miércoles, 9 de septiembre de 2015

Keegan's Lady - Catherine Anderson

Keegan's Lady
Keegan-Paxton #1
Catherine Anderson
Romántica histórica Oeste (sin traducir)
Avon
Primera publicación en 1996
Reedición enero 2015

Jamie Keegan era un niño de once años cuando fue testigo del despiadado asesinato de su padrastro. Cuando trataba de evitarlo, recibió una brutal paliza a manos de Conor O'Shannessy y sus compinches. Pero su lucha fue en vano; no sólo Joseph Paxton fue estafado y expulsado de sus propias tierras, sino que fue asesinado ante su mujer e hijastro. Furioso con la injusticia perpetrada contra su familia, James no olvidó y durante veinte años acrecentó su sed de venganza. 

Para ello se forjó una temible reputación como pistolero y como jugador, lo que le llevó a ser conocido como Ace Keegan. Durante esos años, no sólo a través del juego, sino también de inversiones, Ace ha amasado una fortuna que le permite comprar las tierras que un día robaron a su padrastro y regresa a la ciudad de Sin nombre, en Colorado, junto a sus tres hermanastros, hijos de Joseph Paxton, para vengarse de los hombres que destruyeron a su familia y su inocencia. 

Pero a su llegada no consigue su ansiada venganza, pues descubre que Conor O'Shannessy lleva casi un año muerto. Sin embargo O'Shannessy ha dejado a un hijo y una hija con un rancho en ruinas, quienes, inconscientemente, le ofrecen la oportunidad de vengarse.

Desde que se instaló junto a sus hermanos menores en su rancho, Ace no ha dejado de tener encontronazos con Patrick O'Shannessy. Pese a su juventud, el joven O'Shannessy parece estar siguiendo los pasos de su padre y, bajo los efectos de una borrachera tras otra, causa estragos en las tierras de los Keegan-Paxton.

Harto del joven, Ace y sus hermanos se personan una noche en el destartalado rancho de los O'Shannessy, dispuestos a poner fin a las tropelías del hijo de su enemigo. Pero entonces irrumpe Caitlin, y no sólo le ruega encarecidamente por la vida de su hermano menor, sino que está dispuesta a cualquier cosa por salvarlo de la muerte.

Sin pretenderlo, Ace acaba dañando el buen nombre de la hija de su difunto enemigo a la que en el pueblo acaban apodando “la mujerzuela de Keegan”. Pese al odio que siente por O'Shannessy, Ace es un hombre de honor y jura enmendar el daño causado a Caitlin ofreciéndole matrimonio. 

Durante años Caitlin O'Shannessy ha sufrido innumerables abusos y maltratos a manos de su alcohólico y malvado padre. Tras su muerte, la frágil y asustadiza Caitlin ha dejado su lugar a una mujer valiente y luchadora, que siente devoción por su hermano y que trabaja con denuedo por salvar su rancho. Pero bajo esa coraza que la protege, se esconde una joven herida e insegura que teme y desconfía de los hombres. Tan solo confía en su hermano, al que trata de salvar del alcoholismo y del anciano doctor del pueblo. Por ello, pese a las consecuencias que pueda acarrearle, no accede a casarse con Keegan. 

Pero Patrick, nuevamente bajo los efectos del alcohol, obliga a punta de pistola a Ace a casarse con su hermana para salvarla de la deshonra. Caitlin se traslada a vivir al rancho de los Keegan-Paxton, donde convive no sólo con un marido que le causa pavor, sino con tres hombres más.
Poco a poco, con infinita paciencia y dulzura, el temible pistolero trata de ganarse la confianza, el respeto y el corazón de la dulce Caitlin.

Sin importar cuán desgarradoras sean las vidas de sus protagonistas, las novelas de Catherine Anderson siempre terminan por envolverte en un mundo donde los sentimientos están a flor de piel, donde la dulzura y esperanza se abre paso, como los rayos del sol a través de oscuras nubes. 

Keegan Lady's es una historia preciosa que, justamente, ésa es la impresión general que me ha dejado. Es una historia en la que la autora logra atraparte y, poco a poco, va transformando la atmósfera turbia y vengativa que rodea a Caitlin y Ace. 

Confieso que las primeras páginas de la novela me dejaron con una sensación angustiosa,  cuando se nos describe la llegada de los Keegan-Paxton a Sin Nombre, en Colorado, la estafa sufrida y el asesinato de Joseph Paxton. 

