viernes, 24 de julio de 2015

Coloquio con Julianne Donaldson

El miércoles 22 de julio la editorial Libros de Seda organizó en la librería Casa del libro de Rambla Cataluña, en Barcelona, un coloquio para lectores con la escritora de Edenbrooke y Blackmoore, Julianne Donaldson. 
Fue una experiencia inolvidable.
Julianne se encontraba de viaje por Europa, concretamente en Escocia, para documentarse para su próximo novela histórica y pasó por Barcelona para conocer a sus lectores y promocionar sus novelas.


No soy muy ducha a la hora de escribir crónicas de este tipo de eventos. Confieso que no he asistido a demasiados, pese a que este año he tenido la ocasión de poder asistir a dos inolvidables.  Por ello, primero quisiera explicar cómo transcurrió el evento para, a continuación, describir mis impresiones y tratar así de seguir cierta coherencia.

En realidad, esa misma tarde, a las 17 en la librería TROA tuvo lugar una firma de libros. Pero puesto que no asistí a ella, me centraré en el coloquio de unas horas después.




El coloquio dio comienzo a las 19 de la tarde. Estuvo presidido por María José de Jaime, la editora de Libros de Seda, Julianne Donaldson y Alex, del departamento de marketing de Libros de Seda que hizo las veces de traductor.

Para empezar María José comentó que habían sido un par de días frenéticos entre entrevistas, firmas de libros y promoción. A continuación se visionó un vídeo promocional de la novela Edenbrooke. Más tarde la editora pasó a presentar a Julianne Donaldson, describir su trayectoria, cómo fueron sus comienzos, así como a describir sus novelas, cuál es el secreto de su éxito y qué ha hecho que hayan llegado al corazón de tantas y tantas lectoras. Eso sí, siempre sin desvelar demasiada información de los libros en respeto a aquellos que aún no las hubieran leído.



A continuación tanto la editora como Beatriz Vega, la traductora, pasaron a leer sendos fragmentos de Edenbrooke y Blackmoore, como una pincelada de muestra del estilo de ambas novelas. Del primero destacaba sobre todo el sentido del humor, frente a la melancolía y la tristeza del segundo.
Luego ya comenzó el turno de preguntas, tanto de las personas presentes en la sala como aquellas que se habían formulado a través de las redes sociales. Gracias a todas ellas pudimos conocer más detalles tanto de los inicios de Julianne Donaldson como escritora, como de sus sentimientos por el éxito de sus novelas y un poco sobre sus próximas novelas.


Madre de cinco hijos, Julianne confesó que la escritura es una vía a través de la que desconecta del día a día, donde se envuelve en una burbuja en la que no hay niños, preocupaciones sobre dinero ni tareas hogareñas y a una época histórica que le ha apasionado desde que hace años: la época victoriana.
Su interés por esta época despertó o más bien se profundizó cuando cursaba sus estudios universitarios. Para documentarse a la hora de escribir ha viajado a Inglaterra -Escocia para su próxima novela- y así conocer lugares, monumentos de la época y acontecimientos que transcurrieron en aquel entonces y que cobran vida en sus libros. 



Pese a que se la considera la nueva Jane Austen, algo que la halaga enormemente, Julianne no se ve a sí misma así, pero sí confiesa que el tipo de libros y la época en que están ambientados son su inspiración. Nos habló de las características del proper romance, dentro del que se catalogan sus novelas. Son historias blancas, sin escenas de sexo, donde los sentimientos y los acontecimientos que propician son los que marcan el devenir y los puntos álgidos de la trama. 



 No escribe este tipo de novelas como una forma de rebelión ante otros estilos, si bien reconoce que una vez, mientras leía una novela ambientada en la Regencia con numerosas escenas eróticas,  pensó (más o menos) que “si Jane Austen lo leyera se revolvería en su tumba”. Escribe lo que realmente desea escribir y porque quiere que sean novelas que sus hijos puedan leer. 
Confesó además que, de hecho, cuando comenzó a escribir Edenbrooke estaba pensada para un público más juvenil, pero acabó seduciendo a lectores de todas las edades.

