Amor de fantasía - Catherine Anderson

domingo, 5 de julio de 2015

Título original: Fancy free (Three Weddings and a Kiss) 
Kathleen Woodiwiss, Catherine Anderson, Loreta Chase & Lisa Kleypas
Autora: Catherine Anderson
Género: Romántica histórica (Oeste)
Editorial: Vergara
Fecha publicación: Julio 2007







Hoy rescato una crítica que tenía perdida, pero que escribí en el año 2009. Pertenece a la antología Tres bodas y un beso que reúne cuatro novelas cortas de cuatro magníficas escritoras del género romántico: Lisa Kleypas, Kathleen Woodiwiss, Loretta Chase y Catherine Anderson. 

Creo que hoy en día es difícil conseguir esta novela, no lo sé a ciencia cierta. En su día pude leerla gracias a una maravillosa persona que me la prestó; luego alguien, a quien no dejaré de agradecérselo, me la regaló.
Así que es un libro, leído y releído, viejecito pero que guardo como oro en paño.

Amor de fantasía fue la primera novela publicada en España de Catherine Anderson, una escritora inigualable cuyas novelas siempre logran conmoverme. En mi caso no fue mi primera novela de Catherine Anderson, pues había leído varias en inglés.  
Se trata de una novela corta, un poco diferente al resto de novelas publicadas, pero con esa impronta que dejan todas sus historias. 

Rachel Constantine es la hija mayor del sheriff de una pequeña población del oeste, Shady Corners. Cuando Molly, su hermana pequeña, es humillada por uno de los ocho hermanos Rafferty, concretamente Matt, ayudada por su gran amiga, Dora Raye, la camarera del Goose Saloon, trama una pequeña venganza contra el joven. La idea es pagar a Matt con la misma moneda pero, lamentablemente para Rachel, ideas y realidad a veces no concuerdan y los hechos no resultan según lo planeado. 

Rachel pretendía seducir al apuesto Matt, conducirlo a la iglesia para que a la mañana siguiente fuera encontrado borracho... y sin pantalones. No obstante, a la mañana siguiente, cuando la congregación de parroquianos acude a la iglesia, a quienes encuentran dormidos en uno de sus bancos es a Rachel Constantine... y Clint, el mayor de los hermanos Rafferty. 

Tras el desconcierto -y escándalo- inicial, se aclara la confusión de identidades pero, a pesar de ello, Big Jim Constantine, el padre de Rachel y el sheriff de la población, no está dispuesto a olvidar el incidente. Con indiferencia de que el malentendido quede aclarado, con indiferencia a cuáles eran las razones tras lo acontecido, el que Rachel haya sido sorprendida en una situación comprometida con un hombre, no augura nada bueno, así que, en calidad de padre de la agraviada y autoridad de Shady Corners, obliga a la pareja a contraer matrimonio. 

Rachel está horrorizada ante la posibilidad de casarse con Clint Rafferty, un ganadero austero y malhumorado por el que no siente el menor cariño, a pesar de que, secretamente, le parece un hombre sumamente atractivo. Además, teme cómo éste pueda tratarla después de haber sido obligado a casarse por lo que al fin no ha sido sino una travesura. 
Mas la realidad es que Clint está encantado con la idea de casarse con Rachel. Para él es una bendición caída del cielo.

Tras la muerte de sus padres, acontecida seis años atrás, ha sido él quien ha sacado adelante el rancho ganadero de los Rafferty y ha criado a sus hermanos. De edades comprendidas entre los seis y los veinticuatro años, Clint es el cabeza de familia y el pilar sobre el que todos se apoyan. Sin embargo, sin una mano femenina, la casa es sencillamente un caos de grandes proporciones.
Barajaba la posibilidad de casarse con una buena muchacha cuando la providencia, o el arma del sheriff Constantine, lo llevan al altar junto a Rachel, por la que siente una atracción que crece día a día. 

Así da comienzo la vida en pareja de Rachel y Clint. En una desordenada granja ganadera, rodeada de siete varones más, sin intimidad ninguna para unos recién casados, Rachel debe aprender a llevar la casa, algo que desconoce, ya que ha vivido muy protegida sin tener nunca la obligación de cocinar o limpiar. 
No obstante, está convencida que no será un menester muy complicado, siempre y cuando pueda leer las recetas. Mas, como es de imaginar, los problemas no tardan en asomar la cabeza.

Siendo una novela corta, Amor de fantasía narra una historia sencilla y, ante todo, muy divertida que ha logrado engancharme de principio a fin. 
Como decía al inicio de estas líneas no es la primera novela que leo de Catherine Anderson y debo decir que ésta me sorprendió enormemente. Uno de los rasgos que caracteriza Amor de fantasía es el sentido del humor, algo que, a menudo, no es tan marcado en las novelas largas que he leído. 

