Espérame - Elisabeth Naughton

viernes, 18 de septiembre de 2015

Wait for me
Against all odds #1
Elisabeth Naughton
Romántica contemporánea/Suspense romántico
Ediciones B
Febrero 2014



Tras la muerte en un accidente de avión de su marido, un eminente cirujano, Kate descubre que los últimos años de su vida han sido una mentira. Dos años atrás, Kate despertó del coma, pero desde entonces sufre de amnesia. No recuerda el pasado previo al accidente que la dejó en coma y amnésica. 

En el tiempo transcurrido su mundo se ha reducido a su hijo de cuatro años, Reed, y a Jake, un marido frío y distante. Tras su muerte, revisando sus pertenencias y documentos, descubre el historial clínico de su ingreso, que desvela que estuvo tres años en coma, y la fotografía de una niña pequeña cuyo parecido con ella es asombroso.

Kate necesita respuestas. Por ello comienza a indagar, lo que la lleva a San Francisco y al hospital donde estuvo ingresada. Pero allí no sólo no le aclaran sus dudas, sino que le informan que los historiales de muchos pacientes, entre los que se encuentra el suyo, se destruyeron en un incendio.
Pero Kate no se rinde y se traslada a San Francisco para hallar la verdad.

Contacta con una abogada, Simone Conners, que, para su sorpresa, le asegura se parece muchísimo a una amiga suya, Annie Harrison, fallecida cinco años atrás en un accidente aéreo y que la niña de la foto es Julia Harrison, la hija de Annie.
El mundo de Kate se tambalea bajo sus pies, ¿su nombre es Kate Alexander o Annie Harrison? ¿Y su hijo Reed es, en realidad, hijo del hombre que creía su marido o de Ryan Harrison, con el que le dicen Annie estaba casada?

Ryan Harrison es un poderoso empresario farmacéutico. Desde la muerte de Annie se ha entregado por completo al trabajo y a su hija Julia, la única persona que ha logrado que mantuviera la cordura tras perder a Annie, la mujer que lo era todo para él. Con la ayuda de su cuñado y mejor amigo, Mitch Mathews -hermano de Annie- ha educado a Julia y, se ha volcado en su empresa, con lo que ha aumentado su fortuna. Es un hombre millonario, poderoso, frío y despiadado en los negocios, pero, en realidad, vacío sin Annie.
Cuando Kate Alexander aparece en la puerta de su casa, pasa del infierno al cielo -Annie está viva- para volver a descender al descubrir que no lo recuerda, ni a él ni a Julia, ni su vida juntos, ni cuánto significaban el uno para el otro.

Comienza a sí una búsqueda por la verdad, por hallar las respuestas a tantas mentiras y secretos, enterrados durante cinco años. Las vidas de Ryan y Annie/Kate se cruzan nuevamente, pero este reencuentro, ¿supondrá esa segunda oportunidad por la que Ryan tanto ha soñado o una separación definitiva?

¿Sabéis esa sensación magnética que tienes cuando estás atrapada en una historia, pero eres incapaz de dilucidar qué sucede y por qué determinados hechos han acontecido? En fin, que no tienes ni idea de nada, salvo que necesitas llegar a la última página porque la novela no sale de tu cabeza. Pues eso es lo que me provocó la lectura de Espérame.

Es una historia desgarradora, romántica, trepidante y sorprendente. Lo cierto es que, confieso, la he leído varias veces ya. La primera fue en inglés, luego en español, y cada vez que la leo me ha envuelve como si fuera la primera vez, pese a que ya no tiene la misma intriga.

Cuenta una preciosísima historia de amor, en medio de una hipnótica trama de suspense cuyo ritmo no decae en ningún momento. Cuenta con un plantel de personajes carismáticos, de  fuertes personalidades que parecen traspasar el papel. Y cuenta con misterio, giros inesperados... y mucho amor. 

Si bien todo cuanto envuelve la desaparición de Annie y la reaparición de Kate es apasionante, pues a medida que avanza la historia, y los personajes van tirando del hilo, se desentraña una  trama insospechada e increíble, reconozco que la historia de amor de Kate y Ryan es maravillosa. 

Dejando de lado la trama de intriga, es lo mejor de lea novela. Es la historia de amor de dos almas gemelas. Porque según vamos conociendo como fue la relación de Annie y Ryan no se me ocurre otra manera de describirlos. Formaban una unión perfecta, de esas que sabes que están destinados a estar juntos toda la vida. Pese a las diferencias entre ellos, habían logrado hallar un equilibrio perfecto que me recuerda otra pareja con mucho en común, Ellie y Tucker Grant de la autora Catherine Anderson. 

Lo más bonito de la novela es que de entrada no sabemos todo esto, sino que, poco a poco, según reaparece Kate en la vida de Ryan y Julia -también en la de Mitch- y estos descubren su amnesia, retazos del pasado son compartidos y te percatas de cuán perfecta eran sus vidas.

Sin embargo, Espérame cuenta la historia de una segunda oportunidad, de una nueva vida construida sobre las cenizas de un duro y misterioso pasado, que se va desentramando capítulo tras capítulo, dándonos a conocer al Ryan y Annie Harrison del pasado y al Ryan y Kate que se reencuentran.

Me sentí envuelta desde la primera página en la ternura que desprenden los diferentes personajes en relación a Annie, narrada de una manera prodigiosa, provocando tantas emociones mientras lees que puedes reír pero también acabar con el corazón encogido. 

El personajes de Kate es fabuloso. Es una mujer sin recuerdos, sin memoria, que no sabe nada de sí misma, de su vida, salvo lo que ha vivido los dos últimos años. No puedo imaginarme algo más aterrador. Pero Kate no se amedrenta y lucha por descubrir quién es y, en el proceso, descubre una confabulación que le ha robado parte de su vida. 
El personaje de Ryan es increíble. A primera vista parece un magnate frío y despiadado.  Pero entonces entra en escena Julia y desborda ternura, y entonces aparece Kate y renace un Ryan desconocido.

