Una cuestión de honor - Wendy Lindstrom

viernes, 17 de julio de 2015

Título original: Shades of honor/Twice loved
1º Hermanos Grayson/ Second chance brides
Género: Romántica histórica (Guerra Secesión)
Editorial: RBA Satén
Fecha publicación: 2006



* portada extraída de Amazon


Incapaz de regresar junto a su familia tras el fin de la guerra civil americana, Radford Grayson, soldado de la Unión, pasó cinco años trabajando en las vías ferroviarias. Pero, ahora, padre soltero de una niña pequeña, cree que ha llegado el momento de regresar a su ciudad natal, en Fredonia, Nueva York, y construir un hogar en el que educar y ver crecer a  Rebecca. 

Pese a tan prolongada ausencia, alberga la esperanza de recuperar a la familia que dejó atrás. Sabe que no será empresa fácil; aguarda reproches por parte de sus hermanos y preguntas a las que no puede responder.
Radford es el mayor de cuatro hermanos y fue criado para un día ser el responsable del aserradero familiar. De hecho ése fue siempre su sueño. Tenía grandes proyectos, pero cuando la enfermedad degenerativa de su padre le impidió unirse al ejército, ocupó su lugar y regresó como un héroe. 

Sin embargo, tras la muerte de su padre fue incapaz de regresar y ocuparse del aserradero.  Durante años le han acosado las voces y  lamentos que la guerra ha grabado en sus sueños, las imágenes devastadoras en sus recuerdos, la culpa y el remordimiento.

Mientras sus dos hermanos menores, Duke y Boyd, así como su madre, lo reciben con los brazos abiertos, Kyle, un año menor que él, no es tan efusivo ni tan comprensivo. En su ausencia, ha levantado el aserradero e incrementado el negocio renunciando a sus proyectos. Y ahora no está por la labor de ceder su lugar a Radford, por muy primogénito que sea.
También se ha comprometido con Evelyn Tucker, la hija de William, superior en el ejército de Radford, y un amigo de toda la vida de los Grayson.

Evelyn Tucker es hija única. Huérfana de madre desde muy niña lo es todo para su padre, así como él lo es para ella. Se ha criado trabajando en los establos, sus manos curtidas y sus ropas masculinas dan fe de ello. Se siente poco femenina y sin una madre, creció casi como un chico más.

Cuando Kyle le deja claro a Radford que su ayuda no se necesita en el negocio familiar, acaba ayudando en las caballerizas Tucker, en manos de Evelyn desde que su padre enfermara y acabara casi postrado en una cama. Poco a poco parece irse recuperando pero no tiene la fuerza ni la juventud necesarias para llevar su negocio.
De modo que Radford y Rebecca acaban viviendo bajo el mismo techo en la casa de los Tucker y trabajando en los establos. 

Pese a que se han conocido desde niños, Evelyn nunca prestó demasiado atención a Radford. Kyle fue siempre su mejor amigo.  
Aunque no recibe con entusiasmo la llegada de Radford en los establos -cree estar capacitada para sacarlo adelante por sí sola- cae prendada de la dulce y tímida Rebecca desde la primera vez que la ve. Y de su mano, comienza a sentirse atraída por su atormentado padre, cuyas pesadillas y recuerdos han dejado sombras en sus ojos.

Cuando Radford comprende que se ha enamorado de la prometida de su hermano, se encuentra en una disyuntiva: luchar por la única mujer que ha significado algo para él, junto a la que formar una familia con la que redimir pecados pasados, o amenazar con romper unos de por sí ya frágiles lazos con su hermano Kyle y su familia. 

Una cuestión de honor se publicó en España allá por el año 2007. Aunque es una de las novelas que componen la saga de los hermanos Grayson -en Estados Unidos se han publicado con dos títulos diferentes- nunca se publicó el resto. 
¡Es una auténtica lástima!

Porque es una de las novelas más conmovedoras y románticas que he leído ambientadas tras la guerra de secesión. Tanto con esta novela como con el resto de la saga, Wendy Lindstrom me ha cautivado. Pero tengo que reconocer que ésta es la que más me llegó al corazón de todos ellas, sin bien el personaje de Rebecca es una de mis debilidades.

¿Qué tiene de diferente Una cuestión de honor respecto a otras con esta temática? Pues aunque el personaje de Radford Grayson reencarna al ex-soldado traumatizado por la guerra que, posiblemente, hemos conocido en otras novelas, cuenta una historia preciosa, de amor, valor, redención y perdón, de nuevos comienzos y de los lazos familiares. Y cuenta una historia de amor romántica en mayúsculas, de esas que atesorarás durante toda tu vida, que leerás y releerás porque es tan bonita que no importa cuantas veces la has leído ya, necesitas regresar a ella de vez en cuando.
Éstas son al menos las sensaciones y emociones que me despierta.

La primera escena entre Evelyn y Radford me trajo a la memoria la novela Promesas de LaVyrle Spencer -otra maravillosa historia- por como se dirige él a ella. Pero enseguida todo eso desapareció, pues me sentí transportada a Fredonia, a esa ciudad entrañable, al huerto de árboles frutales que separa las viviendas de los Grayson y los Tucker, al arroyo, al olor de madera y serrín del aserradero, al de los caballos, cuero y sudor de los establos y cómo se entrelazan las vidas de ambas familias.

Antes de la guerra Evelyn y Radford nunca repararon mucho el uno en el otro. Radford es un poco mayor y esa diferencia, aunque no es mucha, en esas edades entre la infancia y la adolescencia eran abismales. Pero poco a poco se van enamorando y junto a Rebecca propician escenas y momentos conmovedores. Sin embargo, ni uno ni otro quieren traicionar a Kyle y, así, nos encontramos ante un amor prohibido que por su impotencia te llega al corazón.

La novela es preciosa, no sólo por la historia de Evelyn y Radford, sino por la historia de Evelyn y Rebecca, de los hermanos Grayson, de Evelyn y su padre, de Radford y William o, incluso, de Radford con un soldado sureño. 
Porque además de una historia romántica nos envuelve en las vidas de todos sus personajes y así vamos conociendo también al resto de hermanos Grayson. 
Pese a que Kyle resulta un tanto frío y desapegado en ocasiones, y aunque caigamos rendidas ante Evelyn y Radford, cree que hay que entender un poco a este personaje.  Lo ideal sería que Kyle fuese un villano al que poder odiar... mas no es así.  Todo eso hace que ésta sea una intensa  novela y lectura.

Creo que el título es perfecto, pues describe al fin lo que esconde en su interior: una maravillosa y conmovedora historia de amor, honor, lealtad, redención y nuevos comienzos. Lo mejor que es sólo el principio de la saga, con lo que en el horizonte aguardan otras conmovedoras historias: las del resto de hermanos Grayson; lo peor es que no están publicadas en español. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!