viernes, 7 de agosto de 2015

Perdón - LaVyrle Spencer

Título original: Forgiving
Autora: LaVyrle Spencer
Género: Romántica histórica
Editorial: Emecé
Fecha publicación: 1993



Sarah Merritt llega al pequeño pueblo de Deadwood al sur de Dakota, tierras en disputa con los indios americanos, donde la explotación minera está en pleno apogeo. Lo hace con un doble propósito: fundar un periódico y encontrar a su hermana Addie, que huyó de casa cinco años atrás. La última carta que recibió de ella indica que reside allí, donde trabaja como servicio de la señora Hossiter. 
Pero nada acontece según esperaba.

En Deadwood abundan los bares, salas de juego y prostíbulos; la población masculina duplica a la femenina. Es un territorio poco civilizado, donde la promesa de hacer fortuna ha atraído a muchos hombres. Fundar su periódico se convierte en una labor ardua, sobre todo por los impedimentos que Noah Campbell, el marshal, le pone. Por otra parte descubre, consternada, que la señora Hossiter es, en realidad, la dueña de un burdel y que Addie, ahora conocida como Eve,  no desea reencontrarse con ella.

Pero Sarah no se deja vencer por el desaliento y no sólo lucha con denuedo para lograr que el Chronicle -su periódico- comience a imprimir y vender ejemplares, sino por tender un puente que la acerque a su hermana e instarla a abandonar esa vida.

Noah Campbell ha sido nombrado marshal por la población de Deadwood y, como tal, hace cumplir la ley. Pese a que el pueblo, en realidad, no cuenta con los elementos suficientes para impartir justicia, como un juez -con lo que el encargado del almacén actúa como juez en funciones- o una cárcel -con lo que el almacén hace las veces de celda- trata de hacer su trabajo. La llegada de Sarah Merritt le provoca más de un quebradero de cabeza y los encontronazos entre ambos se suceden. 

La señorita Merritt le exaspera, sus modos bruscos y directos de hablar, su inagotable energía y su tendencia a cuestionarlo todo en nombre de informar en su periódico. Lo cierto es que Noah no está acostumbrado a tratar con damas timoratas como Sarah, la compañía femenina que frecuenta está en los burdeles, pero poco a poco todos aquellos rasgos que veía defectos en ella, comienzan a resultarle encantadores.

Durante mucho tiempo he anhelado leer esta novela, dificilísima de encontrar, pues está descatalogada. El argumento presagiaba una historia desgarradora, mas, pese a ello, he descubierto una lectura tan conmovedora que me ha encogido el corazón desde la primera a la última página. Y la larga espera ha merecido la pena.
Perdón es una novela costumbrista, que describe la vida en el pueblo de Deadwood -territorio en disputa con los indios americanos y una tierra casi salvaje, poco civilizada- pero también es una historia de sentimientos, de perdón y del poder sanador del amor. 

La protagonista indiscutible es Sarah Merritt cuya cruzada por fundar un periódico y desempeñar un oficio de hombre es el punto de partida de la trama. Ése y reencontrarse con Addie, su hermana menor. Cuando conoce al marshal de Deadwood, Noah Campbell, siente una antipatía y animadversión inmediatas. Pese a representar la ley, es inmoral y propenso a sacarla de quicio.  Los encontronazos entre ambos se suceden hasta que sucede lo impensable y descubre que se está enamorando de él. 

Pese a que durante una parte de la novela Addie Merritt es una secundaria, poco a poco, su presencia se hace mayor y su papel más protagonista. De modo que llega un momento en que son cuatro los protagonistas de Perdón: Sarah y Noah, Addie y Robert, su antiguo prometido. 

Me ha sorprendido enormemente la novela, tanto por la conmovedora historia de sus cuatro protagonistas, como por el trasfondo histórico en que se sustenta. 
Perdón transcurre en un pequeño pueblo situado al sur de Dakota, Deadwood, enclave rodeado y envuelto en hechos y personajes históricos reales. Realmente en 1876, cuando transcurre la historia, era una región minera donde abundaban los prostíbulos y los salones de juego, donde las mujeres escaseaban y había demanda de prostitutas.
Realmente era un territorio sin ley, pero en la novela sus habitantes escogen un marshal para hacer respetar la justicia. Se refieren hechos históricos reales como el asesinato de Bill Hickok o el personaje de Calamity Jane. 

De modo que partiendo de una historia real, LaVyrle Spencer describe el crecimiento de un pueblo y construye unos personajes que, de un modo ficticio, son parte de esa historia, pero a la vez nos desgrana sus sentimientos, miedos y anhelos y crea dos preciosas historias de amor. 

Aún me sorprende que las novelas de LaVyrle Spencer pueden llegar al corazón como lo hacen. Cada vez que leo alguna que aún no había leído, lo hago con sentimientos encontrados, la casi segura certeza de que me emocionará pero el temor de que sea una historia demasiado dura que me provoque cerrar el libro con angustia. 

Perdón, ciertamente, narra una historia durísima a través del personaje de Addie. Mentiría si dijera que su historia no me dejado con el corazón encogido en ocasiones, pero la maestría de esta autora para transformar a este personaje y hacerlo renacer es magistral y preciosa. 
Para mí, junto a Catherine Anderson, es una las escritoras que mejor lo logra. 

No obstante, pese a ese halo turbio y oscuro que rodea a Addie y Sarah, se trata de una novela preciosa, que cuenta el nacimiento de un pueblo, el renacer de dos mujeres cuya inocencia se hace añicos -cada una de una manera diferente- y de dos hombres que, con su amor incondicional, logran sanar sus heridas. 

Por otro parte, como es habitual, LaVyrle Spencer nos adentra en la vida del resto de habitantes de Deadwood, los negocios que abren, un sinfín de personajes secundarios cuyas vidas y día a día enriquecen Perdón y te transportan a ese pequeño y desordenado pueblo minero, a sus aceras desiguales, calles repletas de suciedad y a la esperanza que, debajo de todo ello, brilla para todos. 

* portada extraída de internet

2 comentarios:

  1. Me muero de ganas de leerla, pero por el momento es imposible. LaVyrle me encanta, la ambientación me encanta y el argumento me atrae muchísimo.
    Espero que como hicieron hace unos pocos años con otras novelas de ellas, acaben reeditándola en castellano
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Buenos días, Marhya!! Espero que tengas o hayas tenido unas estupendas vacaciones. Yo también espero que, algún día, reediten el resto de novelas de LaVyrle Spencer. Incluso de alguna otra escritora. Confieso que no me animaba a leerla porque por la sinopsis se intuye una historia dura. Siempre me pasa con esta escritora y con Catherine Anderson. Pero luego leo la novela y pienso ¿por qué no la leí antes? Si es posible, claro. Un besazo y disfruta de lo que queda verano.

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!