Stars of fortune - Nora Roberts

domingo, 28 de febrero de 2016

Stars of fortune
#1 Guardians
Nora Roberts
Romántica paranormal
Berkley
3 Noviembre 2015





Stars of fortune da comienzo a una nueva trilogía de magia y fantasía de la prolífica Nora Roberts. Para celebrar la coronación de la nueva reina, tres diosas decidieron crear las estrellas de fuego, aire y agua como ofrenda. Pero el poder que emanan incita la avaricia de Nerezza, una malvada criatura, tan mágica como las diosas, que trata de arrebatárselas. Aunque finalmente las diosas logran derrotar a su némesis, deben ocultar las tres estrellas para evitar que caiga en manos de Nerezza. Así, cada una de ellas se convierta en la guardiana de una estrella. 

Éste es el punto de partida de Stars of fortune, una leyenda ideada por Nora Roberts, obviamente, que marca los primeros acordes de una melodía de mitos, magia, batallas épicas y una bonita historia de amor.

Ya en la época actual la historia da comienzo de la mano de Sasha Riggs. Sasha es una pintora solitaria que vive en una casa, situada en las montañas de Carolina del norte. Desde un tiempo atrás, su descanso es agitado pues está poblado de sueños y pesadillas donde visiones inquietantes sobre una isla lejana, batallas sangrientas y devastadoras, le impiden dormir en paz. Pero en esos sueños aparecen también las estrellas de fuego, aire y agua, así como cinco personas a las que no conoce y que parecen, de algún modo, significar algo para ella que no sabe descifrar.

Sasha comienza a realizar dibujos y bosquejos de las dos mujeres y los tres hombres con los que ella misma lucha en sus sueños. En ellos reconoce la isla de Corfu y, dejándose llevar por una fuerza  desconocida abandona, su refugio y viaja a las islas griegas.

Cuando se registra en el hotel de la isla conoce a Riley Gwin, arqueóloga, a quien reconoce como una de las mujeres de sus sueños y dibujos. Poco después conoce a Bran Killian y Sasha les muestra a ambos sus dibujos y les confía su secreto: todo proviene de sus sueños.
Para  su sorpresa no sólo ni Riley ni Bran parecen sorprenderse ni tomarla por una desequilibrada mental, sino que saben de la existencia de las tres estrellas, así como de la misión que los tres, junto a los tres desconocidos que faltan, tienen ante ellos. 

Poco después se incorporan al grupo Sawyer King, un viajero a quien recogen haciendo autostop, y una joven a quien conocen en la playa, Annika Waters. El sexto y último integrante del grupo es Doyle McCleary, un guerrero que los salva cuando se desata una inesperada batalla contra Nerezza y sus secuaces.

Una vez el grupo está al completo buscan un lugar donde instalarse, una villa en la isla de Corfu, para diseñar un plan ante la inminente batalla con Nerezza y para comenzar el hallazgo de la estrella de fuego.
Cada uno de ellos tiene un secreto y un poder que deberán confiar en el resto para formar un frente común, unido y de confianza. Pero al mismo tiempo, otra emoción atemporal irrumpe cuando la atracción y el amor nace entre Sasha y Bran.

Como digo antes Stars of fortune da comienzo a la trilogía de Los Guardianes, de corte fantástico, en la que Nora Roberts nos envuelve en una trama mágica sobre la atemporal lucha entre el bien y el mal. Como comenté hace poco en referencia a otra novela de la autora, también en esta ocasión no he podido desprenderme de la sensación inenarrable de encontrar elementos de otras historias de carácter similar, sobre todo la trilogía de la cruz de Morrigan: tres parejas que luchan contra el mal, tres parejas con poderes y dones mágicos, seis personajes fantásticos y tres historias de amor. 

