The mistaken widow - Cheryl St. John

sábado, 3 de mayo de 2014

Título: The mistaken widow
Novela independiente
Autora: Cheryl St. John
Género: Romántica histórica
Editorial: Harlequín
Fecha de publicación: 1998







Sarah Thornton fue rechazada por su padre, un hombre intransigente y de estrictos principios, cuando descubrió que estaba embarazada. También abandonada por el hombre que la sedujo, Sarah deja su acomodada vida en Boston para comenzar una nueva junto al hijo que está a punto de nacer. 
Pero sus planes se tuercen cuando está a punto de tomar un tren, pues descubre que le han robado el bolso, con lo que es incapaz de pagar el billete y, por tanto, no le dejan subir. 

La intervención de un apuesto desconocido, que no sólo se ofrece a pagar el pasaje, sino que la acomoda en su compartimento junto a su bonita y vivaz esposa, cambiará su destino. La pareja se presenta como Claire y Stephen Halliday, unos recién casados que viajan al oeste y que, bondadosamente, le ceden la única cama.

Esa misma noche el tren sufre un terrible accidente y cuando Sarah despierta se encuentra en la cama de un hospital, con una pierna rota y un recién nacido en brazos. Lo más increíble es que, puesto que se encontraba en el vagón de los Halliday, las autoridades la han confundido con Claire Halliday, que ha fallecido en el accidente junto a su marido.

Dividida entre la oportunidad de comenzar una nueva vida o revelar su verdadero nombre, Sarah calla cuando Nicholas Halliday, el hermano mayor de Stephen, aparece y, creyéndola su cuñada, no sólo se hace cargo de los gastos hospitalarios, sino que los lleva a ella y a su hijo a a la casa de los Halliday.
A Sarah le remuerde la conciencia por mentir tanto a Nicholas como a su madre, que la recibe con los brazos abiertos y queda prendada del bebé, al que cree su nieto, por lo que se jura que cuando se recupere de las heridas y pueda valerse por sí misma, les confesará la verdad y se marchará.
Sin embargo poco a poco se va encariñando de la bondadosa madre de Nicholas e, incluso, del propio Nicholas, pese a su carácter malhumorado y a que parece desaprobar su presencia.

Lo cierto es que Nicholas nunca aprobó el matrimonio de Stephen con Claire, a la que en realidad no llegó a conocer. La mujer que Stephen describía en sus cartas -así como los informes realizados por el detective que contrató- no se corresponde con la Claire, dulce y callada, que llega a su casa. Pero después de todo, Claire fue una actriz; tal vez una consumada actriz, puesto que es capaz de hacerle caer creer que es una joven inocente y necesitada.

Pese a la desconfianza mutua que sienten, poco a poco la atracción nace entre Sarah y Nicholas. En el fondo de su corazón Sarah sabe que se ha enamorado de ese hombre hosco y necesitado de cariño, pero existe toda cadena de mentiras que se interpone entre ellos.

The mistaken widow es otra muestra más del buen hacer de Cheryl St. John, una autora con una habilidad asombrosa para escribir sencillas novelas del oeste, rodeándolas tanto de una parte más dura como, a la vez, envolverlas en un halo de dulzura indescriptible. De esas que sin muchos aderezos te llegan al corazón.

Tal vez a primera vista el argumento no invite a creer que estamos ante una novela original, pero más que la historia en sí -que me ha parecido deliciosa, conmovedora y muy romántica- lo que es indiscutible es el sello que le imprime la autora.

Una mujer desvalida y sin recursos que se ve en la tesitura de llevar a cabo una suplantación de identidad por el futuro de su hijo recién nacido, un hombre endurecido y desconfiado que, a su modo, llora la muerte de un hermano del que estaba distanciado y un cúmulo de circunstancias, casualidades y avatares del destino, que entrelazan los caminos y los corazones de Sarah y Nicholas, son los elementos de esta preciosa historia de amor.

Me bastó con leer una novela de Cheryl St. John para que me cautivara su pluma y, sobre todo, la dulzura que destilaba aquella historia. Algo que se ha repetido novela tras novela. Ya sean actuales o históricas, te transportan y te seducen con la fuerza de los sentimientos que describen.

