viernes, 11 de septiembre de 2015

Emboscada - Nora Roberts

The Search
Nora Roberts
Romántica contemporánea/Suspense romántico
Plaza & Janés/Debolsillo
2009




La vida de Fiona Bristow en la isla de Orcas, en la costa de Seattle, es tranquila, apacible. Casi de ensueño. Tiene una casita donde vive con sus tres leales y protectores perros labradores: Newman, Bogart y Peck. Trabaja en lo que le gusta, el adiestramiento de perros pero, también, colabora con la policía en el rescate y búsqueda de personas perdidas. 

Lejos queda de la pesadilla que vivió ocho años atrás. Fue la única superviviente del ataque de un asesino en serie que acechaba, raptaba, torturaba y asesinaba a jóvenes, universitarias y deportistas. A todas las estranguló con un pañuelo rojo que apareció en el lugar donde les dio sepultura. A todas excepto a Fiona que logró escapar con vida. Como retribución, antes de ser capturado, asesinó al policía novio de  Fiona y a su leal perro.

En la apacible isla de Orcas ha rehecho su vida. Es parte de la comunidad, es apreciada por todos y tiene un buen grupo de amigos. La tranquilidad que se respira en su casita desaparece el día que Simon Doyle llama  a su puerta con un cachorro. Simon es un ebanista que se ha instalado en la isla buscando soledad. Pero cuando su madre le regala un cachorro, que le está destrozando la casa, decide acudir a la adiestradora. Fiona queda prendada de inmediato por Tiburón, el cachorro, mas no le sucede lo mismo con su hosco dueño.

Ni Simon ni Fiona están buscando una relación. Simon rehuye del compromiso y, desde luego, Fiona, alta, delgada y pelirroja, no es en absoluto su tipo. Fiona ha evitado enamorarse desde la muerte de Greg, su prometido, y la brusquedad de Simon no le atrae en lo más mínimo.
Sin embargo, a causa de Tiburón sus encuentros pasan a ser diarios e, inexplicablemente, la atracción nace entre ellos. 
Al mismo tiempo, el refugio que Fiona se ha construido en la isla deja de serlo cuando un asesino comienza a acecharla. 

Emboscada es una novela de suspense romántico pero, al mismo tiempo, desborda amor por los perros. Son una importante vital en la historia, no sólo como los leales compañeros de Fiona, sino porque protagonizan muchas escenas, tanto de adiestramiento como de rastreamiento. Pese a que había leído críticas y opiniones que destacaban este aspecto, de una manera nada positiva, a mí me han encantado. En todo caso, han sido los últimos capítulos donde se lleva a cabo la búsqueda de varias personas -uno de los momentos álgidos del libro- los que han resultado más aburridos, pese a ser, como digo, importantísimos. 

Me ha resultado fascinante leer cómo Fiona enseña disciplina a los perros, como los entrena en labores de rastreamiento y entrenamientos básicos, sobre todo con el cachorro. Realmente Newman, Bogart, Peck y Tiburón son personajes vitales en el desarrollo de la novela.  No sólo son animales entrenados para rastrear, sino parte de las vidas de Simon y Fiona y el papel en han jugado, sobre todo, en la manera en que Fiona rehace su vida tras la pesadilla sufrida.

En cuanto a la historia romántica que es uno de los ejes, confieso que me ha sorprendido muy gratamente. Me explico. Me ha parecido intensa, excitante, tanto por la relación de Fiona y Simon como por el papel que juegan los cuatro perros.

Fiona, la protagonista, es una mujer fuerte, valiente, una superviviente que, poco a poco, ha renacido de sus cenizas, aunque suena a topicazo. Su profesión y su amor por los perros determinan cómo es y cómo es su vida. Vida, en la que tienen un lugar muy importante, Syl, su madrastra, y Mai, la veterinaria de la isla. 