Pese a que en ese sentido me ha faltado el elemento sorpresa, la novela me ha resultado entretenida, si bien debo reconocer que en ocasiones difícil de comprender. No tanto por la trama mágica, sino porque la actitud y la facilidad con que seis desconocidos se encuentran, comparten sus secretos -unos más reacios que otros- y se unen en un frente común me ha parecido un poco pasmosa. Por ello es difícil empatizar con estos personajes, porque dones mágicos aparte, la incredulidad ante lo desconocido es universal y ninguno de los seis parpadea siquiera ante el encuentro que se produe.

Con todo, es una típica trilogía mágica de Nora Roberts que no pasará a ser de mis preferidas, pero me ha hecho pasar un rato entretenido y me ha picado la curiosidad por leer la siguiente, la historia de Annika y Sawyer, pareja que me produce cierta ternura y mentiría si no admitiera que me gustaría conocer.

Sin embargo no es una novela que me haya fascinado. 
Me ha gustado sobre todo el personaje de Sasha, pues es de todos ellos la única que, en realidad, no acepta su don abiertamente y la más novata en esa nueva vida de aventuras y batallas que se cierne sobre los seis.
Por otra parte, debido a sus visiones, sabe qué iniciará una relación íntima con Bran Killian, el mago irlandés, pero pese a ser conocedora de dicha información, la química entre ellos es innegable y sus sentimientos la cogen desprevenida.
Killian es protector, seguro de sí mismo y tan encantador como el que más de los protagonistas de Roberts, lo que hace que, mago o no, inmediatamente caigas bajo su hechizo.

La historia de amor de Sasha y Killian es bonita, posee el encanto tan característico de las historias de Nora Roberts, pese a que carece de la intriga y los tiras y aflojas de otras historias más intensas. 
Y aun bajo el halo mágico de la novela, la autora nos envuelve en las típicas rutinas y relaciones del día a día de sus personajes: la puesta a punto de la villa como “cuartel de operaciones”, el entrenamiento para prepararse para la lucha, la confesión de secretos que poco a poco se van produciendo, al tiempo que la chispa romántica comienza a encenderse entre algunas parejas, sobre todo Sasha y Killian.

Pese a que es una historia entretenida, creo que no gozas en la lectura de grandes sorpresas, pues aun con sus singularidades y peculiaridades, del entorno idílico en las islas griegas, de la épica batalla entre el bien y el mal, los personajes mitológicos y fantásticos que pueblan las páginas del libro, he tenido esa sensación de familiaridad en las dinámicas y rutinas que enlazan las diferentes parejas e historias y la certeza de que, al fin, estamos ante otra batalla de dimensiones fatalistas, o no, entre el bien y el mal.

Pero para acabar debo decir que la ambientación me ha cautivado. Confieso que algún día me gustaría visitar las islas griegas. No sólo me parece un enclave que hay que conocer por su belleza y su gente, sino que siento fascinación por la historia y mitología griega. De modo que al saber que  la primera historia estaba ambientada en dicho lugar, no me pude resistir mucho.

Un inicio de trilogía tal vez no perfecto, no tan espectacular como esperaba, pero es una chispeante y mágica aventura que me ha entretenido sin más pretensiones. 

Mi mundo de letras

sábado, 27 de febrero de 2016



Quienes os vais pasando por aquí, habréis podido ver que he renovado un poco el blog. Otra vez. Sí, sí, no habéis confundido. Sin embargo el blog sigue siendo el mismo, pese al cambio de imagen. Pero a veces una siente la necesidad de renovarse y, tras muchas idas y venidas, he regresado al principio de todo.

Mundo de letras fue como nació este blog.  Ésa era mi idea: un lugar donde crear un mundo de letras que compartir. Una idea de la que me fui alejando y desviando. O tal vez no dejé que me guiara mi corazón y esa vocecita dentro de ti que guía tus caminos.
A veces tienes que dar vueltas sobre ti mismo, alejarte, recorrer caminos que ya habías recorrido tiempo atrás para volver al principio o, más bien, a un nuevo principio.
Y aquí está... Pero ante todo es un cambio que me apetece, que el corazón me pedía hacía mucho tiempo.

