jueves, 26 de noviembre de 2015

El heredero de Edenbrooke - Julianne Donaldson

Heir to Edenbrooke 
Julianne Donaldson 
Romántica histórica
Edición digital
Shadow mountain
17 noviembre 2015
Libros de Seda (edición digital)
29 de diciembre




Philip Wyndham nunca envidió a su hermano mayor por ser el ser heredero de Edenbrooke. Prefería forjarse su propio destino a vivir bajo las restricciones de un título. Pero cuando su hermano mayor fallece inesperadamente, la vida de Philip da un vuelco, pues el deber le obliga a renunciar a la vida que había planeado. Philip asume, primero con reluctancia, luego con tedio y por último con resentimiento, el convertirse en el soltero más deseado en Londres. Pero todo cambia la noche en que el destino le conduce a una posada, donde conoce a la incomparable Marianne Daventry.

Cuando supe que Julianne Donaldson estaba escribiendo una precuela de Edenbrooke me dio un vuelco el corazón y, no exagero, pero marqué en mi calendario la fecha en que salía a la venta.
Edenbrooke es una de las novelas románticas que más me han calado, emocionado y sorprendido en los últimos años. De hecho ha pasado a ser una de mis preferidas, de esas que tienen un lugar especial en mi estantería y que voy a releer de cuando en cuando.

Pero lo cierto es que, aun con los sentimientos a flor de piel, con la impaciencia por leerla, no sabía muy bien qué encontraría en El heredero de Edenbrooke. Por un lado había leído que eran la precuela de Edenbrooke, por otra parte también había leído que era la historia contada desde el punto de vista de Philip Wyndham. Así que la empecé con muchas expectativas y mucha ilusión.

El heredero de Edenbrooke es una novela corta, de poco más de cincuenta páginas, que narra la historia desde el punto de vista de Philip Wyndham antes de conocer a Marianne Daventry.
Pese a ser una historia de poca extensión me ha maravillado. Confieso que, como suele decirse, es una lectura que me ha sabido a poco, pero el bocado ha sido dulce y delicioso.

La acción da comienzo cuatro años antes de que los caminos de Philip y Marianne se crucen. Philip es el segundo hijo de los Wyndham y, sin la obligación que recae sobre su hermano mayor Charles, ha escogido el ejército como medio para ganarse la vida. Philip está orgulloso de su andadura en las filas del ejército, ostenta el rango de Comandante pese a contar con veintiún años. Pero de repente la vida que se ha trazado sufre un giro y su futuro militar acaba con brusquedad, el día que recibe una misiva de su madre en la que le informa que Charles ha fallecido y que él pasa a ser el heredero de los Wyndham.

Aunque Philip adora Edenbrooke, la majestuosa mansión en Kent, detesta la vida que como el título de heredero le obligará a llevar. Así se transforma el joven lleno de sueños Philip Wyndham en el hombre, hastiado e infeliz, que Marianne conoce en una posada. 
A lo largo de esta pequeña novela conocemos como es Philip antes y después de convertirse en el heredero de Edenbrooke y qué significa Marianne en su vida.

Mentiría si dijera que la lectura no me ha durado un suspiro, si no admitiera que me dejado con la miel en los labios, anhelando leer más y leer toda la historia al completo, narrada desde el punto de vista de Philip. Pues El heredero de Edenbrooke precede a la novela de Edenbrooke y, por tanto, no cuenta toda la historia de Philip y Marianne.

A pesar de ello, la lectura ha sido deliciosa. Tener la oportunidad de conocer a Philip a través de su propia voz, de ver a través de sus ojos cómo vive él conocer a Marianne y qué sentimientos le inspira es un regalo.

En cierta manera la novela nos permite conocer realmente a Philip, o conocer como se ve a sí mismo y saber con certeza qué piensa y qué siente. En Edenbrooke, al estar narrada desde el punto de vista de Marianne, ingenua e inocente, casi como un diario íntimo, sólo podemos intuir qué sentimientos esconde Philip en su corazón. O al menos hasta el final. Y aunque por ese lado no debería haber sorpresas, confieso que sí me ha sorprendido leer la historia a través de otro prisma porque siempre descubres algo nuevo.

