jueves, 31 de diciembre de 2015

Adiós 2015...




Adiós 2015... 

En unas horas nos despedimos del 2015 y antes de que llegue a su fin, escribo la última entrada del año. Si bien tenía pensado acabarlo con una última reseña, al final, como suele decirse, he escuchado al corazón. 

En estos últimos meses, por diversas razones, mi dedicación al blog ha sido un poco discontinua,  pero a pesar de la inactividad, a veces durante meses, quiero agradecer de todo corazón a todas aquellas personas que se han unido a él o que pasan a leerlo, aun cuando no siempre dejéis comentarios. ¡Gracias! Porque el saber que hay personas que lo leéis es una razón de peso para seguir dedicando tiempo a este espacio.

Por ello además de agradeceros de corazón la fidelidad, quiero desear a todos y todas los que visitáis mi blog un felicísimo 2016, que todo lo malo que os haya pasado en  el 2015 lo dejéis atrás, atesoréis lo bueno y empecéis el nuevo año, rodeados de vuestros seres queridos, cargados siempre de esperanza, optimismo y una sonrisa. Que los próximos doce meses os ofrezcan 366 oportunidades para hacer realidad vuestros sueños y proyectos. ¡Y que la novela romántica reverdezca y florezca aún más!

Por mi parte voy a empezar el año con mucha ilusión y proyectos, ilusión que espero plasmar también en el blog. De momento os adelanto algunas de las próximas reseñas que subiré, ya en 2016: las de las nuevas novelas de Lisa Kleypas,  Kristan Higgins y Nora Roberts. 
Pero voy a seguir escribiendo de libros de hace unos años de Nora Roberts (me quedan aún tantos...) e intentar completar las bibliografías de mis autoras preferidas (es uno de mis propósitos), además de las dos novelas restantes de la trilogía del Baztán que dejé pendientes.

¡Gracias y feliz año!

Mariam

lunes, 28 de diciembre de 2015

Deseo de Navidad - Nora Roberts

All I want for Christmas
Nora Roberts
Antología Deseos de Navidad (Nora Roberts, Susan Wiggs, Robyn Carr)
Harlequín Ibérica/Top Novel
Diciembre 2011




Zeke y Zach Taylor son unos gemelos de seis años que están a punto de comenzar la escuela primaria. Lo cierto es que están un poco preocupados. Su padre se desvive por ellos, pero trabaja mucho y no siempre puede prestarles la atención que necesitan. Si bien tienen a la tía Mira o la señora Hollis para cuidarles, piensan que sería perfecto tener una mamá, una mujer guapa y cariñosa -y con el pelo amarillo- que les ayude con el álgebra, a deletrear correctamente, que le gusten los perros y las galletas. Así que dado que su padre está tan ocupado, ellos se encargaran de encontrarla. ¿Y qué mejor modo que pedirle a Santa Claus una mamá? Ésas, sin duda, serán las Navidades más especiales de sus vidas.

En un breve periodo de tiempo Nell Davis ha roto con su novio y ha perdido su trabajo como profesora de música en una escuela de Manhattan. En lugar de lamerse las heridas, decide dar un cambio a su vida y presenta su solicitud para trabajar en la escuela elemental de Taylor's Grove, un pueblecito de poco más de trescientos habitantes en Maryland. Cuando es aceptada se muda enseguida, dispuesta a comenzar una nueva vida allí. Enseguida se queda prendada del pueblo, de la amabilidad de sus habitantes, de la escuela y de sus alumnos. 

Los pillos gemelos Taylor, primos de Kim, una de sus alumnas de secundaria, le roban el corazón enseguida. Lo que desconoce es que los niños están encantados con su llegada porque están convencidos de que ella es la mamá que Santa Claus les ha enviado.  Mac, el padre de los niños, también desconoce de qué tanto cuchichean sus hijos, pero no está predispuesto a la idea de volver a enamorarse ni arriesgar su corazón ni el de sus hijos. 
No puede negar la atracción que siente por Nell, la nueva profesora de música, pero Mac es padre soltero y su prioridad son Zeke y Zach. Nell inunda sus vidas de luz y alegría, pero Mac es tan reticente a dejarla entrar en sus vidas que ¿se cumplirá el deseo de Zeke y Zach?

¿A quién no le gustan las novelas románticas ambientadas en Navidad? Voy a confesar que siento cierta debilidad por ellas.
Deseo de Navidad de Nora Roberts forma parte de la antología Deseos de Navidad, que recopila  además novelas cortas de Susan Wiggs y Robyn Carr. Se trata una de esas dulces y conmovedoras novelas que no necesitan un argumento que desborde originalidad ni sorpresas para atraparte. Se basta con unos personajes tan opuestos como Nell y Mac, alocada y soñadora ella, realista y trabajador él, y unos niños tiernos y divertidos como los gemelos Zeke y Zack para que te llegue al corazón.

Es, sin duda, una de esas historias que han sido ideadas especialmente para publicarse con motivo de las fiestas navideñas. Algo de lo que soy partidaria, lo reconozco, pues si se trata de una bonita, romántica y coherente historia que te regale una enternecedora lectura que te inspire a disfrutar de esta época, ¿que mal hay en ello?

La trama no desborda originalidad, es cierto, gira en torno a la típica historia de un padre soltero que ha criado solo a sus dos hijos y ha renunciado a enamorarse y volver a casarse. Tras la espantosa experiencia con la madre de los niños es de los que opinan que mejor estar solo que mal acompañado. Pero entonces llega al pueblo Nell, una joven de ciudad, divertida y extrovertida que destila vitalidad. Y la coraza que cubre el corazón de Mac se agrieta.

Zeke y Zach son unos gemelos traviesos pero encantadores que, pese a la coincidencia de su rostro, son bastante diferentes, lo que hace que se complementen muy bien y, a la vez, se conviertan en el hilo conductor de esta historia tratando de su padre y Nell se enamoren. 
Desde que conocen a Nell tienen muy claro que Santa les ha enviado la mamá que habían pedido, pero su padre no ayuda demasiado a reunirlos y formar así una familia, junto al Comandante Zark, el perro familiar.

En realidad la atracción entre Mac y Nell es recíproca, pero los temores de él se interponen en el curso de su historia. 
Y así a la vez que dos adultos se enfrentan a la dulzura y el dolor de enamorarse, dos niños aportan su visión fantástica y sencilla de cómo debería ser sus vidas. 

El sello característico que Nora Roberts imprime a sus novelas está presente desde la página uno. Con un protagonista masculino trabajador, leal y fiel a sus raíces familiares, con una protagonista independiente, vital y fuerte, con dos niños encantadores y risueños, un perro bonachón, un pueblecito entrañable donde todos se conocen y se respira el respeto y amor por la familia y los vecinos, casi bajo la apariencia de un cuento de hadas navideño, la autora nos deleita con una bonita y romántica novela corta capaz de hacerte disfrutar de una sencilla y bonita lectura. 

Sí, tal vez sea un tanto previsible, tal vez no tenga más excusa que la de acontecer en las vísperas de Navidad, pero me parece una lectura deliciosa sin otra pretensión que hacerte creen en la magia del amor y la Navidad.


lunes, 14 de diciembre de 2015

Dead by midnight - Pamela Clare

Dead by midnight
I-Team 7,5#
Pamela Clare
Novela sin traducir
Suspense romántico
Kindle edition
15 noviembre 2015



Marc y Sophie Hunter, Gabe y Kat Rossiter, Holly Andris y el resto del grupo del I-Team se encuentra en diferentes fiestas en el mismo hotel histórico de Denver celebrando la proximidad de la Navidad. Lo que empieza como una divertida tarde de invierno con amigos se transforma en una encarnizada lucha por sobrevivir, cuando el hotel es tomado por un grupo de despiadados terroristas que no se detendrán ante nada por conseguir lo que quieren.
En el exterior, Julian Darcangelo, Zach McBride, Nick Andris y los otros se unen con el equipo de rescate de rehenes del FBI en una apuesta desesperada por liberar a sus amigos, sabiendo que si fallan, la gente a la quieren podría.... morir a medianoche.

A estas alturas quienes me leéis sabréis que soy una de las lectoras incondicionales de Pamela Clare y de la saga de periodistas del Independent Denver. Hay que reconocer que el 2015 ha sido un año fabuloso, en lo que a esta saga se refiere, pues Pamela nos ha deleitado con Seduction game en formato digital -pero que se publicará en papel en 2016- y dos novelas cortas más. Algo muy de agradecer, después de la época tan difícil que la autora ha vivido.