Confieso que hace tiempo también que quería personalizar el dominio pero, tengo que reconocer, que me ha costado un poco. No hablo monetariamente, sino en esfuerzo invertido. Es un poco vergonzoso explicar las peripecias que he pasado, así que me las reservo. Pero al final lo he conseguido. Y aprovechando el cambio de nombre, pues también he renovado la imagen y le he hecho un lavado de cara. Pero es que caí rendida ante esta plantilla tan bonita y ¡no me he podido resistir!

En breve terminaré de añadir los detalles que han desaparecido con el cambio de plantilla y de enlazar los blogs que sigo, así como seguiré escribiendo en el blog. 
A veces me es difícil encontrar tiempo para escribir sobre la última novela que he leído, o a veces aun si tengo tiempo lo que me falta es energía, pero prometo hacer un hueco para seguir escribiendo el blog y compartiendo ese mundo privado y secreto que tenemos dentro cuando entramos en un libro. Es secreto y es íntimo, a veces no lo quieres compartir, pero después te das cuenta que si no lo compartes muere. Así que...

Tengo pendientes de comentar novelas preciosas, algunas de mis autoras preferidas, y lecturas que anhelo leer para comentar. Poco a poco. 
¡Gracias a todas las personas que os pasáis por aquí para leer lo que escribo! Espero que os gusten los cambios y que sigáis visitando y participando de mi pequeño espacio a la libros, sobre todo románticos, aunque de cuando en cuando también compartiré de otros géneros u otros temas no literarios.

¡Un beso y feliz fin de semana!


Colinas negras - Nora Roberts

domingo, 14 de febrero de 2016

Black Hills
Nora Roberts
Suspense romántico/Romántica contemporáneas
Plaza & Janés
2010




Pasar un verano en el rancho de sus abuelos en Dakota del Sur no es lo que a Cooper Sullivan, de once años, le parecía el mejor plan. Pero las cosas cambiaron y se tornaron más llevaderas cuando conoció a su vecina, Lil Chance, y su jaula de bateo casera, e incluso un paseo a caballo no le pareció tan desagradable como Coop pensaba. Y así, cada año que pasaba, con cada visita veraniega de Coop, la amistad entre ambos se fue transformando, y de los inocentes juegos pasaron a los besos robados... hasta el momento en que tuvieron que compartir una terrible experiencia que los persiguió para siempre: el descubrimiento del cadáver de un excursionista.

Ahora, han pasado doce años. Años en los que Lil ha luchado por cumplir sus sueños de convertirse en bióloga y proteger su tierra, mientras que Coop ha lidiado con las demandas de su padre de ir a la Facultad de Derecho y unirse al despacho familiar. Y el destino ha vuelto a unirlos y traerlos a las Black Hills donde la gente y cosas que les son más cercanos, más los necesitan en estos momentos.

Como detective de Nueva York, Coop ha dejado recientemente su estresante vida para cuidar de sus ancianos abuelos y el rancho al que llegó a llamar hogar. Por su parte, Lil, con el recuerdo de las caricias de su antiguo amigo aún en mente, no ha cejado en su empeño de abrir un refugio de fauna salvaje, pero alguien... o algo... ha estado observándola muy de cerca. Y cuando pequeñas travesuras pasan a actos vandálicos y terminan con la muerte de un puma del refugio de Lil, los recuerdos de un asesinato sin resolver hacen que Coop empiece a tomar cartas en el asunto para mantener a salvo a Lil.

Tanto Lil como Coop conocen perfectamente los peligros que encierran las montañas de Black Hills, pero ahora deberán trabajar codo con codo para desenmascarar a un asesino con retorcidos instintos que los ha marcado como su siguiente presa.