La dulzura, la elegancia y la magia intangible que caracterizan a Julianne Donaldson se mantiene en esta preciosa historia, así como la narración íntima, romántica y evocadora, y la certeza de tener entre tus manos una joya, pequeña y brillante,  de la literatura romántica. 

¿Qué más puedo añadir? Pues que pese a ser una lectura tan cortita, a contar una historia que a priori no promete sorpresas y que sabes con certeza que dejará con la miel en los labios, El heredero de Edenbrooke es como un instante de ensueño, como soñar despierta en un momento dado, rememorando algo que ansías volver a vivir, compartir o simplemente ver. Y sólo me queda desear que algún día Julianne Donaldson cuente, en una novela larga, la historia de Edenbrooke a través  de los ojos de Philip Wyndham.

martes, 24 de noviembre de 2015

Seduction game - Pamela Clare

Seduction game
I-Team #7
Pamela Clare
Suspense romántico
Ebook
Intermix
20 Octubre 2015 



El agente de la CIA Nick Andris mantiene una férrea vigilancia sobre la periodista de crónica social del Independent Denver Holly Bradshaw. Instalado en la casa colindante, lleva tres semanas espiando sus conversaciones telefónicas, visitas e, incluso, ha registrado la vivienda en su ausencia  para obtener las pruebas que la incriminen como la cómplice del marchante de arte Sasha Dudayev. 

Dudayev, en realidad, es un traficante de armas del que quiere vengarse. Tras el inexplicable fracaso de su última operación, que acabó con Dudayev libre, después de asesinar a sangre fría a su prometida, Nick ha esperado el momento para llevar a cabo su venganza y la seductora periodista es su única oportunidad para darle caza.

Los reportes de inteligencia de la CIA señalan a Holly como la llave de la información que buscan, pero Nick está casi convencido que alguien en la agencia ha cometido un error. Holly Bradshaw no es más que lo que aparenta, una mujer frívola y seductora que parece disfrutar del sexo y es adicta a la ropa de diseño.

Pero Holly no es lo que parece. Nadie en su entorno conoce que se esconde tras la imagen que la seductora rubia muestra, ni su verdadera personalidad ni cuál fue su infancia... ni que cuando la situación lo requiere se basta de su cuerpo y su cerebro para obtener la información requerida y salvar la vida si es preciso.

Pero esta vez ni siquiera su arsenal de armas más efectivo son suficientes para manejar a su apuesto y misterioso vecino, un escritor, antiguo miembro de las Fuerzas Especiales, con el que acaba manteniendo una tórrida relación hasta que descubre que es un agente de la CIA que ha sido acusado de traidor y corrupto. Sólo su entrenamiento, sagacidad e intuición le sirven en esta ocasión para salvar su vida y decidir si puede confiar o no en Nick Andris.

Quiero ser completamente sincera y reconozco que el personaje de Holly nunca se ha contado entre mis preferidos de la saga I-Team. Pese a que en algunas novelas, sobre todo las últimas, hemos vislumbrado un lado de ella inédito hasta la fecha, la imagen que Pamela Clare había dibujado era la de una rubia explosiva, que cambiaba de pareja como de zapatos -y eso que una de las debilidades de Holly son los zapatos- alocada pero muy leal a sus amigas. 

Al lado de otros personajes palidecía un poco.
Pero me bastó leer el primer capítulo de Seduction game para intuir que estaba ante una historia trepidante, sorprendente y vertiginosa, una historia donde Holly me iba a descubrir a alguien opuesto a lo que de ella habíamos visto hasta ahora. Y lo cierto es que la Holly de Seduction game me ha parecido un personaje fascinante.

Cuando comienza la novela Holly sigue desempeñando su trabajo en el Independent Denver y, como en novelas previas, comenta con sus amigas, Kara en esta ocasión, su próxima cita con un multimillonario marchante de arte. 
No se presagia nada nuevo. Al mismo tiempo es espiada por Nick Andris, el misterioso vecino al que aún no conoce. 
La imagen que Nick tiene de Holly es la de una mujer un tanto frívola pero que, lo cierto es que, tras espiarla durante tres semanas, a veces le hace reír y empieza a sospechar que  posee una mente brillante.