Entre los secundarios de la novela destacan Mitch Mathews y Simone Conners. Mitch no es sólo el hermano de Annie, sino el mejor amigo de Ryan. La relación entre ellos es, en realidad,  la de dos hermanos, no exenta de pullas y bromas, pero enseguida se vislumbra como se protegen mutuamente. Es un personaje entrañable, apuesto, divertido, leal, seductor... cuya lealtad hacia su hermana y su cuñado es inquebrantable y cuya atracción hacia Simone es incuestionable. 
La historia secundaria de la novela está protagonizada por ellos, pese a que continua en su propio libro. 

Espérame es una novela deliciosa, romántica, apasionada. Cuenta con una trama de intrigas absorbente de principio a fin, narrada con tal maestría que es capaz de emocionarte y mantenerte con el alma en vilo al mismo tiempo. 
Es capaz de lograr dibujarte una sonrisa con sus diálogos ingeniosos, y a la vez de  encogerte el corazón, y cuyos protagonistas, duro pero a la vez dulce él, valiente y decidida ella, te hacen soñar despierta con su  preciosa historia de amor y de una segunda oportunidades.

Lo cierto es que tiene todo para atraparte: es una historia de reencuentros, romántica en mayúscula, dulce y divertida, inquietante e intrigante, cuanta con secundarios maravillosos y es de esas que te dejan con mariposillas en el estómago. 
Sin duda, es una de las mejores novelas que he leído en los últimos años

Friction - Sandra Brown

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Friction
Sandra Brown
Romántica contemporánea/Suspense romántico
Novela sin traducir
Grand Central Publishing
18 Agosto 2015



Crawford Hunt es un Ranger Texas que, tras la muerte de su mujer cayó en un espiral descendente. Su imprudencia acabó relegándolo al departamento informático. Pero el precio más alto fue ceder la custodia de su hija a sus abuelos maternos. 

Cuatro años más tarde, Crawford se ha rehabilitado, ha cumplido a rajatabla todos los requerimientos que el juez Walters le ha exigido y ha asistido a terapia. Quiere recuperar la custodia de Georgia como sea.
Pero el futuro de su familia recae ahora en las manos de la juez Holly Spencer, que ocupa el puesto del fallecido juez. 

Pese a que ocupa temporalmente el puesto de su mentor, Holly, confía en sí misma y en lograr el puesto de manera permanente, una vez las elecciones en curso lleguen a su fin. Su rival más directo no se lo pone fácil y, a menudo, la coloca bajo el escrutinio público. 

Como lo hace su último caso. Pues, durante la vista por la custodia de Georgia Hunt, un enmascarado armado irrumpe en la sala, dispara al algualcil y apunta su arma sobre Holly. La rápida intervención de Crawford le salva la vida. 
Al estar en deuda con él, su veredicto podría ponerla en entredicho.

Pero ese acto heróico pasa a ser puesto en tela de juicio, cuando muchos lo tachan de una imprudencia, con lo que peligra que Crawford pueda recuperar la custodia de su hija. Cuando se descubre que, tal vez, la identidad del pistolero no sea la que en principio parece, sino que continua libre y al acecho,  con lo que la vida de la juez sigue en peligro, Crawford la convierte en su misión y compromete, aún más, el papel de Holly y la posibilidad de recuperar a Georgia.
Pero es evidente que la jueza necesita sólo protección contra un asesino... así como del propio Crawford, pues nace entre ellos una atracción prohibida.

Friction es la última novela de suspense romántica publicada de Sandra Brown. Es una historia intensa, repleta de intriga y giros insospechados que me han mantenido en vilo de principio a fin. El ritmo no decae en ningún momento; los interrogantes son demasiado interesantes para no procurar tener el libro siempre a mano y robar unos minutos para seguir con la lectura.

Cuando la novela da comienzo, en una sala de audiencias de Prentiss se celebra la vista por la custodia de Georgia Hunt. Crawford ha luchado con denuedo, contra sí mismo y sus propios demonios, para convertirse en el padre que su hija merece y recuperar su custodia, en esos momentos en manos de los abuelos maternos. Sin embargo, la sentencia no llega a oírse, pues irrumpe en la estancia un hombre enmascarado y armado que dispara, primero contra el algualcil, más tarde apunta hacia la juez Holly Spencer. Crawford lo impide y protege a la juez con su propio cuerpo.

Los primeros capítulos son vertiginosos. Si las emociones se pudieran evaluar como en las constantes vitales, el gráfico mostraría picos altos y bajos.
De entrada da la impresión de estar ante una novela de suspense, pero, poco a poco, la relación entre Crawford y Holly comienza a tomar forma. Pasa por diferentes etapas, al principio apenas se esboza, insinuando escenas más que describiéndolas pero, a medida que esa relación se torna más personal y la atracción más obvia, la autora nos hace partícipes y testigos de cuanto acontece entre ellos.

Me ha parecido un recurso habilidoso. Pues, conociendo las novelas de Sandra Brown, tanto por  cómo cuenta y desarrolla la trama de suspense, cómo por el carácter pasional de las relaciones entre sus protagonistas, el que pasara por alto, casi de puntillas, en la relación de Crawford y Holly me ha sorprendido. Sin embargo, como digo, paulatinamente la novela intensifica la acción y la atracción entre sus protagonistas.

Holly y Crawford son polos opuestos. Ambos trabajan en aras de la justicia, Crawford como Ranger Texas, Holly como juez. Pero abordan su profesión de manera diferente, consecuencia de la personalidad de cada uno.
Holly es prudente, racional, sopesa los pros y los contras; Crawford es visceral, impulsivo y no se detiene demasiado a reflexionar. Actúa por impulso. 
Así es como lo hace en la sala de audiencias cuando irrumpe el hombre armado; así es como actuó cuatro años atrás en la operación Halcon, la última en la que participó antes de ser relegado a trabajar en el despacho.

Sin embargo, a pesar de ser tan diferentes, les unen, por un lado la atracción que sienten el uno por el otro, por otro lado, el deseo de hacer justicia y que el hombre que mató a Chet Barker, el alguacil y atentó contra Holly, sea detenido.

