lunes, 8 de febrero de 2016

Ofrenda a la tormenta - Dolores Redondo

Ofrenda a la tormenta
3# Trilogía del Baztán
Dolores Redondo
Novela negra y policíaca
Ediciones Destino y Círculo de Lectores
2014


Una mujer denuncia que la muerte súbita de su nieta, oficialmente una muerte de cuna, le parece sospechosa tras el comportamiento extraño del padre de la niña, que ha sido detenido cuando intentaba robar el cadáver pronunciando palabras inconexas acerca de entregar a su propia hija. El bebé tiene unas marcas rojizas en el rostro que indican que ha habido presión y parece claro que ha sido asesinada. La abuela de la pequeña habla de una criatura mágica de la zona, un ser maléfico, causante de las pesadillas que producen en el durmiente una inmovilización que les impide despertar. Se trata del Inguma, el ser que arrebata la vida durante el sueño. La investigación de este caso llevará a Amaia y a su equipo a descubrir algunas irregularidades en casos parecidos que se produjeron en el valle en el pasado, demasiados casos en una zona relativamente pequeña. Y entonces, trasladado por orden del juez Marquina, el asesino Berasategui aparece muerto en su celda, tras un coma inducido por una droga que alguien ha tenido que facilitarle. Trepidante y estremecedora, la trama se acelera hacia una resolución sorprendente, en la que Amaia debe enfrentarse al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle del Baztan. Y mientras una impresionante tormenta de nieve parece querer sepultar una verdad demoledora.

Como los dos anteriores libros, Ofrenda a la tormenta comienza con una muerte, en apariencia natural, que esconde en realidad un asesinato que sólo la sagacidad de la inspectora Salazar logra desentrañar. También, como en los anteriores libros, el asesinato ilumina la senda hacia las muertes de otros bebés, que en su día, fueron consideradas muertes de cuna. Y, por último, despierta recuerdos del subconsciente de Amaia, en esta ocasión sobre la muerte de su hermana cuando era un bebé, que desentierran los oscuros secretos de su infancia, la compleja relación con Rosario, su madre, y cómo todo ello ha curtido el carácter de la inspectora que a día de hoy es.

De las tres novelas, Ofrenda a la tormenta es la que más centra la trama en torno a la vida personal de Amaia: a la conflictiva relación con Rosario, su madre, la complejidad de sus sentimientos hacia su hermana mayor, Flora, cuyos secretos se desvelan en esta última entrega de la trilogía, la entrañable relación con Jonan Etxaide, el cariño, casi como si de su verdadera madre se tratara, hacia la tía Engrasi, la relación cada vez más distante con James, su marido, mientras la insistencia del juez Marquina es cada vez mayor y las difíciles relaciones con sus compañeros del equipo de policía, sobre todo Zabalza. 

A la vez que la autora nos conduce a través de los recovecos más oscuros y poco transitados de sus diferentes relaciones personales, nos zambulle en una serie de muertes, inconexas al principio, naturales en apariencia, que desembocan en una serie de asesinatos rituales que se asocian a Inguma, pero donde la esencia de los personajes de la mitología vasca no está tan marcada ni tan presente como en las anteriores novelas.

Si bien Ofrenda a la tormenta me ha cautivado de principio a fin, como lo hicieron sus predecesoras, debo reconocer que he terminado la novela con sentimientos encontrados. La trama policíaca es apasionante, mentiría si dijera lo contrario, pero la trama personal de Amaia Salazar, con su familia, con sus compañeros y la relación con James y Marquina, ha propiciado que la trama policíaca no brille tanto. Por otra parte existen un par de detalles importantes, que obviamente no desvelaré, que han deslucido un poco esta brillante trilogía.

No puedo desprenderme de la sensación de que aun tratándose de una trama policíaca magistral, existen puntos que no han sido tan cuidados ni detallados como en las anteriores novelas -entiendo que porque a menudo el peso de la trama recae sobre las relaciones personales de Amaia- y la resolución ha sido un tanto apresurada. Por otra parte, al menos en mi caso, desde los comienzos de Ofrenda a la tormenta sospeché de quién era el oscuro personaje al que la inspectora trataba de descubrir y, por esa parte, no me ha sorprendido demasiado. 