El jefe de Nick en la agencia está convencida que Dudayev y Holly son cómplices, pero él no está tan convencido. Sin embargo, en el curso de su misión descubre algo sobre Holly que le hace recelar y, para obtener información, su jefe le sugiere que la seduzca. 

Nick de entrada se niega pero en su fuero interno se siente muy atraído por ella, de modo que inician una relación íntima. Cuando Holly descubre que su apuesto vecino es un agente de la CIA sobre el que al parecer pesa una acusación de corrupción, asesinato y traición trata de huir de él, pero Nick termina secuestrándola.

Holly y Nick tratan de descubrir si pueden confiar el uno en el otro o luchan en bandos opuestos. Algo que no está tan claro, pues si bien Andris la secuestra y mantiene como rehén para que confiese, hay alguien que ha puesto precio a sus cabezas y los matones de Dudayev les persiguen a ambos.

Ni uno ni otro saben en quién pueden confiar y en quién no, ni siquiera el uno en el otro, ni dentro de la propia Agencia. Holly sólo confía en Javier Corbray,  Zach MacBride, Marc Hunter y Julian Darcangelo que, preocupados por su desaparición, tratan de encontrarla y apresar a Nick Andris.

La acción es trepidante, la trama apasionante y la relación entre Nick y Holly te hechiza desde la primera página.  La desconfianza mutua que sienten batalla con el deseo y la atracción que, a pesar de todo, sigue latente entre ellos. La novela está repleta de giros inesperados, de revelaciones y  enemigos que acechan en las sombras.

Reconozco que posiblemente Seduction game no pasará a ser mi novela preferida de la saga I-Team, pues tengo debilidad por Marc Hunter y Julian Darcangelo y sus respectivas novelas son dos de mis preferidas, pero he descubierto una historia magníficamente desarrollada, con mucha intriga, pasión y una romántica historia de amor que me ha atrapado desde la página uno.

Y he descubierto una pareja protagonista explosiva,  cuya relación, como la acción de la novela, no decae en ningún momento. La de Nick y Holly es una historia que pasa por diferentes fases; comienza de un modo casual a ojos de Holly, con subterfugios por parte de Nick, se transforma en una relación de desconfianza, de odio y animadversión, pero los acontecimientos que suceden y los enemigos comunes le obligan a aunar fuerzas para sobrevivir y desentramar la compleja red de secretos y traiciones existente dentro de la Agencia. 

Sexy, sensual, vertiginosa, conmovedora y romántica son algunos de los adjetivos que vienen a mi cabeza al pensar en Seduction game. Es una novela que, como su título indica, comienza con un juego de seducción; es una historia que nos muestra a una Holly inimaginable, si tenemos en cuenta la imagen que de ella teníamos en novelas anteriores, y una historia de amor apasionada y conmovedora que te mantiene en vilo de principio a fin.

Soy fan de la saga I-Team desde que se publicó la primera novela en USA. Es habitual que muchas sagas acaben provocando decepción y a perder la esencia que las caracterizaba -confieso que me vienen varias a la cabeza- pero no es el caso de ésta. Al menos no para mí. Cada novela es diferente y siempre descubro una trama apasionante, donde a través del trabajo de sus protagonistas hay denuncias sociales y donde la historia de amor es el eje del libro y siempre cierras el libro con el corazón encogido pero una sonrisa en los labios. Creo, sinceramente, que podría seguir leyendo novelas del I-Team mucho, mucho tiempo.

lunes, 16 de noviembre de 2015

El guardián invisible - Dolores Redondo

El guardián invisible
#1 Trilogía del Baztán 
Dolores Redondo
Novela policíaca,  novela negra
Editorial Destino 
Círculo de Lectores 
2013



«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»

En los márgenes del río Baztan, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.


Desde se publicó esta novela la he tenido en la estantería. Lo cierto es que desde que leí la sinopsis me llamó poderosamente la atención. Por un lado porque se trata de una novela policíaca y de suspense; por otro porque entremezclaba el misterio con la mitología vasca. 
Sin embargo, no ha sido hasta hace muy poco que la he leído y, lo cierto es que me ha atrapado desde la primera página, no sólo por la historia, sino por la narrativa de la autora que demuestra un don mágico para hechizarte con sus palabras.

