viernes, 31 de julio de 2015

Una belleza sin igual - Cheryl St. John

Título original: Her Wyoming man
Autora: Cheryl St. John
Género: Romántica histórica (Oeste)
Editorial: Harlequín
Fecha de publicación: 2011




Gabrielle Reed nació y creció en la casa de citas de madame Fairchild en Dodge City, Kansas. Es la única vida que ha conocido. Cuando su protector le informa que, por motivos de trabajo y familiares, abandona la ciudad y, por lo tanto, dejará de visitarla, siente congoja ante la incertidumbre que le aguarda. Pese a la vida que lleva, se sabe en cierto modo afortunada. Otras de las chicas que viven y trabajan en la casa de citas han sufrido peor suerte que ella. 

Por ello cuando Celeste, una de ellas, le informa que ha contestado a un anuncio en un periódico donde buscan novias para los  hombres solteros en Sweetwater, un pueblo del oeste, en Wyoming, y que planea escaparse, Gabrielle decide huir con ella. Desde ese momento deja de ser Gabrielle para convertirse en Elle Reed, otra novia por correspondencia.

En Sweetwater la población masculina duplica a la femenina. Por esta razón surge la iniciativa de publicar un anuncio en el periódico buscando mujeres dispuestas a trasladarse al Oeste y casarse con un hombre del lugar.

Nathan Lantry es un viudo, padre de tres hijos, con aspiraciones a presentarse como candidato para gobernador. Para garantizar su elección y ofrecer una imagen más familiar, sus compañeros le instan a casarse. Nathan es reacio a la idea; sabe lo que la dura vida en Sweetwater puede causar a una mujer. Sin embargo, no puede evitar caer embelesado por la arrolladora belleza y el encanto de Elle Reed. El mismo día que la conoce le propone matrimonio; Elle acepta.

Ambos saben a qué han accedido: un simple matrimonio de conveniencia sin sentimientos románticos implicados. Nathan proveerá por Elle, a la vez que ella será una madre para sus hijos y una buena esposa para él. Ambos guardan su corazón a buen recaudo. O eso creen. Pues poco a poco los sentimientos comienzan a nacer entre la pareja.
Elle, además de sus sentimientos, guarda  el secreto de su pasado. Sabe que si se descubriese su anterior vida, dejaría de ser la respetable Elle Lantry y el escándalo acabaría con las aspiraciones de su marido. 

Desde que la primera novela que leí de Cheryl St. John me conmovió por la dulzura y sencillez de sus historias, me cautivó con la originalidad de sus argumentos. Porque una no está reñida con la otra.
Si hay algo que caracteriza a las protagonistas de esta escritora, al menos la gran mayoría, es que no se trata de virginales jovencitas que viven o llegan a las poco civilizadas tierras del Oeste. 
Elle Reed, como tantas otras protagonistas, no es una virgen y recatada jovencita. Pero en esta novela, la autora ha escogida una protagonista con un pasado más turbio. 

Elle nació y se crió en una casa de citas. Si bien no es el típico burdel del oeste, sino un local regentado por la elegante madame Fairchild, que ofreció a Elle una educación exquisita -aunque en aras por su negocio- lo cierto es no deja de ser un prostíbulo. Poco a poco, según avanza la novela, conocemos la infancia y juventud de Elle. Pero como digo, es una joven que se nació y crió allí. Su madre trabajó allí hasta que, ajada por esa dura vida, dejó de ser bella y deseable.
Si algo teme Elle es acabar como su madre, por eso y al quedar desamparada cuando su protector, que la solicitó en exclusividad, se escapa junto a otras chicas y huyen al Oeste como novias por correspondencia.

Tengo que confesar que el argumento me ha encandilado. Una de mis debilidades -como sabréis si habéis leído mis opiniones sobre otras novelas del Oeste- son las novelas del Oeste sobre novias por correspondencia. Creo que mi predilección por este tema nació hace años, en mi infancia, a partir de una vieja película del Oeste que vi, sobre una caravana de mujeres que viajaba al Oeste a un pueblo donde hombres solteros buscaban esposa. 
Cuando comencé a leer Una belleza sin igual y Elle, Celeste y el resto de chicas llegan a Sweetwater, donde les esperan los hombres solteros del pueblo, recordé esa película. 
En dicha película cada una de las mujeres tenía una historia, un pasado, en el caso de esta novela, todas ellas tienen uno en común. Turbio, que les avergüenza en muchos casos y que quieren dejar atrás. Todas prometen no confesar su vida anterior y mentir si es necesario para forjarse un futuro mejor. Pero entre las mujeres las hay dispuestas a ayudarse y aconsejarse, y las hay que envidian la suerte de las otras. Como Lena envidia a Elle.

Pese a lo reprobable que pueda parecer, sinceramente, la determinación de Elle y el resto de mujeres, creo que es comprensible. Son mujeres que están dispuestas a hacer lo que sea por ser consideradas “respetables”. Así es como se ven. Pues antes no se las consideraba así.
En el caso de Elle, además, se casa con Nathan Lantry que se presenta como gobernador y, él, más que nadie, debe tener un comportamiento intachable y sin mácula.

La novela es preciosa. La historia de Nathan y Elle es dulce y romántica, con esa delicadeza tan mágica con que Cheryl St. John las construye. Pero no sólo es bonita por la historia de amor que va forjándose poco a poco, sino por como Elle va ganándose y encariñándose con los tres hijos de Nathan, sobre todo me parece muy dulce y conmovedora la relación con Grace, la única niña de los tres.
Y, por otra parte, ser testigo de cómo Elle y el resto de mujeres tratan de comenzar en Sweetwater una nueva vida y borrar su pasado me ha emocionado en muchas ocasiones. Del resto de mujeres, me parece muy dulce la historia de Celeste y Paul Adams. 

Una belleza sin igual es una maravillosa y romántica historia de amor y de segundas oportunidades, que te traslada al Oeste, a un pueblecito que como su protagonista masculino, ha ido creciendo y construyendo un porvenir. Pero también cuenta con una una protagonista con gran coraje y valentía,muy a la par con el sentido del honor y lealtad de Nathan. Es una historia de amor diferente y osada, romántica y dulce, que te deja con una sonrisa en los labios.

lunes, 27 de julio de 2015

Sola ante el peligro - Nora Roberts

Como habréis podido comprobar, este verano estoy leyendo novelas de Nora Roberts; ésas que tenía pendientes y que nunca parecía encontrar el momento. Lo cierto es que ahora no sé porqué no las he leído antes, pues son lecturas apasionantes, perfectas, sin duda, para evadirte en ellas en este caluroso verano.

Título original: High noon
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica contemporánea/Suspense romántico
Editorial: Plaza & Janés/Debolsillo



Antigua agente del FBI, Phoebe McNamara es teniente del departamento de Policía de Savannah, además de la negociadora jefe. Es ella la que arriesga su vida, empleando hábiles técnicas de persuasión, para convencer a un suicida de que no se lance al vacío; es ella la que en un secuestro con rehenes mantiene las negociaciones con el secuestrador para lograr que estos sean liberados ilesos. Pese a ser un trabajo absorbente, estresante, sabe que es buena en lo que hace. 

Supo a muy tierna edad que un día sería negociadora, cuando ella misma, su hermano menor y madre fueron retenidos a punto de pistola por la ex-pareja de su madre.  Su trabajo llena todo su tiempo, fuera de él su vida se reduce a un círculo muy íntimo: su madre que sufre agorafobia, Carly, su adorable hija de siete años, su hermano y cuñada, y un tía honoraria que vive con ellos en la preciosa y majestuosa mansión, que se ha convertido en una especie de prisión, en la calle Jones.

El día de San Patricio Phoebe acude a la llamada de un intento de suicidio. Con su intervención evita que uno de los camareros de un pub deportivo se suicide. Duncan Swift, el antiguo jefe y casero del hombre, queda embelesado e intrigado por Phoebe, por esa combinación explosiva de aplomo y persuasión con que aborda a Joe, su ex-empleado, así como su belleza y sensibilidad. Por ello no escatima esfuerzos para acercarse a ella y derribar los muros que ha levantado para apartarse de todos.

Phoebe no tiene intención de iniciar una relación con nadie, ni siquiera con el atractivo y encantador Duncan. Su vida ya es suficientemente complicada tal como es. Duncan no está de acuerdo y está decidido, con persistencia y encanto, a hacerse un hueco en ella. 

Después de un altercado con un compañero policía, resultado del cual Phoebe es brutalmente asaltada e ingresada en el hospital, Duncan acude a su lado, decidido a no alejarse de ella bajo ningún concepto. Una vez el agente agresor es expulsado del cuerpo, Phoebe cree que su vida volverá a la normalidad y tendrá la oportunidad de intentar iniciar una relación con Duncan. Sin embargo, alguien tiene otros planes... 