Pese a que como digo antes, tal vez, The mistaken widow presupone ser una de tantas historias del oeste protagonizada por una jovencita sin recursos -pese a que es de buena familia- y un rudo y solitario propietario de una mina, página tras página te envuelve en la vida en una pequeña comunidad que vive en una región minera y en una bonita historia de amor.

Al principio Nicholas provoca, como es de esperar, cierto rechazo. Pero con el devenir del tiempo se nos muestra que el mayor de los hermanos Halliday, heredó no sólo la mina de la familia sino las obligaciones y el carácter hosco y solitario de su difunto padre. Stephen fue el risueño soñador que abandonó las obligaciones familiares para vivir en sus términos y perseguir sus sueños.
De modo que el hombre que conoce Sarah es amargado y desconfiado. Mas bajo esa apariencia malhumorada e intransigente, que en principio le recuerda a su propio padre, descubre un hombre bondadoso, atado a cargas y deberes familiares. La llegada de Sarah/Claire y el pequeño William parece comenzar a obrar el milagro en Nicholas.

Evidentemente la historia no es un camino de rosas, pues a los prejuicios de Nicholas, a su rígida crianza y a los engaños de Sarah, otros escollos van sembrando la vida entre la pareja y, con ello, dejando a la lectora con el corazón en un puño a medida que lee.
Pero la incertidumbre tiene su recompensa en un enternecedor final que hay leer.

Preciosa, sencilla y sentida novela de Cheryl St. John, cuyas historias poseen algo indescriptible. No se si es la dulzura, esa mágica inocencia que las rodea o qué, pero siempre me dejan al final de la lectura con una sonrisa en los labios.

Un corazón por conquistar - Johanna Lindsey

jueves, 1 de mayo de 2014

Título original: One heart to win
Autora: Johanna Lindsey
Género: Romántica histórica Oeste
Editorial: Vergara
Fecha de publicación: Abril 2014




La autora éxito de ventas del New York Times, Johanna Lindsey, presenta una apasionante novela de identidades ocultas, secretos de familia, y un amor que trasciende una enemistad de cincuenta años, ambientada en los magníficos ranchos del territorio de Montana en 1880.

Algunas damas jóvenes se casan por dinero y posición social, unas pocas afortunadas lo hacen por amor, pero Tiffany Warren va a casarse para poner fin a una enemistad. Respetando los deseos de su madre, Tiffany, renuente, viaja hacia el Oeste para conocer a su padre, y al hijo mayor de su enemigo, el ranchero Hunter Callahan.

Una vez los Warren y los Callahan se unan por matrimonio, ambas familias dejarán de pelear por
una franja de tierra en disputa. Pero durante el caos que se produce en el atraco al tren, Tiffany se encuentra con una oportunidad de oro: tomando la identidad de la nueva ama de llaves de su padre, podrá vivir con un padre al que no conoce y evaluar su verdadero carácter, así como el del vaquero vecino al que está prometida. Pero, demasiado tarde, Tiffany descubre que la rivalidad entre los Warren y los Callahan es aún mayor de lo que piensa, cuando los Callahan secuestran a la “ama de llaves”, tan pronto como pone un pie fuera del tren.

Ahora Tiffany, haciéndose llamar Jennifer Fleming, se encuentra viviendo en territorio enemigo, bajo el mismo techo que su prometido. Muy pronto descubre que su pretendiente es atractivo, seductor y encantador contra el que tiene que luchar porque es incapaz de mantener los ojos -y las manos- alejados de Jennifer.
Después que la charada de Jennifer se descubra, rechaza casarse con Hunter, ni siquiera para acabar con las hostilidades entre las familias. ¿Cómo puede casarse con un hombre que está enamorado de otra mujer? Cuando Hunter reclama a su legítima prometida, sabe que aunque ama a dos mujeres, la elegante y formal Tiffany, así como a la valiente y apasionada Jennifer, sólo tiene un corazón al que conquistar.

¿Después de más de cuarenta novelas publicadas es una autora capaz de seguir cautivando a sus lectoras? Si tomamos como ejemplo a Johanna Lindsey, para mí, una de las reinas de la novela romántica, diría que sí, puesto que, sin que sea de una de mis escritoras preferidas, siempre he sentido cierta debilidad por sus novelas, desde que leí la primera hace ya muchos años.