Dead by midnight ha salido a la venta con motivo de la Navidad, pero lo cierto es que es una excusa idónea para que Clare reúna a los protagonistas de las anteriores novelas y nos deleita con una aventura que nos permita conocer, cual viejos amigos con los que nos reencontramos de vez en cuando, qué ha sucedido con sus vidas algún tiempo después de la última novela larga.

Dead by midnight se sitúa cronológicamente un año después de Seduction game. Se aproximan las festividades navideñas y algunos de los miembros del grupo de amigos del I-Team y sus parejas coinciden en el hotel Palace de Denver. Es el caso de Kara y Reece que acuden con motivo de la fiesta anual de Navidad del Consulado británico, de Kat y Gabe, Marc y Sophie, Holly Andris que acude con sus antiguos compañeros a la fiesta del periódico. Lo cierto es que ni unos ni otros están entusiasmados con la idea de asistir a sendas fiestas. Salvo, tal vez, Holly que desea tomarse su pequeña revancha con Tom, el director del periódico. Pero ni una ni otra fiesta discurre según lo esperado,  pues un grupo terrorista colombiano se infiltra como personal del hotel y toma a los invitados de ambas fiestas como rehenes.

Holly consigue dar la voz de alarma poco antes de que se desaten los infiernos, pero resulta herida. Marc consigue perderse entre el tumulto de personas que huyen despavoridas del hotel y queda apartado del grupo de cautivos, entre los que se encuentra Sophie y una Kat en las últimas semanas de embarazo. 

A partir de entonces se inicia la negociación entre los terroristas colombianos con Rojas a la cabeza y el FBI, el equipo de SWAT de Denver a la espera de poder intervenir y con quienes Marc consigue contactar desde el interior del hotel. Desde el exterior Julian, Zack, Nick, Tower y Corbray no se mantienen al margen, sino que tratan de intervenir en el rescate, pero se encuentran con el muro del FBI más proclive a contar con el equipo de liberación de rehenes del FBI. De modo que terminan por... ¡mejor no cuento nada!
En cualquier caso el tiempo se acaba, pues Rojas da un ultimátum y exige una serie de condiciones para liberarlos. En caso negativo a medianoche los matará uno a uno...

Dead by midnight es una atípica novela navideña, diferente a las historias más habituales que se suelen publicar para estas fechas. Pero lo cierto es que transcurre poco antes de Navidad y nos cuenta una historia emocionante, donde la tensión es constante, el peligro y las emociones te traspasan y envuelven al lector de principio a fin.

Confieso que esperaba encontrar una novela más apacible y en cambio ha sido trepidante. Me ha dejado el corazón encogido en varias ocasiones y con las pulsaciones aceleradas. En más de una oportunidad ha pasado por mi cabeza “Pamela Clare no será capaz de algo así, ¿no?” No puedo explicar a qué me refiero, pero os aseguro que en cuanto leáis determinadas escenas me enteréis a la perfección.

Pese a que se ha publicitado como una novela corta, es bastante más extensa que las habituales novelas cortas. Por tanto no cuenta con una trama apresurada, sino que está desarrollada a lo largo de dieciséis capítulos, repletos de emoción, sentimientos y angustia. Sin embargo la lectura me ha resultado -con sobresaltos y vuelcos del corazón constantes- maravillosa.
¡Incluso cuando me hacen sufrir adoro las novelas de Pamela Clare!

Obviamente no puedo narrar qué acontece en el hotel, como se resuelve -o no- el secuestro, qué sucede a los personajes de esta saga, pero sí puedo asegurar que el sufrimiento merece la pena. La historia nos reencuentra con Kara, Reece, Julian, Tessa, Marc, Sophie, Natalie, Zach, Laura, Javier, Nick, Holly... incluso con Megan, Nate, Jack y Janet. En definitiva con todos los protagonistas de las novelas anteriores del I-Team.
Los lazos de amistad, de amor y lealtad entre ellos están más patentes que nunca; el miedo a perder a algunos de ellos muestra la profundidad de los sentimientos que los unen, la capacidad de sacrificio y hasta qué extremos están dispuestos a llegar.

En esta apasionante aventura interviene además el equipo de liberación de rehenes del FBI, una saga de suspense romántico de la autora Kaylea Cross. Con la aceptación de su autora, Pamela Clare “coge prestados” para esta historia a Matt DeLuca, Jake Evers, Sawyer Vance, Clay Bauer, Nathan Schroder, brad Tucker, los miembros del equipo azul.
Reconozco que no había leído ninguna de las novelas de esta saga, pero tras conocerlos a través de Pamela Clare, tengo la intención de leer sus novelas porque me ha encantado el papel que en esta historia protagonizan. 

Si no habéis leído antes a Pamela Clare, no os recomiendo comenzar por Dead by midnight, pues sus protagonistas se conocen y han compartido historias que no comprenderías, así como las pullas entre ellos, pero si sois fan de esta autora y de esta saga... ¡no dejéis escapar esta novela sin leerla! 
A pesar de los sobresaltos y la angustia que en ocasiones provoca, es una preciosa historia de Navidad con unos personajes conmovedores, divertidos e inolvidables. 

jueves, 26 de noviembre de 2015

El heredero de Edenbrooke - Julianne Donaldson

Heir to Edenbrooke 
Julianne Donaldson 
Romántica histórica
Edición digital
Shadow mountain
17 noviembre 2015
Libros de Seda (edición digital)
29 de diciembre




Philip Wyndham nunca envidió a su hermano mayor por ser el ser heredero de Edenbrooke. Prefería forjarse su propio destino a vivir bajo las restricciones de un título. Pero cuando su hermano mayor fallece inesperadamente, la vida de Philip da un vuelco, pues el deber le obliga a renunciar a la vida que había planeado. Philip asume, primero con reluctancia, luego con tedio y por último con resentimiento, el convertirse en el soltero más deseado en Londres. Pero todo cambia la noche en que el destino le conduce a una posada, donde conoce a la incomparable Marianne Daventry.

Cuando supe que Julianne Donaldson estaba escribiendo una precuela de Edenbrooke me dio un vuelco el corazón y, no exagero, pero marqué en mi calendario la fecha en que salía a la venta.
Edenbrooke es una de las novelas románticas que más me han calado, emocionado y sorprendido en los últimos años. De hecho ha pasado a ser una de mis preferidas, de esas que tienen un lugar especial en mi estantería y que voy a releer de cuando en cuando.

Pero lo cierto es que, aun con los sentimientos a flor de piel, con la impaciencia por leerla, no sabía muy bien qué encontraría en El heredero de Edenbrooke. Por un lado había leído que eran la precuela de Edenbrooke, por otra parte también había leído que era la historia contada desde el punto de vista de Philip Wyndham. Así que la empecé con muchas expectativas y mucha ilusión.

El heredero de Edenbrooke es una novela corta, de poco más de cincuenta páginas, que narra la historia desde el punto de vista de Philip Wyndham antes de conocer a Marianne Daventry.
Pese a ser una historia de poca extensión me ha maravillado. Confieso que, como suele decirse, es una lectura que me ha sabido a poco, pero el bocado ha sido dulce y delicioso.

La acción da comienzo cuatro años antes de que los caminos de Philip y Marianne se crucen. Philip es el segundo hijo de los Wyndham y, sin la obligación que recae sobre su hermano mayor Charles, ha escogido el ejército como medio para ganarse la vida. Philip está orgulloso de su andadura en las filas del ejército, ostenta el rango de Comandante pese a contar con veintiún años. Pero de repente la vida que se ha trazado sufre un giro y su futuro militar acaba con brusquedad, el día que recibe una misiva de su madre en la que le informa que Charles ha fallecido y que él pasa a ser el heredero de los Wyndham.

Aunque Philip adora Edenbrooke, la majestuosa mansión en Kent, detesta la vida que como el título de heredero le obligará a llevar. Así se transforma el joven lleno de sueños Philip Wyndham en el hombre, hastiado e infeliz, que Marianne conoce en una posada. 
A lo largo de esta pequeña novela conocemos como es Philip antes y después de convertirse en el heredero de Edenbrooke y qué significa Marianne en su vida.

Mentiría si dijera que la lectura no me ha durado un suspiro, si no admitiera que me dejado con la miel en los labios, anhelando leer más y leer toda la historia al completo, narrada desde el punto de vista de Philip. Pues El heredero de Edenbrooke precede a la novela de Edenbrooke y, por tanto, no cuenta toda la historia de Philip y Marianne.