En la puerta de la mansión comienzan a aparecer animales muertos. Al principio lo toma por la travesura de algún adolescente problemático del barrio, pero cuando el grado de violencia sufrido por los animales aumenta, también lo hace su inquietud. 
Duncan jura permanecer a su lado y no abandonarla ante el peligro.

Sola ante el peligro es una inquietante novela de suspense romántico que me ha mantenido en vilo de principio a fin. La trama gira alrededor del trabajo de Phoebe McNamara. 
A lo largo de la novela son varios los casos en los que debe intervenir, casos que la autora no pasa por encima, como meras escenas anecdóticas, sino que nos convertimos en testigos de las frenéticas negociaciones de la protagonista y de la incertidumbre del desenlace. Eso hace que el gran peso de la historia recaiga en ellas, sin embargo, al mismo tiempo, se desarrolla la relación entre Duncan y Phoebe.

A diferencia de otras novelas de suspense romántico, en las que sus protagonistas se unen a raíz de un asesinato, misterio o investigación -normalmente ambos están implicados- donde la adrenalina fluye y la relación toma una velocidad vertiginosa, en Sola ante el peligro, Duncan permanece ajeno -o no implicado directamente- en el trabajo de Phoebe. 
Sin embargo, y a también a diferencia de otras novelas del género, eso no evita que la relación que está naciendo entre ellos se desarrolle con más o menos normalidad: cenas, citas, comidas familiares... como una pareja normal y corriente que mantiene citas y se va enamorando. 
Poco a poco, gracias a estas citas, Duncan va minando las defensas de Phoebe, le abre las puertas de su vida, su círculo más íntimo, y le confía su pasado, cómo fue su infancia y le lleva a conocer a la que él considera su familia. Al mismo tiempo se adentra en la familia de Phoebe, convirtiéndose en una persona querida por todos en la mansión de la calle Jones.

A través de estas escenas, aparte de las referentes al trabajo de Phoebe, Nora Roberts nos hace conocer a estos personajes. Como los secundarios, son personajes magistralmente descritos. 
Duncan, como la mayoría de los protagonistas de las novelas de Roberts, es un joven encantador, con un fino sentido del humor, apuesto y honorable que hace uso del flirteo para engatusar una a una a todas las mujeres que viven en la mansión. Propicia así escenas entrañables, divertidas e incluso tiernas.

Phoebe es una mujer, tal vez, engañosamente a primera vista, de apariencia frágil. Es una pelirroja de ojos verdes seductora, pero fría como el acero en su trabajo. Hasta que aparece Duncan, su vida está dividida en dos compartimentos: su trabajo y su familia. Tras el matrimonio fracasado con el padre de Carly no ha salido con apenas hombres y así quiere que sea. Hasta que Duncan aparece y no acepta un no por respuesta.

Los personajes secundarios están tan bien descritos y delineados como la pareja protagonista. Roberts les ha dotado de unos rasgos y una personalidad única para cada uno que destacan en la historia, en lugar de ser parte del decorado, figurativamente hablando. 

Carly es una niña de siete años que por su vivacidad, alegría y coquetería me ha hecho sonreír constantemente. Locuaz y parlanchina propicia escenas muy divertidas. Me ha sorprendido especialmente Essie, la madre de Phoebe. Pues pese a tratarse de una mujer agorafóbica, Roberts no la ha descrito como una persona con problemas mentales o inestable, al contrario. A pesar de su problema, es una mujer muy dulce, una madre y abuela abnegada. Ava, antigua empleada de una prima, vive con ellas y aunque su papel es menos relevante, es otro de los pilares en la vida de Phoebe.
Así como lo es Dave, su superior y el hombre gracias al que descubrió su vocación policial, el hombre que la salvó a ella en su infancia. Otros personajes a destacar son Carter, el hermano de Phoebe, y su mujer Josie, o Phin, Loo y mamá Bee, la familia de Duncan. 

Todos ellos forman parte del universo que rodea a Duncan y Phoebe, e indirectamente, se ven envueltos en los peligros que acechan a Phoebe. 
El argumento de suspense es escalofriante. En ocasiones te sume en la angustia y, en todo momento, te mantiene en la incertidumbre. Especialmente porque a diferencia de otras novelas de Roberts el culpable es complicado de dilucidar. Razón por la que la he disfrutado aún más.

Como digo antes, uno de los puntos fuertes de la novela es la parte romántica, por el ritmo en que se desarrolla, porque es independiente a la intriga en sí y porque es una historia dulce y romántica.
Como punto menos fuerte destacaría que el final pese a que es de infarto, he notado a faltar una escena donde se recapitule como acaba cada personaje. Esto se debe a que el peso de la novela recae sobre la trama de suspense. Pese a ello, Sola ante el peligro es una novela emocionante, con intriga, suspense y una preciosa historia de amor que seguro voy a leer más de una vez. 

viernes, 24 de julio de 2015

Coloquio con Julianne Donaldson

El miércoles 22 de julio la editorial Libros de Seda organizó en la librería Casa del libro de Rambla Cataluña, en Barcelona, un coloquio para lectores con la escritora de Edenbrooke y Blackmoore, Julianne Donaldson. 
Fue una experiencia inolvidable.
Julianne se encontraba de viaje por Europa, concretamente en Escocia, para documentarse para su próximo novela histórica y pasó por Barcelona para conocer a sus lectores y promocionar sus novelas.


No soy muy ducha a la hora de escribir crónicas de este tipo de eventos. Confieso que no he asistido a demasiados, pese a que este año he tenido la ocasión de poder asistir a dos inolvidables.  Por ello, primero quisiera explicar cómo transcurrió el evento para, a continuación, describir mis impresiones y tratar así de seguir cierta coherencia.

En realidad, esa misma tarde, a las 17 en la librería TROA tuvo lugar una firma de libros. Pero puesto que no asistí a ella, me centraré en el coloquio de unas horas después.




El coloquio dio comienzo a las 19 de la tarde. Estuvo presidido por María José de Jaime, la editora de Libros de Seda, Julianne Donaldson y Alex, del departamento de marketing de Libros de Seda que hizo las veces de traductor.

Para empezar María José comentó que habían sido un par de días frenéticos entre entrevistas, firmas de libros y promoción. A continuación se visionó un vídeo promocional de la novela Edenbrooke. Más tarde la editora pasó a presentar a Julianne Donaldson, describir su trayectoria, cómo fueron sus comienzos, así como a describir sus novelas, cuál es el secreto de su éxito y qué ha hecho que hayan llegado al corazón de tantas y tantas lectoras. Eso sí, siempre sin desvelar demasiada información de los libros en respeto a aquellos que aún no las hubieran leído.



A continuación tanto la editora como Beatriz Vega, la traductora, pasaron a leer sendos fragmentos de Edenbrooke y Blackmoore, como una pincelada de muestra del estilo de ambas novelas. Del primero destacaba sobre todo el sentido del humor, frente a la melancolía y la tristeza del segundo.
Luego ya comenzó el turno de preguntas, tanto de las personas presentes en la sala como aquellas que se habían formulado a través de las redes sociales. Gracias a todas ellas pudimos conocer más detalles tanto de los inicios de Julianne Donaldson como escritora, como de sus sentimientos por el éxito de sus novelas y un poco sobre sus próximas novelas.


Madre de cinco hijos, Julianne confesó que la escritura es una vía a través de la que desconecta del día a día, donde se envuelve en una burbuja en la que no hay niños, preocupaciones sobre dinero ni tareas hogareñas y a una época histórica que le ha apasionado desde que hace años: la época victoriana.
Su interés por esta época despertó o más bien se profundizó cuando cursaba sus estudios universitarios. Para documentarse a la hora de escribir ha viajado a Inglaterra -Escocia para su próxima novela- y así conocer lugares, monumentos de la época y acontecimientos que transcurrieron en aquel entonces y que cobran vida en sus libros. 



Pese a que se la considera la nueva Jane Austen, algo que la halaga enormemente, Julianne no se ve a sí misma así, pero sí confiesa que el tipo de libros y la época en que están ambientados son su inspiración. Nos habló de las características del proper romance, dentro del que se catalogan sus novelas. Son historias blancas, sin escenas de sexo, donde los sentimientos y los acontecimientos que propician son los que marcan el devenir y los puntos álgidos de la trama. 



