sábado, 25 de abril de 2015

The wrong cowboy - Lauri Robinson

¡Feliz fin de semana! Poquito a poco voy sacando tiempo para compartir algunas de esas lecturas que a lo largo de los últimos meses han logrado cautivarme. Hoy he escrito mi opinión sobre una novela del Oeste, una novela de una autora de la que no he leído nada más y que me ha dejado con ganas de más.
Un saludo

Título: The wrong cowboy
Autora: Lauri Robinson
Género: Romántica histórica del Oeste
Publicada: Noviembre 2014
Editorial: Harlequin 


1884, en el territorio de Dakota. 
Stafford Burleson y Mick Wagner son socios en una empresa ganadera. Juntos, trabajan las tierras donde han construido sus respectivos ranchos. Pero más allá de eso son amigos. 
Cuando Mick viaja a México en busca de reses de ganado, Stafford queda al cargo de todo. El rudo cowboy no teme el trabajo duro y pese a contar con un par de manos menos se sabe capaz de sacar  las tierras y el ganado adelante... o es así hasta el día en que recibe una inquietante noticia: la prometida y novia por correspondencia de su socio, cuya existencia desconocía, aguarda que vayan a recogerla a un hotel en Huron.
Desviándose de su trayecto, y a regañadientes, acude a recogerla. A su llegada se encuentra con una primorosa y timorata jovencita de ciudad, de nombre Marie Hall, acompañada de seis niños.

Marie es una excelente niñera. Más que excelente, es la mejor niñera que se podría encontrar; no en vano se graduó como la mejor y más aventajada alumna de la señorita Wentworth. Y considera es su obligación velar por los seis hermanos Meeker tras la muerte de sus padres. 
Marie conoce de primera mano los horrores que los pequeños podrían sufrir en un orfanato. Por ello, y para evitar que los hermanos sean separados, esboza un arriesgado plan: finge ser la prometida del familiar más cercano de los niños, Mick Wagner, primo lejano de la difunta señora Meeker, y abandona Chicago con ellos en dirección a Dakota. Sin embargo, el cowboy polvoriento y malhumorado que acude a recogerlos no es su supuesto prometido, sino su socio Stafford Burleson. 

Stafford es tozudo, orgulloso, malhumorado y no comprende las sensibilidades de una señorita bien educada ni las necesidades de unos niños. Marie siente una inmediata antipatía hacia él. Sin embargo, sin Mick -del que por otra parte tampoco sabe cuál será el recibimiento que le dará, ni si accederá a contratarla como niñera- es el único con quien puede contar. Y poco a poco, tras los desencuentros iniciales, descubre que bajo esa apariencia un tanto hosca se oculta un buen corazón... y bajo su inicial aspecto desaliñado un rostro apuesto.

Una de mis debilidades, en lo que a temáticas de novela romántica se refiere, es una historia de novias por correspondencia. Las del Oeste es otra de ellas. 
Sin embargo, al comenzar la lectura me percaté que no estaba ante la idea preconcebida que unas premisas así esbozaban. Aun así, descubrí una novela dulce, divertida, chispeante y con un elemento que, al menos yo, hacía mucho no encontraba en una lectura: tensión sexual no resuelta.

A Marie Hall y a Stafford Burleson se nos presentan como el arquetipo de la niñera remilgada y el hosco cowboy. Bastan unas páginas, un primer encuentro y toda una secuencia de escenas impregnadas de torpeza y de risas para desmoronar esa imagen creada en nuestra cabeza. 
Es cierto que sí, en parte son así, pero poseen otros rasgos que los hacen diferentes.
Pues mientras Marie puede ser la niñera más eficiente, mejor preparada y con las mejores referencias -si las tuviera- además de contar con un arsenal de recursos para proteger a esos niños, no sabe nada de la vida en un rancho ni del trabajo de una casa. Ni siquiera sabe cocinar. Pero ahí está ella, llegada de Chicago y cual mamá pata con sus seis patitos pelirrojos y pecosos tras ella, dispuesta a construir un futuro para ellos.

Durante los últimos diez años Stafford ha trabajado con denuedo por crear su porvenir lejos de su familia. Siendo el segundo hermano, sin un legado, y cargando a cuestas inquinas y ofensas pasadas, ha logrado asentarse como ranchero en esas duras tierras. No tiene tiempo ni deseo de casarse. Al menos aún no. Pero la señorita Hall y los hermanos Meeker poco a poco van traspasando la coraza con que se protege. Más aún, cuando dada su ineptitud y un desastre del destino -o no- (la autora no acaba de decidirse) acaban dependiendo de él y viviendo bajo su techo. Así, sin poder evitarlo siente como se prende la chispa de la atracción entre Marie, remilgada y todo, y él. Incluso los niños terminan ganándose su cariño. Pero en ningún momento puede olvidar que son los protegidos y la prometida de Mick, no suyos.

Las páginas de esta deliciosa novela están repletas de escenas cotidianas, divertidas, conmovedoras, románticas también, que nos adentran en las vidas de este variopinto grupo al que van uniéndose otros. Incluso los seis huerfanitos que quedan un poco en segundo plano del eje de la historia, van ido conquistándome al mismo tiempo que al duro cowboy.

De modo que pese a tratase -o gracias a ello- de una novela no muy extensa, su sencillez, cotidianidad, humor muy bien enlazado y la bonita historia de amor que cuenta, ha logrado que me evada en las páginas de este libro y lo cierre con una sonrisa en los labios.  Sin duda, leeré más novelas de Lauri Robinson, pues si se parecen un poco a The wrong cowboy, estoy convencida de merecer leelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!