A medida que la acción se desarrolla, el resto de personajes que conforman el plantel de la novela van haciendo su aparición, unos despertando sospechas, otros provocando emociones dispares y, en ocasiones, fluctuantes.  

A través de la carrera contrarreloj que Holly y Crawford emprenden para desentrañar los secretos y la identidad del culpable, afloran las personalidades más íntimas de ambos, conocemos su pasado, su infancia y las personas que más han influido en sus vidas. Como el difunto juez Waters, mentor y casi como un padre de Holly, Conrad, el padre alcohólico de Crawford, la difunta Beth -la mujer de Crawford- Georgia, Grace y Joe -los suegros- Neal Lester, al cargo de la investigación que siente cierta antipatía y animadversión hacia el Ranger Texas, Matt Nugent, el novato, Harry y Sessions -compañeros de Crawford- Chuck Otterman y Smitty.

He disfrutado enormemente con Friction, pues es una novela trepidante, te mantiene en vilo, te permite conocer las luces y las sombras de sus protagonistas al mismo tiempo que la intriga, la acción y los asesinatos se suceden. 

Me encantan las novelas de Sandra Brown, las considero una apuesta segura que nunca me decepcionan. Desde que leí la sinopsis de Friction, antes incluso de que se publicara, he estado ansiosa por leerla. Lo cierto es que me ha gustado más de lo que esperaba, pues no sólo la parte de suspense es muy interesante -pese a que llega un momento en que es bastante evidente quién anda detrás de todo, pero no así las razones- sino que la trama romántica me ha encantado. 

La historia de Crawford y Holly me ha parecido muy bonita, sensual y, a su modo, romántica. El personaje de Georgia aporta mucha dulzura a la historia y permite vislumbrar un lado más vulnerable, más humano y menos rudo en Crawford.

Así pues, creo que Friction es una buenísima novela de Sandra Brown. 

Beautiful gifts - Catherine Anderson

lunes, 14 de septiembre de 2015

Beautiful gifts (The true love wedding dress)
Keegan-Paxton #2
Catherine Anderson
Romántica histórica Oeste (sin traducir)
Onyx Books
Noviembre 2005


The true love wedding dress es una antología que reúne cuatro novelas cortas, escritas cada una de ellas por una autora diferente: Barbara Metzger, Connie Brockway, Casey Clayborne y Catherine Anderson.

La novela da comienza con un prólogo, escrito por Catherine Anderson, que nos sitúa en Escocia. 

Es el año 1790. A la luz del fuego, Aileanna MacEwan, una muchacha escocesa, cose el vestido de novia de su señora, una joven mimada y consentida que va a desposarse con un noble británico de nombre Halford Bainbridge. La humilde costurera está secretamente enamorada de él. Así como sabe que Bertrude, su señora, no hará feliz al apuesto joven. Impulsada por la mágica conexión que siente con el vestido, lanza un hechizo sobre éste según el que sólo una mujer que se case por amor podrá lucirlo.

Aileanna MacEwan desciende de una estirpe de brujas. 
El hechizo no tarda en obrar su magia y, poco después, el mismísimo Halford Bainbridge aparece en las cocinas y... evidentemente no os contaré qué acontece.
Basta decir que una vez logrado el cometido del vestido, mágico, desaparece. 
Pero a lo largo del tiempo irá volviendo a aparecer y desaparecer...

Cada una de las historias de estas autoras parten de ese vestido mágico y de la joven a cuyas manos llega. 

Beautiful gifts es la cuarta y última novela de la antología, también de la autora Catherine Anderson. En esa ocasión el vestido mágico aparece en el Oeste, en Colorado, concretamente en el pequeño pueblo de Sin Nombre donde se desarrollan las historias de la familia Keegan-Paxton. 
Beautiful gifts es la segunda en orden de lectura, es una novela corta, situada tras Keegan's Lady y cuenta la historia de Patrick O'Shannessy y Faith Randolph.

Faith Randolph nació en el seno de una familia de la alta sociedad de Brooklyn.  Se casó con apenas quince años. Y, tras enviudar, su padre, un hombre frío y manipulador, arregla un nuevo matrimonio de conveniencia. Esta vez lo hace con un anciano prácticamente en su lecho de muerte.
Su primer matrimonio también fue una unión sin amor, una fusión entre dos adineradas familias, al que Faith accedió. Pero, en esta ocasión, cuando descubre que su prometido planea enviar a Charity, su hija, a un internado, huye.

Dejando atrás su fortuna y vida privilegiada, Faith huye con Charity con destino incierto. Su última parada es en Sin Nombre, un pequeño pueblo de Colorado, cuando al bajar de la diligencia descubre que le han robado todo el dinero. 

Durante días, Faith se ve obligada a buscar comida en la basura para alimentar a su hija y a dormir, a hurtadillas, en establos. Famélica y angustiada, Faith busca trabajo en el pueblo. Cuando está a punto de ofrecerse como moza de la taberna se cruza con un vendedor ambulante que le regala dulces para Charity y un bonito vestido de novia, que no ha podido vender, a Faith. Con renuencia, la joven lo acepta.

Poco después Faith descubre un anuncio en el almacén de Sin Nombre, según el que se busca ama de llaves para el rancho O'Shannessy. Pese a que el vendedor le informa que se trata de un anuncio muy antiguo y que probablemente alguien ya ha sido contratado, Faith decide acercarse a indagar.

Para su sorpresa, Patrick O'Shannessy, el dueño del rancho resulta tan joven que ella. 
Pese a que aún no ha contratado a nadie Patrick cree que Faith no es la persona más adecuada para el puesto: es demasiado joven  y delicada, no está habituada a la dura vida de un rancho ni a trabajar con animales. Pero cuando Faith cae desmayada a sus pies, se compadece de ella y  de su hija y la contrata. Poco tarda en descubrir que es incapaz de hacer los quehaceres necesarios en un rancho. Pero Patrick, conmovido por madre e hija, se ofrece a enseñarle y a darle una nueva oportunidad. 

Pese a ser una novela corta, incluida dentro de la antología The true love wedding dress, con las peculiares que conlleva, la historia de Patrick O'Shannessy y Faith Randolph me ha parecido dulce y conmovedora.  