 No escribe este tipo de novelas como una forma de rebelión ante otros estilos, si bien reconoce que una vez, mientras leía una novela ambientada en la Regencia con numerosas escenas eróticas,  pensó (más o menos) que “si Jane Austen lo leyera se revolvería en su tumba”. Escribe lo que realmente desea escribir y porque quiere que sean novelas que sus hijos puedan leer. 
Confesó además que, de hecho, cuando comenzó a escribir Edenbrooke estaba pensada para un público más juvenil, pero acabó seduciendo a lectores de todas las edades.

Sus novelas se caracterizan por estar narradas en primera persona, desde los ojos de la protagonista femenina. A este respecto explicó que la elección del punto de vista narrativo se debe a que cuando comenzaba a escribir halló unos diarios suyos donde, entre otras cosas, recogía su visión juvenil  de su vida y sobre su primer amor. Nació así la idea de narrar de una manera similar sus novelas, tratando de evocar a una jovencita que cuenta a los lectores su visión de la época en que vive, la gente que la rodea y cómo descubre el primer amor.



Nos comentó algo muy interesante referente a Edenbrooke y Blackmoore: ambas mansiones son fundamentales en las novelas, casi como un personaje más y representan un lugar al que Marianne y Kate llegan, huyendo de una vida que les hace infelices. Luego encuentran mucho más y la estancia allí les cambia la vida de un modo inesperado.

El no contar con escenas de sexo le dificultó publicar, pues se le sugirió por parte de algunas editoriales que introdujera dichas escenas. Pero Julianne fue fiel a su idea y se negó. Al cabo de un año fue cuando se publicó Edenbrooke.
En la actualidad sus novelas se han traducido -o están traduciendo- en diez países diferentes, incluso en Japón y Turquía.


Por fin nos habló un poco de cómo podría ser su próxima novela. Novela que seguirá la línea de las dos anteriores, pese a que en esta ocasión estará ambientada en Escocia, versará en torno a una maldición que los protagonistas deberán romper y volverá a ser narrada desde el punto de vista de la protagonista femenina.

Confesó que tiene en mente ideas para cinco novelas históricas y, tras algunas preguntas admitió que, tal vez, algún día, por qué no, escriba una novela contemporánea. Eso sí, manteniendo las características de sus novelas, proper romance.

Por último, para acabar, Julianne nos firmó los ejemplares de sus novelas e, incluso, pudimos hacernos algunas fotos con ella. Libros de Seda nos regaló unos preciosos puntos de libro.


Antes de nada no puedo sino de alabar tanto la organización por parte de la editorial y la cálida bienvenida que nos dio, como el regalo que supuso conocer en persona a Julianne Donaldson, una de las escritoras, para mí, revelación de los últimos años. 
Siempre que acudo a un encuentro de este tipo, más cuando se trata de una escritora cuyas novelas me han cautivado como lo han hecho Edenbrooke y Blackmoore, no puedo evitar el cosquilleo que me invade al estar ante una autora cuyas obras me han enamorado como las suyas.

Puede que sea una impresión mía, pero al oír hablar a Julianne Donaldson me dejó una sensación muy parecida a la que me dejaron Kate y Marianne, las protagonistas de sus novelas. Cierta timidez, dulzura y la luz que transmitía al hablar de sus novelas, la pasión que despiertan y la satisfacción que le queda. 
Me pareció una escritora muy fiel a lo que quiere escribir, valiente porque no se rige por modas, sino que escribe lo que quiere, lo que le gusta.  Y para mí es algo muy a elogiar.



A nivel personal, confieso que el encuentro con Julianne Donaldson fue un regalo, una oportunidad irrepetible de reencontrarme con amigas y lectoras del género romántico y además conocer a una escritora con un talento único, especial, dulce y romántico que con sólo dos novelas me ha conquistado y me ha hecho recordad por qué leo novela romántica. 

¡Gracias a Libros de Seda y Julianne Donaldson por una tarde tan especial! Una tarde que, sin duda, recordaré siempre. Mereció la pena pese al bochorno del verano.


* las fotos de Julianne Donaldson están extraídas del Facebook de Libros de Seda

miércoles, 22 de julio de 2015

Always in my heart - Catherine Anderson

Título original: Always in my heart 
Autora: Catherine Anderson
Género: Romántica contemporánea
Novela sin traducir
Editorial: Signet
Fecha publicación: 1 agosto de 2002





Always in my heart es una de las novelas más conmovedoras y que más hondo me han calado de Catherine Anderson. Es una historia preciosa, cuya sinopsis entrañable esconde un corazón amargo. 

Después de trece años casados Ellie y Tucker Grant se divorciaron. Se conocieron cuando tenían quince y dieciséis años; antes de cumplir los veinte ya estaban casados. Parecían una pareja destinada a ser el uno para el otro por siempre.

Cuando comienza la novela han transcurrido dos años desde que el divorcio fuera definitivo. Ambos tienen claro que la ruptura es irreversible. Si bien tiempo atrás Ellie se habría desmoronado al oír una de “sus canciones” en la radio o al saber que su ex-marido tiene una nueva novia, ya no. 
Por su parte Tucker Grant ha descubierto que la vida de soltero le sienta realmente bien. En cierto modo, ambos han hecho un esfuerzo -apenas se dirigen la palabra salvo por teléfono- por ser civilizados por el bien de los niños.

Pero los niños no se lo creen. Kody y Zach están convencidos que sus padres están destinados a estar juntos, por lo que elaboran un plan con el fin de reunirlos y propiciar que vuelvan a enamorarse.

Un fin de semana que los niños pasan con Tucker, Ellie recibe una llamada. Su ex-marido le explica que Zach y Kody se han escapado. Por toda explicación han dejado una nota donde les informan que se dirigen al área de Baxter, en el corazón de las montañas de Oregon, donde acampaban cuando eran una familia feliz. Los niños aseguran que permanecerán allí hasta que sus padres se avengan a razones y acepten volver a estar juntos. Piensan los hermanos que, evidentemente, Ellie y Tucker irán tras ellos, lo que les obligará a pasar juntos y a solas unos días. Tal vez así recuperarán el sentido común, se enamorarán y volverán ser una familia.

Como digo al principio Always in my heart es una de las novelas más conmovedoras que he leído. De entrada la historia parece entrañable e, incluso, divertida -que lo es- pero esconde una trama preciosa y a la vez tristísima. 
Ellie y Tucker Grant se divorciaron tras la muerte de su hijo mayor. A su modo, cada uno parece satisfecho con su vida. Pero Zach y Kody, los otros dos hijos, creen que sus padres no son felices; ellos desde luego no lo son y traman cómo hacer que se reconcilien para volver a ser una familia.

Tras el divorcio, Ellie abandonó Bend, donde nació, conoció y se casó con Tucker, para trasladarse a Springfield con Zach y Kody donde comenzar una nueva vida, lejos de recuerdos dolorosos. Los niños pasan los fines de semana con Tucker y es durante uno de ellos que ponen en marcha ese plan minuciosamente planeado.

Ellie y Tucker se encuentran por primera vez en un año cara a cara en Baxter. Pese a que ambos aseguran que han superado el divorcio y no les afecta ver al otro, cada uno acude con un acompañante: a Tucker le acompaña Liz, una compañera de trabajo con la que tiene una relación casual, a Ellie Marvin un compañero con el que le une una amistad y con el que está pensando en dar un paso más. 

Mientras comienzan a buscar a los niños, aun con la presencia de Liz y Marvin, los recuerdos de días felices en aquellas montañas, cuando eran una familia, comienzan a avasallar a Ellie y a Tucker. Pero la muerte de su hijo Sammy abrió entre ellos un abismo que parece insalvable. La culpa y la angustia ciega a ambos. Pero mientras pasan esos días en las montañas, también se percatan de que no son tan inmunes al otro como creen y que, en realidad, siguen enamorados. Pero, ¿podrán, juntos, hallar el modo de reconciliarse con ellos mismos y superar la muerte de Sammy por el bien de Zach y Kody?

La trama de Always in my heart se desarrolla íntegramente en el área montañosa de Baxter, en Oregon mientras Ellie y Tucker buscan a sus hijos. La historia se centra por una parte en el viaje emocional que la pareja realiza al pasado y al fin de su matrimonio, por otra en la búsqueda de Zach y Kody y en las aventuras que van aconteciendo. En ocasiones la novela se transforma en un recorrido apasionante por las montañas de Oregon, otras al corazón de los protagonistas.