A pesar de ello, la lectura ha sido deliciosa. Tener la oportunidad de conocer a Philip a través de su propia voz, de ver a través de sus ojos cómo vive él conocer a Marianne y qué sentimientos le inspira es un regalo.

En cierta manera la novela nos permite conocer realmente a Philip, o conocer como se ve a sí mismo y saber con certeza qué piensa y qué siente. En Edenbrooke, al estar narrada desde el punto de vista de Marianne, ingenua e inocente, casi como un diario íntimo, sólo podemos intuir qué sentimientos esconde Philip en su corazón. O al menos hasta el final. Y aunque por ese lado no debería haber sorpresas, confieso que sí me ha sorprendido leer la historia a través de otro prisma porque siempre descubres algo nuevo.

La dulzura, la elegancia y la magia intangible que caracterizan a Julianne Donaldson se mantiene en esta preciosa historia, así como la narración íntima, romántica y evocadora, y la certeza de tener entre tus manos una joya, pequeña y brillante,  de la literatura romántica. 

¿Qué más puedo añadir? Pues que pese a ser una lectura tan cortita, a contar una historia que a priori no promete sorpresas y que sabes con certeza que dejará con la miel en los labios, El heredero de Edenbrooke es como un instante de ensueño, como soñar despierta en un momento dado, rememorando algo que ansías volver a vivir, compartir o simplemente ver. Y sólo me queda desear que algún día Julianne Donaldson cuente, en una novela larga, la historia de Edenbrooke a través  de los ojos de Philip Wyndham.

martes, 24 de noviembre de 2015

Seduction game - Pamela Clare

Seduction game
I-Team #7
Pamela Clare
Suspense romántico
Ebook
Intermix
20 Octubre 2015 



El agente de la CIA Nick Andris mantiene una férrea vigilancia sobre la periodista de crónica social del Independent Denver Holly Bradshaw. Instalado en la casa colindante, lleva tres semanas espiando sus conversaciones telefónicas, visitas e, incluso, ha registrado la vivienda en su ausencia  para obtener las pruebas que la incriminen como la cómplice del marchante de arte Sasha Dudayev. 

Dudayev, en realidad, es un traficante de armas del que quiere vengarse. Tras el inexplicable fracaso de su última operación, que acabó con Dudayev libre, después de asesinar a sangre fría a su prometida, Nick ha esperado el momento para llevar a cabo su venganza y la seductora periodista es su única oportunidad para darle caza.

Los reportes de inteligencia de la CIA señalan a Holly como la llave de la información que buscan, pero Nick está casi convencido que alguien en la agencia ha cometido un error. Holly Bradshaw no es más que lo que aparenta, una mujer frívola y seductora que parece disfrutar del sexo y es adicta a la ropa de diseño.

Pero Holly no es lo que parece. Nadie en su entorno conoce que se esconde tras la imagen que la seductora rubia muestra, ni su verdadera personalidad ni cuál fue su infancia... ni que cuando la situación lo requiere se basta de su cuerpo y su cerebro para obtener la información requerida y salvar la vida si es preciso.

Pero esta vez ni siquiera su arsenal de armas más efectivo son suficientes para manejar a su apuesto y misterioso vecino, un escritor, antiguo miembro de las Fuerzas Especiales, con el que acaba manteniendo una tórrida relación hasta que descubre que es un agente de la CIA que ha sido acusado de traidor y corrupto. Sólo su entrenamiento, sagacidad e intuición le sirven en esta ocasión para salvar su vida y decidir si puede confiar o no en Nick Andris.

Quiero ser completamente sincera y reconozco que el personaje de Holly nunca se ha contado entre mis preferidos de la saga I-Team. Pese a que en algunas novelas, sobre todo las últimas, hemos vislumbrado un lado de ella inédito hasta la fecha, la imagen que Pamela Clare había dibujado era la de una rubia explosiva, que cambiaba de pareja como de zapatos -y eso que una de las debilidades de Holly son los zapatos- alocada pero muy leal a sus amigas. 

Al lado de otros personajes palidecía un poco.
Pero me bastó leer el primer capítulo de Seduction game para intuir que estaba ante una historia trepidante, sorprendente y vertiginosa, una historia donde Holly me iba a descubrir a alguien opuesto a lo que de ella habíamos visto hasta ahora. Y lo cierto es que la Holly de Seduction game me ha parecido un personaje fascinante.

Cuando comienza la novela Holly sigue desempeñando su trabajo en el Independent Denver y, como en novelas previas, comenta con sus amigas, Kara en esta ocasión, su próxima cita con un multimillonario marchante de arte. 
No se presagia nada nuevo. Al mismo tiempo es espiada por Nick Andris, el misterioso vecino al que aún no conoce. 
La imagen que Nick tiene de Holly es la de una mujer un tanto frívola pero que, lo cierto es que, tras espiarla durante tres semanas, a veces le hace reír y empieza a sospechar que  posee una mente brillante.

El jefe de Nick en la agencia está convencida que Dudayev y Holly son cómplices, pero él no está tan convencido. Sin embargo, en el curso de su misión descubre algo sobre Holly que le hace recelar y, para obtener información, su jefe le sugiere que la seduzca. 

Nick de entrada se niega pero en su fuero interno se siente muy atraído por ella, de modo que inician una relación íntima. Cuando Holly descubre que su apuesto vecino es un agente de la CIA sobre el que al parecer pesa una acusación de corrupción, asesinato y traición trata de huir de él, pero Nick termina secuestrándola.

Holly y Nick tratan de descubrir si pueden confiar el uno en el otro o luchan en bandos opuestos. Algo que no está tan claro, pues si bien Andris la secuestra y mantiene como rehén para que confiese, hay alguien que ha puesto precio a sus cabezas y los matones de Dudayev les persiguen a ambos.

Ni uno ni otro saben en quién pueden confiar y en quién no, ni siquiera el uno en el otro, ni dentro de la propia Agencia. Holly sólo confía en Javier Corbray,  Zach MacBride, Marc Hunter y Julian Darcangelo que, preocupados por su desaparición, tratan de encontrarla y apresar a Nick Andris.

La acción es trepidante, la trama apasionante y la relación entre Nick y Holly te hechiza desde la primera página.  La desconfianza mutua que sienten batalla con el deseo y la atracción que, a pesar de todo, sigue latente entre ellos. La novela está repleta de giros inesperados, de revelaciones y  enemigos que acechan en las sombras.

Reconozco que posiblemente Seduction game no pasará a ser mi novela preferida de la saga I-Team, pues tengo debilidad por Marc Hunter y Julian Darcangelo y sus respectivas novelas son dos de mis preferidas, pero he descubierto una historia magníficamente desarrollada, con mucha intriga, pasión y una romántica historia de amor que me ha atrapado desde la página uno.

Y he descubierto una pareja protagonista explosiva,  cuya relación, como la acción de la novela, no decae en ningún momento. La de Nick y Holly es una historia que pasa por diferentes fases; comienza de un modo casual a ojos de Holly, con subterfugios por parte de Nick, se transforma en una relación de desconfianza, de odio y animadversión, pero los acontecimientos que suceden y los enemigos comunes le obligan a aunar fuerzas para sobrevivir y desentramar la compleja red de secretos y traiciones existente dentro de la Agencia. 

Sexy, sensual, vertiginosa, conmovedora y romántica son algunos de los adjetivos que vienen a mi cabeza al pensar en Seduction game. Es una novela que, como su título indica, comienza con un juego de seducción; es una historia que nos muestra a una Holly inimaginable, si tenemos en cuenta la imagen que de ella teníamos en novelas anteriores, y una historia de amor apasionada y conmovedora que te mantiene en vilo de principio a fin.

Soy fan de la saga I-Team desde que se publicó la primera novela en USA. Es habitual que muchas sagas acaben provocando decepción y a perder la esencia que las caracterizaba -confieso que me vienen varias a la cabeza- pero no es el caso de ésta. Al menos no para mí. Cada novela es diferente y siempre descubro una trama apasionante, donde a través del trabajo de sus protagonistas hay denuncias sociales y donde la historia de amor es el eje del libro y siempre cierras el libro con el corazón encogido pero una sonrisa en los labios. Creo, sinceramente, que podría seguir leyendo novelas del I-Team mucho, mucho tiempo.

lunes, 16 de noviembre de 2015

El guardián invisible - Dolores Redondo

El guardián invisible
#1 Trilogía del Baztán 
Dolores Redondo
Novela policíaca,  novela negra
Editorial Destino 
Círculo de Lectores 
2013



«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»

En los márgenes del río Baztan, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.


