Una belleza sin igual - Cheryl St. John

viernes, 31 de julio de 2015

Título original: Her Wyoming man
Autora: Cheryl St. John
Género: Romántica histórica (Oeste)
Editorial: Harlequín
Fecha de publicación: 2011




Gabrielle Reed nació y creció en la casa de citas de madame Fairchild en Dodge City, Kansas. Es la única vida que ha conocido. Cuando su protector le informa que, por motivos de trabajo y familiares, abandona la ciudad y, por lo tanto, dejará de visitarla, siente congoja ante la incertidumbre que le aguarda. Pese a la vida que lleva, se sabe en cierto modo afortunada. Otras de las chicas que viven y trabajan en la casa de citas han sufrido peor suerte que ella. 

Por ello cuando Celeste, una de ellas, le informa que ha contestado a un anuncio en un periódico donde buscan novias para los  hombres solteros en Sweetwater, un pueblo del oeste, en Wyoming, y que planea escaparse, Gabrielle decide huir con ella. Desde ese momento deja de ser Gabrielle para convertirse en Elle Reed, otra novia por correspondencia.

En Sweetwater la población masculina duplica a la femenina. Por esta razón surge la iniciativa de publicar un anuncio en el periódico buscando mujeres dispuestas a trasladarse al Oeste y casarse con un hombre del lugar.

Nathan Lantry es un viudo, padre de tres hijos, con aspiraciones a presentarse como candidato para gobernador. Para garantizar su elección y ofrecer una imagen más familiar, sus compañeros le instan a casarse. Nathan es reacio a la idea; sabe lo que la dura vida en Sweetwater puede causar a una mujer. Sin embargo, no puede evitar caer embelesado por la arrolladora belleza y el encanto de Elle Reed. El mismo día que la conoce le propone matrimonio; Elle acepta.

Ambos saben a qué han accedido: un simple matrimonio de conveniencia sin sentimientos románticos implicados. Nathan proveerá por Elle, a la vez que ella será una madre para sus hijos y una buena esposa para él. Ambos guardan su corazón a buen recaudo. O eso creen. Pues poco a poco los sentimientos comienzan a nacer entre la pareja.
Elle, además de sus sentimientos, guarda  el secreto de su pasado. Sabe que si se descubriese su anterior vida, dejaría de ser la respetable Elle Lantry y el escándalo acabaría con las aspiraciones de su marido. 

Desde que la primera novela que leí de Cheryl St. John me conmovió por la dulzura y sencillez de sus historias, me cautivó con la originalidad de sus argumentos. Porque una no está reñida con la otra.
Si hay algo que caracteriza a las protagonistas de esta escritora, al menos la gran mayoría, es que no se trata de virginales jovencitas que viven o llegan a las poco civilizadas tierras del Oeste. 
Elle Reed, como tantas otras protagonistas, no es una virgen y recatada jovencita. Pero en esta novela, la autora ha escogida una protagonista con un pasado más turbio. 

Elle nació y se crió en una casa de citas. Si bien no es el típico burdel del oeste, sino un local regentado por la elegante madame Fairchild, que ofreció a Elle una educación exquisita -aunque en aras por su negocio- lo cierto es no deja de ser un prostíbulo. Poco a poco, según avanza la novela, conocemos la infancia y juventud de Elle. Pero como digo, es una joven que se nació y crió allí. Su madre trabajó allí hasta que, ajada por esa dura vida, dejó de ser bella y deseable.
Si algo teme Elle es acabar como su madre, por eso y al quedar desamparada cuando su protector, que la solicitó en exclusividad, se escapa junto a otras chicas y huyen al Oeste como novias por correspondencia.