Así vamos conociendo más son los diferentes personajes y cuán diferentes son Ellie y Tucker en realidad. Pero así como antes esas diferencias los acercaban, después pasaron a ser causa de fricción hasta separarse.
Ellie es diseñadora de interiores. En realidad a ella la vida al aire libre nunca le entusiasmó como a Tucker, pero el amor que él siente por ella la hizo compartirla con él.
Tucker es un biólogo que colabora puntualmente como rastreador rescatando a personas perdidas en las montañas. Como Ellie lo describe es un Daniel Boone moderno que ha entrenado muy bien a sus hijos, con lo que los niños se las apañan perfectamente en las montañas para mantener a sus padres a distancia, tras sus pasos, dejando mensajes y teniendo emboscadas para que “vuelvan a enamorarse”.

Esta parte de la novela es sencillamente preciosa. Cómo los hermanos tratan de empujar a sus padres a volver a enamorarse.
Pero hay momentos en que es desgarradora, al conocer cómo ha vivido cada uno la muerte de Sammy y cómo ha afectado no sólo al matrimonio, sino a los otros dos niños.

Zach y Kody propician con su huida que sus padres se reencuentren, hablen y descubran que siguen enamorados. Pero no es un camino de rosas ni un paseo placentero, veces es tortuoso. Sin embargo, he cerrado el libro con una sonrisa en los labios y una sensación cálida y muy placentera en el pecho. Porque aun cuando narra una historia tan dura, y es difícil hallar el equilibrio para que, pese a resultar triste y dolorosa, la novela sea romántica y dulce, Catherine Anderson lo logra y con creces. Confieso que me parece tan bonita la historia que ya la he leído varias veces. Porque te llega al corazón.

El punto de partido de Always in my heart es un matrimonio en problemas, más bien un matrimonio roto, pero no por desamor, sino por la muerte de un hijo. Algo que los acabó por separar en lugar de unir. Para entender porqué sucedió hay que leer la novela y así conocer a Ellie, Tucker, Zach y Kody.

Me gusta muchísimo leer una historia cuando la pareja protagonista ya se conoce o, como en este caso, ya está casada o divorciada, pero sigue enamorados y deben superar otros problemas. Al principio no lo sabes, claro está, pero bastan unas páginas para que salga a la superficie. La lectura resulta diferente pero apasionante.
Y, poco a poco, a la vez que conocemos cómo fue el fin del matrimonio, conocemos como comenzó la historia de amor de Ellie y Tucker. Es una historia dulce, preciosa, de esas parejas que han estado juntas toda la vida y que, cuando se rompe, son sus hijos quienes, tal vez de un modo un poco increíble, tratan de unirlos.

En ocasiones, tal vez, la novela parezca un poco una aventura de supervivencia, mientras luchan contra los peligros de las montañas y los elementos, pero resulta muy entretenida. Tucker es tan autosuficiente y protector con Ellie y los niños que algunas escenas resultan conmovedoras.
Pese al trasfondo triste en el que se sustenta la historia, Always in my heart es una lectura deliciosa. Te dejará con el corazón encogido, te hará derramar alguna lágrima pero también te hará sonreír y emocionarte. Porque pese a que puede parecer deprimente, no lo es. Ante todo es una preciosa historia romántica tejida alrededor de la familia y la esperanza. 


lunes, 20 de julio de 2015

Ángeles caídos - Nora Roberts

Título original: Angels fall
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica contemporánea/Suspense romántico
Editorial: Debolsillo/Plaza & Janés
Fecha publicación: (reedición) Julio 2015




Hubo un tiempo en que Reece Gilmore fue una joven chef con un brillante futuro ante sí. Tenía una excelente oportunidad de comenzar un nuevo y prometedor trabajo. Pero la última noche que trabajaba en Maneo's, el restaurante italiano en el que comenzó a los dieciséis años, se produjo una matanza indiscriminada que acabó con la vida de todos los que se encontraban en el local. Reece fue dada por muerta pero, aun gravemente herida, sobrevivió. 

Dos años más tarde, aún no se ha recuperado de las secuelas psicológicas sufridas. Ni siquiera tras ingresar un tiempo en un hospital psiquiátrico. 

Durante los últimos ocho meses ha estado conduciendo por el país sin rumbo, de ciudad en ciudad, dejando que su instinto o el destino dictaminasen donde detenerse. Huye de los fantasmas de su pasado, a la vez  emprende un viaje personal que la lleve a la sanación.

Una avería en el coche la obliga a detenerse en Angel's fist -Puño de ángel- un pintoresco pueblo de Wyoming, tranquilo fuera de temporada alta de turistas.
Mientras aguarda, descubre un anuncio de empleo donde solicitan una cocinera para Joanie's, un café-restaurante. Se presenta y es contratada. 

Reece se instala en un pequeño apartamento sobre el café. Poco a poco cae bajo la rutina de la apacible vida del pueblo, donde se convierte en una pequeña celebridad. Pese a ello comienza a bajar la guardia; siente que tal vez allí pueda comenzar a recomponer su vida entre los habitantes de Angel's fist. Uno de ellos es Jameson Brody, la otra celebridad del pueblo y antiguo periodista que escribe, con éxito, novela negra  y que lleva varios años viviendo allí.

Un día mientras pasea por las montaña presencia como se comete lo que a todas luces parece el asesinato de una mujer. Sin embargo el Sheriff no encuentra el cuerpo ni indicios de un crimen en el lugar de los hechos. Dados sus antecedentes y fragilidad mental, todo el pueblo duda de la versión de Reece, excepto Brody. El escritor es el único que cree que se ha producido un crimen y está dispuesto a desenmascarar al asesino.

Ángeles Caídos es una novela de suspense romántico de la prolífica Nora Roberts, una novela apasionante e impredecible de principio a fin.
La trama se desarrolla en torno a la incipiente historia de amor entre Reece y Brody, pero al mismo tiempo en la búsqueda del asesino de una misteriosa mujer que, en realidad, nadie da por desaparecida, lo que incrementa el escepticismo en un crimen. 
Después de todo Angel's fist es un pueblo tranquilo y anodino. 

Cuando Reece no ceja en su empeño por descubrir la identidad de la víctima comienza a flaquear su estabilidad mental y a sufrir descuidos y olvidos durante  lapsos de tiempo, actúa de manera un tanto extraña. ¿Puede ser que haya empeorado y no esté tan lúcida como ella cree? A tal punto llega que comienza a dudar de su salud mental. Reece encuentra su único apoyo en Brody, el arisco y brutalmente sincero y directo escritor que no es amigo de endulzar lo que dice. 

La novela cuenta no sólo con una trama apasionante que te mantiene en vilo, sin que la intriga decaiga en ningún momento, a través de interrogantes e inexplicables sucesos, sino con un plantel de personajes protagonistas y secundarios muy interesante.

Reece es una joven cuyo sueño de convertirse en una de las chefs más reconocidas del país sufrió un revés con la matanza en Maneo's. Esa noche perdió a personas a las que quería como a su familia y su oportunidad de seguir trabajando. El  trauma le dejó secuelas que le han impedido vivir una vida normal, ser la mujer fuerte y autosuficiente que era, hasta que llega a Angel's fist y siente que comienza a sanar. Al menos momentáneamente. Poco a poco no puede contener su pasión por la cocina y trata de innovar los menú de Joanie's dando pie a algún que otro choque de voluntades con la dueña.

Brody es un escritor de novelas negras que abandonó su trabajo como periodista tras un encontronazo con sus superiores. Independiente, solitario y un tanto extraño para sus vecinos, poco a poco se ha ido ganando su confianza y convirtiéndose en uno más del pueblo. Es el único que cree en Reece pero la relación que comienza con ella hace que su credibilidad, a ojos de los demás, se tambalee. Tiene un carácter directo, brutalmente sincero, lo que propicia diálogos buenísimos y el contrapunto perfecto para Reece.

Joanie es la propietaria del café-restaurante donde trabaja Reece, así como de varias cabañas de  alquiler. Madre soltera, es una dura e incansable trabajadora que oculta bajo sus maneras rudas a una mujer de gran corazón que se convierte en un apoyo fundamental para Reece. 

Otros secundarios a destacar son Cas, hijo de Joanie y casanovas de Angel's fist, acostumbrado a coquetear y seducir a toda mujer atractiva que viva o pase por el pueblo, Linda-Gail, camarera del Joanie's con la que Reece entabla amistad y que tiene sentimientos por Cas, Mac, propietario de la tienda de comestibles que desde el principio se muestre bondadoso con Reece, Lynt, el mecánico del pueblo, Rick, el sheriff, un hombre de firmes principios que se ha ganado el respeto de todos, el doctor Wallace, un viudo al que todos aprecian, con una especial amistad con Brody... entre otros.