Si no has leído antes una novela de Nora Roberts, Colinas negras te sumerge en una intriga apasionante, a la vez que narra una historia de amor que atrapa desde el primer encuentro de sus protagonistas. Capítulo tras capítulo, a medida que transcurren los años, somos testigos de como los niños que se odiaron a primera vista han ido congeniando y como la inocente amistad entre ellos se convierte en atracción y amor, una vez llegada la adolescencia. Creo, con toda honestidad, que Colinas negras es una buena novela. Pero tengo que ponerle un pero. Ése es que si, como es mi caso, has leído otras muchas novelas de Nora Roberts con temática similar, la trama no logra atraparte ni sorprenderte, ni emocionarme ni empatizar con sus protagonistas de igual manera. Pues hallas similitudes con personajes y tramas de otras novelas.

Lil me ha recordado un poco a Meg, la protagonista de Aurora boreal, novela que por cierto me encantó y sigo considerando una de mis preferidas de Nora Roberts, aun cuando no me parece de las más romántica. Tanto Lil como Meg -al menos la Lil adulta- muestran a menudo una imagen fría de cara al mundo exterior; la coraza que han construido para guarecerse las hacen un tanto inaccesibles. En el caso de Lil, al haberla conocido desde la infancia, como una niña que jugaba al béisbol y montaba a caballo mejor que Coop, hemos podido vislumbrar un lado más vulnerable. Sobre todo al conocer como comenzó y acabó la relación romántica cuando tenía dieciocho años.

Coop es un protagonista que a diferencia de otros protagonistas de Roberts está buscando su sitio. De entrada no muestra la seguridad pasmosa tan habitual de los héroes de Roberts. Su primera estancia en la granja de sus abuelos comenzó como una condena pero, poco a poco, fue considerándola su hogar. Y entre la humilde y sencilla gente de Black Hills ha construir una familia de verdad. 
Como el protagonista de Aurora boreal, Nate, Coop es un hombre de ciudad -un niño en este caso, al menos al principio- que al conocer la vida en un entorno más cercano y en contacto con la naturaleza, huyendo de un pasado que quiere olvidar,  construye una nueva, pero las heridas que esconde no han cicatrizado del todo.

Por ello, como comento antes, Colinas negras tiene algo que hace que la historia tenga ese regusto a novela ya leída. Sin embargo, pese a ello,  no puedo considerarla una mala novela. Si la hubiera leído antes seguro que me habría sorprendido más y atrapado con una historia novedosa y el romance a lo largo de los años de Coop y Lil.
Si bien eso ha hecho que mi valoración baje un poco, tiene otros puntos que me han conquistado y por las que la considero una novela que atrapa.

Las raíces indias de Lil, que a la fin adquiere relevancia en algún punto de la trama, es un rasgo que me ha cautivado pues me apasiona la historia de los indios americanos. Y tanto si se trata de novelas históricas como contemporáneas, cuando se describe esta raza y cultura, sus costumbres y la historia que aconteció, me quedo absorta en la lectura. 
Por otra parte el amor a los animales y la protección de estos es una pieza angular sobre la que recae el peso de la novela y que, sobre todo en el caso de Lil, marca a los protagonistas, pues es un rasgo de su carácter, forma de vida e impulsa la elección de muchas decisiones que toman. Este rasgo también me ha fascinado, pues los animales se convierten en personajes importantes de la trama.

Me ha gustado que Nora Roberts nos permita conocer a Lil y Coop desde que eran unos niños hasta que son adultos, y nos cuenta, sin flashback, su historia pasada. Me ha encantado la ambientación en las montañas, en un refugio de animales salvajes, en tierras de los ancestros de los Chance. Y me han conquistado personajes secundarios como los abuelos de Coop, los padres de Lil, como Farley y Tansy, cuya historia me ha parecido muy bonita. 

La historia de Lil y Coop también es bonita. Como digo antes, me ha encantado poder ser testigo de como transcurre y pasa por diferentes fases, qué acontece en diferentes épocas y a diferentes edades. El pero que le pongo a la novela es esa sensación de haber leído su esencia en otras de la autora.

Pero si no habéis leído muchas, Colinas negras es, sin duda, una gran historia que probablemente releeré.

