Legado en los huesos - Dolores Redondo

lunes, 4 de enero de 2016

Legado en los huesos
#2 Trilogía del Baztán 
Dolores Redondo
Novela policíaca,  novela negra
Editorial Destino 
Círculo de Lectores 
2013










El juicio contra el padrastro de la joven Johana Márquez está a punto de comenzar. A él asiste una embarazada Amaia Salazar, la inspectora de la Policía Foral que un año atrás había resuelto los crímenes del llamado basajaun, que sembraron de terror el valle del Baztán. Amaia también había reunido las pruebas inculpatorias contra Jasón Medina, que imitando el modus operandi del basajaun había asesinado, violado y mutilado a Johana, la adolescente hija de su mujer. De pronto, el juez anuncia que el juicio debe cancelarse: el acusado acaba de suicidarse en los baños del juzgado. Ante la expectación y el enfado que la noticia provoca entre los asistentes, Amaia es reclamada por la policía: el acusado ha dejado una nota suicida dirigida a la inspectora, una nota que contiene un escueto e inquietante mensaje: «Tarttalo». Esa sola palabra que remite al personaje fabuloso del imaginario popular vasco destapará una trama terrorífica que envuelve a la inspectora hasta un trepidante final.

La acción de Legado en los huesos se sitúa casi un año más tarde de los hechos acontecidos en El guardián invisible, tras la resolución de los llamados “crímenes del basajaun”. 

El juicio contra Jasón Medina, el padrastro de Johana Márquez, está a punto de celebrarse. A él acude la inspectora foral Amaia Salazar, pese a que está embarazada y a punto de dar a luz. Sin embargo, el juicio no llega a celebrarse, pues mientras aguardan el momento de entrar a la sala, el juez anuncia que debe suspenderse: Jasón Medina se ha suicidado en los mismos juzgados. Enseguida se reclama la presencia de Amaia, ya que junto al cuerpo sin vida del asesino confeso de Johana se ha hallado una nota dirigida a la inspectora, nota que deja un extraño mensaje que nadie sabe descifrar: “Tarttalo”. 

Unos meses después de dar a luz, Amaia se reincorpora al trabajo para ocuparse de un nuevo caso que la llevará a regresar a Elizondo. En esta ocasión no la embarga el mismo terror visceral de un año atrás. Tras haberse enfrentado a los fantamas de su pasado, o al menos a parte de ellos, la situación le resulta menos traumática y la maternidad la ha cambiado. Todo ello la lleva a instalarse en la casa de la tía Engrasi en el valle del Baztán, junto a James e Ibai, su hijo, mientras trabaja en la nueva investigación. 

Una iglesia ha sido profanada, huesos de un niño de pocos meses han sido encontrados en el altar. Las altas esferas eclesiásticas solicitan, encarecidamente, que la inspectora Salazar se encargue de la investigación. Amaia cree estar ante una gamberrada sin más importancia, pero al mismo tiempo otro caso se reabre; después del suicidio de Jasón Medina otros tienen lugar y, junto a los cadáveres, en se encuentran notas de suicidio firmadas como “Tarttalo”.
Amaia y su equipo comienza a investigar cuáles son los nexos entre los diferentes suicidas, lo que los conduce a una cueva en el bosque donde son hallados los huesos amputados a las víctimas de asesinato. Pero junto a estos se encuentran también huesos de bebés.

La investigación en torno a los huesos, los de la cueva y los de la iglesia, acaban removiendo recuerdos del pasado de Amaia que terminan por llevar a la luz un terrible secreto familiar que lleva a la inspectora a, habidas cuentas de los sentimientos antinaturales de su propia madre,  dudar de si será capaz de ser una buena madre.

Para mí, sin duda, las novelas de la trilogía del Baztán han sido una de las mejores lecturas que he hecho en 2015 y su autora una revelación. 
Legado en los huesos es una novela trepidante que, como en El guardián invisible, Dolores Redondo vuelve a sumergirnos en una atmósfera donde la mitología vasca, la investigación policial y las complejas relaciones de Amaia y su familia se entremezclan de una manera magistral.