Todos y cada uno de los diferentes habitantes de Angel's fist entrelazan sus caminos con Reece, tanto porque al tratarse de un pueblo pequeño, todos comen o cenan en algún momento en Joanie's, como porque la trama de suspense hace que interactúen con ella. Poco a poco, como lectoras, nos encontramos invadidas por la sospecha. 
Pues, ¿son cada uno de ellos vecinos tan afables como parecen, en la mayoría de los casos, u ocultan un lado más oscuro? ¿Reece fue testigo realmente de un asesinato o una jugada de su imaginación? ¿Quién era la víctima y qué hacía en Angel's fist, ya que ningún vecino es echado en falta? Y en caso de ser cierto, ¿quién es el asesino o la asesina que convive como si nada entre los demás?

Tanto la historia de amor como la de suspense me atraparon desde la primera página. La romántica porque Reece y Brody forman una pareja no sólo con química sino con un sentido del humor chispeante; la de misterio porque es apasionante.
Poco a poco se van entrelazando, de manera que una nutre a la otra o le influye o propicia los acontecimientos que suceden. 
Pese al pasado y a la inestabilidad, en apariencia, de Reece, la confianza entre ella y Brody es increíble, dando lugar a escenas memorables y a diálogos culinarios desternillantes. 

Tengo que confesar que no me falló la intuición sobre la identidad del asesino o asesina, pero si bien acerté, es cierto que hasta el último momento estuve en vilo, con dudas, y al final casi me hizo pensar que era otro u otra. 

Ángeles Caídos es una excelente novela de Nora Roberts con una inquietante y maravillosamente bien hilvanada trama de suspense y una bonita y emocionante historia de amor. En la línea a la que su autora nos tiene acostumbradas y, al menos a mí, no defrauda.

viernes, 17 de julio de 2015

Una cuestión de honor - Wendy Lindstrom

Título original: Shades of honor/Twice loved
1º Hermanos Grayson/ Second chance brides
Género: Romántica histórica (Guerra Secesión)
Editorial: RBA Satén
Fecha publicación: 2006



* portada extraída de Amazon


Incapaz de regresar junto a su familia tras el fin de la guerra civil americana, Radford Grayson, soldado de la Unión, pasó cinco años trabajando en las vías ferroviarias. Pero, ahora, padre soltero de una niña pequeña, cree que ha llegado el momento de regresar a su ciudad natal, en Fredonia, Nueva York, y construir un hogar en el que educar y ver crecer a  Rebecca. 

Pese a tan prolongada ausencia, alberga la esperanza de recuperar a la familia que dejó atrás. Sabe que no será empresa fácil; aguarda reproches por parte de sus hermanos y preguntas a las que no puede responder.
Radford es el mayor de cuatro hermanos y fue criado para un día ser el responsable del aserradero familiar. De hecho ése fue siempre su sueño. Tenía grandes proyectos, pero cuando la enfermedad degenerativa de su padre le impidió unirse al ejército, ocupó su lugar y regresó como un héroe. 

Sin embargo, tras la muerte de su padre fue incapaz de regresar y ocuparse del aserradero.  Durante años le han acosado las voces y  lamentos que la guerra ha grabado en sus sueños, las imágenes devastadoras en sus recuerdos, la culpa y el remordimiento.

Mientras sus dos hermanos menores, Duke y Boyd, así como su madre, lo reciben con los brazos abiertos, Kyle, un año menor que él, no es tan efusivo ni tan comprensivo. En su ausencia, ha levantado el aserradero e incrementado el negocio renunciando a sus proyectos. Y ahora no está por la labor de ceder su lugar a Radford, por muy primogénito que sea.
También se ha comprometido con Evelyn Tucker, la hija de William, superior en el ejército de Radford, y un amigo de toda la vida de los Grayson.

Evelyn Tucker es hija única. Huérfana de madre desde muy niña lo es todo para su padre, así como él lo es para ella. Se ha criado trabajando en los establos, sus manos curtidas y sus ropas masculinas dan fe de ello. Se siente poco femenina y sin una madre, creció casi como un chico más.

Cuando Kyle le deja claro a Radford que su ayuda no se necesita en el negocio familiar, acaba ayudando en las caballerizas Tucker, en manos de Evelyn desde que su padre enfermara y acabara casi postrado en una cama. Poco a poco parece irse recuperando pero no tiene la fuerza ni la juventud necesarias para llevar su negocio.
De modo que Radford y Rebecca acaban viviendo bajo el mismo techo en la casa de los Tucker y trabajando en los establos. 

Pese a que se han conocido desde niños, Evelyn nunca prestó demasiado atención a Radford. Kyle fue siempre su mejor amigo.  
Aunque no recibe con entusiasmo la llegada de Radford en los establos -cree estar capacitada para sacarlo adelante por sí sola- cae prendada de la dulce y tímida Rebecca desde la primera vez que la ve. Y de su mano, comienza a sentirse atraída por su atormentado padre, cuyas pesadillas y recuerdos han dejado sombras en sus ojos.

Cuando Radford comprende que se ha enamorado de la prometida de su hermano, se encuentra en una disyuntiva: luchar por la única mujer que ha significado algo para él, junto a la que formar una familia con la que redimir pecados pasados, o amenazar con romper unos de por sí ya frágiles lazos con su hermano Kyle y su familia. 

Una cuestión de honor se publicó en España allá por el año 2007. Aunque es una de las novelas que componen la saga de los hermanos Grayson -en Estados Unidos se han publicado con dos títulos diferentes- nunca se publicó el resto. 
¡Es una auténtica lástima!

Porque es una de las novelas más conmovedoras y románticas que he leído ambientadas tras la guerra de secesión. Tanto con esta novela como con el resto de la saga, Wendy Lindstrom me ha cautivado. Pero tengo que reconocer que ésta es la que más me llegó al corazón de todos ellas, sin bien el personaje de Rebecca es una de mis debilidades.

¿Qué tiene de diferente Una cuestión de honor respecto a otras con esta temática? Pues aunque el personaje de Radford Grayson reencarna al ex-soldado traumatizado por la guerra que, posiblemente, hemos conocido en otras novelas, cuenta una historia preciosa, de amor, valor, redención y perdón, de nuevos comienzos y de los lazos familiares. Y cuenta una historia de amor romántica en mayúsculas, de esas que atesorarás durante toda tu vida, que leerás y releerás porque es tan bonita que no importa cuantas veces la has leído ya, necesitas regresar a ella de vez en cuando.
Éstas son al menos las sensaciones y emociones que me despierta.

La primera escena entre Evelyn y Radford me trajo a la memoria la novela Promesas de LaVyrle Spencer -otra maravillosa historia- por como se dirige él a ella. Pero enseguida todo eso desapareció, pues me sentí transportada a Fredonia, a esa ciudad entrañable, al huerto de árboles frutales que separa las viviendas de los Grayson y los Tucker, al arroyo, al olor de madera y serrín del aserradero, al de los caballos, cuero y sudor de los establos y cómo se entrelazan las vidas de ambas familias.

Antes de la guerra Evelyn y Radford nunca repararon mucho el uno en el otro. Radford es un poco mayor y esa diferencia, aunque no es mucha, en esas edades entre la infancia y la adolescencia eran abismales. Pero poco a poco se van enamorando y junto a Rebecca propician escenas y momentos conmovedores. Sin embargo, ni uno ni otro quieren traicionar a Kyle y, así, nos encontramos ante un amor prohibido que por su impotencia te llega al corazón.

La novela es preciosa, no sólo por la historia de Evelyn y Radford, sino por la historia de Evelyn y Rebecca, de los hermanos Grayson, de Evelyn y su padre, de Radford y William o, incluso, de Radford con un soldado sureño. 
Porque además de una historia romántica nos envuelve en las vidas de todos sus personajes y así vamos conociendo también al resto de hermanos Grayson. 
Pese a que Kyle resulta un tanto frío y desapegado en ocasiones, y aunque caigamos rendidas ante Evelyn y Radford, cree que hay que entender un poco a este personaje.  Lo ideal sería que Kyle fuese un villano al que poder odiar... mas no es así.  Todo eso hace que ésta sea una intensa  novela y lectura.

Creo que el título es perfecto, pues describe al fin lo que esconde en su interior: una maravillosa y conmovedora historia de amor, honor, lealtad, redención y nuevos comienzos. Lo mejor que es sólo el principio de la saga, con lo que en el horizonte aguardan otras conmovedoras historias: las del resto de hermanos Grayson; lo peor es que no están publicadas en español. 

miércoles, 15 de julio de 2015

El secreto - Julie Garwood

Título original: The secret
1º Secreto
Autora: Julie Garwood
Género: Romántica histórica (Escoceses)
Editorial: Ediciones b/Zeta
El círculo de lectores




Judith y Frances Catherine se hicieron amigas antes de tener edad para comprender que debían odiarse. Apenas tenían cuatro y cinco años cuando se vieron por primera vez en la feria celebrada anualmente en la frontera.