Cuando, años más tarde, regresan Ace Keegan y sus tres hermanos y se encuentran por primera vez con Caitlin, la escena me dejó con el corazón en un puño. Pues, sin entrar en detalles, no tienes indicios para saber qué acontecerá y de qué es capaz Ace, duro y despiadado, y con sed de venganza. Pero poco a poco, según van los acontecimientos toman forma, la novela se impregna de ternura, paciencia e incluso algún que otro momento divertido. 

La pareja protagonista es maravillosa. Caitlin es una jovencita con un gran trauma en su pasado que, sin embargo, libre del yugo de su padre, comienza a florecer. Según he ido conociendo la infancia y adolescencia de Patrick, pero sobretodo de Caitlin, no he podido evitar que el corazón se me encogiera ante el desamparo y soledad de ambos, conmoverme ante la lealtad tan profunda entre los hermanos y caer rendida ante el hosco y temible pistolero, ataviado de negro, que se siente dividido entre el recuerdo del hombre que quiso como a un padre y la esposa que con su llegada cambia su vida.

La historia es preciosa, pues si bien comienza como una venganza despiadada por parte de Ace hacia los O'Shannessy, desde el momento que accede -o decide- casarse con Caitlin, no deja que estos sentimientos que han marcado su bien lo cieguen, sino que se propone enamorar y conquistar a la dulce esposa que, aun siendo una O'Shannessy, es tan víctima como él y sus hermanos. 

El resto de hermanos Paxton son un grupo variopinto pero encantador. Entre ellos destaca Joseph, por ser el mayor después de Ace, que bajo su rudeza y lenguaje llano y directo esconde un amor incondicional por su hermano mayor y lealtad por la esposa que ha elegido.
Por otra parte tengo que destacar a Patrick O'Shannessy, un joven brusco y violento que tiene dos caras, cuyo papel es primordial en muchas ocasiones. 

Entre todas las novelas de Catherine Anderson me es muy difícil elegir una como la mejor, o mi preferida, pero lo cierto es, con la mano en el corazón, que Keegan's Lady es una de las que más hondo me han calado y de las que sé que voy a atesorar siempre.
Con ella la autora me ha desarmado completamente.

Si bien de entrada es una historia turbia, nacida del odio y la venganza, con escenas que te dejan angustiada -no puedo negarlo-, ésta va dando paso a una historia dulce y preciosísima, donde Ace trata de enamorar a Caitlin, de ganarse su confianza y de ver como deja el pasado, sus miedos y recelos atrás. El papel que Joseph, David y Esa, el resto de hermanos, juegan en vital también.

Sin embargo, la novela cuenta con un plantel de personajes antagonistas, los compinches de O'Shannessy, que odian a los hermanos Keegan-Paxton y que, evidentemente, emplearán cualquier arma para destruirlos.

No sé si he sido capaz de transmitir qué emociones me ha provocado Keegan's Lady; me resulta difícil. Tengo debilidad por las historias de Catherine Anderson, me cuesta ser objetiva. Pero sí puedo asegurar que es una novela que no deja indiferente, te embarga de tantas emociones que van del miedo y angustia, a la dulzura y el humor que al terminar y dejar el libro me he sentido un poco perdida. Porque después de leer una historia tan preciosa y conmovedora, ¿qué lees que no palidezca a su lado?

4 comentarios:

  1. Hola Mariam.
    Yo creo que transmites muy bien las sensaciones que te han dejado el libro.
    Lo que he leído de Anderson me ha gustado mucho (algunos encantado) pero esta serie no la he leído así que me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días Isa! Pues te la recomiendo mucho mucho. Es una historia preciosa. Un beso

      Eliminar
  2. Hola!
    Es una pena que no se haya traducido ni publicado en España esta novela y otras muchas que merecen mucho la pena, y que sin embargo se publiquen otros que no aportan nada nuevo.
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenos días Abril! Si que es una pena que no se hayan seguido publicando novelas de Catherine Anderson. Pues quedan tantas... y ¡tan bonitas! Reconozco que no soy muy imparcial con esta escritora. Adoro sus libros. Y me gustaría que más gente pudiera disfrutarlos.
      Muchisísimas gracias por visitar y participar en el blog comentando libros. Espero seguir leyéndote y conocer así tus gustos y opiniones. ¡Muchas muchas gracias, de verdad!
      Un beso

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!