domingo, 24 de enero de 2016

El affair de la institutriz - Courtney Milan

The governess affair
0 # Los Hermanos siniestros
Courtney Milan
Romántica histórica
21 marzo 2014




ELLA NO SE RENDIRÍA… 

La institutriz Serena Barton había sido despedida de su puesto tres meses atrás. Como no podía encontrar otro empleo, optó por exigir compensación al hombre culpable de su despido, un duque mezquino, egoísta y canalla. Pero no era al duque al que temía, sino a su mano derecha, el hombre conocido como el Lobo de Clermont. El temible ex-pugilista se había labrado muy mala fama solventando los asuntos sucios del duque y, aunque Serena sabía que no podría nada contra él, tenía que intentarlo, pues estaba en juego todo su futuro. 

ÉL NO PODÍA CEDER… 

Hugo Marshall era ambicioso y despiadado, características ambas que le habían servido para subir de hijo de un minero del carbón a mano derecha de un duque. El día que su jefe le ordenó que se librara de la molesta institutriz por las buenas o por las malas, para él era solo un día más de trabajo. Desafortunadamente, no consiguió convencer a Serena por las buenas y, a medida que la fue conociendo, descubrió que no era capaz de hacerlo por las malas. Pero solo podría satisfacer sus ambiciones si ella se iba. Tenía que elegir entre la vida que buscaba y la mujer a la que había empezado a amar. 

El affaire de la institutriz es una novela corta, de poco más de cien páginas, que actúa como la precuela de la saga los Hermanos Siniestros. Sus protagonistas son Serena Barton y Hugo Marshall, la mano derecha del que por entonces fuera el Duque de Clermont. 

El origen de esta historia aconteció tres meses atrás, mientras Serena trabajaba como institutriz de una familia a la que el Duque de Clermont visitó. Una noche el Duque entró a hurtadillas en el dormitorio de Serena y la forzó. Como resultado de la violación Serena quedó embarazada y posteriormente fue despedida por la familia que la había contratado. Sin trabajo, Serena no sabe qué hacer con su vida ni cómo va a criar a su hijo.

Además, en su fuero interno Serena se siente culpable por no haber luchado más contra la fuerza bruta de Clermont, pero aun así está decidida a recuperar el control de su vida y a luchar con denuedo. De modo que confronta al Duque exigiéndole una compensación por su honra perdida, pero ante la negativa del noble le amenaza con acusarlo públicamente y decide sentarse en un banco enfrente de la mansión, día tras día, hasta que éste recule.

La presencia de Serena incomoda al Duque de Clermont como un sarpullido, pues su fortuna procede de la dote obtenida por matrimonio y su esposa, desengañada por lo mal marido que ha resultado ser, le ha abandonado. 
El Duque necesita recuperar a su mujer y con la antigua institutriz sentada en el banco, frente a la mansión ducal, es harto imposible. Así que como hace con todos sus problemas le pide a Hugo Marshall, conocido como el lobo de Clermont y su mano derecha, que se deshaga de la mujer. Clermont no le confía la verdad a Marshall quien, tal como su sobrenombre indica, es lobo viejo y desconfía de él. Lo cierto es que no le mueve precisamente la lealtad hacia el  Duque -en realidad no tiene muy buena opinión de él-sino el salario que recibe, que le permitirá un día ser un hombre acaudalado. 

Hugo Marshall sabe que su empleador le oculta algo y cuando se acerca a la mujer en el banco, con la intención de conversar con ella y entregarle cincuenta libras para que se marche, se percata que la mujer no es lo que esperaba. Orgullosa, no sólo no acepta el dinero, sino que no se acobarda ante el mismísimo lobo de Clermont y permanece ante la mansión del Duque, aun cuando le amenaza e intimida.
A su pesar, comienza a sentir admiración por la antigua institutriz y con el paso de los días  intercambian algunas palabras más y algún momento, incluso, compañía. La atracción no tarda en nacer. 

El affaire de la institutriz fue la primera novela que leí de la saga los Hermanos siniestros, gracias a una promoción que se hizo en el Amazon de US. Ante la publicidad y, reconozco, el exiguo precio de la novela, decidí darle una oportunidad. No conocía por aquel entonces nada de la saga que la seguiría, ni había leído antes una novela de Courtney Milan, pero la lectura me cautivó de principio a fin.