Ofrenda a la tormenta - Dolores Redondo

lunes, 8 de febrero de 2016

Ofrenda a la tormenta
3# Trilogía del Baztán
Dolores Redondo
Novela negra y policíaca
Ediciones Destino y Círculo de Lectores
2014


Una mujer denuncia que la muerte súbita de su nieta, oficialmente una muerte de cuna, le parece sospechosa tras el comportamiento extraño del padre de la niña, que ha sido detenido cuando intentaba robar el cadáver pronunciando palabras inconexas acerca de entregar a su propia hija. El bebé tiene unas marcas rojizas en el rostro que indican que ha habido presión y parece claro que ha sido asesinada. La abuela de la pequeña habla de una criatura mágica de la zona, un ser maléfico, causante de las pesadillas que producen en el durmiente una inmovilización que les impide despertar. Se trata del Inguma, el ser que arrebata la vida durante el sueño. La investigación de este caso llevará a Amaia y a su equipo a descubrir algunas irregularidades en casos parecidos que se produjeron en el valle en el pasado, demasiados casos en una zona relativamente pequeña. Y entonces, trasladado por orden del juez Marquina, el asesino Berasategui aparece muerto en su celda, tras un coma inducido por una droga que alguien ha tenido que facilitarle. Trepidante y estremecedora, la trama se acelera hacia una resolución sorprendente, en la que Amaia debe enfrentarse al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle del Baztan. Y mientras una impresionante tormenta de nieve parece querer sepultar una verdad demoledora.

Como los dos anteriores libros, Ofrenda a la tormenta comienza con una muerte, en apariencia natural, que esconde en realidad un asesinato que sólo la sagacidad de la inspectora Salazar logra desentrañar. También, como en los anteriores libros, el asesinato ilumina la senda hacia las muertes de otros bebés, que en su día, fueron consideradas muertes de cuna. Y, por último, despierta recuerdos del subconsciente de Amaia, en esta ocasión sobre la muerte de su hermana cuando era un bebé, que desentierran los oscuros secretos de su infancia, la compleja relación con Rosario, su madre, y cómo todo ello ha curtido el carácter de la inspectora que a día de hoy es.

De las tres novelas, Ofrenda a la tormenta es la que más centra la trama en torno a la vida personal de Amaia: a la conflictiva relación con Rosario, su madre, la complejidad de sus sentimientos hacia su hermana mayor, Flora, cuyos secretos se desvelan en esta última entrega de la trilogía, la entrañable relación con Jonan Etxaide, el cariño, casi como si de su verdadera madre se tratara, hacia la tía Engrasi, la relación cada vez más distante con James, su marido, mientras la insistencia del juez Marquina es cada vez mayor y las difíciles relaciones con sus compañeros del equipo de policía, sobre todo Zabalza. 

A la vez que la autora nos conduce a través de los recovecos más oscuros y poco transitados de sus diferentes relaciones personales, nos zambulle en una serie de muertes, inconexas al principio, naturales en apariencia, que desembocan en una serie de asesinatos rituales que se asocian a Inguma, pero donde la esencia de los personajes de la mitología vasca no está tan marcada ni tan presente como en las anteriores novelas.

Si bien Ofrenda a la tormenta me ha cautivado de principio a fin, como lo hicieron sus predecesoras, debo reconocer que he terminado la novela con sentimientos encontrados. La trama policíaca es apasionante, mentiría si dijera lo contrario, pero la trama personal de Amaia Salazar, con su familia, con sus compañeros y la relación con James y Marquina, ha propiciado que la trama policíaca no brille tanto. Por otra parte existen un par de detalles importantes, que obviamente no desvelaré, que han deslucido un poco esta brillante trilogía.