Simon, el protagonista, difiere del perfil de protagonista de Nora Roberts. Apuesto, misterioso y solitario, muestra ante todos una rudeza exterior que lejos queda de los encantadores protagonistas de otras novelas. Pero, poco a poco, tras esa manera brusca y sin sutilezas de hablar y opinar, también de actuar, descubres que como dice el refrán “perro ladrador poco mordedor”. 

Como historia romántica, Emboscada me ha parecido apasionante. Me ha encantado como va desarrollándose la relación entre sus protagonistas, como poco a poco van entrando en la vida y rutina del otro, y como van limando sus diferencias. Hay escenas muy divertidas donde cada uno de ellos justifica que sobrepasen los límites del otro o negocian un pago a cambio. Llegué a reír con una escena en que Fiona, ordenada y pulcra, ordena la casa de Simon, y él, desordenado y caótico, demuestra que en realidad “no” le gusta el orden. 

La primera parte de la novela gira sobre todo alrededor del trabajo de adiestramiento de Tiburón y las clases de Fiona, así como algunos rescates. Al mismo tiempo que nace y toma forma la relación con Simon. 
La segunda parte trata sobre el asesino que la acecha, las nuevas víctimas y la investigación, y como la situación que vive, estresante y aterradora, trastoca su apacible vida, así como el papel que Simon juega en ella. 
La última parte gira sobre la resolución del caso, cuando tratan de aprehender al asesino. Como digo antes es, pese a lo apasionante que pueda resultar, la que menos me ha atrapado. Tal vez porque en las dos anteriores, aun con entrenamientos de perros, búsquedas y los nuevos crímenes, la historia romántica tiene más peso que en la última, que me ha resultado más de suspense que romántica.

Después de leer tantas novelas de Nora Roberts, impregnadas con las profesiones de sus protagonistas -en este caso detalla no sólo los entrenamientos de perros y rastreo, sino la construcción de muebles de Simon- me ha dado por pensar -o percatarme más bien- que la autora crea unos personajes que no sólo viven y respiran su profesión, sino que ésta alcanza a otras partes de su vida. Por ejemplo me han resultado curiosas escenas en que Fiona y Simon comparten impresiones sobre sus vidas y la relación entre ellos, y lo hacen comparándolo con un entrenamiento de perros. 

Pese a todo esto, reconozco que Emboscada me ha apasionado, tanto por la trama de suspense como por la excitante historia romántica de Simon y Fiona. Y, también, porque la presencia, entrañable y leal, de los perros ha conseguido hacerme sonreír y emocionarme con ellos.


6 comentarios:

  1. Jo, ya me has picado, creo que me va a encantar. No sé por qué no me había fijado en esta novela antes, porque tiene todo para gustarme, perros incluidos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días Marhya! La verdad es que creía que no me iba a gustar porque había leído -y o oído- comentarios sobre el papel que juegan los perros en la novela. Pero me ha encantado. No sé qué me pasa, pues todas las novelas que he leído de Nora Roberts este verano me han encantado. Cortitas incluidas.
      Espero que te guste. Un beso

      Eliminar
  2. Me encanta este libro, adoro a los personajes, siento predilección por Tiburón y su "hablador" dueño jajaja.
    Muy bueno y muy recomendable al igual que "llamaradas" otro que me pirra.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay es que es una monada Tiburón... y Simon me han encantado. Tan "sociable"... jajaja Debe ser el cambio, habituada a protagonistas tan perfectos, pero lo me he llegado a reír.
      No he leído Llamaradas, me lo apunto para leerlo pronto. ¡Muchas gracias por la recomendación Inca! un beso

      Eliminar
  3. Me gustó mucho, tanto los personajes, como sus diálogos, y me resultó muy interesante la parte del adiestramiento, especialmente la del rescate, y lo implicados que estaban todos cada vez que eran llamados para un rescate.
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días Abril! Me pasó exactamente igual. Debe ser que como comento antes, tal vez no esperaba mucho de la historia, pero me ha encantado. Los personajes, la intriga, el papel de los perros... me parecen muy emocionantes las escenas de rescate. Un beso, Abril

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!