Desde se publicó esta novela la he tenido en la estantería. Lo cierto es que desde que leí la sinopsis me llamó poderosamente la atención. Por un lado porque se trata de una novela policíaca y de suspense; por otro porque entremezclaba el misterio con la mitología vasca. 
Sin embargo, no ha sido hasta hace muy poco que la he leído y, lo cierto es que me ha atrapado desde la primera página, no sólo por la historia, sino por la narrativa de la autora que demuestra un don mágico para hechizarte con sus palabras.

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo sin vida de Ainhoa Elizasu. Para esclarecer la extraña muerte de la adolescente, la policía foral pone al cargo de la investigación a la inspectora Amaia Salazar, natural de la pequeña población de Elizondo, y una policía muy preparada y dedicada a su trabajo. Amaia lleva años residiendo en Pamplona. Su regreso a Baztán despierta viejos demonios y recuerdos que la atormentan. Sin embargo, pone todo su empeño descubrir la identidad del asesino. 

Después de analizar minuciosamente el lugar donde apareció el cuerpo sin vida de Ainhoa, la disposición del cadáver y los rastros en las inmediaciones, Amaia y su equipo descubren algunos hechos que les hacen sospechar que la muerte de la Ainhoa guarda similitudes con la muerte de otra joven acontecida un año atrás, Carla. El novio de la joven fue detenido como el culpable, pero primero el asesinato de Ainhoa y más tarde nuevos crímenes, arrojan una nueva luz al caso.

Los extraños rituales que envuelven a las víctimas, junto con los restos hallados propician que la prensa comience a referirse a ellos como “los crímenes del Basajaun”, en referencia a la criatura mitad humana mitad animal que, según la mitología vasca, protege los bosques del valle de Baztán.

Para resolver el caso, la inspectora Salazar deberá no sólo introducirse y recorrer los oscuros recovecos de la turbia mente del criminal, sino luchar contra los demonios de su pasado y los aciagos recuerdos que el regreso a su Elizondo natal despierta. 
El reencuentro con sus hermanas y su tía resucita viejas rencillas familiares y la enfrentará a secretos largamente escondidos. 

Como decía al comienzo de estas líneas, más allá del apasionante argumento de El guardián invisible, fueron las mágicas palabras de su escritora las que me hechizaron en un instante, instándome a seguir leyendo. Pues la narrativa es pulcra, elegante, misteriosa y, en ocasiones, desprende misticismo. De modo que si la historia no me hubiera atrapado -que no ha sido el caso- me hubiera impelido a seguir leyendo. 
Es algo que muy pocos escritores logran que me suceda. Reconozco que es una debilidad mía, engancharme a un libro por una prosa maravillosamente bien escrita que, cuando la historia además te atrapa, es un doble regalo.

Narrada desde el punto de vista omnisciente, nos permite vislumbrar los pensamientos de Amaia, pero también sus miedos y debilidades, conocer a los miembros de su familia y, como a vista de pájaro, sobrevolar sobre Elizondo, para ver y oír a las gentes del lugar, las familias de las víctimas, incluso los pensamientos del asesino y conocer la compleja dinámica del equipo de investigadores, con rencillas y lealtades enfrentadas.

El uso que hace Dolores Redondo de la mitología vasca, enlazando sus mitos y creencias populares con la investigación de una serie de crímenes, me ha parecido no sólo brillante, sino inteligente. 
Pues, después de todo, la acción se sitúa en una región de arraigadas en costumbres, donde la mentalidad popular se sustenta en el folcklore y en las tradiciones del valle de Baztán, donde los negocios pasan de padres a hijos, las viejas casonas se conservan y los recién llegados son tratados con recelo.
Para algunos Amaia es una forastera, pues lleva años viviendo en Pamplona y al valle de Baztán no la unen gratos recuerdos; para otros es una baztanesa más.

Mas, al margen de la brillante pluma de la escritora, la trama policíaca es apasionante. Y, el curso de la investigación, muestra al mismo tiempo los enrevesados hilos de la dinámica de la familia Salazar y las tres hermanas.

Flora es la mayor, fría, controladora y con un punto manipulador que no despierta la empatía del lector. Ros, la mediana, es una mujer infelizmente casada, anulada por un lado por un marido que ha ido minando su confianza, y por otro por su autoritaria hermana mayor. La tía Engrasi es el bastión de las tres hermanas, sobre todo de Amaia pero también de Ros, pues ejerció de madre de Amaia desde muy tierna infancia.
Por otro lado está James, el marido de Amaia, un escultor dedicado en cuerpo y alma a su profesión a su mujer, tan comprensivo y buena persona que, en mi opinión, desentona entre tanto lobo como pulula en la historia. 
Por último, destacaría a los otros dos miembros de la familia que quedan: Víctor y Fredy, los maridos de Flora y Ros respectivamente, además de Rosario, la madre de las tres, qur vive recluida en un centro psiquiátrico para enfermos mentales. Es un personaje que me ha helado la sangre.

La trama policial es subyugante, hilvana con maestría el curso de la investigación con los pensamientos y sentimientos tanto de Amaia como del equipo de investigadores, Jonan, Zabalza, Montes e Iriarte, las rencillas entre ellos, desconfianzas y lazos de amistad.
Además  este hilo se entrelaza muy hábilmente al referente a la trama familiar.
No obstante, la protagonista indiscutible de la novela es Amaia Salazar, un personaje fuerte, carismático que lleva con mano de hierro la investigación, a la vez que debe lidiar con los prejuicios que suscita el que una mujer sea la que dirige el caso, los problemas familiares que la rodean y sus propios demonios.

Pese a tratarse de una novela bastante extensa la lectura es fluida, ágil; la acción es trepidante, no decae en ningún momento. Está aderezada con maravillosas descripciones del valle de Baztán, envuelta con la mitología que impregna la mentalidad de sus habitantes y que, poco a poco, se filtra en la analítica y lógica mente de la inspectora Salazar. 

Por último también quiero destacar la minuciosidad con la que avanza la investigación, recreando las diferentes fases, abordando detalles criminalísticos  y los giros inesperados que toma.

En definitiva, El guardián invisible es un inicio apasionante para la trilogía del Baztán. Protagonizada por una inspectora sobradamente preparada pese a su juventud, capaz de adentrarse en la mente de un asesino, pero que debe lidiar con sus debilidades, cuenta una historia policíaca que aúna intriga y mitología en un marco de inconmensurable belleza y leyendas que finaliza con un desenlace sorprendente. 

lunes, 9 de noviembre de 2015

Un marqués de fábula - Nuria Llop

Un marqués de fábula (novela corta)
2.5#  Madrid Siglo de Oro
Nuria Llop
romántica histórica
Edición digital (autopublicación)
31 agosto 2015



Felipe Aldana, el marqués de Monteseco, necesita una esposa que pueda ser la madre ideal para su hija de catorce meses de edad. Cada noche, antes de acostarla, le narra, como si de un cuento se tratara, su infructuosa búsqueda mientras la niñera de la pequeña escucha a escondidas. 
El marqués de Monteseco es un personaje secundario de "La diosa de mi tormento" que, en este relato, tendrá la oportunidad de encontrar el amor de su vida.

Felipe Aldana regresa de Madrid poco después de ser rechazado por Catalina de Velasco. Al pomposo y relamido marqués, como suele decirse, le han bajado de los humos. Ni su apostura, ni su título, ni el haber sido su primer amor fueron suficientes armas para conquistar a Catalina y lograr que lo aceptara por esposo. 
El tiempo apremia para el marqués, pues la dote que obtuvo tras su primer matrimonio la ha ido despilfarrando poco a poco en los últimos años. Con pocos recursos, sabe que la única salida que le queda es volver a casarse con una rica heredera.

Pero tras haber sido rechazado por Catalina, se ve en la tediosa labor de buscar esposa. De modo que confía a su buen amigo Juan de Velasco a la hora de elegir a su futura marquesa. De Velasco y su esposa confeccionan una lista con las jóvenes herederas que podrían convertirse en la marquesa de Monteseco y realizan una fiesta para que las conozca
Pero ninguna de las mujeres que ha ido conociendo le atrae lo suficiente como madre para su hija ni como la compañera con la que para pasar el resto de su vida.