No puedo desprenderme de la sensación de que aun tratándose de una trama policíaca magistral, existen puntos que no han sido tan cuidados ni detallados como en las anteriores novelas -entiendo que porque a menudo el peso de la trama recae sobre las relaciones personales de Amaia- y la resolución ha sido un tanto apresurada. Por otra parte, al menos en mi caso, desde los comienzos de Ofrenda a la tormenta sospeché de quién era el oscuro personaje al que la inspectora trataba de descubrir y, por esa parte, no me ha sorprendido demasiado. 

Y existe un acontecimiento, de profunda y enorme carga emocional que ha conseguido -lo reconozco- que la novela perdiera parte de lo que había hecho tan brillante y magistral las dos anteriores. Confieso que me sentí tentada de cerrar el libro, pero aunque no lo hice me costó un poco volver a meterme en la trama, pues la sensación que me había dejado fue de angustia y un poco traumática.

En ocasiones me ha costado reconocer a la inspectora Salazar de El guardián invisible y Legado en los huesos en la mujer confusa y desorientada que he hallado en algunos momentos durante la lectura, la mujer cuyo instinto infalible no captaba detalles tan vitales e importantes. Pero, reconozco, a la vez esa vulnerabilidad me ha provocado cierta empatía por ella y me ha impulsado a seguir leyendo. Además una trilogía tan excepcional como ésta creo que merecía que siguiera leyéndola.

No me arrepiento. Pues, pese a los puntos que han propiciado que no pueda situarla al mismo nivel que las dos anteriores, Ofrenda a la tormenta me ha enganchado de principio a fin.
Pero en honor a la verdad no puedo obviar que creo que hay elementos, descubrimientos en torno al secreto de Flora, a la relación de Amaia con Rosario o con su marido, sobre los que se pasa un poco de puntillas, sin profundizar en demasía, sin que salga a la luz todo cuanto queda por decir que, en cierto modo, se deja entrever. 

Y ¿qué decir del personaje de Aloisius Dupree? Durante las dos anteriores novelas tenía un papel, aun desde la distancia y el halo misterioso que lo envolvía, importante, actuando como brújula para Amaia, papel que se desdibuja totalmente en esta tercera novela. Como en los puntos anteriores que menciono, me queda la sensación de no haber llegado a conocerlo realmente, pues los misterios, la línea argumental se ha ido desviando de su figura y eso me ha decepcionado un poco, así como lo acontecido del que ha sido uno de mis personajes preferidos y que, reconozco, es lo que más negativamente en mi valoración.

Pese a todo a ello, considero que Ofrenda a la tormenta es una buenísima novela negra y que la trilogía del Baztán es una joya del género, y una de las mejores lecturas que he tenido en mucho tiempo fuera del género romántico. Novelas que no puedo sino recomendar encarecidamente, porque aun con todo cuanto he comentado, sé que es una apreciación subjetiva y personal, y que eso no desmerece una obra magistral.

Angel in a red dress - Judith Ivory

sábado, 6 de febrero de 2016

Angel in a red dress (reedición de Starlit Surrender)
Judith Ivory/Judy Cuevas
Romántica histórica (novela no publicada en español)
Avon 
26 septiembre 2006/ 1st publication enero 1998



Primero se besaron

Desde el instante en que posó su mirada, tras esas tupidas pestañas, en el apuesto rostro de Adrien Hunt, Christina Bower supo que era diferente al resto de los hombres. Era grácil como una pantera, confiado como un león y lujurioso como un gato. Pero  sin importar cuantas veces la inocente joven de dorados cabellos se dijera que era rico y un mujeriego aborrecible, no pudo resistirse a su experta seducción. E incluso cuando sus dulces labios protestaban a cada caricia, su cuerpo recibía con deleite cada excitante abrazo.

Después se amaron

El peligro es su compañero y Adrien Hunt vive en riesgo continuo. Sus días están llenos de complots, armas y espadas, y sus noches con cálidas y bien dispuestas muchachas. Pero cuando vio por primera vez a Christina Bower, incluso él, un experto bribón, tuvo que admitir que era más tentadora que cualquiera de sus anteriores conquistas. Ignorando sus modestos y timoratos nos, Adrien empezó un discreto asalto a sus sentidos, liberando sus pasiones e inhibiciones... y garantizando que en ese momento compartían la magia de una rendición bajo la luz de las estrellas. 

