En busca de una dama - Laura Lee Guhrke

jueves, 27 de agosto de 2015

Título original: When the Marquess met his match
1º An American Heiress in London
Autora: Laura Lee Guhrke
Género: Romántica histórica
Editorial: Top novel/Harper Collins Ibérica
Fecha de publicación: 27 agosto 2015


De la mano de Harper Collins ibérica, por fin, llega a España la nueva saga de Laura Lee Guhrke, An American Heiress in London, saga que nos adentra en una serie de novelas protagonizadas por herederas americanas que, por medio del matrimonio, buscan escalar socialmente y nobles británicos en necesidad de una buena fortuna.  

A primera vista estamos ante la historia del cliché de la joven americana, heredera de una suculenta fortuna, y el noble arruinado necesitado de una esposa con una gran dote. 
Si bien Laura Lee Guhrke recurre a temas o al estereotipo de personajes archiconocidos, como es en ella habitual, logra que bajo esa apariencia previsible la novela te sorprenda. Como muestra En busca de una dama.

Lady Belinda Featherstone se casó a los dieciocho años con un apuesto Conde que la enamoró con atenciones y besos robados. Recién casada descubrió que su marido en le profesaba el menor sentimiento y que la razón por la que se había casado era su cuantiosa dote. Dote que no tardó en despilfarrar en amantes, juergas y vicios. Cuando cinco años más tarde falleció en brazos de su última amante, le dejó numerosas deudas y desencantada con el matrimonio.

Belinda aprendió a valerse por si misma y durante los últimos cinco años se ha forjado un porvenir como casamentera. Su trabajo consiste en ayudar a entrar en sociedad a jóvenes herederas americanas, a la vez que las asesora a la hora de elegir marido y contraer matrimonio. Su cometido es lograr alejarlas de pretendientes como su difunto marido. 

O como Nicholas, el marqués de Trubridge, empecinado en convertirse en su cliente para que lo ayude a cazar a una heredera.

Pero Lady Featherstone no está por la labor de ayudar a ese granuja encantador a embaucar a una inocente jovencita.

Nicholas, el marqués de Trubridge, se encuentra en la acuciante necesidad de conseguir fondos. Fondos lo bastante profundos para cubrir sus numerosas deudas y su ostentoso estilo de vida, pues su padre, el arrogante Duque de Landsdowne, ha decidido retirarle su asignación a no ser que se case con la dama de su elección, una dama que no es el del gusto deTrubridge.
Nicholas y su padre llevan enfrentados desde casi diez años atrás, con lo que el marqués se niega a ceder a los chantajes de su progenitor, pero necesita dinero ¿Y qué mejor manera de lograrlo que casándose con una joven bella y rica? 

No dispuesto a pasarse la temporada asistiendo a bailes y reuniones en el campo, recurre a la intachable Lady Featherstone para que le ayude. Sin embargo, la dama se niega rotunda y categóricamente a ser la responsable de que ese bribón rompa el corazón a una jovencita. 
Pese a su negativa inicial, Belinda accede a ayudar al Marqués a conseguir esposa. Lo difícil será  encontrar a la mujer merecedora del castigo de tenerlo como marido. 

Nicholas supo desde que entró en el salón de Lady Featherstone con quién quería casarse, lo supo en el momento que la besó por primera vez. Bajo esa apariencia gélida e inalcanzable es apasionada, bella y, para más inri, americana, algo que horroriza a su padre.  Si contara con una cuantiosa fortuna... ¡sería la mujer perfecta para él!

Siento debilidad por las novelas de Laura Lee Guhrke, pese a que la temática que aborda no es mi elección preferida para una historia de amor. Pero, inexplicablemente, todas y cada una de ellas me resultan dulces, románticas, divertidas y encantadoras. Me atrapan, me seducen desde la primera página, hacen trizas las ideas preconcebidas que tengo en mente antes de leerlas. Y ahí radica el éxito de esta escritora conmigo.

Belinda y Nicholas, la pareja protagonista de En busca de una dama, se nos presentan como una pareja arquetípica: ella es una joven americana -o lo fue en su día- con una enorme herencia, pero que no es aceptada ni por la elitista alta sociedad neoyorquina ni por la tradicional británica; él es un noble con un título ancestral y las arcas vacías -o en su caso controladas por su manipulador progenitor. 

Belinda aborre a los hombres como el marqués de Trubridge, como su difunto marido, quien le rompió el corazón y la dejó en la ruina; Nicholas está necesitado de casarse con alguien como Belinda, si tuviera dinero...
Pero bajo esa apariencia tan previsible, no sólo la novela no sigue el curso esperado, sino que los propios protagonistas tampoco resultan confirmar esos clichés que su autora nos hizo creer que eran.

Y ahí radica la magia de En busca de una dama. Me fascina cómo Laura Lee Guhrke crea a unos personajes tan opuestos a lo que prometía, pues Nicholas no resulta ser el calavera despreciable que parecía, ni Belinda esa dama que mantiene bajo capas sus emociones contenidas.

La trama romántica es preciosa, hilvanada puntada a puntada con primorosas escenas sociales,  presentaciones orquestadas por la casamentera más exitosa de Londres, con diálogos seductores, con encuentros divertidos y románticos y la chispeante química latente entre esta pareja. No es una novela que abuse de las escenas eróticas, algo que me ha agradado especialmente.
Acompañados por un plantel de personajes tan carismáticos como ellos, entre los que destaca la Duquesa de Margrave, buena amiga de Belinda, el Duque de Landsdowne, o los amigos calaveras de Nicholas como Jack, además cuñado de Belinda, Denys y James, a los que además de juergas les une una profunda y leal amistad.

En busca de una dama es una bonita y romántica historia que, aderezada con una chispa de humor y dulzura, me ha envuelto de principio a fin y me ha dejado con una sonrisa en los labios. 



2 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta, Mariam, me lo apunto.
    Justamente hace un par de días recomendaban también otro libro de ella.
    No me acuerdo de cuál, pero a mi me suena que hace años leí uno o dos de ella y me gustaron.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las novelas de esta autora y mira que cuando la publicaron me costó decidirme con la primera (aún me acuerdo Amor prohibido) y al final me gustó muchísimo. Ay anímate, con ésta u otra, las tiene preciosas, Isa. Un besazo

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!