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo sin vida de Ainhoa Elizasu. Para esclarecer la extraña muerte de la adolescente, la policía foral pone al cargo de la investigación a la inspectora Amaia Salazar, natural de la pequeña población de Elizondo, y una policía muy preparada y dedicada a su trabajo. Amaia lleva años residiendo en Pamplona. Su regreso a Baztán despierta viejos demonios y recuerdos que la atormentan. Sin embargo, pone todo su empeño descubrir la identidad del asesino. 

Después de analizar minuciosamente el lugar donde apareció el cuerpo sin vida de Ainhoa, la disposición del cadáver y los rastros en las inmediaciones, Amaia y su equipo descubren algunos hechos que les hacen sospechar que la muerte de la Ainhoa guarda similitudes con la muerte de otra joven acontecida un año atrás, Carla. El novio de la joven fue detenido como el culpable, pero primero el asesinato de Ainhoa y más tarde nuevos crímenes, arrojan una nueva luz al caso.

Los extraños rituales que envuelven a las víctimas, junto con los restos hallados propician que la prensa comience a referirse a ellos como “los crímenes del Basajaun”, en referencia a la criatura mitad humana mitad animal que, según la mitología vasca, protege los bosques del valle de Baztán.

Para resolver el caso, la inspectora Salazar deberá no sólo introducirse y recorrer los oscuros recovecos de la turbia mente del criminal, sino luchar contra los demonios de su pasado y los aciagos recuerdos que el regreso a su Elizondo natal despierta. 
El reencuentro con sus hermanas y su tía resucita viejas rencillas familiares y la enfrentará a secretos largamente escondidos. 

Como decía al comienzo de estas líneas, más allá del apasionante argumento de El guardián invisible, fueron las mágicas palabras de su escritora las que me hechizaron en un instante, instándome a seguir leyendo. Pues la narrativa es pulcra, elegante, misteriosa y, en ocasiones, desprende misticismo. De modo que si la historia no me hubiera atrapado -que no ha sido el caso- me hubiera impelido a seguir leyendo. 
Es algo que muy pocos escritores logran que me suceda. Reconozco que es una debilidad mía, engancharme a un libro por una prosa maravillosamente bien escrita que, cuando la historia además te atrapa, es un doble regalo.

Narrada desde el punto de vista omnisciente, nos permite vislumbrar los pensamientos de Amaia, pero también sus miedos y debilidades, conocer a los miembros de su familia y, como a vista de pájaro, sobrevolar sobre Elizondo, para ver y oír a las gentes del lugar, las familias de las víctimas, incluso los pensamientos del asesino y conocer la compleja dinámica del equipo de investigadores, con rencillas y lealtades enfrentadas.

El uso que hace Dolores Redondo de la mitología vasca, enlazando sus mitos y creencias populares con la investigación de una serie de crímenes, me ha parecido no sólo brillante, sino inteligente. 
Pues, después de todo, la acción se sitúa en una región de arraigadas en costumbres, donde la mentalidad popular se sustenta en el folcklore y en las tradiciones del valle de Baztán, donde los negocios pasan de padres a hijos, las viejas casonas se conservan y los recién llegados son tratados con recelo.
Para algunos Amaia es una forastera, pues lleva años viviendo en Pamplona y al valle de Baztán no la unen gratos recuerdos; para otros es una baztanesa más.

Mas, al margen de la brillante pluma de la escritora, la trama policíaca es apasionante. Y, el curso de la investigación, muestra al mismo tiempo los enrevesados hilos de la dinámica de la familia Salazar y las tres hermanas.

Flora es la mayor, fría, controladora y con un punto manipulador que no despierta la empatía del lector. Ros, la mediana, es una mujer infelizmente casada, anulada por un lado por un marido que ha ido minando su confianza, y por otro por su autoritaria hermana mayor. La tía Engrasi es el bastión de las tres hermanas, sobre todo de Amaia pero también de Ros, pues ejerció de madre de Amaia desde muy tierna infancia.
Por otro lado está James, el marido de Amaia, un escultor dedicado en cuerpo y alma a su profesión a su mujer, tan comprensivo y buena persona que, en mi opinión, desentona entre tanto lobo como pulula en la historia. 
Por último, destacaría a los otros dos miembros de la familia que quedan: Víctor y Fredy, los maridos de Flora y Ros respectivamente, además de Rosario, la madre de las tres, qur vive recluida en un centro psiquiátrico para enfermos mentales. Es un personaje que me ha helado la sangre.