Desde entonces, año tras año se reencontraron. La inocencia de la infancia las acercó y formaron un lazo que juraron no romper jamás. Aun cuando alcanzaron la edad en que comprendieron del ancestral odio entre escoceses e ingleses, lucharon no sólo por mantener intacta su amistad, sino compartieron sus miedos y secretos más profundos. 

Por ello, cuando Frances Catherine está próxima a dar a luz a su primer hijo, Judith, leal a su promesa, se prepara para emprender el viaje hacia las Highlands donde su amiga tiene su hogar desde que contrayera matrimonio con un guerrero de las tierras altas.
Aparte de honrar su promesa, existe otra razón que lleva a Judith a querer realizar ese viaje: un secreto que ha guardado durante años y que sólo Frances Catherine conoce.

Finalmente, tras reunirse el consejo del clan Maitlan acceden a la petición de Frances Catherine y cuatro guerreros Maitlan, entre ellos el jefe del clan y cuñado de la muchacha, viajan a Inglaterra para escoltar a la inglesa hasta las tierras del clan Maitlan. El trayecto desde Inglaterra resulta ser más duro de lo Judith que imaginaba, más en compañía de rudos -pero apuestos- guerreros escoceses poco acostumbrados a mostrar cortesía o consideración a una dama. Pero Judith es una muchacha decidida a cumplir con la palabra dada y no se amedrenta ante nada, ni siquiera ante el ceño fruncido del joven jefe de los Maitlan, Iain.

A lo largo de las semanas que dura el viaje, la muchacha descubre que la fiereza y dureza que el joven jefe del clan exhibe, se esconde un hombre protector y leal a su gente, y no puede evitar enamorarse de él.

A su llegada a las Highlands, Judith encuentra a un clan desconfiado y hermético ante la llegada de una extranjera, inglesa nada menos. 
Los ancianos del clan desconfían de ella, las mujeres la observan con recelo, a distancia. Sólo los guerreros que la escoltaron, el jefe del clan, su hermano Patrick y Frances Catherine le acogen con relativo buen grado. Pero Judith hará uso de su encanto y buen corazón para ir conquistando, uno a uno, a todos los que recelan de ella.

Iain Maitlan, el jefe del clan, parece reacio a dejarla ir tan fácilmente y aunque trata que entienda y respete las ancestrales costumbres de su pueblo, abre su mente a las ideas de Judith, así como abre el corazón que su ruda apariencia oculta.
Poco a poco Judith va ganándose el respeto y cariño del clan, pero sabe que si se descubre el terrible secreto que guarda, su vida y la felicidad encontrada junto al hombre del que se ha enamorado podría desquebrajarse.

Una de las historias de Julie Garwood que más atesoro por su dulzura, humor y encanto es El secreto. Fue la primera novela de Highlanders que leí y si bien, años después, soy consciente de que no es la más profunda ni la históricamente más ambientada, sigue ocupando un lugar privilegiado en mi corazón y en mi estantería.

Me gustan las novelas de Julie Garwood. Sé que voy a encontrar; no son historias que desgranen la cruenta guerra entre escoceses e ingleses; sus guerreros aun siendo rudos e intimidar con su envergadura y fiereza no se nos describen como sanguinarios ni crueles. Porque la autora nos envuelve en unas Highlands donde sus hoscos protagonistas esconden un gran corazón y lealtad, donde sus protagonistas son dulces, encantadoras y propensas a cierta torpeza,  donde, con sentido del humor y una manera peculiar y tierna de narrar, caes rendida de principio a fin.

La historia de Judith e Iain es una de las primeras novelas románticas que leí. A lo largo de los años la he releído varias veces y, ¿sabéis qué? Sigue despertándome las mismas emociones y provocando las mismas sensaciones que la primera vez.
Porque sí, lo reconozco, tengo debilidad por los guerreros escoceses de Julie Garwood. Como Iain, Brodick, Ramsey... 

El secreto parte de la bonita amistad entre dos niñas: una inglesa y la otra escocesa. A raíz de esa amistad y para cumplir la promesa que en su día le hiciera a Frances Catherine, Judith viaja a las tierras altas.
Allí se reencuentra con su adorada amiga, se enamora de uno de los guerreros del clan, el jefe del mismo, y comenzará una vida más feliz que la llevaba en Inglaterra. Además en esas misteriosas tierras descubrirá las verdades y mentiras que rodean su pasado.

El secreto es una dulce y romántica historia ambientada en las Highlands. Si bien no te sientes transportada a la época de manera tan realista como otras autoras lo logran, apenas abrí el libro me atrapó la narración de Julie Garwood. La dulzura y sentimiento con que cuenta la historia, el carisma que desprenden sus personajes, el sentido del humor hilado a las aventuras y contratiempos que acontecen, la atmósfera mágica y de ensueño que la rodea de principio a fin y las emociones que la lectura despierta.

La manera en que están entrelazadas las vidas de Judith y Frances Catherine, cómo nació y se forjó su amistad me parece tan bonita y maravillosamente bien contada, que ya sólo por conocer qué sucede con ellas necesitaba seguir leyendo. Es una trama vital con la que la autora logra que la atención y ritmo no decaiga y, mientras, nace la bonita historia de amor de Judith e Iain.

¿Qué puedo decir de los protagonistas sin resultar repetitiva? Que te encariñas con ellos, con la dulzura y predisposición de Judith, con el honorable y leal Iain, así como también de Patrick y Frances, de Brodick, Ramsey, Alex... 
Poco a poco todos ellos, su papel sea mayor o menor, han ido despertando mi interés y curiosidad, me han despertado ternura y me han hecho sonreír. Incluso el jefe del clan rival, los Maclean y Douglas. 

Para mí El secreto es una preciosa novela de escoceses, que me despierta dulzura, provoca sonrisas, mariposillas en el estómago y sí, también, me hacer suspirar con la entrañable historia que cuenta. Pese al paso de los años, sigue siendo una de esas novelas que releo una y otra y siguen consiguiendo que parezca que es la primera vez que las leo. 
Las novelas de Julie Garwood son un puerto seguro cuando quiero leer algo que me recuerde por qué leo romántica. 

lunes, 13 de julio de 2015

Soul deep - Pamela Clare

¡Feliz lunes y feliz semana!

Título original: Soul deep
# 6.5 I-Team (2 I-Team After hours novella)
Autora: Pamela Clare
Género: Romántica contemporánea/Suspense romántico
Edición digital (ebook)
Fecha publicación; 30 de junio 2015



La agente del FBI Janet Killeen resultó gravemente herida mientras protegía la vida de Laura Nilsson. Fue ella quien recibió la bala del francotirador destinada a la periodista, una bala que no sólo le fracturó la cadera, provocándole graves lesiones internas, sino que casi le costó la vida. Meses más tarde, cuando el diagnóstico era que no volvería a caminar, puede hacerlo con la ayuda de un bastón, pero ha visto trucada la carrera que lo era todo para ella. 

Desde muy niña Janet soñó con ser una especie de superhéroe moderno; no está arrepentida de las decisiones que ha tomado. Incapacitada para el trabajo de agente de calle, ha aceptado un trabajo de despacho. La semana previa a su incorporación a su nuevo puesto, decide alejarse de Denver durante unos días. Necesita paz y quietud. ¿Y dónde mejor podrá encontrarlas que en las montañas? 

En el trayecto a Scarlet Springs, un pueblecito en las montañas, se desata una tormenta de nieve que provoca que pierda el control del coche. Acaba embarrancada en una cuneta. Las heridas sufridas en la cadera le impiden caminar por su propio pie de regreso a la carretera. Sin cobertura móvil, se ve obligada a atrincherarse en el vehículo hasta que alguien la socorra. La última persona que esperaba que se detuviera a prestarle auxilio es Jack West, el arrogante ranchero al que conoció el invierno anterior mientras protegía la vida de Laura Nilsson, y el propietario del rancho Cimarron.

Jack West enviudó siete años atrás. Tras perder a la mujer con la que compartió toda una vida, no cree que sea capaz de volver a amar. A su edad, cree que el romance y las segundas oportunidades no están hechas para él. Se ha consagrado en cuerpo y alma a su hijo Nate, sobre todo desde que regresó de Afganistán gravemente herido, y lo ha visto reconstruir su vida con Megan y la pequeña Emily que es su ojito derecho. Su familia, el rancho Cimarron que tres generaciones han levantado de la nada y los caballos que tanto ama son todo cuanto necesita en la vida.  
Desconoce que el destino le tiene preparada una nueva oportunidad. 