Patrick y Faith pertenecen a mundos tan diferentes como el día y la noche, pero ambos tienen en común las heridas de una infancia difícil. 

Faith es una señorita de ciudad, criada entre algodones y educada en el convencimiento de que debía respetar los deseos -y órdenes- de un padre frío, cruel e indiferente. Su primer matrimonio fue acordado entre su padre y el padre de su difunto esposo y se celebró cuando apenas tenía quince años. Tras el desengaño sufrido, nuevamente accedió a no contravenir los deseos de su padre cuando acordó un segundo matrimonio, hasta que supo que la apartarían de su hija Charity. 
A partir de entonces comienza su lucha por sobrevivir y huir de la influencia de su padre, lo que lleva a madre e hija a Sin Nombre y al rancho de Patrick O'Shannessy.

El Patrick O'Shannessy, cariñoso y maduro, que conocemos dista abismalmente del joven propenso a desahogar sus penas en alcohol y en estallidos violentos de Keegan's Lady. Lo cierto es que me ha sorprendido mucho el cambio sufrido, si bien han pasado dos años desde que los hechos acontecidos en la anterior novela.

Patrick se muestra en todo momento paciente y bondadoso con Faith y con Charity, con lo que la niña, poco acostumbrada a la bondad o la mera atención de un hombre, enseguida se encariña con él. Juntos protagonizan escenas no sólo dulces, sino también divertidas.

Pese a tratarse de una novela corta la trama está hilvanada con sencillez y coherencia, describiendo como día a día la vida en el rancho propicia que los sentimientos  nazcan entre Patrick y Faith. La ineptitud de Faith como ama de llaves a su llegada da pie a escenas muy divertidas pero también conmovedoras con la pequeña Charity.

Además personajes de la anterior novela como Caitlin, la hermana de Patrick, Ace o Joseph tienen un pequeño papel en la historia. 
Pese a estar incluida en la antología The true love wedding dress, con lo que la trama parte del vestido que le regalan a Faith, la historia no desentona y enlaza de una manera tierna y encantadora. 

Si bien es cierto que, al estar incluida en este libro, y a la vez ser parte de una saga, las lectoras que no hayan leído la primera novela puedan detectar referencias y personajes acontecidos anteriormente que les desborden un poco. No obstante, es bonito saber cómo ha cambiado la vida de Caitlin y Ace en el tiempo transcurrido y cómo ella ha dejado de ser la joven asustadiza como conocimos, así como Patrick ha dejado de ser el joven conflictivo y problemático que fue.

La historia de Patrick, Faith y Charity me ha parecido preciosa, sencilla y de esas que sin muchos alardes llega directa al corazón. 

Por último, no puedo acabar estas líneas sin hacer una pequeña referencia al prólogo de The true love wedding dress que, de la mano de Catherine Anderson, describe como, una vez más el vestido de novia desaparece, pero, eso sí, sigue obrando su magia como es su cometido.

Emboscada - Nora Roberts

viernes, 11 de septiembre de 2015

The Search
Nora Roberts
Romántica contemporánea/Suspense romántico
Plaza & Janés/Debolsillo
2009




La vida de Fiona Bristow en la isla de Orcas, en la costa de Seattle, es tranquila, apacible. Casi de ensueño. Tiene una casita donde vive con sus tres leales y protectores perros labradores: Newman, Bogart y Peck. Trabaja en lo que le gusta, el adiestramiento de perros pero, también, colabora con la policía en el rescate y búsqueda de personas perdidas. 

Lejos queda de la pesadilla que vivió ocho años atrás. Fue la única superviviente del ataque de un asesino en serie que acechaba, raptaba, torturaba y asesinaba a jóvenes, universitarias y deportistas. A todas las estranguló con un pañuelo rojo que apareció en el lugar donde les dio sepultura. A todas excepto a Fiona que logró escapar con vida. Como retribución, antes de ser capturado, asesinó al policía novio de  Fiona y a su leal perro.

En la apacible isla de Orcas ha rehecho su vida. Es parte de la comunidad, es apreciada por todos y tiene un buen grupo de amigos. La tranquilidad que se respira en su casita desaparece el día que Simon Doyle llama  a su puerta con un cachorro. Simon es un ebanista que se ha instalado en la isla buscando soledad. Pero cuando su madre le regala un cachorro, que le está destrozando la casa, decide acudir a la adiestradora. Fiona queda prendada de inmediato por Tiburón, el cachorro, mas no le sucede lo mismo con su hosco dueño.

Ni Simon ni Fiona están buscando una relación. Simon rehuye del compromiso y, desde luego, Fiona, alta, delgada y pelirroja, no es en absoluto su tipo. Fiona ha evitado enamorarse desde la muerte de Greg, su prometido, y la brusquedad de Simon no le atrae en lo más mínimo.
Sin embargo, a causa de Tiburón sus encuentros pasan a ser diarios e, inexplicablemente, la atracción nace entre ellos. 
Al mismo tiempo, el refugio que Fiona se ha construido en la isla deja de serlo cuando un asesino comienza a acecharla. 

Emboscada es una novela de suspense romántico pero, al mismo tiempo, desborda amor por los perros. Son una importante vital en la historia, no sólo como los leales compañeros de Fiona, sino porque protagonizan muchas escenas, tanto de adiestramiento como de rastreamiento. Pese a que había leído críticas y opiniones que destacaban este aspecto, de una manera nada positiva, a mí me han encantado. En todo caso, han sido los últimos capítulos donde se lleva a cabo la búsqueda de varias personas -uno de los momentos álgidos del libro- los que han resultado más aburridos, pese a ser, como digo, importantísimos. 

Me ha resultado fascinante leer cómo Fiona enseña disciplina a los perros, como los entrena en labores de rastreamiento y entrenamientos básicos, sobre todo con el cachorro. Realmente Newman, Bogart, Peck y Tiburón son personajes vitales en el desarrollo de la novela.  No sólo son animales entrenados para rastrear, sino parte de las vidas de Simon y Fiona y el papel en han jugado, sobre todo, en la manera en que Fiona rehace su vida tras la pesadilla sufrida.