La trama policial es subyugante, hilvana con maestría el curso de la investigación con los pensamientos y sentimientos tanto de Amaia como del equipo de investigadores, Jonan, Zabalza, Montes e Iriarte, las rencillas entre ellos, desconfianzas y lazos de amistad.
Además  este hilo se entrelaza muy hábilmente al referente a la trama familiar.
No obstante, la protagonista indiscutible de la novela es Amaia Salazar, un personaje fuerte, carismático que lleva con mano de hierro la investigación, a la vez que debe lidiar con los prejuicios que suscita el que una mujer sea la que dirige el caso, los problemas familiares que la rodean y sus propios demonios.

Pese a tratarse de una novela bastante extensa la lectura es fluida, ágil; la acción es trepidante, no decae en ningún momento. Está aderezada con maravillosas descripciones del valle de Baztán, envuelta con la mitología que impregna la mentalidad de sus habitantes y que, poco a poco, se filtra en la analítica y lógica mente de la inspectora Salazar. 

Por último también quiero destacar la minuciosidad con la que avanza la investigación, recreando las diferentes fases, abordando detalles criminalísticos  y los giros inesperados que toma.

En definitiva, El guardián invisible es un inicio apasionante para la trilogía del Baztán. Protagonizada por una inspectora sobradamente preparada pese a su juventud, capaz de adentrarse en la mente de un asesino, pero que debe lidiar con sus debilidades, cuenta una historia policíaca que aúna intriga y mitología en un marco de inconmensurable belleza y leyendas que finaliza con un desenlace sorprendente. 

lunes, 9 de noviembre de 2015

Un marqués de fábula - Nuria Llop

Un marqués de fábula (novela corta)
2.5#  Madrid Siglo de Oro
Nuria Llop
romántica histórica
Edición digital (autopublicación)
31 agosto 2015



Felipe Aldana, el marqués de Monteseco, necesita una esposa que pueda ser la madre ideal para su hija de catorce meses de edad. Cada noche, antes de acostarla, le narra, como si de un cuento se tratara, su infructuosa búsqueda mientras la niñera de la pequeña escucha a escondidas. 
El marqués de Monteseco es un personaje secundario de "La diosa de mi tormento" que, en este relato, tendrá la oportunidad de encontrar el amor de su vida.

Felipe Aldana regresa de Madrid poco después de ser rechazado por Catalina de Velasco. Al pomposo y relamido marqués, como suele decirse, le han bajado de los humos. Ni su apostura, ni su título, ni el haber sido su primer amor fueron suficientes armas para conquistar a Catalina y lograr que lo aceptara por esposo. 
El tiempo apremia para el marqués, pues la dote que obtuvo tras su primer matrimonio la ha ido despilfarrando poco a poco en los últimos años. Con pocos recursos, sabe que la única salida que le queda es volver a casarse con una rica heredera.

Pero tras haber sido rechazado por Catalina, se ve en la tediosa labor de buscar esposa. De modo que confía a su buen amigo Juan de Velasco a la hora de elegir a su futura marquesa. De Velasco y su esposa confeccionan una lista con las jóvenes herederas que podrían convertirse en la marquesa de Monteseco y realizan una fiesta para que las conozca
Pero ninguna de las mujeres que ha ido conociendo le atrae lo suficiente como madre para su hija ni como la compañera con la que para pasar el resto de su vida.

De modo que busca refugio en su hijita Mariana y, cada noche, antes de que la pequeña se duerma, le cuenta un cuento sobre un marqués que no es otro que el propio Felipe Aldana. Ángela Riego, la niñera de la niña, secretamente enamorada del marqués, escucha a hurtadillas cada noche la historia. Hasta que una noche el marqués la invita a escucharla junto a Mariana.

Un marqués de fábula es una novela muy cortita que narra la historia del marqués de Monteseco, el pretendiente rechazado de Catalina de Velasco. Es una lectura muy breve, de apenas sesenta páginas, que cuenta la aciaga situación en que queda el marqués y su acuciante necesidad de encontrar una esposa adinerada cuanto años.