Sus novelas se caracterizan por estar narradas en primera persona, desde los ojos de la protagonista femenina. A este respecto explicó que la elección del punto de vista narrativo se debe a que cuando comenzaba a escribir halló unos diarios suyos donde, entre otras cosas, recogía su visión juvenil  de su vida y sobre su primer amor. Nació así la idea de narrar de una manera similar sus novelas, tratando de evocar a una jovencita que cuenta a los lectores su visión de la época en que vive, la gente que la rodea y cómo descubre el primer amor.



Nos comentó algo muy interesante referente a Edenbrooke y Blackmoore: ambas mansiones son fundamentales en las novelas, casi como un personaje más y representan un lugar al que Marianne y Kate llegan, huyendo de una vida que les hace infelices. Luego encuentran mucho más y la estancia allí les cambia la vida de un modo inesperado.

El no contar con escenas de sexo le dificultó publicar, pues se le sugirió por parte de algunas editoriales que introdujera dichas escenas. Pero Julianne fue fiel a su idea y se negó. Al cabo de un año fue cuando se publicó Edenbrooke.
En la actualidad sus novelas se han traducido -o están traduciendo- en diez países diferentes, incluso en Japón y Turquía.


Por fin nos habló un poco de cómo podría ser su próxima novela. Novela que seguirá la línea de las dos anteriores, pese a que en esta ocasión estará ambientada en Escocia, versará en torno a una maldición que los protagonistas deberán romper y volverá a ser narrada desde el punto de vista de la protagonista femenina.

Confesó que tiene en mente ideas para cinco novelas históricas y, tras algunas preguntas admitió que, tal vez, algún día, por qué no, escriba una novela contemporánea. Eso sí, manteniendo las características de sus novelas, proper romance.

Por último, para acabar, Julianne nos firmó los ejemplares de sus novelas e, incluso, pudimos hacernos algunas fotos con ella. Libros de Seda nos regaló unos preciosos puntos de libro.


Antes de nada no puedo sino de alabar tanto la organización por parte de la editorial y la cálida bienvenida que nos dio, como el regalo que supuso conocer en persona a Julianne Donaldson, una de las escritoras, para mí, revelación de los últimos años. 
Siempre que acudo a un encuentro de este tipo, más cuando se trata de una escritora cuyas novelas me han cautivado como lo han hecho Edenbrooke y Blackmoore, no puedo evitar el cosquilleo que me invade al estar ante una autora cuyas obras me han enamorado como las suyas.

Puede que sea una impresión mía, pero al oír hablar a Julianne Donaldson me dejó una sensación muy parecida a la que me dejaron Kate y Marianne, las protagonistas de sus novelas. Cierta timidez, dulzura y la luz que transmitía al hablar de sus novelas, la pasión que despiertan y la satisfacción que le queda. 
Me pareció una escritora muy fiel a lo que quiere escribir, valiente porque no se rige por modas, sino que escribe lo que quiere, lo que le gusta.  Y para mí es algo muy a elogiar.



A nivel personal, confieso que el encuentro con Julianne Donaldson fue un regalo, una oportunidad irrepetible de reencontrarme con amigas y lectoras del género romántico y además conocer a una escritora con un talento único, especial, dulce y romántico que con sólo dos novelas me ha conquistado y me ha hecho recordad por qué leo novela romántica. 

¡Gracias a Libros de Seda y Julianne Donaldson por una tarde tan especial! Una tarde que, sin duda, recordaré siempre. Mereció la pena pese al bochorno del verano.


* las fotos de Julianne Donaldson están extraídas del Facebook de Libros de Seda

2 comentarios:

  1. Mariam, tu dirás que no eres muy ducha en esto, pero a mi me ha encantado leer tu crónica.
    Todavía no he leido nada de esta autora aunque después de las reseñas me apetecía, pero me has asustado con lo de que están en primera persona. Intentaré leerlas porque me llaman la atención pero no sé si lo conseguiré.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días Isa! Aunque están narradas en primera persona no tienen nada que ver con cualquier otra novela que hayas leído. Es un estilo dulce, elegante... Es, como dijo Julianne en el coloquio, como si leyeras el diario de una jovencita de diecisiete años. Tiene un aire a Jane Austen.Son preciosas. Sobre todo te recomiendo que leas Edenbrooke. Es tannn bonita... Vamos, se las pasé a mi madre y le han encantado. Y ella es requeteexigente jeje
      Muchisísimas gracias, Isa!!!
      Un beso enorme!!!

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!