De modo que busca refugio en su hijita Mariana y, cada noche, antes de que la pequeña se duerma, le cuenta un cuento sobre un marqués que no es otro que el propio Felipe Aldana. Ángela Riego, la niñera de la niña, secretamente enamorada del marqués, escucha a hurtadillas cada noche la historia. Hasta que una noche el marqués la invita a escucharla junto a Mariana.

Un marqués de fábula es una novela muy cortita que narra la historia del marqués de Monteseco, el pretendiente rechazado de Catalina de Velasco. Es una lectura muy breve, de apenas sesenta páginas, que cuenta la aciaga situación en que queda el marqués y su acuciante necesidad de encontrar una esposa adinerada cuanto años.

Poco queda del engreído y egoísta marqués de La diosa de mi tormento. En su lugar nos encontramos con un hombre más humilde a quien la humillación sufrida le ha hecho tocar la tierra con los pies. Sabe que es imperioso casarse con una dama de alcurnia, pero no puede evitar sentirse atraído por Ángela, la tímida niñera de Mariana.

Tratándose de una historia tan breve, con un plantel de personajes que se reduce al marqués y Ángela, con la niña, Juan de Velasco y las posibles esposas del noble. Y del que poco más puedo explicar sin desvelar demasiado.

No se trata de una novela profunda ni de esas que dejan una huella indeleble, la sencillez y escueta extensión no lo permite, pero es una bonita y dulce historia que nos permite ver al marqués de Monteseco bajo otro prisma, que en cierto modo se redima de errores pasados y que le concedamos una segunda oportunidad. La pregunta es, ¿se la dará Ángela?

Pese al reducido número de páginas y a la sencillez de su trama, es una lectura dulce y, en ocasiones, divertida. Me ha sorprendido muy gratamente ver a un marqués diferente, a un padre abnegado y a un hombre dispuesto, de verdad, a conquistar a una mujer. 
Realmente no puedo explayarme más, pues debería desvelar los poquitos misterios que trata de mantener silenciados.

Sólo me estar añadir que Un marqués de fábula nace a partir de La diosa de mi tormento, de la que conserva, en un escenario más pequeño, un poco de la ambientación histórica, la elegancia de su narración y una bonita historia de amor. 

martes, 3 de noviembre de 2015

Hasta que el amor nos separe - Silvia García Ruiz

¡Buenos días! Esta semana tengo un poco complicado subir nuevas críticas o reseñas, pero haré un esfuerzo. De hecho tengo varias empezadas. 
En cualquier caso hoy quiero compartir la de Hasta que el amor nos separe.
¡Qué paséis una feliz semana! Y muchas gracias por leerme, de verdad.

Hasta que el amor nos separe
Silvia García Ruiz
Comedia romántica
Esencia
Mayo 2015


Anna Lacemon es una mujer inteligente, ingeniosa y cabezota que odia profundamente el día de San Valentín. Empujada por dicho sentimiento, decide crear Love Dead, un peculiar negocio dedicado a aquellos que deseen molestar a alguien con un regalo impertinente.

Jack Brisbane, un rico y famoso empresario que adora San Valentín, es propietario de la conocida cadena de tiendas Eros, destinadas a proporcionar románticos momentos a los enamorados. Cuando el poderoso magnate Donald Brisbane le pide ayuda a su hijo para deshacerse de la fastidiosa Anna Lacemon, Jack accede a enfrentarse a ella abriendo una de sus tiendas frente a la de su rival.

Tras conocerse, Anna y Jack llegan a la conclusión de que solo uno de ellos puede tener cabida en la zona comercial, así que hacen una apuesta, cada uno usando sus armas: él tiene que conseguir que Anna se enamore de él, ella únicamente tiene que lograr que Jack acabe odiándola.

¿Quién de los dos ganará?

Hace un tiempo leí Mi perfecto sapo azul, novela que encontré divertida y muy refrescante. Lo cierto es que me dejó con ganas de leer otra historia de Silvia García Ruiz porque tengo debilidad por los libros que me hacen reír, pese a que el argumento no prometa grandes sorpresas. A veces quiero risas, sin más. Así no dudé mucho en leer Hasta que el amor nos separe. 
En líneas generales Hasta que el amor nos separe tiene mucho en común con Mi perfecto sapo azul. Es una comedia romántica cuyos protagonistas se detestan, se odian profundamente, pero el deseo surge de cuando en cuando -con frecuencia más bien- lo que hace ese jurado odio pierda fuerza en ocasiones.

Anna Lacemon odia San Valentín. Ese odio tan arraigado no es producto de un amor que la marcó de por vida, sino a la fecha de su nacimiento y por ende de su cumpleaños.
Anna nació, desafortunadamente en su opinión, un 14 de febrero, lo que significa que a menudo ese día que debería ser “su día” pasa inadvertido para las personas que la rodean. La marcó especialmente la indiferencia de su padre, quien abandonó a la madre de Anna para volver a casarse. Desde entonces dejó de estar presente de manera constante en la vida de su única hija y a olvidar el día de su cumpleaños.

De modo que Anna odia San Valentín y a Cupido con toda su alma. 
Así nace la idea de su tienda, como una apología a la muerte a San Valentín, metafóricamente hablando.
Tan arriesgado negocio significa que deba enfrentarse a muchos escollos en el camino. Conseguir la financiación para abrirlo fue el primero, pues Donald Brisbane, el director del banco, fue muy pero muy renuente a concedérselo. En el proceso Anna se ganó su animadversión y un enemigo de por vida, pues desde entonces el magnate ha jurado hacer todo cuanto esté en su mano para lograr que esa Lacemon cierre su tienda.

Su último intento es pedirle a su hijo menor, Jack, quien en lugar de seguir sus pasos y trabajar en el banco, es dueño de la cadena de tiendas Eros, dedicadas a San Valentín  y al amor, que se deshaga de Anna. Lo que no significa liquidarla cual mafioso italiano, sino hacer que cierre el negocio. 
Jack abre una tienda enfrente de Dead love y ahí comienzan las desavenencias entre ellos. Aun cuando Anna ignora que Jack es el hijo de Donald Brisbane. 
Pero cuando ni las amenazas legales pueden disuadir a Anna de cerrar Dead love, Jack decide actuar de otra manera: seduciéndola y enamorándola. Jack y Anna hacen una apuesta que cambiará el curso de sus vidas y negocios. 

Como digo al inicio de estas líneas, hay algunas similitudes entre Hasta que el amor nos separe y Mi perfecto sapo azul: sus protagonistas se odian. Ese  odio fluctúa al deseo en milésimas de segunda, pero apagado el fuego de la pasión otras llamas vuelven a prender.
Mientras Anna es impulsiva, deslenguada y descarada, además de implacable y tozuda, Jack reencarna al típico mujeriego y seductor nato. Es millonario, muy atractivo y con encanto suficiente para seducir hasta a la menos receptiva, pero encuentra en Anna a la horma de su zapato. 

La novela cuenta los encuentros y desencuentros de esta explosiva pareja, un romántico empedernido y seductor nato contra una cínica respecto al amor. Son incompatibles en todo excepto en el dormitorio, y hacen buen uso de eso de que “en el amor y la guerra todo vale” porque la batalla está servida.

Hasta que el amor nos separe es una novela divertida y alocada donde la dialéctica entre sus protagonistas se muestra en todo su esplendor, donde las trastadas -a veces, tal vez, un poco infantiles- son constantes y donde es difícil decidir quién es el vencedor y quién el vencido. 
Lo que caracteriza ante todo esta novela es el sentido del humor irreverente y las pullas continuas y constantes entre sus protagonistas. 

Me ha divertido especialmente las trastadas que Anna y sus empleados -un grupo variopinto y muy leal- maquinan y llevan a cabo, como el regalo por San Valentín que sin falta cada año envían a Donald Brisbane.

Sin embargo, aunque es una historia amena donde las escenas de humor abundan, tengo que reconocer que la historia de amor no me ha hecho pasar tan buen rato como Mi perfecto sapo azul. Trataré de explicar por qué: por un lado, la actitud de Anna hacia Jack no siempre me resulta divertida, en ocasiones creo que es un poco infantil y sus reacciones, tal vez, un poco exageradas aun siendo una comedia romántica. 
Encontré que la actitud de Elisabeth y Alan, los protagonistas de Mi perfecto sapo azul, aun siendo también disparatada y divertida, fluía con más naturalidad. 
Y por otro, creo que hay muchas escenas de sexo y creo que no todas son necesarias.  