Esa fidelidad ha sido una de las razones por la que caí rendida ante Un corazón por conquistar; la otra es, simple y llanamente, que el argumento me llamaba mucho la atención y, teniendo como tengo inclinación por las novelas románticas del oeste, no podía perderme su última novela hasta la fecha.
Es una historia de rivalidades familiares, ambientada en el territorio de Montana, a finales del siglos XIX; es una historia de amor entre una señorita de ciudad y un curtido y encantador vaquero.

Pese a ello y pese a que he encontrado en sus páginas una lectura deliciosa y divertida, no la considero, ni mucho menos, la mejor novela de esta prolífica autora. Pero contiene muchos de los rasgos característicos de Johanna Lindsey.

Describiría Un corazón por conquistar como una historia de amor chispeante que se sustenta en un cambio de identidades y en la arraigada rivalidad entre los Callahan y los Warren en las rudas tierras de Montana. A pesar de contar con un entorno un tanto salvaje, la sensación que impera a lo largo de la lectura es una risueña, encantadora e incluso un poco dulce. Al menos en mi caso así lo ha sido.
Creo que el argumento queda muy bien perfilado en la sinopsis de la novela, poco más se puede añadir, de modo que empezaré hablando de Tiffany Warren.

Tiffany es una señorita de ciudad que se ha criado en Nueva York y que sólo por cumplir por la promesa dada por su madre, accede a viajar al oeste para conocer al padre que ni siquiera recuerda. Al principio Tiffany parece un tanto fría y desapegada, ni siquiera quiere reencontrarse con su padre, por el que se siente abandonada. Pero, poco a poco, se nos revela una Tiffany más sensible y herida que llega a dejarte con el corazón encogido en algunos momentos.
Por otra parte, dado su carácter independiente y su reticencia a casarse con Hunter Callahan y trasladarse a Montana, cuando toma la identidad de Jennifer, la ama de llaves, no logra hacer del todo suyo el papel y, a menudo, deja entrever su carácter mandón y un poco sabiondo. Pero a mí eso, sinceramente, me ha divertido.

Por otra parte Hunter Callahan lejos está del vaquero duro e intimidante que, tal vez, esperaba encontrar. Creo que Degan Grant, el pistolero contratado por los Callahan, representa más ese estereotipo. Incluso me he quedado con la pregunta de ¿tendrá su propia novela?
De Hunter diría que es encantador, considerado, paciente y con mucho sentido del humor. Desde el primer encuentro con la “ama de llaves” de los Warren cae rendido a sus pies, lo que propicia una serie de encuentros y desencuentros, coqueteos e intentos de seducción que te mantiene enganchada al libro. Siempre, por supuesto, en la línea de las novelas más dulces de Johanna Lindsey.

La historia de amor de Hunter y Tiffany me ha resultado encantadora, divertida y romántica, envuelta en ese halo de engaños y rivalidades familiares que desencadena un mal entendido detrás de otro, sin los que, por otra parte, la novela perdería frescura y chispa.

En cambio, la historia de Rose y Frank Warren me ha decepcionado un poco, principalmente porque los motivos esgrimidos, finalmente, para explicar el porqué de su separación durante quince años me han resultado un poco inmaduros. Tal vez me queda esa sensación porque la razón, desde mi parecer, grave tiene una manera de resolverla que me ha anonado un poco. Eso y la rapidez con que se solventa y perdona hace que casi parezca nimia una separación de quince años para la que no hubo ninguna explicación creíble en su día. Al menos desde mi punto de vista, insisto.

Por otra parte, tengo que destacar al resto de hermanos Callahan y Warren, apuestos, varoniles pero aún muy jóvenes para descubrir del todo cuál es su carácter. Sin duda, me aventuro a presuponer que podrían tener su propia historia. Después de todo con tanto vaquero apuesto...

Considero que Un corazón por conquistar es una bonita historia de amor, ambientada en el oeste, que te deja con una sonrisa en los labios. Lejos queda de esas historias que narran la parte más dura y salvaje del territorio, más realista. Un corazón por conquistar, desde mi humilde punto de vista, no deja de ser una dulce y risueña historia de amor y reencuentros, casi como como un cuento de hadas.