En cuanto a la historia romántica que es uno de los ejes, confieso que me ha sorprendido muy gratamente. Me explico. Me ha parecido intensa, excitante, tanto por la relación de Fiona y Simon como por el papel que juegan los cuatro perros.

Fiona, la protagonista, es una mujer fuerte, valiente, una superviviente que, poco a poco, ha renacido de sus cenizas, aunque suena a topicazo. Su profesión y su amor por los perros determinan cómo es y cómo es su vida. Vida, en la que tienen un lugar muy importante, Syl, su madrastra, y Mai, la veterinaria de la isla. 

Simon, el protagonista, difiere del perfil de protagonista de Nora Roberts. Apuesto, misterioso y solitario, muestra ante todos una rudeza exterior que lejos queda de los encantadores protagonistas de otras novelas. Pero, poco a poco, tras esa manera brusca y sin sutilezas de hablar y opinar, también de actuar, descubres que como dice el refrán “perro ladrador poco mordedor”. 

Como historia romántica, Emboscada me ha parecido apasionante. Me ha encantado como va desarrollándose la relación entre sus protagonistas, como poco a poco van entrando en la vida y rutina del otro, y como van limando sus diferencias. Hay escenas muy divertidas donde cada uno de ellos justifica que sobrepasen los límites del otro o negocian un pago a cambio. Llegué a reír con una escena en que Fiona, ordenada y pulcra, ordena la casa de Simon, y él, desordenado y caótico, demuestra que en realidad “no” le gusta el orden. 

La primera parte de la novela gira sobre todo alrededor del trabajo de adiestramiento de Tiburón y las clases de Fiona, así como algunos rescates. Al mismo tiempo que nace y toma forma la relación con Simon. 
La segunda parte trata sobre el asesino que la acecha, las nuevas víctimas y la investigación, y como la situación que vive, estresante y aterradora, trastoca su apacible vida, así como el papel que Simon juega en ella. 
La última parte gira sobre la resolución del caso, cuando tratan de aprehender al asesino. Como digo antes es, pese a lo apasionante que pueda resultar, la que menos me ha atrapado. Tal vez porque en las dos anteriores, aun con entrenamientos de perros, búsquedas y los nuevos crímenes, la historia romántica tiene más peso que en la última, que me ha resultado más de suspense que romántica.

Después de leer tantas novelas de Nora Roberts, impregnadas con las profesiones de sus protagonistas -en este caso detalla no sólo los entrenamientos de perros y rastreo, sino la construcción de muebles de Simon- me ha dado por pensar -o percatarme más bien- que la autora crea unos personajes que no sólo viven y respiran su profesión, sino que ésta alcanza a otras partes de su vida. Por ejemplo me han resultado curiosas escenas en que Fiona y Simon comparten impresiones sobre sus vidas y la relación entre ellos, y lo hacen comparándolo con un entrenamiento de perros. 

Pese a todo esto, reconozco que Emboscada me ha apasionado, tanto por la trama de suspense como por la excitante historia romántica de Simon y Fiona. Y, también, porque la presencia, entrañable y leal, de los perros ha conseguido hacerme sonreír y emocionarme con ellos.


Keegan's Lady - Catherine Anderson

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Keegan's Lady
Keegan-Paxton #1
Catherine Anderson
Romántica histórica Oeste (sin traducir)
Avon
Primera publicación en 1996
Reedición enero 2015

Jamie Keegan era un niño de once años cuando fue testigo del despiadado asesinato de su padrastro. Cuando trataba de evitarlo, recibió una brutal paliza a manos de Conor O'Shannessy y sus compinches. Pero su lucha fue en vano; no sólo Joseph Paxton fue estafado y expulsado de sus propias tierras, sino que fue asesinado ante su mujer e hijastro. Furioso con la injusticia perpetrada contra su familia, James no olvidó y durante veinte años acrecentó su sed de venganza. 

Para ello se forjó una temible reputación como pistolero y como jugador, lo que le llevó a ser conocido como Ace Keegan. Durante esos años, no sólo a través del juego, sino también de inversiones, Ace ha amasado una fortuna que le permite comprar las tierras que un día robaron a su padrastro y regresa a la ciudad de Sin nombre, en Colorado, junto a sus tres hermanastros, hijos de Joseph Paxton, para vengarse de los hombres que destruyeron a su familia y su inocencia. 

Pero a su llegada no consigue su ansiada venganza, pues descubre que Conor O'Shannessy lleva casi un año muerto. Sin embargo O'Shannessy ha dejado a un hijo y una hija con un rancho en ruinas, quienes, inconscientemente, le ofrecen la oportunidad de vengarse.

Desde que se instaló junto a sus hermanos menores en su rancho, Ace no ha dejado de tener encontronazos con Patrick O'Shannessy. Pese a su juventud, el joven O'Shannessy parece estar siguiendo los pasos de su padre y, bajo los efectos de una borrachera tras otra, causa estragos en las tierras de los Keegan-Paxton.

Harto del joven, Ace y sus hermanos se personan una noche en el destartalado rancho de los O'Shannessy, dispuestos a poner fin a las tropelías del hijo de su enemigo. Pero entonces irrumpe Caitlin, y no sólo le ruega encarecidamente por la vida de su hermano menor, sino que está dispuesta a cualquier cosa por salvarlo de la muerte.

Sin pretenderlo, Ace acaba dañando el buen nombre de la hija de su difunto enemigo a la que en el pueblo acaban apodando “la mujerzuela de Keegan”. Pese al odio que siente por O'Shannessy, Ace es un hombre de honor y jura enmendar el daño causado a Caitlin ofreciéndole matrimonio. 

Durante años Caitlin O'Shannessy ha sufrido innumerables abusos y maltratos a manos de su alcohólico y malvado padre. Tras su muerte, la frágil y asustadiza Caitlin ha dejado su lugar a una mujer valiente y luchadora, que siente devoción por su hermano y que trabaja con denuedo por salvar su rancho. Pero bajo esa coraza que la protege, se esconde una joven herida e insegura que teme y desconfía de los hombres. Tan solo confía en su hermano, al que trata de salvar del alcoholismo y del anciano doctor del pueblo. Por ello, pese a las consecuencias que pueda acarrearle, no accede a casarse con Keegan. 