Sin embargo, me gusta el estilo fresco, desenfadado y el sentido del humor que imperan en las novelas contemporáneas de Silvia García Ruiz,  el humor que destilan sus historias y la irreverencia de sus personajes y seguro que seguiré leyéndola. 
Por último, pese a lo que comento sobre la novela, tengo que decir que por contra el final me ha gustado mucho. Tiene un punto emotivo muy bonito que ha hecho que cerrara el libro con una sonrisa.



sábado, 31 de octubre de 2015

Once more, my darling rogue - Lorraine Heath

Once more, my darling rogue
#2 Scandalous gentlemen of St. James
Lorraine Heath
Romántica histórica 
Avon
26 agosto 2014



Nacido en las calles y criado en el seno de la aristocracia, Drake Darling no puede ignorar su sórdido origen. No cuando Lady Ophelia Lyttleton lo desprecia en cada oportunidad a su alcance, en un recordatorio constante de que él no es uno de ellos. 

Pero después de rescatarla de morir ahogada en las aguas del Támesis, Drake descubre que la dama ha perdido la memoria. De modo que idea tomarse una pequeña revancha y le hace creer que es su ama de llaves. Lo que nunca imaginó es que acabaría enamorándose de esa encantadora beldad.

Aunque no puede recordar su vida antes de conocer a Drake, Ophelia no duda que su lugar está al lado de él. No puede negar el deseo que siente por su oscuro y taciturno señor, no puede ignorar las consecuencias. Cuando recupera la memoria, Ophelia queda devastada por su traición.
Y ahora Drake debe arriesgarlo todo para demostrarle que puede entregarle de nuevo el corazón a ese granuja.

¡Qué novela más bonita!
Comencé esperanzada y expectante la lectura de Once more, my darling rogue, pues la anterior novela de esta saga My when the Duke was wicked me conmovió como hacía mucho no lo hacía una novela. Además, debo reconocer, que tengo cierta debilidad por el personaje de Drake Darling. 

En primer lugar quisiera hacer una pequeña aclaración. Dado que Scandalous gentlemen of St. James nace a partir de Los huérfanos de St James, que no se ha publicado -al menos hasta la fecha- completa en España, os pondré un poco en antecedentes a aquellas lectoras que no la conozcáis.

Scandalous gentlemen of St. James es una saga que está protagonizada por algunos de los hijos de los huérfanos que se criaron en los bajos fondos londinenses. La anterior novela estaba protagonizada por Grace Mabry, la hija de Frannie y Sterling Mabry. En esta ocasión el protagonista es Drake Darling, el niño al que Frannie y Sterling acogieron y criaron como a un hijo. 

Así como los huérfanos de St. James, Drake se crió en las calles de Londres. A pesar que de los Duques de Greystone lo acogieron en su familia y lo criaron como al resto de sus hijos, no olvida que es el hijo de un asesino. Así es como se ve. Nunca ha olvidado sus orígenes ni se ha sentido parte de la nobleza, pero más por una concepción propia que por el desprecio de los demás. Excepto Lady Ophelia Lyttleton, la mejor amiga de Grace, que lo trata de un modo déspota y grosero, recordándole siempre que no son iguales. 

Drake dirige el salón de juego para caballeros de Dodger. Una noche mientras pasea por la orilla del Támesis descubre a una mujer inconsciente y cubierta de barro. Sin saber qué hacer con ella se la lleva hasta la mansión que recién ha adquirido. Es allí cuando descubre que se trata de su némesis: Ophelia Lyttleton. Para su sorpresa y la consternación de la dama, al volver en sí sufre amnesia y no recuerda su nombre  ni su vida ni como llegó al río. 

Aguijoneado en su orgullo por el modo altanero en lo que lo trata -aun amnésica- le hace creer que es su ama de llaves. Su intención es bajarle un poco los humos para al día siguiente sacarla de su error. Sin embargo, mientras trata de descubrir qué le sucedió a la dama, los acontecimientos que suceden hacen que la farsa se prolongue otro día y otro y otro...

Mientras conviven como el señor de la casa y su sirvienta sucede lo inimaginable. Drake descubre a una Ophelia diferente, sensible, voluntariosa, con sentido del humor y un gran corazón. Y Ophelia, desprovista de la altanería de su posición -porque antes de sufrir amnesia es una joven consentida, mimada y snob- comienza a sentir una atracción prohibida por el hombre que supone es su empleador.

Tengo que reconocer que, tal vez, la historia de la anterior novela me conmovió tanto y me pareció tan original que es difícil que aun perteneciendo a la misma saga pueda llegarme al corazón de igual modo, pero casi lo consigue. 
Porque la historia de Ophelia y Drake es preciosa. Es romántica, dulce y también muy conmovedora.

Lo cierto es como he esbozado antes, al comienzo del libro Ophelia es sencillamente odiosa. Remilgada, antipática y altanera. Al menos lo es con mucha gente, especialmente con Drake. Pocas personas, entre las que se encuentra su mejor y queridísima amiga Grace, conocen otra cara de ella. 
Así que de alguna manera perder la memoria es una bendición, pues sirve para conocer a la joven sin los prejuicios y engreimientos con que la engalana su posición social. O la máscara que luce.
Drake Darling mantiene la esencia de los huérfanos de St. James: se crió en las calles, tiene un sórdido pasado a sus espaldas, no olvida su origen, de donde desciende y la sangre que corre por sus venas. 

Con estos antecedentes es difícil imaginar cómo estas dos personas tan alejadas socialmente, en valores, personalidad y sentimientos puedan cruzar sus caminos y no querer separarlos. 
Ésa es la magia de esta historia, eso es lo que os invito a descubrir leyendo esta preciosa historia de amor. 
Es una historia conmovedora. 
Ambos protagonistas esconden un lado vulnerable, un secreto que no quieren que el mundo vea. Pero lo más bonito es como, odiándose como se odian al comienzo de la novela, empiezan a verse con otros ojos y a partir de ahí a dejar caer las capas con que se protegen.

Por supuesto, Once more, my darling rogue cuenta con un plantel estelar de personajes secundarios como Grace, la hermana de Drake, y  su marido Lovingdon, Frannie y Sterling, sus padres de acogida, el resto de huérfanos de St James, entre los que destacaría a Jack Dodger, así como Avendale, el hijastro de William Graves.

No puedo desprenderme de la sensación de que, en realidad, apenas he esbozado la historia que cuenta este libro, pero, sinceramente, es lo que pretendía. Os garantizo que así la lectura es más deliciosa para el que la descubre.

Once more, my darling rogue es una novela maravillosa, de esas que cuando comienzas a leer te muestra unos personajes y una aparente realidad que, poco a poco, va transformándose en otra sorprendente. Sus personajes son imperfectos, ambos tienen un pasado a sus espaldas; la trama sorprende, rodeada de misterios, secretos y una historia de amor preciosa e inolvidable.
Es una historia que me ha llegado al corazón, que ha cumplido todas y cada una de las expectativas que había depositado en ella y que me ha hecho cerrar el libro con una sonrisa. Sencillamente preciosa.


jueves, 29 de octubre de 2015

El profeta - Amanda Stevens

Esta semana he escogido para comentar novelas paranormales, de misterio y un poco de terror, para no desentonar con Halloween. Bueno, la verdad es que, casualmente, son de las novelas que he leído recientemente. ¡No voy a mentir! Después de El reino hoy toca la tercera de la serie La reina del cementerio: El profeta.
¡Muchas gracias por leerme! Un saludo y feliz jueves

The prophet
#3 La reina del cementerio
Amanda Stevens
Romántica paranormal
Roca editorial
2 octubre 2014



«Ha llegado la hora de la verdad: necesito que encuentres a mi asesino. Todas las piezas empiezan a encajar y tienes que descubrir al responsable.»

Amelia ha regresado a Charleston después de habérselas visto con la muerte en Asher Falls. Se ha dado cuenta de que romper las reglas que su padre le impuso supone pagar un precio muy alto, y que podría tener consecuencias incontrolables.
Su mayor problema ahora es mantenerse alejada de John Devlin, un hombre que la fascina y aterra a partes iguales. Aunque sus sentimientos por él son innegables, no puede tenerle cerca mientras sigan acechándolo los fantasmas de su esposa e hija.

Sin embargo, Amelia pronto se dará cuenta de que ella tiene un problema mucho mayor: esta vez hay un fantasma que la acecha a ella. El fallecido oficial de policía Robert Freemont, a quien asesinaron con un tiro por la espalda, le pide ayuda para encontrar a su asesino….

