miércoles, 22 de julio de 2015

Always in my heart - Catherine Anderson

Título original: Always in my heart 
Autora: Catherine Anderson
Género: Romántica contemporánea
Novela sin traducir
Editorial: Signet
Fecha publicación: 1 agosto de 2002





Always in my heart es una de las novelas más conmovedoras y que más hondo me han calado de Catherine Anderson. Es una historia preciosa, cuya sinopsis entrañable esconde un corazón amargo. 

Después de trece años casados Ellie y Tucker Grant se divorciaron. Se conocieron cuando tenían quince y dieciséis años; antes de cumplir los veinte ya estaban casados. Parecían una pareja destinada a ser el uno para el otro por siempre.

Cuando comienza la novela han transcurrido dos años desde que el divorcio fuera definitivo. Ambos tienen claro que la ruptura es irreversible. Si bien tiempo atrás Ellie se habría desmoronado al oír una de “sus canciones” en la radio o al saber que su ex-marido tiene una nueva novia, ya no. 
Por su parte Tucker Grant ha descubierto que la vida de soltero le sienta realmente bien. En cierto modo, ambos han hecho un esfuerzo -apenas se dirigen la palabra salvo por teléfono- por ser civilizados por el bien de los niños.

Pero los niños no se lo creen. Kody y Zach están convencidos que sus padres están destinados a estar juntos, por lo que elaboran un plan con el fin de reunirlos y propiciar que vuelvan a enamorarse.

Un fin de semana que los niños pasan con Tucker, Ellie recibe una llamada. Su ex-marido le explica que Zach y Kody se han escapado. Por toda explicación han dejado una nota donde les informan que se dirigen al área de Baxter, en el corazón de las montañas de Oregon, donde acampaban cuando eran una familia feliz. Los niños aseguran que permanecerán allí hasta que sus padres se avengan a razones y acepten volver a estar juntos. Piensan los hermanos que, evidentemente, Ellie y Tucker irán tras ellos, lo que les obligará a pasar juntos y a solas unos días. Tal vez así recuperarán el sentido común, se enamorarán y volverán ser una familia.

Como digo al principio Always in my heart es una de las novelas más conmovedoras que he leído. De entrada la historia parece entrañable e, incluso, divertida -que lo es- pero esconde una trama preciosa y a la vez tristísima. 
Ellie y Tucker Grant se divorciaron tras la muerte de su hijo mayor. A su modo, cada uno parece satisfecho con su vida. Pero Zach y Kody, los otros dos hijos, creen que sus padres no son felices; ellos desde luego no lo son y traman cómo hacer que se reconcilien para volver a ser una familia.

Tras el divorcio, Ellie abandonó Bend, donde nació, conoció y se casó con Tucker, para trasladarse a Springfield con Zach y Kody donde comenzar una nueva vida, lejos de recuerdos dolorosos. Los niños pasan los fines de semana con Tucker y es durante uno de ellos que ponen en marcha ese plan minuciosamente planeado.

Ellie y Tucker se encuentran por primera vez en un año cara a cara en Baxter. Pese a que ambos aseguran que han superado el divorcio y no les afecta ver al otro, cada uno acude con un acompañante: a Tucker le acompaña Liz, una compañera de trabajo con la que tiene una relación casual, a Ellie Marvin un compañero con el que le une una amistad y con el que está pensando en dar un paso más. 

Mientras comienzan a buscar a los niños, aun con la presencia de Liz y Marvin, los recuerdos de días felices en aquellas montañas, cuando eran una familia, comienzan a avasallar a Ellie y a Tucker. Pero la muerte de su hijo Sammy abrió entre ellos un abismo que parece insalvable. La culpa y la angustia ciega a ambos. Pero mientras pasan esos días en las montañas, también se percatan de que no son tan inmunes al otro como creen y que, en realidad, siguen enamorados. Pero, ¿podrán, juntos, hallar el modo de reconciliarse con ellos mismos y superar la muerte de Sammy por el bien de Zach y Kody?