Me encantan las historias de protagonistas de origen humilde. Como Hugo Marshall, hijo de un minero del carbón que se negó a trabajar como tal y que acabó convirtiéndose en boxeador y, años más tarde, a trabajar para el Duque de Clermont.
Como Serena, una joven de origen humilde que se ganaba la vida como institutriz hasta que el despiadado e inescrupuloso Duque la mancilló y causó su ruina social. 

Me ha conmovido especialmente el personaje de Serena que representa a esas mujeres que han sufrido una violación y han visto como imperaba la impunidad de ese acto. Más en la época en que acontece la historia.

Me ha fascinado como nace la historia entre esta pareja que aun con un origen común - ambos proceden de familias humildes- no tienen a primera vista nada que los haga sentir iguales. Serena es delicada y tímida, pero poco a poco muestra la fuerza de su carácter y determinación; Hugo es implacable en sus convicciones y en sus metas, pero ve flaquear sus prioridades y su mundo cuando conoce a Serena.

La historia de amor es sencillamente conmovedora, dulce y preciosa en su sencillez, por la forma en que poco a poco, con cautela al principio, con apremiante necesidad después, nace y desarrolla. 

Si hay algo que me atrapado de esta saga, los Hermanos Siniestros, es su vena feminista, ese cariz innovador y la originalidad de sus argumentos. El affaire de la institutriz tal vez no lo posea en la misma medida que las novelas que siguen, pero siembra las semillas de ese carácter que germina en historias apasionantes. 

Pero la de Serena y Hugo no lo es menos; es una de esas historias que perduran en tu recuerdo, por cómo están contadas, por la época histórica que hay de trasfondo, por las ramificaciones que supone y porque de esa manera propicia una maravillosa saga que no deja indiferente. Para mí El affaire de la institutriz, aun tratándose de una novela corta, es una joya de la novela romántica histórica. 



7 comentarios:

  1. Hola Mariam.
    Me alegro de que hayas disfrutado tanto con el libro.
    A mí la serie me encantó (entre otras cosas por lo que comentas del feminismo y el transfondo social) y este me gustó pero me pareció el más flojo de todos porque vi el final un tanto precipitado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaa Isa!
      La verdad es que aún tengo por leer casi todo el resto de la saga, pero coincido contigo en que ésta al ser más corta no me caló tanto como la siguiente que me encantó. Aún así me parece una historia muy dulce y bonita. A ver qué me parecen las que no he leído aún. Un beso

      Eliminar
  2. Hola Mariam!
    Mira que tengo esta serie apuntada desde hace tiempo, y nada, la voy dejando, y que conste que le tengo ganas, pero al final siempre alguna se interpone. En fin, algún día llegaré a ella y empezaré por esta, ya que es la precuela y me gusta todo lo que nos hablas de ella.
    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Samantha! Pues es una saga muy original y diferente. Sólo puedo decirte sobre ésta y la siguiente, pero me encantaron y sin duda las recomiendo. Más si te gustan las historias con un toque feminista. Ya me comentarás si te animas a leerla. Un besazo!

      Eliminar
  3. Hola Mariam,
    Me sonaba la saga, pero por su mismo nombre Los hermanos siniestros, no le había dedicado ninguna atención. Después de leer tu reseña, me has dejado con muchas ganas de saber más de esta serie. Me la apunto!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Abril!
      Seguro que has leído algo sobre la saga en algún sitio. Hasta que me animé a leerla -y eso que como comento en la reseña la tenía gracias a una promoción de Amazon- me la recomendaron muchas veces y no me animaba. Tengo que reconocer que tenían razón en todo lo que me dijeron. Espero que te animes a leerla. un besazo

      Eliminar
  4. ¡Holaaa! Quería disculparme por no contestar antes a vuestros comentarios. Empecé este mes un trabajo nuevo y aún estoy acostumbrándome al horario, el trabajo... así que ando un poco atareada. Prometo dedicar más tiempo al blog a partir de ahora y a leeros en vuestros blogs y conocer vuestras recomendaciones, además de ponerme al día con mi enorme lista de pendientes. ¡Muchas gracias por visitar el blog a pesar de esas épocas en que no me da tiempo pasar por aquí y contestaros! Un besazo enorme. Muchas gracias, de verdad.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!