Pero Patrick, nuevamente bajo los efectos del alcohol, obliga a punta de pistola a Ace a casarse con su hermana para salvarla de la deshonra. Caitlin se traslada a vivir al rancho de los Keegan-Paxton, donde convive no sólo con un marido que le causa pavor, sino con tres hombres más.
Poco a poco, con infinita paciencia y dulzura, el temible pistolero trata de ganarse la confianza, el respeto y el corazón de la dulce Caitlin.

Sin importar cuán desgarradoras sean las vidas de sus protagonistas, las novelas de Catherine Anderson siempre terminan por envolverte en un mundo donde los sentimientos están a flor de piel, donde la dulzura y esperanza se abre paso, como los rayos del sol a través de oscuras nubes. 

Keegan Lady's es una historia preciosa que, justamente, ésa es la impresión general que me ha dejado. Es una historia en la que la autora logra atraparte y, poco a poco, va transformando la atmósfera turbia y vengativa que rodea a Caitlin y Ace. 

Confieso que las primeras páginas de la novela me dejaron con una sensación angustiosa,  cuando se nos describe la llegada de los Keegan-Paxton a Sin Nombre, en Colorado, la estafa sufrida y el asesinato de Joseph Paxton. 

Cuando, años más tarde, regresan Ace Keegan y sus tres hermanos y se encuentran por primera vez con Caitlin, la escena me dejó con el corazón en un puño. Pues, sin entrar en detalles, no tienes indicios para saber qué acontecerá y de qué es capaz Ace, duro y despiadado, y con sed de venganza. Pero poco a poco, según van los acontecimientos toman forma, la novela se impregna de ternura, paciencia e incluso algún que otro momento divertido. 

La pareja protagonista es maravillosa. Caitlin es una jovencita con un gran trauma en su pasado que, sin embargo, libre del yugo de su padre, comienza a florecer. Según he ido conociendo la infancia y adolescencia de Patrick, pero sobretodo de Caitlin, no he podido evitar que el corazón se me encogiera ante el desamparo y soledad de ambos, conmoverme ante la lealtad tan profunda entre los hermanos y caer rendida ante el hosco y temible pistolero, ataviado de negro, que se siente dividido entre el recuerdo del hombre que quiso como a un padre y la esposa que con su llegada cambia su vida.

La historia es preciosa, pues si bien comienza como una venganza despiadada por parte de Ace hacia los O'Shannessy, desde el momento que accede -o decide- casarse con Caitlin, no deja que estos sentimientos que han marcado su bien lo cieguen, sino que se propone enamorar y conquistar a la dulce esposa que, aun siendo una O'Shannessy, es tan víctima como él y sus hermanos. 

El resto de hermanos Paxton son un grupo variopinto pero encantador. Entre ellos destaca Joseph, por ser el mayor después de Ace, que bajo su rudeza y lenguaje llano y directo esconde un amor incondicional por su hermano mayor y lealtad por la esposa que ha elegido.
Por otra parte tengo que destacar a Patrick O'Shannessy, un joven brusco y violento que tiene dos caras, cuyo papel es primordial en muchas ocasiones. 

Entre todas las novelas de Catherine Anderson me es muy difícil elegir una como la mejor, o mi preferida, pero lo cierto es, con la mano en el corazón, que Keegan's Lady es una de las que más hondo me han calado y de las que sé que voy a atesorar siempre.
Con ella la autora me ha desarmado completamente.

Si bien de entrada es una historia turbia, nacida del odio y la venganza, con escenas que te dejan angustiada -no puedo negarlo-, ésta va dando paso a una historia dulce y preciosísima, donde Ace trata de enamorar a Caitlin, de ganarse su confianza y de ver como deja el pasado, sus miedos y recelos atrás. El papel que Joseph, David y Esa, el resto de hermanos, juegan en vital también.

Sin embargo, la novela cuenta con un plantel de personajes antagonistas, los compinches de O'Shannessy, que odian a los hermanos Keegan-Paxton y que, evidentemente, emplearán cualquier arma para destruirlos.

No sé si he sido capaz de transmitir qué emociones me ha provocado Keegan's Lady; me resulta difícil. Tengo debilidad por las historias de Catherine Anderson, me cuesta ser objetiva. Pero sí puedo asegurar que es una novela que no deja indiferente, te embarga de tantas emociones que van del miedo y angustia, a la dulzura y el humor que al terminar y dejar el libro me he sentido un poco perdida. Porque después de leer una historia tan preciosa y conmovedora, ¿qué lees que no palidezca a su lado?

Admiración - Nora Roberts

lunes, 7 de septiembre de 2015

Tribute
Nora Roberts
Romántica contemporánea
Plaza  & Janés/Debolsillo/ebook
2009



Cilla McGowan desciende de una familia de actrices. Es nieta de la legendaria Janet Hardy, una estrella de la época dorada de Hollywood que se suicidó más de treinta años atrás, e hija de Dilly Hardy que, si bien no ha gozado del éxito arrollador ni del carisma logrado por su progenitora, más bien al contrario, es una mujer inestable, con una lista de matrimonios rotos a sus espaldas, vive bajo la luz de los focos y en busca de la celebridad. 

La propia Cilla fue actriz durante su infancia y adolescencia, pero una vez se agotó el éxito logrado por el papel que la catapultó a la fama, sólo conseguía papeles secundarios o trabajos de doblaje. Con el tiempo decidió cambiar de vida, alejarse del mundo del cine y dedicarse a rehabilitar casas, su verdadera pasión.

Cuando le compra a Dilly la granja que fue el refugio de su abuela, abandona California y se traslada a Skyline Village. Allí se reencuentra con su padre, con el que apenas ha convivido, pues se divorció de su madre siendo ella un bebé.
Descubre la casa en un estado de abandono desolador; rehabilitarla se convierte en su proyecto más ambicioso, además de su reto personal. Pero en cuanto inicia las reformas comienzan a suceder acontecimientos inquietantes. 