Cuando se inicia esta novela Christina Bower es una joven debutante de diecinueve años que recién descubre la sensación de sentirse admirada y agasajada por pretendientes, ávidos por encontrar esposa. Ella no tiene ninguna preferencia, ya que lo que verdaderamente ansía es sentirse libre y dueña de su destino. Su padre, en cambio, uno de los abogados de la Corte del Rey tiene puestas las miras en Richard Pinn, un hombre que aunque posee un título nobiliario, necesita una heredera que aporte una inyección de capital a su mediocre patrimonio. Para Winchell Bower es el candidato perfecto. 
Christina no siente atracción por ningún hombre por encima del resto. 

Una noche su camino se cruza con el de Adrien Hunt, el Conde de Kewischester, un hombre joven, atractivo, pero un mujeriego irreverente. 
Algo parece crepitar entre ellos. Apenas se trata de un encuentro en el que casi hay de por medio un beso robado, pero que no llega a producirse.  Al día siguiente, el Conde envía  un enorme ramo de rosas a la joven, ante el horror de su padre. 

Sin embargo, Adrien no es lo que parece, sino un espía para la corona inglesa y a su vez realiza un doble juego para el bando francés cuando la guerra entre ambos países está a punto de estallar. 
Cuando la Revolución francesa estalla finalmente, él se encuentra en Francia y es arrastrado por la turba como tantos otros aristócratas. Gravemente herido es dado por muerto. Ésas son las noticias que llegan a Inglaterra. La noticia coge por sorpresa a Christina que siente cómo algo dentro ella muere ante tal tragedia. 

Sin embargo, transcurridos cinco años, la novela nos muestra como acontecieron después los hechos...
Christina Bower Pinn está a punto de divorciarse de su hasta entonces marido. La causa es que varios médicos han dictaminado la esterilidad de la joven. Ese hecho la convierte en poco apta para ser la esposa de un aristócrata en necesidad de un heredero. Por lo que, sin los menores miramientos, éste decide divorciarse de la joven. 

Huyendo del escándalo que tal noticia suscita, Christina viaja a la campiña inglesa donde espera pasar una temporada con su prima Evangeline. Ésta la acomoda como huésped en una majestuosa casa señorial, que es en realidad propiedad del Conde de Kewischester, quien, en realidad, logró escapar de las garras de la muerte, pese a las cicatrices que cubren su cuerpo. 

Cinco años después Adrien continua con su doble labor como espía. Aunque nació en Inglaterra, pasó la mayor parte de su infancia en Francia, pero en realidad en él confluyen ambas nacionalidades. Hijo de un inglés y una francesa, se divide entre ambas naciones y pone su vida en peligro por lidiar con las vicisitudes que marcan la realidad histórica de esa época. 
Adrien es un hombre que vive al límite.  Necesita el riesgo y el peligro que azotan su vida cuando se ve inmerso en esas misiones. 
Está precisamente en uno de éstas cuando choca, literalmente, con Christina mientras se encuentra con varios de sus hombres en un bosque, próximo a su propiedad en la campiña inglesa, aguardando la aparición de una mujer francesa que solicita su ayuda para salvar de la guillotina a unos familiares franceses. Sólo tiene una pista de esa desconocida: un pañuelo de seda roja empapado en un intenso perfume femenino. 
    
Sin embargo, la mujer a la que casi arrolla es Christina. Inicialmente sospecha de ésta, y para matar esas sospechas -y porque la mujer le atrae poderosamente- la aborda e incita para convertirla en su amante. Después de todo, ¿de qué otra forma más efectiva puede mantenerla vigilada? 

