellas y me divierto. Y es lo que me ha pasado con Una chica brillante.