Al aparecer, su abuela se granjeó la animadversión de algunas personas en el pueblo que vuelven su odio hacia Cilla. Al poco de su llegada al valle, comienzan a producirse accidentes y actos vandálicos contra Cilla y la granja. 
Entre las posesiones de su abuela, Cilla descubre unas viejas cartas que el último amante de Janet Hardy le escribió poco antes de que se suicidara. La aparición de las misivas despierta en ella dudas, con respecto a los hechos acontecidos años atrás y le plantea la incógnita de si, tal vez, los asaltos pudiera tener algo ver con éstas.

Pero no todos reciben con desprecio a Cilla. Ford Sawyer, su atractivo vecino, y su simpático perro Spock la dan una cálida bienvenida. Ford es un conocido y exitoso novelista gráfico que no sólo se siente atraído enseguida por ella, sino que la convierte en la heroína de su próxima novela gráfica.  
Y aunque Cilla no sabe cómo reaccionar ante los sentimientos que Ford despierta en ella, poco a poco, éste y su inseparable perro se convierten en una parte de su vida. 

Puede que lo haya mencionado en alguna ocasión -o en algún blog o foro- pero me sucede algo muy curioso con las novelas protagonizadas por actores o que giran en torno al arte cinematográfico: mi primera impresión antes de leer la novela es la desalentadora idea de que no me gustará. Sin embargo, la inmensa mayoría de las que he leído, no sólo me han gustado, sino que me han encantado. Así que, puede, debo reconocer, que el mundo del cine, como escenario romántico, no me apasione, al menos de entrada, pero al final me seducen.

La protagonista de Admiración, Cilla McGowan, fue actriz y pese a que abandonó esta profesión, está muy presente en la trama de la novela a través de su madre, también actriz, y sobre todo de su difunta abuela: Janet Hardy, la estrella de la época dorada del cine. 

Pese a mi “prejuicio” -tal vez debería llamarlo así- hacia la temática, la novela me ha atrapado de principio a fin. La historia romántica es apasionante, pues Cilla y Ford a primera vista parecen incompatibles y pertenecientes a mundos opuestos, pero termina por cautivarte.

Los personajes, sobre todo los principales, son las principales bazas con las que cuenta Nora Roberts para envolverte en la lectura. Si bien la trama de suspense que rodea el vandalismo contra granja, la muerte de Janet Hardy o las amenazas contra Cilla, además del carácter independiente de Cilla, el encanto y lealtad de Ford, los numerosos vecinos del pueblo o incluso la histriónica madre de Cilla, bastan para mantenerte pegada al libro.

Cilla, como las protagonistas de Nora Roberts, es una mujer independiente, autosuficiente e, incluso, un poco arisca y seca con Ford. El motivo es que dada la desastrosa vida amorosa de su abuela y su madre, incluso de ella misma, pues está divorciada, el amor no forma parte de su vida, al contrario. Es una debilidad, el punto débil de las mujeres Hardy. 
Pero Ford utiliza todas sus armas, sobre todo su encanto, para demostrarle que tal vez no sean perfectos el uno para el otro, pero el amor es el antídoto que necesitan. 

Todos los protagonistas de Nora Roberts, sin excepción, me parecen dulces, divertidos, encantadores. Pero Ford me ha llegado al corazón de un modo especial. Tal vez sea por ese punto frikie que tiene, o la manera tan encantadora en que va adaptando su rutina, sus horarios y su vida para ajustarla a la de Cilla, acabando así con las excusas que ella da. Tal vez sea ese aire solitario y de chico distraído, absorto en sus diseños de superhéroes, o cómo a través de esas viñetas, con dulzura y sencillez, traspasa la coraza de Cilla. O, sencillamente, es que cómo describe el amor a Cilla me conquistó de todas todas.
Todo ello, junto al curioso y peculiar Spock, hacen de que esta pareja resulte deliciosa. Si logran así enamorar a las lectoras, ¿cómo no va a hacerlo Cilla?
Por otra parte al instalarse en Skyline Village, Cilla, aunque es reacia,  comienza a encariñarse con su padre, su hermanastra e, incluso, con su madrastra.

Admiración cuenta no sólo una bonita historia de amor, sino que desarrolla una intrigante trama de suspense envuelta en el glamuroso mundo del cine.
Y pese a que no he conseguido adivinar quién era el culpable verdadero de los actos que ocurren en la granja, tanto en el presente como en el pasado, tal vez por ello, ha logrado mantenerme aún más absorta en la lectura.

Pese a que la novela cuenta con muchos elementos, propios de los libros de esta autora, al mismo tiempo me ha parecido original y diferente. Aúna la dosis justa de rasgos característicos de Roberts e interrogantes y novedades para crear una trama apasionante.

Así, pese a que el papel de la familia, los amigos y los lazos establecidos durante años -como Ford y su grupo de amigos-, a la mascota simpática como Spock, a la protagonista autosuficiente que perjura contra el amor y a su obsesión por describir el trabajo de Cilla, la rehabilitación de la granja, Admiración es una novela que me ha entusiasmado. 
Sé que la leeré más veces porque es una de esas que te dejan grabados sentimientos y recuerdos que perduran. Y si con eso no bastara, sólo por volver a leer sobre Ford Sawyer merece la pena.
Para mí es una novela preciosa, a recomendar sí o sí. 

El beso ardiente - Laura Lee Guhrke

jueves, 3 de septiembre de 2015

Catch a falling Heiress
3º An American Heiress in London
Laura Lee Guhrke
Novela romántica histórica (sin traducir)
Avon Books 
Febrero 2015


Linnet Holland regresa a Newport después de tener una temporada en Londres. Pese a que ha recibido varias propuestas de matrimonio, no ha aceptado ninguna pues no desea casarse con un noble más interesado en su dote que en su dinero. Está decidida a casarse por amor y con un americano. Pero su padre es uno de los estandartes de la alta sociedad neoyorquina y  posee  una gran fortuna, lo que la convierte a ella en el objetivo de cazafortunas. 