Inicialmente, Christina se niega. Sabe que su nombre circulará en boca de todos a raíz de su ignominioso divorcio. Si a eso se le añade el convertirse en la última amante del mujeriego de Adrien Hunt, su reputación quedaría mancillada de por vida.  Pero, pese a sus reticencias, acaba sucumbiendo a la tentación que éste supone para ella y acaba convirtiéndose en la amante del conde. 
La relación fluye con altibajos debido a las dudas y recelos de ambos, algo que se acrecenta cuando Christina descubre la ocupación secreta de Adrien y él, aún no convencido de su inocencia, se ve obligado a viajar a Francia en una nueva misión, a la que arrastra con él a Christina. 
    
Angel in a red dress se publicó originalmente en 1998 bajo el título de Starlit surrender y bajo el nombre de Judy Cuevas. En 2006 se reeditó como Angel in a red dress. De modo que se trata de una de las primeras novelas de Judith Ivory.  
Se trata de una novela histórica ambientada en plena Revolución Francesa y en la Inglaterra georgiana, que retrata los sinsabores de esa época y las disputas bélicas que azotan a Inglaterra y Francia. A través de los ojos de Adrien Hunt, que trabaja para el servicio inglés, pero que a la vez tiene un interés en ayudar a algunos franceses a huir de la guillotina, Judith Ivory desarrolla esta historia. 

Los protagonistas de este libro rompen que innumerables tópicos de la literatura romántica Lejos están de la perfección, no sólo  poseen defectos físicos, sino que sus personalidades actitudes provocan sentimientos encontrados y dificultan sentir empatía por ellos 

En ocasiones resulta difícil entender sus motivos, motivaciones, modo de actuar y pensar, pero tampoco es tan extraño ya que  se aprecia bajo ese “sin sentido” la pluma intencionadísima de Judith Ivory. De hecho son esas dudas y los recelos que provocan, parte de los conflictos que se barajan a lo largo de la trama, los hándicaps a la hora de alcanzar el final feliz. Aparte de los obstáculos que la guerra provoca, las amenazas de muerte y traición, los propios protagonistas son en parte los culpables de sus problemas. 
    
La relación entre Adrien y Christina desde su primer encuentro me resulta algo confusa, pues no he acabado de entender qué esconde la vida pasada de Adrien en su anterior matrimonio y, por tanto, no me parece esclarecedor el bagaje emocional que arrastra cada uno de sus relaciones anteriores. 
Por otra parte hay partes de la novela, como los meses transcurridos desde que parten hacia Francia, una vez Christina descubre la verdadera ocupación de Adrien, hasta que la novela se retoma, un tanto confusa. 
    
Mención aparte son sus protagonistas. Por un lado se salen de los tópicos, lo que es de agradecer, pero por otro esas peculiaridades en ocasiones me han dejado con sentimientos encontrados. Por ejemplo el  protagonista es un mujeriego que tiene varios hijos bastardos, pese a que es común y lógico en la época en que sucede la novela (no es que me ha escandalizado) pues eso sumado al modo frío de tratar a Christina hace que me resulte muy difícil de “simpatizar” con él. 

En definitiva, diría que Angel in a red dress es una novela que nos presenta una trama diferente y bastante alejada de las habituales que encontramos en el género histórico. La caracterización de sus protagonistas también la hace destacar en ese aspecto. Judith Ivory posee una escritura descriptiva, fluida y atrayente; crea una ambientación tensa y confusa, una trama incontrolable y de difícil previsión. De modo que nunca sabes “qué va a suceder”, lo que la hace una novela “diferente”. 

Sin embargo, en algunos momentos, esa novedad y esa diferencia que la hacen destacar, también es un impedimento para que la novela sea excelente. Es una arma de doble filo: sus novelas son realmente diferentes, aportan una visión y una pluma novedosa en el género histórico romántico, pero también crea protagonistas y tramas que, en su complejidad, no te provocan la dulzura que esperas encontrar en una novela romántica.
No obstante, dadas las excelentes críticas que acompañan las novelas de Judith Ivory, sin duda, seguiré leyéndola.