Poco queda del engreído y egoísta marqués de La diosa de mi tormento. En su lugar nos encontramos con un hombre más humilde a quien la humillación sufrida le ha hecho tocar la tierra con los pies. Sabe que es imperioso casarse con una dama de alcurnia, pero no puede evitar sentirse atraído por Ángela, la tímida niñera de Mariana.

Tratándose de una historia tan breve, con un plantel de personajes que se reduce al marqués y Ángela, con la niña, Juan de Velasco y las posibles esposas del noble. Y del que poco más puedo explicar sin desvelar demasiado.

No se trata de una novela profunda ni de esas que dejan una huella indeleble, la sencillez y escueta extensión no lo permite, pero es una bonita y dulce historia que nos permite ver al marqués de Monteseco bajo otro prisma, que en cierto modo se redima de errores pasados y que le concedamos una segunda oportunidad. La pregunta es, ¿se la dará Ángela?

Pese al reducido número de páginas y a la sencillez de su trama, es una lectura dulce y, en ocasiones, divertida. Me ha sorprendido muy gratamente ver a un marqués diferente, a un padre abnegado y a un hombre dispuesto, de verdad, a conquistar a una mujer. 
Realmente no puedo explayarme más, pues debería desvelar los poquitos misterios que trata de mantener silenciados.

Sólo me estar añadir que Un marqués de fábula nace a partir de La diosa de mi tormento, de la que conserva, en un escenario más pequeño, un poco de la ambientación histórica, la elegancia de su narración y una bonita historia de amor. 

martes, 3 de noviembre de 2015

Hasta que el amor nos separe - Silvia García Ruiz

¡Buenos días! Esta semana tengo un poco complicado subir nuevas críticas o reseñas, pero haré un esfuerzo. De hecho tengo varias empezadas. 
En cualquier caso hoy quiero compartir la de Hasta que el amor nos separe.
¡Qué paséis una feliz semana! Y muchas gracias por leerme, de verdad.

Hasta que el amor nos separe
Silvia García Ruiz
Comedia romántica
Esencia
Mayo 2015


Anna Lacemon es una mujer inteligente, ingeniosa y cabezota que odia profundamente el día de San Valentín. Empujada por dicho sentimiento, decide crear Love Dead, un peculiar negocio dedicado a aquellos que deseen molestar a alguien con un regalo impertinente.

Jack Brisbane, un rico y famoso empresario que adora San Valentín, es propietario de la conocida cadena de tiendas Eros, destinadas a proporcionar románticos momentos a los enamorados. Cuando el poderoso magnate Donald Brisbane le pide ayuda a su hijo para deshacerse de la fastidiosa Anna Lacemon, Jack accede a enfrentarse a ella abriendo una de sus tiendas frente a la de su rival.

Tras conocerse, Anna y Jack llegan a la conclusión de que solo uno de ellos puede tener cabida en la zona comercial, así que hacen una apuesta, cada uno usando sus armas: él tiene que conseguir que Anna se enamore de él, ella únicamente tiene que lograr que Jack acabe odiándola.

¿Quién de los dos ganará?

Hace un tiempo leí Mi perfecto sapo azul, novela que encontré divertida y muy refrescante. Lo cierto es que me dejó con ganas de leer otra historia de Silvia García Ruiz porque tengo debilidad por los libros que me hacen reír, pese a que el argumento no prometa grandes sorpresas. A veces quiero risas, sin más. Así no dudé mucho en leer Hasta que el amor nos separe. 
En líneas generales Hasta que el amor nos separe tiene mucho en común con Mi perfecto sapo azul. Es una comedia romántica cuyos protagonistas se detestan, se odian profundamente, pero el deseo surge de cuando en cuando -con frecuencia más bien- lo que hace ese jurado odio pierda fuerza en ocasiones.

Anna Lacemon odia San Valentín. Ese odio tan arraigado no es producto de un amor que la marcó de por vida, sino a la fecha de su nacimiento y por ende de su cumpleaños.
Anna nació, desafortunadamente en su opinión, un 14 de febrero, lo que significa que a menudo ese día que debería ser “su día” pasa inadvertido para las personas que la rodean. La marcó especialmente la indiferencia de su padre, quien abandonó a la madre de Anna para volver a casarse. Desde entonces dejó de estar presente de manera constante en la vida de su única hija y a olvidar el día de su cumpleaños.

