Admiración - Nora Roberts

lunes, 7 de septiembre de 2015

Tribute
Nora Roberts
Romántica contemporánea
Plaza  & Janés/Debolsillo/ebook
2009



Cilla McGowan desciende de una familia de actrices. Es nieta de la legendaria Janet Hardy, una estrella de la época dorada de Hollywood que se suicidó más de treinta años atrás, e hija de Dilly Hardy que, si bien no ha gozado del éxito arrollador ni del carisma logrado por su progenitora, más bien al contrario, es una mujer inestable, con una lista de matrimonios rotos a sus espaldas, vive bajo la luz de los focos y en busca de la celebridad. 

La propia Cilla fue actriz durante su infancia y adolescencia, pero una vez se agotó el éxito logrado por el papel que la catapultó a la fama, sólo conseguía papeles secundarios o trabajos de doblaje. Con el tiempo decidió cambiar de vida, alejarse del mundo del cine y dedicarse a rehabilitar casas, su verdadera pasión.

Cuando le compra a Dilly la granja que fue el refugio de su abuela, abandona California y se traslada a Skyline Village. Allí se reencuentra con su padre, con el que apenas ha convivido, pues se divorció de su madre siendo ella un bebé.
Descubre la casa en un estado de abandono desolador; rehabilitarla se convierte en su proyecto más ambicioso, además de su reto personal. Pero en cuanto inicia las reformas comienzan a suceder acontecimientos inquietantes. 

Al aparecer, su abuela se granjeó la animadversión de algunas personas en el pueblo que vuelven su odio hacia Cilla. Al poco de su llegada al valle, comienzan a producirse accidentes y actos vandálicos contra Cilla y la granja. 
Entre las posesiones de su abuela, Cilla descubre unas viejas cartas que el último amante de Janet Hardy le escribió poco antes de que se suicidara. La aparición de las misivas despierta en ella dudas, con respecto a los hechos acontecidos años atrás y le plantea la incógnita de si, tal vez, los asaltos pudiera tener algo ver con éstas.

Pero no todos reciben con desprecio a Cilla. Ford Sawyer, su atractivo vecino, y su simpático perro Spock la dan una cálida bienvenida. Ford es un conocido y exitoso novelista gráfico que no sólo se siente atraído enseguida por ella, sino que la convierte en la heroína de su próxima novela gráfica.  
Y aunque Cilla no sabe cómo reaccionar ante los sentimientos que Ford despierta en ella, poco a poco, éste y su inseparable perro se convierten en una parte de su vida. 

Puede que lo haya mencionado en alguna ocasión -o en algún blog o foro- pero me sucede algo muy curioso con las novelas protagonizadas por actores o que giran en torno al arte cinematográfico: mi primera impresión antes de leer la novela es la desalentadora idea de que no me gustará. Sin embargo, la inmensa mayoría de las que he leído, no sólo me han gustado, sino que me han encantado. Así que, puede, debo reconocer, que el mundo del cine, como escenario romántico, no me apasione, al menos de entrada, pero al final me seducen.

La protagonista de Admiración, Cilla McGowan, fue actriz y pese a que abandonó esta profesión, está muy presente en la trama de la novela a través de su madre, también actriz, y sobre todo de su difunta abuela: Janet Hardy, la estrella de la época dorada del cine. 

Pese a mi “prejuicio” -tal vez debería llamarlo así- hacia la temática, la novela me ha atrapado de principio a fin. La historia romántica es apasionante, pues Cilla y Ford a primera vista parecen incompatibles y pertenecientes a mundos opuestos, pero termina por cautivarte.

Los personajes, sobre todo los principales, son las principales bazas con las que cuenta Nora Roberts para envolverte en la lectura. Si bien la trama de suspense que rodea el vandalismo contra granja, la muerte de Janet Hardy o las amenazas contra Cilla, además del carácter independiente de Cilla, el encanto y lealtad de Ford, los numerosos vecinos del pueblo o incluso la histriónica madre de Cilla, bastan para mantenerte pegada al libro.

Cilla, como las protagonistas de Nora Roberts, es una mujer independiente, autosuficiente e, incluso, un poco arisca y seca con Ford. El motivo es que dada la desastrosa vida amorosa de su abuela y su madre, incluso de ella misma, pues está divorciada, el amor no forma parte de su vida, al contrario. Es una debilidad, el punto débil de las mujeres Hardy. 
Pero Ford utiliza todas sus armas, sobre todo su encanto, para demostrarle que tal vez no sean perfectos el uno para el otro, pero el amor es el antídoto que necesitan. 

Todos los protagonistas de Nora Roberts, sin excepción, me parecen dulces, divertidos, encantadores. Pero Ford me ha llegado al corazón de un modo especial. Tal vez sea por ese punto frikie que tiene, o la manera tan encantadora en que va adaptando su rutina, sus horarios y su vida para ajustarla a la de Cilla, acabando así con las excusas que ella da. Tal vez sea ese aire solitario y de chico distraído, absorto en sus diseños de superhéroes, o cómo a través de esas viñetas, con dulzura y sencillez, traspasa la coraza de Cilla. O, sencillamente, es que cómo describe el amor a Cilla me conquistó de todas todas.
Todo ello, junto al curioso y peculiar Spock, hacen de que esta pareja resulte deliciosa. Si logran así enamorar a las lectoras, ¿cómo no va a hacerlo Cilla?
Por otra parte al instalarse en Skyline Village, Cilla, aunque es reacia,  comienza a encariñarse con su padre, su hermanastra e, incluso, con su madrastra.

Admiración cuenta no sólo una bonita historia de amor, sino que desarrolla una intrigante trama de suspense envuelta en el glamuroso mundo del cine.
Y pese a que no he conseguido adivinar quién era el culpable verdadero de los actos que ocurren en la granja, tanto en el presente como en el pasado, tal vez por ello, ha logrado mantenerme aún más absorta en la lectura.

Pese a que la novela cuenta con muchos elementos, propios de los libros de esta autora, al mismo tiempo me ha parecido original y diferente. Aúna la dosis justa de rasgos característicos de Roberts e interrogantes y novedades para crear una trama apasionante.

Así, pese a que el papel de la familia, los amigos y los lazos establecidos durante años -como Ford y su grupo de amigos-, a la mascota simpática como Spock, a la protagonista autosuficiente que perjura contra el amor y a su obsesión por describir el trabajo de Cilla, la rehabilitación de la granja, Admiración es una novela que me ha entusiasmado. 
Sé que la leeré más veces porque es una de esas que te dejan grabados sentimientos y recuerdos que perduran. Y si con eso no bastara, sólo por volver a leer sobre Ford Sawyer merece la pena.
Para mí es una novela preciosa, a recomendar sí o sí. 

3 comentarios:

  1. Mariam, a mí este me gustó muchísimo. Por una parte, como dices por los personajes: Ford y su fiel Spock son un encanto (me encanta cuando le deja el dibujo a Cilla antes del examen o cómo se toma a cachondeo y hace un comic con lo de Steve McQueen y la abuela de Cilla, etc.) Y por otra, muy importante, porque consiguió sorprenderme con la parte de suspense.
    Un besazo, feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Este no lo he leído. pero pinta bien, creo que me lo apunto. Gracias por la critica

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que, como he comentado, es una novela de la que no esperaba una gran historia pero me ha sorprendido mucho. Anímate, Mary Jo, merece la pena.
    Además me encantó Ford. Parece un poco despistado y en su mundo de historietas pero es un encanto, como dice Isa.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!