Hace unos días decía que El reino, pese a que me atrapó de principio a fin y me sorprendió por los giros que dio la trama, absolutamente inesperados, no me pareció una novela tan magnífica como La restauradora. La principal razón es que eché en falta al personaje de Devlin.
Pero confieso que estaba ansiosa por leer El profeta, donde tenía puestas mis expectativas en dos tramas: el reencuentro de Amelia y Devlin y, también, por descubrir la identidad del asesino de Robert Freemont.
Eso sí, no quiero desmerecer El reino, pues dejó en el aire algunos interrogantes que también estoy ansiosa por conocer.

La novela da comienzo con el regreso de Amelia a Charleston, aún aturdida después de todo cuanto aconteció en Asher Falls y los increíbles descubrimientos que hizo sobre su nacimiento y su don. La universidad de Charleston, con la recomendación del doctor Shaw, le ofrece nuevamente que se haga carga de la restauración del cementerio de Oak Grave. 
Los acontecimientos de los que fue testigo dejaron una impronta en Amelia, pero necesita enfrentarse a sus miedos y acepta, aun y cuando eso significa permanecer en Charleston y reencontrarse con Devlin.

Desde su llegada a la ciudad intenta mantenerse alejada de Devlin, lo evita, más aún cuando sospecha que el detective mantiene una relación con otra mujer, y los celos la consumen. Con lo que está concentrada en reanudar su trabajo en el cementerio de Oak Grave. 

Al poco de su regreso, el fantasma de Shani, la hija de Devlin, vuelve a aparecer ante ella. El olor a jazmín de la pequeña la acosa, tiene la sensación de que la vigila y que trata de dejarle mensajes. Pero esta vez, para sorpresa de la restauradora de cementerios, su presencia es aún más notable y su insistencia inagotable. Ni siquiera en tierra sagrada puede huir de ella. 
Pero, finalmente, accede a ayudar a Shani quien le suplica ayuda con desesperación. 
Amelia se siente incapaz de negarse, pese a que eso significa volver a romper las reglas que su padre le inculcó desde su niñez, cuando descubrió su don. 

Pero Shani no es la única que demanda ayuda a Amelia. El fantasma de Robert Freemont, el policía que fue asesinado por la espalda, reaparece dispuesto a no dejarla ni a sol ni a sombra. La acecha, le pide que se convierta en sus ojos y oídos en el mundo de los vivos y, a cambio de desaparecer, le pide que descubra la identidad de su asesino.

Pero para cumplir con las promesas dadas a Shani y a Robert, Amelia rompe las reglas sagradas que su padre le inculcó e, inevitablemente, su camino vuelve a cruzarse, una y otra vez, con el de Devlin. A su vez Devlin está inmerso en una investigación extraoficial extremadamente peligrosa que acaba implicando a Amelia. 
¿Será capaz de mantener la promesa que se hizo de no volver a rendirse ante él?

El profeta es la tercera novela que compone la serie de La reina del cementerio. En este libro las tramas que quedaron inconclusas antes de que Amelia se marchara a Asher Falls se cierran. 
Así que, aquí se descubre por qué Shani pide ayuda a Amelia y quién asesinó a Robert. Evidentemente no revelaré nada, pero confieso que los recovecos a los que ha llegado la historia me han dejado impactadísima.

Sin embargo, pese a concluir esas tramas, Amanda Stevens deja en el aire la sombra de un nuevo argumento, sorprendente, que imagino se cerraran en las próximas novelas. Pues aunque inicialmente parecía que El profeta sería la última, no es así.

La novela es apasionante, la trama de misterio magnífico, te sobrecoge y te mantiene en vilo de principio a fin; la incertidumbre ante los misterios que reinan en la novela es constante. 
Y, en lo referente a la parte romántica, la historia de Amelia y Devlin, no decepciona porque supone el reencuentro de la pareja que debe enfrentarse a viejos dolores y a la verdad sobre la huida de Amelia. Y es una relación donde la presencia de los fantasmas del detective, pese a que es la razón más importante que los separa, es también una de las tramas que acaba propiciando un acercamiento entre ellos.

Mientras que en El reino Amelia se nos mostró como una mujer que no controlaba su vida, sino que estaba en manos de aterradoras fuerzas desconocidas, en El profeta se revela como una persona fuerte, con carácter, que trata de mantener el control de la situación y hace uso de su inteligencia y don para descubrir los interrogantes que rodean a los fantasmas de los muertos que la acechan. 
En cierto modo Amelia aparca, encierra en un rincón de su mente, todo cuanto aconteció en Asher Falls y la magnitud de los descubrimientos realizados.  Pero su manera de enfrentarse a vivir rodeada de los espíritus de los muertos que pueblan el mundo cambia drásticamente. Es más madura.
Por su parte el personaje de Devlin sigue manteniendo ese halo oscuro y peligroso, con esa esencia intangible de los oriundos de Nueva Orleans, pero muestra un lado más humano, más cercano. 
Lo cierto es que me ha encantado el giro que da la relación entre ellos. Es una pareja con mucha química y la historia, aun bajo el halo de amor imposible, es bonita.

Como ya expuse al principio, se cierran esas historias inconclusas de La restauradora, pero se abren un futuro un tanto incierto o, más que incierto, apasionante de leer. No puedo dejar de preguntarme qué sucederá. ¿Y qué sucederá con respecto al legado de los Asher y los interrogantes que su aparición dejó en el aire?
Tengo que reconocer que estoy enganchada a esta serie.

martes, 27 de octubre de 2015

El Reino - Amanda Stevens

The Kingdom
# 2 La Reina del Cementerio
Amanda Stevens
Roca Editorial
Mayo 2014



Amelia abandona Charleston y viaja hasta Asher Falls, en Carolina del Sur, donde ha aceptado realizar la restauración del cementerio. La oferta de trabajo parece caída del cielo. La oportunidad le sirve para alejarse un tiempo y poner distancia con Devlin, el detective del que está enamorada, y con el que rompió la normas que su padre le impuso para protegerse de su don.

Pero una vez llega a Asher Falls descubre que, en realidad, hay dos cementerios, no uno. Uno quedó hundido bajo las aguas del lago, el otro es el que debe restaurar. Enseguida se percata que Asher Falls es un pueblo casi fantasma, devastado. Rodeado de lagos y montañas sólo puede accederse a él a través del ferry. Casi tan inaccesible como el enclave son sus habitantes, herméticos y más  recelosos de lo que cabría esperar en una población tan pequeña. 
Excepto los Asher, la familia más influyente del lugar y que da nombre al pueblo, y que muestran una curiosidad inquietante por ella, sobre todo el joven Thane.

Pero lo más inquietante de todo es que Amelia descubre la presencia de un fantasma en las inmediaciones del lago, donde se encuentra la casita donde se hospeda. El fantasma, con apariencia de ser mujer joven, parece instarla a abandonar Asher Falls. 
Pero esta vez Amelia está decidida a no volver a romper las reglas que su padre le inculcó e intenta ignorar la presencia espectral. 

Una vez que comienza a trabajar en el cementerio, descubre una tumba sin nombre a las afueras del cementerio. Pese a la extraña ubicación está bien cuidada, limpia y con flores frescas. Pero cuando indaga sobre la identidad de la persona enterrada nadie sabe darle una respuesta. Intrigada, se propone descubrirlo.

De repente comienzan a acontecer hechos espeluznantes y Amelia tiene la inenarrable sensación de que además de restaurar el cementerio, es algo más lo que la ha llevado hasta aquel pueblo. 

La restauradora me dejó una impresión inolvidable. Es una de esas novelas que me parecieron una revelación, un descubrimiento para atesorar. Diría que incluso para lectoras que no sientan debilidad por la romántica paranormal. 
Eso hace que empezara la lectura de El Reino con muchas expectativas. 
Si bien no me ha parecido una novela tan excelente como la anterior, admito que me ha atrapado y mantenido en vilo durante gran parte de la lectura y, salvo algunos puntos que me han desconcertado, me ha fascinado.

Para mí el punto más decepcionante de la novela ha sido la ausencia de Devlin en la trama. Es cierto que Amelia huye de Charleston y de Devlin, acechado por los fantasmas de sus difuntas mujer e hija. Pero pese a que el peso de las historias recae sobre la trama de suspense paranormal, la historia de Amelia y Devlin es uno de sus mayores atractivos. Y en cuanto me percaté que no estaría en El reino me desilusioné un poco.
En cierto modo siempre está presente, pues irrumpe a menudo en los pensamientos de Amelia. Sin embargo la aparición de Thane, interesado en Amelia, pese a que es un personaje que resulta muy atractivo y misterioso, es algo que me ha desconcertado un poco. 

