El beso ardiente - Laura Lee Guhrke

jueves, 3 de septiembre de 2015

Catch a falling Heiress
3º An American Heiress in London
Laura Lee Guhrke
Novela romántica histórica (sin traducir)
Avon Books 
Febrero 2015


Linnet Holland regresa a Newport después de tener una temporada en Londres. Pese a que ha recibido varias propuestas de matrimonio, no ha aceptado ninguna pues no desea casarse con un noble más interesado en su dote que en su dinero. Está decidida a casarse por amor y con un americano. Pero su padre es uno de los estandartes de la alta sociedad neoyorquina y  posee  una gran fortuna, lo que la convierte a ella en el objetivo de cazafortunas. 

Cuando acude al primer baile, tras su llegada a casa, se reencuentra con el apuesto Frederick Van Hausen. Se conocen desde hace años y, tiempo atrás, cuando era una adolescente soñadora, estuvo enamorada de él.  Sus sentimientos no fueron compartidos. 
Para su sorpresa, en el baile Frederick no sólo la trata de una manera muy diferente, sino que  le hace entender que sus sentimientos han cambiado notablemente en ese tiempo. Tras bailar un vals juntos, le pide que se encuentre con él, a escondidas en el jardín.  
Pese a su iniciales dudas, Linnet acude al encuentro.

Una vez allí Frederick se arrodilla ante ella, pero cuando está a punto de pedirle en matrimonio es interrumpido por uno de los invitados del baile, el Conde de Featherstone, quien arruina la romántica declaración de amor. 
La situación se vuelve más escandalosa cuando, poco después, son sorprendidos por la señora Holland y la anfitriona del baile, una de las mayores cotillas de la sociedad. Para empeorar la situación Jack besa a Linnet, lo que termina por arruinar su reputación aún más.

Linnet se niega a casarse con Jack Featherstone, tal como dicta el decoro y el honor de un caballero. A ojos de la americana, el británico no se diferencia de los cazafortunas a los que ha evitado hasta entonces, como lo fue su difunto hermano Charles, que engañó a Belinda Hamilton.

Lo cierto es que las intenciones de Jack lejos estaban de arruinar la reputación de Linnet ni casarse con ella. Al contrario. Su idea era salvarla de Frederick Van Hausen, el auténtico villano en esa situación.
Junto a Dennis, James, Nicholas y Stuart -pese a que éste los dos últimos permanecen en Inglaterra- participan en el plan urdido para vengarse de Frederick Van Hausen, responsable de la deshonra de Edie, la Duquesa de Margrave. Y cuando Jack lo sorprende con Linnet, teme que la joven se convierta en su siguiente víctima.

El Conde de Featherstone está decidido a demostrar que si bien no es un caballero, tampoco es de la misma calaña que su padre y hermano. Por tanto hará lo correcto. Para ello se propone conquistar a Linnet Holland y demostrarle que, tal vez, lo mejor que le ha sucedido en sus circunstancias es ser arruinada por él. 

El beso ardiente es la tercera novela de la saga An American Heiress in London. Si se sigue el orden de lectura lógico, lo primero que detectas al comenzar a leerla es que se superpone a Un pacto audaz y aparece el personaje de Frederick Van Hausen.

La acción se inicia justo al final de la anterior novela, cuando Stuart, el Duque de Margrave, reúne a sus cuatro amigos y les pide que le apoyen en un plan trazado para hundir al causante del dolor y deshonra de su esposa. Si bien no entra en detalles, poco después, cuando Jack investiga a Van Hausen descubre la clase de hombre que es y lo que su amigo ha omitido.  Envalentonado por ello, convierte en una cruzada personal vengar a las víctimas del americano.

La novela comienza con esa escena, incluida en ambas novelas, para, posteriormente, retomar la historia con la estancia en Newport de Jack. 

La novela es divertida, amena y chispeante. Gira en torno a la relación entre Linnet y Jack, primero cuando la joven se ve arruinada por causa de él, después cuando se reencuentran en Inglaterra. 
Tras negarse a casarse con el Conde decide buscar marido en Inglaterra, pues, obstinada como es, ha decidido que escogerá a cualquier noble menos el causante de su desdicha.

A partir de ese punto la novela entra en una vorágine alocada, de encuentros y desencuentros, diálogos insidiosos, intentos de conquistar a la joven americana por parte del noble británico y desplantes por parte la caprichosa americana.

Lo cierto es que no dista de tantas novelas que transcurren entre bailes de la alta sociedad y veladas en la casa en la campiña, en este caso es en Honeywood, la propiedad del Marqués de Trubridge en Kent.
En ese sentido y, aunque la historia es chispeante y divertida, es la que he encontrado menos original de las tres. Si bien, también es cierto, que Laura Lee Guhrke le imprime su sello tan característico con escenas desternillantes, de seducción y de tiernas confesiones.

Jack Featherstone demuestra ser un personaje muy diferente, más sensato, responsable y maduro, de lo que parecía en anteriores novelas. Pese a que, como Nicholas o Stuart, es un noble con las arcas vacías, su intención no es casarse para, gracias a una dote, restaurar su riqueza y propiedades. Pero cuando conoce a Linnet y causa su ruina social, pese a no ser el típico caballero, decide hacer lo correcto. 

Linnet Holland es una joven soñadora que ansía casarse por amor. Cuando la imagen idealizada que tiene de Frederick Van Hasen se desmorona decide casarse de una manera más práctica, con un noble que le ofrecerá su vida diferente, si bien su intención es controlar su dinero. 
Pese a que con Jack podría conseguir lo que busca, se niega a casarse con el cazafortunas que la ha arruinado. 

Pero poco a poco, a medida que intiman y se conocen mejor, los sentimientos de ambos cambian. Jack siempre ha renunciado a casarse porque no puede ofrecer un futuro a su esposa. ¿Cómo podría mantener sus propiedades y ofrecer al mismo tiempo a Linnet los lujos a los que está acostumbrado?
A Linnet ya le rompieron el corazón una vez y se niega a convertirse en un peón en las ambiciones de su padre o de su madre. 
¿Como puede confiar en que el granuja de Jack Featherstone no le vuelva a romper el corazón?

La novela cuenta con unos secundarios de lujo, sobre todo Belinda y Nicholas, los Marqueses de Trubidge, pero también con el resto de amigos de Jack, así como los pretendientes ingleses de Linnet que torpedean el cortejo de Jack. Todo ello propicia una bonita y romántica historia, diría que con un punto de comedia, con escenas alocadas e irreverentes y una trama dulce y soñadora. 
Es una novela sencilla, un tanto previsible, tal vez, pero lo cierto es que te hace pasar un buen rato de evasión y te deja con una sonrisa en los labios.

2 comentarios:

  1. Mariam, viendo lo que cuentas de esta novela y tras tus reseñas de las dos primeras, me está sonando muy bien esta serie, me la apunto.
    Un abrazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Buenos días Isa!!! Si te animas a leerla, espero que te guste. Es una lectura sencilla pero muy bonita. Un beso muy grande

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!