Cuando acude al primer baile, tras su llegada a casa, se reencuentra con el apuesto Frederick Van Hausen. Se conocen desde hace años y, tiempo atrás, cuando era una adolescente soñadora, estuvo enamorada de él.  Sus sentimientos no fueron compartidos. 
Para su sorpresa, en el baile Frederick no sólo la trata de una manera muy diferente, sino que  le hace entender que sus sentimientos han cambiado notablemente en ese tiempo. Tras bailar un vals juntos, le pide que se encuentre con él, a escondidas en el jardín.  
Pese a su iniciales dudas, Linnet acude al encuentro.

Una vez allí Frederick se arrodilla ante ella, pero cuando está a punto de pedirle en matrimonio es interrumpido por uno de los invitados del baile, el Conde de Featherstone, quien arruina la romántica declaración de amor. 
La situación se vuelve más escandalosa cuando, poco después, son sorprendidos por la señora Holland y la anfitriona del baile, una de las mayores cotillas de la sociedad. Para empeorar la situación Jack besa a Linnet, lo que termina por arruinar su reputación aún más.

Linnet se niega a casarse con Jack Featherstone, tal como dicta el decoro y el honor de un caballero. A ojos de la americana, el británico no se diferencia de los cazafortunas a los que ha evitado hasta entonces, como lo fue su difunto hermano Charles, que engañó a Belinda Hamilton.

Lo cierto es que las intenciones de Jack lejos estaban de arruinar la reputación de Linnet ni casarse con ella. Al contrario. Su idea era salvarla de Frederick Van Hausen, el auténtico villano en esa situación.
Junto a Dennis, James, Nicholas y Stuart -pese a que éste los dos últimos permanecen en Inglaterra- participan en el plan urdido para vengarse de Frederick Van Hausen, responsable de la deshonra de Edie, la Duquesa de Margrave. Y cuando Jack lo sorprende con Linnet, teme que la joven se convierta en su siguiente víctima.

El Conde de Featherstone está decidido a demostrar que si bien no es un caballero, tampoco es de la misma calaña que su padre y hermano. Por tanto hará lo correcto. Para ello se propone conquistar a Linnet Holland y demostrarle que, tal vez, lo mejor que le ha sucedido en sus circunstancias es ser arruinada por él. 

El beso ardiente es la tercera novela de la saga An American Heiress in London. Si se sigue el orden de lectura lógico, lo primero que detectas al comenzar a leerla es que se superpone a Un pacto audaz y aparece el personaje de Frederick Van Hausen.

La acción se inicia justo al final de la anterior novela, cuando Stuart, el Duque de Margrave, reúne a sus cuatro amigos y les pide que le apoyen en un plan trazado para hundir al causante del dolor y deshonra de su esposa. Si bien no entra en detalles, poco después, cuando Jack investiga a Van Hausen descubre la clase de hombre que es y lo que su amigo ha omitido.  Envalentonado por ello, convierte en una cruzada personal vengar a las víctimas del americano.

La novela comienza con esa escena, incluida en ambas novelas, para, posteriormente, retomar la historia con la estancia en Newport de Jack. 

La novela es divertida, amena y chispeante. Gira en torno a la relación entre Linnet y Jack, primero cuando la joven se ve arruinada por causa de él, después cuando se reencuentran en Inglaterra. 
Tras negarse a casarse con el Conde decide buscar marido en Inglaterra, pues, obstinada como es, ha decidido que escogerá a cualquier noble menos el causante de su desdicha.

A partir de ese punto la novela entra en una vorágine alocada, de encuentros y desencuentros, diálogos insidiosos, intentos de conquistar a la joven americana por parte del noble británico y desplantes por parte la caprichosa americana.

Lo cierto es que no dista de tantas novelas que transcurren entre bailes de la alta sociedad y veladas en la casa en la campiña, en este caso es en Honeywood, la propiedad del Marqués de Trubridge en Kent.
En ese sentido y, aunque la historia es chispeante y divertida, es la que he encontrado menos original de las tres. Si bien, también es cierto, que Laura Lee Guhrke le imprime su sello tan característico con escenas desternillantes, de seducción y de tiernas confesiones.

Jack Featherstone demuestra ser un personaje muy diferente, más sensato, responsable y maduro, de lo que parecía en anteriores novelas. Pese a que, como Nicholas o Stuart, es un noble con las arcas vacías, su intención no es casarse para, gracias a una dote, restaurar su riqueza y propiedades. Pero cuando conoce a Linnet y causa su ruina social, pese a no ser el típico caballero, decide hacer lo correcto. 

Linnet Holland es una joven soñadora que ansía casarse por amor. Cuando la imagen idealizada que tiene de Frederick Van Hasen se desmorona decide casarse de una manera más práctica, con un noble que le ofrecerá su vida diferente, si bien su intención es controlar su dinero. 
Pese a que con Jack podría conseguir lo que busca, se niega a casarse con el cazafortunas que la ha arruinado. 

Pero poco a poco, a medida que intiman y se conocen mejor, los sentimientos de ambos cambian. Jack siempre ha renunciado a casarse porque no puede ofrecer un futuro a su esposa. ¿Cómo podría mantener sus propiedades y ofrecer al mismo tiempo a Linnet los lujos a los que está acostumbrado?
A Linnet ya le rompieron el corazón una vez y se niega a convertirse en un peón en las ambiciones de su padre o de su madre. 
¿Como puede confiar en que el granuja de Jack Featherstone no le vuelva a romper el corazón?

La novela cuenta con unos secundarios de lujo, sobre todo Belinda y Nicholas, los Marqueses de Trubidge, pero también con el resto de amigos de Jack, así como los pretendientes ingleses de Linnet que torpedean el cortejo de Jack. Todo ello propicia una bonita y romántica historia, diría que con un punto de comedia, con escenas alocadas e irreverentes y una trama dulce y soñadora. 
Es una novela sencilla, un tanto previsible, tal vez, pero lo cierto es que te hace pasar un buen rato de evasión y te deja con una sonrisa en los labios.