La trama de Always in my heart se desarrolla íntegramente en el área montañosa de Baxter, en Oregon mientras Ellie y Tucker buscan a sus hijos. La historia se centra por una parte en el viaje emocional que la pareja realiza al pasado y al fin de su matrimonio, por otra en la búsqueda de Zach y Kody y en las aventuras que van aconteciendo. En ocasiones la novela se transforma en un recorrido apasionante por las montañas de Oregon, otras al corazón de los protagonistas.

Así vamos conociendo más son los diferentes personajes y cuán diferentes son Ellie y Tucker en realidad. Pero así como antes esas diferencias los acercaban, después pasaron a ser causa de fricción hasta separarse.
Ellie es diseñadora de interiores. En realidad a ella la vida al aire libre nunca le entusiasmó como a Tucker, pero el amor que él siente por ella la hizo compartirla con él.
Tucker es un biólogo que colabora puntualmente como rastreador rescatando a personas perdidas en las montañas. Como Ellie lo describe es un Daniel Boone moderno que ha entrenado muy bien a sus hijos, con lo que los niños se las apañan perfectamente en las montañas para mantener a sus padres a distancia, tras sus pasos, dejando mensajes y teniendo emboscadas para que “vuelvan a enamorarse”.

Esta parte de la novela es sencillamente preciosa. Cómo los hermanos tratan de empujar a sus padres a volver a enamorarse.
Pero hay momentos en que es desgarradora, al conocer cómo ha vivido cada uno la muerte de Sammy y cómo ha afectado no sólo al matrimonio, sino a los otros dos niños.

Zach y Kody propician con su huida que sus padres se reencuentren, hablen y descubran que siguen enamorados. Pero no es un camino de rosas ni un paseo placentero, veces es tortuoso. Sin embargo, he cerrado el libro con una sonrisa en los labios y una sensación cálida y muy placentera en el pecho. Porque aun cuando narra una historia tan dura, y es difícil hallar el equilibrio para que, pese a resultar triste y dolorosa, la novela sea romántica y dulce, Catherine Anderson lo logra y con creces. Confieso que me parece tan bonita la historia que ya la he leído varias veces. Porque te llega al corazón.

El punto de partido de Always in my heart es un matrimonio en problemas, más bien un matrimonio roto, pero no por desamor, sino por la muerte de un hijo. Algo que los acabó por separar en lugar de unir. Para entender porqué sucedió hay que leer la novela y así conocer a Ellie, Tucker, Zach y Kody.

Me gusta muchísimo leer una historia cuando la pareja protagonista ya se conoce o, como en este caso, ya está casada o divorciada, pero sigue enamorados y deben superar otros problemas. Al principio no lo sabes, claro está, pero bastan unas páginas para que salga a la superficie. La lectura resulta diferente pero apasionante.
Y, poco a poco, a la vez que conocemos cómo fue el fin del matrimonio, conocemos como comenzó la historia de amor de Ellie y Tucker. Es una historia dulce, preciosa, de esas parejas que han estado juntas toda la vida y que, cuando se rompe, son sus hijos quienes, tal vez de un modo un poco increíble, tratan de unirlos.

En ocasiones, tal vez, la novela parezca un poco una aventura de supervivencia, mientras luchan contra los peligros de las montañas y los elementos, pero resulta muy entretenida. Tucker es tan autosuficiente y protector con Ellie y los niños que algunas escenas resultan conmovedoras.
Pese al trasfondo triste en el que se sustenta la historia, Always in my heart es una lectura deliciosa. Te dejará con el corazón encogido, te hará derramar alguna lágrima pero también te hará sonreír y emocionarte. Porque pese a que puede parecer deprimente, no lo es. Ante todo es una preciosa historia romántica tejida alrededor de la familia y la esperanza. 


2 comentarios:

  1. De verdad, admiro que podáis leer en inglés!
    Si la sacan es español seguro que la anotaré en mi lista.
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días! En español hay varias novelas de Catherine Anderson. Es una autora que, como creo es muy evidente, me encanta.
      Always in my heart es muy bonita también. Ojalá siguieran publicando sus libros...
      ¡Muchas gracias por leerme! Un beso

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!