Pero pese a que no conocemos aún cómo sigue la relación de Amelia y Devlin, El reino tiene muchos elementos para atraparte en su lectura, pues es una novela inquietante, tenebrosa y con mucha intriga. 

La protagonista indiscutible es Amelia, conocida como La reina del cementerio. 
La trama gira alrededor de su estancia en Asher Falls, donde va a llevar a cabo la restauración del nuevo camposanto. Sin embargo, se encontrará no sólo con un fantasma que tratará de comunicarse con ella, sino con respuestas a algunas de las preguntas sobre su don y su pasado con las que nos dejó La restauradora.
Por ello, aunque no conozcamos qué sucede, de momento, con Devlin, es una lectura que me ha cautivado. 

Asher Falls casi es un personaje más, pues te rodea con su atmósfera oscura y tenebrosa poniéndote la piel de gallina a medida que recorres con la lectura sus calles, el cementerio, el lago o la vieja biblioteca.
Los residentes del pueblo, herméticos, secos y, algunos, un tanto siniestros hacen la trama más interesante y espeluznante; despiertan sospechas y recelos según avanza la lectura. Todos te hacen sospechar, pues no puedes desprenderte de la intangible certeza de que ocultan algo. 

Para mí, sin duda, el mayor atractivo de la novela reside en los descubrimientos que hace Amelia en Asher Falls y cuáles son las razones que subyacen a su llegada al pueblo, el misterio que rodea la tumba solitaria, el papel que juegan los habitantes del lugar en los extraños hechos que acontecen, el porqué de la brusquedad hacia Amelia y, por supuesto, las raíces del mal que asola el pueblo y el lago.

No es que la vida sentimental de Amelia queda ignorada, pues la aparición de Thane Asher, interesado en ella, abre una subtrama que, sinceramente, por un lado me resultó interesante, pero por otro me desconcertó, pues esperaba la trama Amelia y Devlin acaparase una pare de la historia.

Tampoco pude desprenderme de esa sensación, similar a la que te dejan las películas de terror, donde ves como la chica se interna en un lugar donde sabe le acecha el asesino de turno, pero aún así, no da media vuelta y se marcha.
Me sucede algo parecido en todo lo referente a la presencia de Amelia en Asher Falls. Me explico. Según avanza la novela y Amelia descubre las verdaderas razones por las que fue contratada, lo más sensato, tal vez, hubiera sido marcharse. Pero ella permanece en el pueblo.
Claro, si vuelve a Charleston se acaba la novela, pero no pude dejar de tener esa sensación de poca lógica por su parte.

En cualquier caso, si bien El reino no la considero una excelencia, es una notable novela paranormal romántica, más paranormal que romántica en este caso, necesario para conocer las raíces de Amelia y de su don. Por ese lado la novela ha cumplido mis expectativas. Las revelaciones son asombrosas...

domingo, 25 de octubre de 2015

Un héroe en Nueva York - Nora Roberts

Local hero
Nora Roberts
Romántica contemporánea
Harlequín Ibérica/Top novel
2003/Octubre 2009




Hester Wallace se ha mudado junto a Radley, su hijo de nueve años, a un nuevo apartamento en Nueva York. Ha conseguido un trabajo de gran responsabilidad en la banca. Hester está divorciada, no cuenta con la ayuda del padre de Radley; lleva haciéndose cargo ella sola de su educación y manutención desde hace seis años.

Pero pese a la ausencia de un padre, Radley es un niño feliz. Es un fanático de los cómics, así que cuando descubre que su vecino de la planta de abajo es Mitch Dempsey, el autor de la serie del capitán Zark, su preferida, está en éxtasis. Más aún cuando Mitch no resulta ser el adulto típico, aburrido y responsable, sino alguien que le trata de igual a igual, que le pide consejo para sus libros y que además tiene un perro alucinante llamado Tas. Radley llega a la conclusión de que, después de todo, cambiar de barrio y de colegio no ha sido una mala idea.

Hester en cambio no está segura de que sea una buena idea alentar las amigables atenciones de Mitch. Pese a que al principio le pareció un inmaduro, es apuesto y considerado y resulta ser alguien de confianza cuando se ofrece a cuidar de Radley por las tardes, mientras ella trabaja. Pero Mitch también le hace recordar que además de madre sigue siendo una mujer.

Mitch tiene treinta y cinco años, adora su trabajo, que le permite no tener que ir a la oficina y tener el horario que se le antoje. Lo cierto es que nunca le ha pasado por la cabeza la idea de ser padre, pero a medida que pasa las tardes con Radley, que resulta ser un crío increíble, la idea comienza a rondarle y a desear pasar más tiempo con Hester, la tímida y atractiva madre del chico.

Y aunque su trabajo consiste en crear héroes, Mitch nunca se ha visto a sí mismo como material para serlo. Sin embargo está dispuesto a conquistar a Hester como sea e, incluso, a comprometerse en una relación. Pero la mala experiencia en su primer matrimonio no hace Hester material de la novia de nadie. ¿Será capaz Mitch de demostrarle lo contrario?

Un héroe en Nueva York es una sencilla, romántica y tierna historia de amor, ambientada en la ciudad neoyorquina, que me ha atrapado desde la primera página. Pese a no ser una de las novelas más emblemáticas de esta autora, confieso que la he leído ya en varias ocasiones porque me parece adorable.

Si hay una autora cuyos protagonistas masculinos están hechos para ser héroes es Nora Roberts. Y Mitch, sin duda, lo es. A primera vista tiene los rasgos típicos de los protagonistas masculinos de esta escritora: no es sólo es larguirucho, apuesto, divertido, leal y protector -un dechado de virtudes- sino que bajo esa apariencia despreocupada esconde el corazón de un dragón y el espíritu de un niño.
¿Cómo pensar que Hester no pueda enamorarse de él?

Un héroe en Nueva York no es una novela muy extensa. Y reitero que puede que no sea la más popular de Roberts. De hecho tampoco es una historia que desborde originalidad; cuenta la típica historia de la madre soltera con un matrimonio fracasado a cuestas que reniega del amor, cuenta con el niño adorable, avispado y cariñoso, cuenta con el perro grandote, torpón pero dulce, y cuenta con el atípico protagonista masculino encantador.

Es una novela que si la ambientases en Navidad sería una bonita lectura navideña; o en San Valentín -que transcurre a lo largo de la historia- sería también una lectura idónea. Porque es dulce y romántica.
Porque cuenta con unos protagonistas comunes y corrientes que necesitan creer en la magia del amor.

Mitch es dibujante y guionista de cómics, tiene una imaginación desbordante y el alma de un niño encerrada en el corpachón de un hombre. Sus credenciales no son muy buenas para enamorar a una mujer que rehuye del amor, pero como el héroe de sus libros, tendrá que utilizar su arsenal de armas para demostrarle que está dispuesto a cuidar de ella y de Radley, protegerlos y permanecer a su lado.

Hester es madre soltera, tímida y autosuficiente. Su vida se reduce a Radley y el trabajo, pese a que le enorgullece haber alcanzado un cargo de responsabilidad, es sólo un medio de ganarse la vida.
No cree en el amor, ni en la constancia y lealtad de los hombres. Y si algún hombre le podría hacer replantearse sus creencias no sería un tipo con un trabajo atípico, que vive en un desordenado apartamento y con un perrazo.

La primera impresión que Hester se forma de Mitch no es alentadora, le parece una versión adulta de su propio hijo, un fanático de los cómics. Pero poco a poco Mitch demuestra ser un vecino solícito, el cuidador de Radley mientras ella trabaja y el hombre, apuesto y atento, que la colma de atenciones.

La historia es muy sencilla. No hay archienemigos ni el villano o rival por conquistar a Hester o Mitch. Se centra tan sólo en esta pareja, o este triángulo: Mitch, Hester y Radley, al que se suma Tas. Se centra en el día a día de estos personajes, la nueva vida de Hester y Radley en su nuevo hogar y la irrupción en su vidas del apuesto vecino de abajo y su enorme perro.

Sí, puede ser que la trama sea previsible, que no esconda grandes sorpresas, que sus protagonistas sean los típicos de Nora Roberts, pero me parece una dulce y romántica novela.
Un héroe en Nueva York cuenta una bonita historia de amor, ambientada en la ciudad de los rascacielos, que transcurre en un edificio de apartamentos, donde Mitch se enamora de su nueva vecina, Hester, y de su hijo Radley. Y el resto, como suele decirse, es historia.