Por el contrario, anteriormente me he encontrado con novelas con un trasfondo dramático, realista, duro y muy conmovedor. 
Rasgos que no desaparecen totalmente en Amor de fantasía, pero como digo, es una novela cuyo principal objetivo es hacerte sonreír y reír, algo que en mi caso, logra con creces. 

A pesar de la reducida extensión, tanto la pareja protagonista como el resto de personajes que aparecen están muy bien retratados. De hecho hay bastantes secundarios, pero aun con pequeños esbozos, la autora logra que llegues a conocerlos, a diferenciar entre los hermanos Rafferty y no los veas como un grupo sin identidad individual.
Evidentemente la trama sucede a un ritmo muy apresurado. Rachel y Clint se conocen, se casan y enseguida surge el amor. La cuestión es ¿cuánto tardarán dos personas a primera vista tan poco afines en conocer los sentimientos que el otro le profesa?

Es muy frecuente leer novelas de Catherine Anderson donde alguno de los protagonistas -en la mayoría de veces son ellas- sufren algún tipo de discapacidad o deficiencia, a veces temporal, a veces permanente o algún trauma acontecido en el pasado. Esto evidentemente propicia una novela más dura. No obstante, en Amor de fantasía, Rachel, la protagonista también tiene una deficiencia -ve tan mal que necesita unas gafas con unos vidrios muy gruesos lo que hace que su aspecto no sea muy agraciado- pero se solventa de un modo humorístico y da pie a escenas desternillantes.

La recién casada Rachel no quiere que su marido, Clint, descubra su secreto, así que esconde las gafas y trata de no llevarlas nunca en su presencia. Lamentablemente éstas acaban rompiéndose. ¿El resultado? Un desastre detrás otro que da pie a escenas bastante divertidas. 
Entre todos los hermanos Rafferty, tengo que destacar a Matt cuyo papel indirectamente es crucial en el desarrollo de la historia y al pequeño Cody, un niño de seis años, que desprende ternura por doquier.

La historia de amor que cuenta esta novela es sencilla, corta pero muy bonita. En muy poquitas páginas entrelaza varios elementos interesantes para crear una novela con chispa: está ambientada en el oeste, parte de un matrimonio a punta de pistola, se desarrolla en una casa llena de hombres necesitados de una mano femenina, y nuestra protagonista es una joven ingenua y un poco torpe que, como suele decirse, no sabe freír ni un huevo. 
El resultado: una novela sencilla, tierna y divertida que garantiza una agradable lectura. 
En mi opinión contiene un poco de las grandes y conmovedoras novelas de esta autora, pero aún en su brevedad, en su simpleza es un pedacito dulce que te deja con una sonrisa en los labios, por lo que creo merece la pena leerla.

11 comentarios:

  1. Preciosa reseña Mariam. Gracias. (Soy Marisa por cierto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa! Muchas gracias por tus palabras y por pasarte por aquí. Espero que te guste.

      Eliminar
  2. Yo tenía esta antología pero después de dejarsela a una amiga en una quedada, me quedé sin ella, no veas que rabia y que pena.
    Para mí Amor de Fantasía sí fue lo primero que leí de Anderson y me encantó, fue acabarla e ir corriendo a ver si alguno de los hermanos de Clint tenía historia.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isa! Ay yo también me quedé con ganas de leer las historias del resto de hermanos.,, Leí hace un tiempo en facebook que Catherine Anderson comentaba que quería escribir las historias del resto de hermanos Rafferty. Pero no he vuelto a leer nada más.
      A mí también me ha pasado, prestar libros que nunca más vi. Algunos los echo en falta mucho.
      Un besazo

      Eliminar
    2. Pero cualquier novela que te pueda prestar, lo hago encantadísima. ¡¡Te di me fío!!

      Eliminar
  3. Ohh despues de leer la reseña.. estoy deseando leerla. Espero que lo puedo encontrar.
    Un beso Mariam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo espero que te guste, Elena. Apostaría que sí. Un besazo

      Eliminar
  4. coincido contigo totalmente, es una bonita perla, un relato corto pero que lleva el sello de la autora, sencilla y tierna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por dejar tu opinión, Rosamoni! Un beso

      Eliminar
  5. Hola alguien sabe si ay mas sobre esta maravillosa historia sobre los demás hermanos rafferty.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Vero! Pues de momento no. Si no la ha publicado recientemente y creo que no, la última vez que revisé las novedades de Catherine Anderson, no. Pero leí en una red social que la autora comentaba que le gustaría escribir las historias del resto de hermanos Rafferty. De eso hace unos años. ¡Crucemos los dedos!
      Gracias por visitar el blog. Como estaba duplicado tu mensaje, he borrado una de ellas, espero que no te importe.
      Un saludo!!

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!