De modo que Anna odia San Valentín y a Cupido con toda su alma. 
Así nace la idea de su tienda, como una apología a la muerte a San Valentín, metafóricamente hablando.
Tan arriesgado negocio significa que deba enfrentarse a muchos escollos en el camino. Conseguir la financiación para abrirlo fue el primero, pues Donald Brisbane, el director del banco, fue muy pero muy renuente a concedérselo. En el proceso Anna se ganó su animadversión y un enemigo de por vida, pues desde entonces el magnate ha jurado hacer todo cuanto esté en su mano para lograr que esa Lacemon cierre su tienda.

Su último intento es pedirle a su hijo menor, Jack, quien en lugar de seguir sus pasos y trabajar en el banco, es dueño de la cadena de tiendas Eros, dedicadas a San Valentín  y al amor, que se deshaga de Anna. Lo que no significa liquidarla cual mafioso italiano, sino hacer que cierre el negocio. 
Jack abre una tienda enfrente de Dead love y ahí comienzan las desavenencias entre ellos. Aun cuando Anna ignora que Jack es el hijo de Donald Brisbane. 
Pero cuando ni las amenazas legales pueden disuadir a Anna de cerrar Dead love, Jack decide actuar de otra manera: seduciéndola y enamorándola. Jack y Anna hacen una apuesta que cambiará el curso de sus vidas y negocios. 

Como digo al inicio de estas líneas, hay algunas similitudes entre Hasta que el amor nos separe y Mi perfecto sapo azul: sus protagonistas se odian. Ese  odio fluctúa al deseo en milésimas de segunda, pero apagado el fuego de la pasión otras llamas vuelven a prender.
Mientras Anna es impulsiva, deslenguada y descarada, además de implacable y tozuda, Jack reencarna al típico mujeriego y seductor nato. Es millonario, muy atractivo y con encanto suficiente para seducir hasta a la menos receptiva, pero encuentra en Anna a la horma de su zapato. 

La novela cuenta los encuentros y desencuentros de esta explosiva pareja, un romántico empedernido y seductor nato contra una cínica respecto al amor. Son incompatibles en todo excepto en el dormitorio, y hacen buen uso de eso de que “en el amor y la guerra todo vale” porque la batalla está servida.

Hasta que el amor nos separe es una novela divertida y alocada donde la dialéctica entre sus protagonistas se muestra en todo su esplendor, donde las trastadas -a veces, tal vez, un poco infantiles- son constantes y donde es difícil decidir quién es el vencedor y quién el vencido. 
Lo que caracteriza ante todo esta novela es el sentido del humor irreverente y las pullas continuas y constantes entre sus protagonistas. 

Me ha divertido especialmente las trastadas que Anna y sus empleados -un grupo variopinto y muy leal- maquinan y llevan a cabo, como el regalo por San Valentín que sin falta cada año envían a Donald Brisbane.

Sin embargo, aunque es una historia amena donde las escenas de humor abundan, tengo que reconocer que la historia de amor no me ha hecho pasar tan buen rato como Mi perfecto sapo azul. Trataré de explicar por qué: por un lado, la actitud de Anna hacia Jack no siempre me resulta divertida, en ocasiones creo que es un poco infantil y sus reacciones, tal vez, un poco exageradas aun siendo una comedia romántica. 
Encontré que la actitud de Elisabeth y Alan, los protagonistas de Mi perfecto sapo azul, aun siendo también disparatada y divertida, fluía con más naturalidad. 
Y por otro, creo que hay muchas escenas de sexo y creo que no todas son necesarias.  

Sin embargo, me gusta el estilo fresco, desenfadado y el sentido del humor que imperan en las novelas contemporáneas de Silvia García Ruiz,  el humor que destilan sus historias y la irreverencia de sus personajes y seguro que seguiré leyéndola. 
Por último, pese a lo que comento sobre la novela, tengo que decir que por contra el final me ha gustado mucho. Tiene un punto emotivo muy bonito que ha hecho que cerrara el libro con una sonrisa.