Pese a que los crímenes del Basajaun quedaron resueltos en la anterior novela, las investigaciones que acontecen en Legado en los huesos acaban hallando vínculos en común, lo que envuelve a los crímenes en una red más oscura y aterradora de lo que pareciera de entrada.

Tengo que confesar que si bien El guardián invisible me fascinó, Legado en los huesos lo ha hecho aún más si cabe y me ha dejado con la sangre helada. No sólo por las dos investigaciones que lleva a cabo la inspectora Salazar y su equipo, sino por conocer más secretos de la familia Salazar, de la infancia de Amaia y de cuanto aconteció en su infancia.

Nuevamente las mágicas descripciones del valle del Baztán impregnan la trama, convirtiéndose en un personaje vital y central de la historia que te seduce, atemoriza o protege con su presencia. Las leyendas  y la mitología que forman parte del folklore de la gente que habita el valle son, una vez más, uno de los puntales para comprender y adentrarse en la mente del asesino y, así, resolver los casos. 
Pero, como en la anterior novela, el peso de la trama recae sobre Amaia Salazar, no sólo por su profesión, sino por sus lazos con Elizondo y con los crímenes.

Tras el nacimiento de su hijo Ibai, descubrimos una nueva Amaia, a quien la maternidad cambia y hace recordar y revivir sus primeros años de vida, los recuerdos enterrados de  la infancia que antes no ha compartido. 
De modo que la maternidad adquiere una importancia capital en Legado en los huesos, de tal magnitud que la investigación lleva a la protagonista a ahondar en los recovecos más inhóspitos de su mente.

No puedo terminar esta valoración sin, una vez más, destacar la magnífica y elegante narrativa que, junto al intrigante e hipnótico argumento, hacen de Legado en los huesos una joya dentro del género policíaco. 

7 comentarios:

  1. Hola Mariam!
    No suelo leer este tipo de novelas si no hay una buena historia romántica de por medio, pero aun así, el argumento y lo que cuentas de ella me gusta y ha picado mi curiosidad esta trilogía. De momento me la apunto, por si en algún momento de esos en los que una quiere desconectar de romanticismo me apeteciera.
    Un besazo guapa! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Samantha!
      Te entiendo, a mí me pasa igual. Tengo debilidad por la romántica y apenas leo otros géneros, pero de cuando en cuando me gusta cambiar y desconectar, o sencillamente hay novelas que me llaman la atención y me apetece leerlas.
      Si te gusta la novela policiaca, es una trilogía muy buena. Además está ambientada en Navarra y no hay como leer una novela en español escrita como idioma original.
      ¡Me ha encantado!
      Un beso

      Eliminar
  2. Hola!
    Me alegro de que te haya gustado, la trilogía no tiene desperdicio, y la ambientación es fantástica, transmite el misterio de la mitología y esas tierras de una forma que te hace estar allí. A ver que te parece el tercero, a mí personalmente hubo un par de cosas que no me convencieron del todo, pero incluso con esos peros recomiendo la trilogía sin dudar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Abril! Ya lo he leído, pero aún no he podido comentarlo aquí. Creo que sé a qué cosas te refieres y, sinceramente, me pasó igual. La trilogía me ha encantado. Tanto que ahora me parece delito el tiempo que la he tenido en la estantería sin leer, y pese a esas cosas, la trilogía increíble. ¡Gracias por tus comentarios! Me animaron a acabar la trilogía. Un besazo

      Eliminar
  3. El tercero muy bueno también. Queda mucha más historia. Os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  4. El tercero muy bueno también. Queda mucha más historia. Os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sin duda, Olga! Esta saga me ha encantado. En cuanto tenga tiempo escribiré mi opinión de la tercera. Te invito a comentarla de nuevo, si te apetece. Un saludo y muchas gracias por visitar mi blog!

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!