Tengo que confesar que el argumento me ha encandilado. Una de mis debilidades -como sabréis si habéis leído mis opiniones sobre otras novelas del Oeste- son las novelas del Oeste sobre novias por correspondencia. Creo que mi predilección por este tema nació hace años, en mi infancia, a partir de una vieja película del Oeste que vi, sobre una caravana de mujeres que viajaba al Oeste a un pueblo donde hombres solteros buscaban esposa. 
Cuando comencé a leer Una belleza sin igual y Elle, Celeste y el resto de chicas llegan a Sweetwater, donde les esperan los hombres solteros del pueblo, recordé esa película. 
En dicha película cada una de las mujeres tenía una historia, un pasado, en el caso de esta novela, todas ellas tienen uno en común. Turbio, que les avergüenza en muchos casos y que quieren dejar atrás. Todas prometen no confesar su vida anterior y mentir si es necesario para forjarse un futuro mejor. Pero entre las mujeres las hay dispuestas a ayudarse y aconsejarse, y las hay que envidian la suerte de las otras. Como Lena envidia a Elle.

Pese a lo reprobable que pueda parecer, sinceramente, la determinación de Elle y el resto de mujeres, creo que es comprensible. Son mujeres que están dispuestas a hacer lo que sea por ser consideradas “respetables”. Así es como se ven. Pues antes no se las consideraba así.
En el caso de Elle, además, se casa con Nathan Lantry que se presenta como gobernador y, él, más que nadie, debe tener un comportamiento intachable y sin mácula.

La novela es preciosa. La historia de Nathan y Elle es dulce y romántica, con esa delicadeza tan mágica con que Cheryl St. John las construye. Pero no sólo es bonita por la historia de amor que va forjándose poco a poco, sino por como Elle va ganándose y encariñándose con los tres hijos de Nathan, sobre todo me parece muy dulce y conmovedora la relación con Grace, la única niña de los tres.
Y, por otra parte, ser testigo de cómo Elle y el resto de mujeres tratan de comenzar en Sweetwater una nueva vida y borrar su pasado me ha emocionado en muchas ocasiones. Del resto de mujeres, me parece muy dulce la historia de Celeste y Paul Adams. 

Una belleza sin igual es una maravillosa y romántica historia de amor y de segundas oportunidades, que te traslada al Oeste, a un pueblecito que como su protagonista masculino, ha ido creciendo y construyendo un porvenir. Pero también cuenta con una una protagonista con gran coraje y valentía,muy a la par con el sentido del honor y lealtad de Nathan. Es una historia de amor diferente y osada, romántica y dulce, que te deja con una sonrisa en los labios.

6 comentarios:

  1. Me gusto mucho esta novela y me encanta esta autora con su forma tan sencilla de escribir historias preciosas. Felicidades por tu blog hace un tiempo lo descubri y siempre me paso por aqui para ver tus opiniones y me he anotado varios titulos a mi lista de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola Elena!!! Muchisísimas gracias por visitar el blog y leerlo. Ojalá pudiera dedicarle más tiempo. Cualquier novela que te apetezca recomendar, no lo dudes. Siempre estoy contenta de descubrir y encontrar novelas.
      ¡Gracias de nuevo! Espero verte por aquí. Un saludo!

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tu trabajo, y quisiera recomendarte el ultimo libro que lei y me encanto se llama Making Faces de Amy Harmon la verdad es precioso y ame a Bailey es un personaje secundario pero se robo mi corazon, es una novela contemporanea y no dejes que la portada te eche para atras. En fin quiza ya la leiste, pero si no lo has hecho espero que te guste como a mi. Que tengas una hermosa semana.

      Eliminar
    3. ¡¡Buenos días Elena!! Pues no he leído Making Faces, pero hoy mismo, en cuanto tenga un rato, me paso por Amazon a "cotillear" sobre esta novela. En cuanto la leo comento algo por aquí, Elena. ¡¡Muchisísimas gracias!! Ya te contaré. Un beso y feliz semana!

      Eliminar
  2. Me gusto mucho la reseña. X cierto, quería decirte que leí los primeros capítulos de al azhar y me gusto mucho. Tienes pensado terminar la novela o ya la tienes terminada. Sinceramente me encanto y me encantaría leerla completa algún dia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Buenos días!! Muchisísimas gracias por tus palabras y leerme. No tengo terminada Al azhar. Sinceramente es una historia a la que tengo cariño y he releído y corregido de vez en cuando. He estado bastante tiempo sin escribir. Ahora estoy retomando la escritura. Tengo varias historias, ahí pendientes, pero prometo seguir con Al azhar. Muchas muchas gracias, de verdad. Un beso muy grande.

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!