Cuando encuentra a la agente Killeen en la cuneta y la conduce hasta el rancho para guarecerse de la tormenta, no imagina que su vida no volverá a ser la misma. Mil veces se ha maldecido por la manera en que la trató meses atrás. Y durante la estancia de Janet en el rancho, descubre que tras la dura fachada de la agente del FBI se esconde una mujer vulnerable que, como Nate y Megan tiempo atrás, encontrará en el rancho y en los caballos la mejor medicina. 

Y, mientras, una nueva oportunidad para enamorarse se les ofrece a ambos, la amenaza se cierne sobre el rancho cuando un perturbado hiere a uno de sus amados caballos y pone en peligro la vida de sus hombres, del propio Jack y de Janet. 

Mientras aguardamos la publicación de Seduction game, la séptima novela de la apasionante saga I-Team, Pamela Clare nos ofrece la oportunidad de hacer la espera un poco más corta con esta novela corta -pese a que no lo es tanto pues tiene 174 páginas-  relacionada con el equipo de investigación del Indepent Denver. 
Está protagonizada por Jack West, el padre de Nate, y por Janet Killeen. Ni uno ni otro pertenecen al equipo de periodistas de investigación, pero su aparición en la novela viene de la mano de alguno de ellos.

Cuando comencé a leer la novela, con toda sinceridad, no esperaba una historia de este calibre. Tal vez una historia de acción, humor y una dosis de sensualidad tan características de la pluma de Pamela Clare. Mas, como me sucedió con Bajo la piel, que también transcurre en el rancho Cimarron, encontré una historia cargada de emociones, protagonizada por dos personas de  almas heridas. Sobra decir que acabé la novela con los sentimientos a flor de piel. Porque, ¡qué preciosidad de historia!

Soul deep cuenta una historia de amor conmovedora, con escenas que llegan al alma. Protagonizada por una pareja de edad más madura a lo que suele ser habitual en la novela romántica, nos demuestra que el tópico el amor no tiene edad es cierto y que una historia de amor entre una pareja más madura puede ser igualmente preciosa. Porque brota del corazón, de los personajes y cómo se conjugan los elementos -como si de estrellas sobre el universo se tratara- configurando una constelación de emociones que llegan al corazón.

Si habéis leído las novelas anteriores del equipo de investigación del Independent Denver os resultarán familiares estos nombres: Jack West y Janet Killeen. Si no las habéis leído os recomiendo que leáis Bajo la piel y Acoso mortal, donde tienen un papel secundario. Pero con independencia de ello, podéis seguir Soul deep.

Jack West tiene sesenta y tres años. Es el apuesto y curtido padre de Nate y abuelo de la pequeña Emily. Janet tiene cuarenta y cinco años y es agente del FBI. Las secuelas físicas derivadas del balazo recibido han afectado a su vida sentimental y sexual. No sabe si volverá a enamorarse, ni si algún hombre verá más allá de las cicatrices y su incapacidad, tal vez, para tener una vida en pareja normal. 

Pero durante su estancia en el rancho de Jack West descubre que el hosco ranchero que la echó de sus tierras el pasado mes de febrero, oculta un corazón enorme y más virtudes de las que creía. Poco a poco le va hablando de sí misma, de su infancia, de por qué entró al cuerpo del FBI... consiguiendo con ello sanar algunas heridas. Y la atracción nace enseguida entre ellos. 

Nate ha instado a su padre a salir con mujeres y si encuentra a la adecuada, enamorarse. Jack nunca ha sentido la tentación, pero cuando mira a los ojos verdes de Janet, atrapada en la nieve,  siente que algo dentro de él vuelve a la vida. 
Al principio la diferencia de edad entre ellos le inhibe un poco, pero según pasan los días, la va conociendo como mujer, más allá de la eficiente agente del FBI, se percata que la atracción que siente por ella es recíproca y se abre a esa nueva oportunidad.

Soul deep no está exenta de un dosis de suspense y acción, tan esperada y característica de las novelas de Pamela Clare, pero es ante todo una historia de sentimientos cuya pareja protagonista no espera encontrar el amor a esas alturas de su vida. Sobre todo Jack, viudo, padre y abuelo. 

Pese a que leáis la palabra abuelo, Jack lejos está del típico abuelito. Ex-soldado y habituado al trabajo físico duro en su rancho,  es un hombre fuerte y curtido que os enamorará. Si soy sincera enseguida me olvidé de las edades de Jack y Janet, pues excepto por el bagaje de cada uno, no es relevante. 
Y creo, sinceramente,  una historia de amor es la historia de dos personajes sin tabús como diferencias de edad o edad madura, raza o sexo. Es como ya las concibo al menos.

Por supuesto Nate, Megan y la pequeña Emily tienen un papel secundario en la trama, de manera que al mismo tiempo que intervienen en la vida de Jack y Janet, conocemos qué ha sucedido con sus vidas en los años transcurridos desde que se enamoraron. Y, como suele ser habitual en las novelas de Pamela Clare, cuenta con un maravilloso y sorprendente epílogo.
Soul deep es una preciosa historia de amor, tan conmovedora y dulce que me ha atrapado de principio a fin. Tanto es así que me ha hecho olvidar que con su lectura hacía menor la espera de la siguiente novel del I-Team.  Lo cierto es que hubiera podido seguir leyendo un poco  más...

sábado, 11 de julio de 2015

Bajo tu hechizo - Diana Palmer

Título original: Champagne girl
Autora: Diana Palmer
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Julia/Harlequin
Fecha publicación: Febrero 2005/Septiembre 2014 (ebook)









Catherine Blake ha estado enamorada de Matt Kincaid desde que tiene conciencia. Pero Matt, que es diez años mayor que ella, siempre la ha tratado como una niña. Como el cabeza de familia que es, la ha protegido y velado por los intereses de todos. Tal vez de un modo un tanto posesivo. 
En realidad no existe ningún parentesco de sangre entre ellos; el vínculo familiar es un tanto complejo.

El padre de Catherine falleció antes de que ella naciera. Junto a su madre, Betty, se fueron a vivir con el tío abuelo Henry que se volvió a casar con la madre de Matt y convirtiéndose así en su padrastro. Del nuevo matrimonio nacieron dos hijos más: Jerry y Hal.
Con la muerte del tío Henry, Matt pasó a dirigir la empresa familiar.

A lo largo de los años Catherine ha visto desfilar a una mujer tras otra, colgadas del brazo de Matt. Consciente de que el suyo no pasará de ser un amor platónico, se ha centrado en sus estudios de periodismo. Pero Matt no aceptó bien que Kit -como todos la conocen- se marchara a la universidad de Ford Worth y la ha obligado a regresar durante los fines de semana. 
Ahora, una vez finalizados sus estudios, Kit está deseosa de comenzar su carrera y una nueva vida, lejos de Matt y del Comanche Flats, el rancho familiar donde conviven. 

Cuando consigue un trabajo como publicista para una empresa en Nueva York cree estar ante la oportunidad que tanto ha anhelado. Matt se niega a dejarla marchar, privándola del dinero que le corresponde del rancho, de modo que no puede instalarse en la ciudad neoyorquina. A cambio de dar su brazo a torcer le pide que se encargue de la campaña publicitaria de la subasta de ganado del Comanche flats. 
Kit acepta.
Y de pronto, para su sorpresa, Matt comienza a tratarla de un modo diferente, no como a una niña, sino como a una mujer. ¿Puede ser que todos sus negativas y tácticas para retenerla en el rancho se dejan a algo más que a un carácter posesivo? Catherine no quiere hacerse falsas ilusiones, ¿pero podría ser que Matt Kincaid, uno de los solteros más cotizados, sienta algo más por ella?

Bajo tu hechizo es una típica novela de Diana Palmer. En ella encontramos tanto el perfil de protagonistas habituales de sus novelas, como la relación posesiva que los caracteriza. 
Como otras novelas de la autora, sobre todo de los hombres de Texas, no encontramos con un protagonista masculino mayor que la protagonista a la que ve como una niña; una protagonista joven e inexperta que está enamorada de él desde el comienzo de la novela; y un montón de malentendidos para complicar más la historia.

Al convivir bajo un mismo techo Matt, Kit, su madre Betty, y Hal, el hermano menor de Matt, así como la fiel Annie, entre otros miembros del servicio, no existe mucha intimidad entre ellos. Aunque Jerry, el otro hermano, está casado, junto a Barrie, su esposa, pasan mucho tiempo en el rancho.

La relación entre ellos pasa por continuos altibajos provocados por los ataques de celos: ella está celosa de una agente inmobiliaria que colabora con Matt, con la que al parecer mantiene una relación; él de cualquier hombre que se le acerque, en este caso es Hal, su inmaduro y joven hermano. Kit no es capaz de descifrar qué siente él por ella (algo lógico pues se la pasa con el ceño fruncido) y él la seduce pero luego la rechaza por celos.

Todo ello es un poco de lo que encontramos en Bajo tu hechizo. Ciertamente no dista  mucho del argumento de otras novelas de Palmer. Siendo así cabe preguntarse por qué la he leído. Más porque no suelo leer este tipo de novelas. Confieso que, primero, porque tenía mucha curiosidad por esta novela, al ser los protagonistas personajes que se han mencionado en otras novelas y, por otra parte, porque pese a que son previsibles y un poco exasperantes, me resultan entretenidas pese a ese punto machista de su protagonista. 

Pese a que es inevitable comenzar la lectura son la sensación de estar ante un argumento un tanto previsible, Palmer escribe con suma sencillez y al final regresa a lugares, ciudades y ranchos ganaderos conocidos de otras novelas. Así que es como reencontrarse con viejos conocidos. Los diálogos, plagados de continuos reproches o discusiones entre la pareja aderezan con desconfianza y celos la historia.
A diferencia de otras protagonistas femeninas, Kit es bastante respondona y se esfuerza por ser independiente. Digo se esfuerza porque comienza muy bien, luego va decayendo bajo el hechizo de Matt y recapitula ante él. Algo que me ha exasperado, lo reconozco.

Al tratarse de un argumento un tanto previsible y de una historia poco extensa, poco más puedo añadir sin caer en el riesgo de desvelar demasiado. Tal vez ya lo he hecho.

De modo que si bien no puedo considerarla una novela preciosa ni original ni profunda -que por otra parte no las busco en Diana Palmer- te hace evadirte un ratito entre sus páginas con una historia de celos y tiras y aflojas. Si os gustan las novelas con protagonistas posesivos, e incluso un poco machistas, Bajo tu hechizo es tu lectura. 

jueves, 9 de julio de 2015

Mi perfecto sapo azul - Silvia García Ruiz

Título: Mi perfecto sapo azul
Autora: Silvia García Ruiz
Género: Romántica contemporánea/Comedia romántica
Editorial: Zafiro/Planeta
Fecha de publicación: 3 de junio de 2014








Elisabeth Lowell fue una niña muy obediente y de aspecto angelical -también remilgada- hasta el día que Alan Taylor se mudó a la casa de al lado. La primera vez que se vieron, a la tierna edad de ocho y diez años respectivamente, fue también la primera vez que su comportamiento fue merecedor de un castigo y una severa reprimenda por parte de sus padres. Lo suyo fue odio a primera vista. 

Desde entonces se ganaron los sobrenombres de Doña Perfecta y El Salvaje, sobrenombres que honrarían durante su vida, como el tiempo se encargaría de demostrar.
Ese día fue el mismo que Elisabeth comenzó a confeccionar la lista del príncipe azul perfecto. Porque siendo ella una niña tan perfecta y con tantas virtudes, ¿cómo aspirar a menos que la perfección? 
Con el paso de los años esa lista fue creciendo hasta alcanzar diez requisitos -casualmente cada uno de esos requisitos hacía referencia a un rasgo totalmente opuesto a Alan- que eran los que cumpliría el hombre con el que un día se casaría.

Transcurrió el tiempo sin que las pullas entre Elisabeth y Alan decayeran ni un ápice, si acaso se vieron incrementadas al llegar a la pubertad. Cuando Elisabeth tenía dieciséis años se produjo la primera señal de que ya no eran unos niños y que, tal vez, del amor al odio hay una finísima línea. Dos años más tarde su relación dio un paso aún más.
Después de todo la atracción entre una pareja que se profesaba un odio tan arraigado no era tan insospechada, al menos para Alan. Elisabeth no podía dejar de ver lo sucedido entre ellos como un error. Un error que, a lo largo de los años, tendería a repetir una y otra vez.

A los veinticuatro años, finalizados sus estudios en Nueva York, Elisabeth regresa a Winterlande para decidir qué hacer con su vida. Alan lo tiene muy claro desde hace años. En la medida de lo posible ha intentado convertirse en el príncipe azul perfecto de Elisabeth. Lo complicado sería convencer a esa tozuda de Doña Perfecta de que lo era.
El joven creía estar en el buen camino, pero entonces llegó al pueblo alguien, absoluta y asquerosamente perfecto, capaz de cumplir todos y cada uno de los diez requisitos de Elisabeth. Él era a todas luces, el príncipe azul perfecto. Entonces, ¿eso en qué convertía a Alan?

Hacía tiempo que no tenía entre mis manos una novela tan divertida. Es una historia absolutamente deliciosa para simplemente echarte unas risas. Es una comedia romántica en el más puro estilo: disparatada e irreverente.

Está ambientada en un ficticio pueblecito de Estados Unidos, que es en realidad el típico pueblo tranquilo donde todos los vecinos se conocen. Narra las peripecias entre Alan Taylor y Elisabeth Lowell desde la infancia hasta la edad adulta. 
Con el paso de los años los niños se han hecho una y mil trastadas provocando que en el pueblo corran las apuestas a favor de uno y del otro. Todos, sin excepción participan en ellas en un momento u otro, desde el jefe de policía a la dueña de la cafetería.
¿Quién será más ingenioso esa vez? ¿Quién será el que resulte castigado? 

Pero llegada la adolescencia sucede que dejan de verse como dos críos y algo diferente parece estar surgiendo.
Alan tiene claro qué Elisabeth y él están destinados a estar juntos. Ha llegado el momento de enterrar el hacha de guerra y convertirse en una pareja. Pero Elisabeth que está aferrada a la lista del príncipe azul perfecto, como si de la biblia se tratara, no está de acuerdo. Alan si acaso es un sapo, ¿cómo va ella a casarse un día con él en lugar de con un príncipe azul?
Si pudiera parecer que llegados a este punto las aventuras, o más bien desventuras, de esta pareja han terminado, craso error. 

Es la primera novela que leo de Silvia García Ruiz. No sé si es la temática o que disfruto mucho leyendo una buena y amena comedia romántica, pero me ha dejado muy buenas sensaciones.  La principal y más importante es que he pasado un buen rato, de evasión y de encontrarme sonriendo a solas, conmigo misma. Tanto es así que me ha hecho pasar por alto aquellos detalles que, si soy sincera, si hubiese estado leyendo una novela contemporánea sin más, hubiera dicho “esta chica me exaspera”.

Por poner un ejemplo, mencionaría la cabezonería de Elisabeth por la lista del perfecto príncipe azul, lista que, por otro parte, comenzó a escribir con ocho años. 
Pues evidentemente aquellas cosas que podíamos apreciar en la infancia como rasgos remarcables no sobreviven hasta la madurez. Y, seamos sinceros, te enamoras de quién te enamoras, más allá de ideales infantiles, románticos o perfeccionistas.
Su obcecación es a todas luces exagerada. Mas, con ella, propicia escenas y situaciones disparatadas que te hacen pasar un buen rato. Algunas diría que son hasta infantiles y extremadas. Pero estamos ante una novela romántica  donde todo, en mi opinión, este tipo de peculiaridades tienen cabida y son la chispa que marca a veces el curso de la historia.

Los protagonistas me han encantado. 
Representan a dos prototipos opuestos: Elisabeth, alias doña Perfecta, que me ha resultado ingeniosa y exasperante a partes iguales, frente a Alan, el típico chico malo que hace a cualquier chica derretirse y que es igualmente divertido.
La mayor parte de los vecinos de Winterlande participan de una manera u otra, como testigos de las desavenencias y trastadas que este par protagonizan.  Poco a poco, a medida que pasan los años, a diferencia de Elisabeth y Alan, creo que la evolución de los hermanos de Elisabeth no es muy pronunciada. En el fondo ambos siguen pareciendo dos jóvenes inmaduros, pero resultan divertidos en su papel de cómplices e instigadores. En cambio, la abuela y la madre de Alan cada vez tienen menos presencia.

Por otra parte destacaría la cantidad de escenas de contenido sexual. Ante todo quiero decir que no me han desagradado en absoluto, pero soy de las que demasiadas me parecen innecesarias. En este tipo de historia, tal vez, no sería necesarias tantas, pues la atracción y la debilidad mutuas es más que evidente. Pero, reitero, es cuestión de gustos. Y en esta novela son muy sensuales.

Lo esencial que destacaría de Mi perfecto sapo azul es que se trata de una divertida y alocada novela, sencilla, que sin grandes pretensiones ni alardes, te garantiza unas horas de evasión y sonrisas. Una lectura refrescante para este caluroso verano.