Y existe un acontecimiento, de profunda y enorme carga emocional que ha conseguido -lo reconozco- que la novela perdiera parte de lo que había hecho tan brillante y magistral las dos anteriores. Confieso que me sentí tentada de cerrar el libro, pero aunque no lo hice me costó un poco volver a meterme en la trama, pues la sensación que me había dejado fue de angustia y un poco traumática.

En ocasiones me ha costado reconocer a la inspectora Salazar de El guardián invisible y Legado en los huesos en la mujer confusa y desorientada que he hallado en algunos momentos durante la lectura, la mujer cuyo instinto infalible no captaba detalles tan vitales e importantes. Pero, reconozco, a la vez esa vulnerabilidad me ha provocado cierta empatía por ella y me ha impulsado a seguir leyendo. Además una trilogía tan excepcional como ésta creo que merecía que siguiera leyéndola.

No me arrepiento. Pues, pese a los puntos que han propiciado que no pueda situarla al mismo nivel que las dos anteriores, Ofrenda a la tormenta me ha enganchado de principio a fin.
Pero en honor a la verdad no puedo obviar que creo que hay elementos, descubrimientos en torno al secreto de Flora, a la relación de Amaia con Rosario o con su marido, sobre los que se pasa un poco de puntillas, sin profundizar en demasía, sin que salga a la luz todo cuanto queda por decir que, en cierto modo, se deja entrever. 

Y ¿qué decir del personaje de Aloisius Dupree? Durante las dos anteriores novelas tenía un papel, aun desde la distancia y el halo misterioso que lo envolvía, importante, actuando como brújula para Amaia, papel que se desdibuja totalmente en esta tercera novela. Como en los puntos anteriores que menciono, me queda la sensación de no haber llegado a conocerlo realmente, pues los misterios, la línea argumental se ha ido desviando de su figura y eso me ha decepcionado un poco, así como lo acontecido del que ha sido uno de mis personajes preferidos y que, reconozco, es lo que más negativamente en mi valoración.

Pese a todo a ello, considero que Ofrenda a la tormenta es una buenísima novela negra y que la trilogía del Baztán es una joya del género, y una de las mejores lecturas que he tenido en mucho tiempo fuera del género romántico. Novelas que no puedo sino recomendar encarecidamente, porque aun con todo cuanto he comentado, sé que es una apreciación subjetiva y personal, y que eso no desmerece una obra magistral.

4 comentarios:

  1. Hola Mariam,
    Muy buena reseña, creo que has explicado muy bien muchas de las cosas que sentí durante su lectura. Imagino el suceso que te impactó tanto, a mí también me disgustó mucho, no lo esperaba para nada. En cuanto a Amaya, no me gustó tanto en esta novela como en las otras, un poco perdida y me costó entender algunas de sus decisiones. Pero tengo que reconocer que merece la pena leer la trilogía y que imagino que se retomará el personaje junto con el de Aloisius en alguna otra novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Abril! Coincido contigo. La trilogía me ha dejado las mismas sensaciones que explicas. Esta última es, en mi humilde opinión, la que menos me ha gustado y, tal vez, de la que más esperaba, por ese el broche final. Pero a pesar de ello, la recomiendo porque la historia te atrapa, la narración es exquisita y la ambientación junto a ese toque que ofrece la mitología vasca la hacen una lectura que cautiva. ¡Gracias por compartir tu opinión!

      Eliminar
  2. ¡Qué rara verla reseñada en un blog de novela romántica! No está mal pero hay quien dice que está hecha con sobras de muchas novelas negras (no sé si también de alguna romántica). Por suerte no sólo Destino publica novela negra. Si os ha gustado la Trilogía os recomiendo que echéis un vistazo a "Alcolea" en Amazon https://www.amazon.es/dp/1522707808.
    Un soplo de aire fresco y muy cerca del estilo que Destino está intentando imponer como novela negra española chupando rueda -como decis en España- a la escandinava.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Robert. Tal vez sea un poco raro, pero me gusta ir compartiendo opiniones de novelas que me han impactado -en la gran mayoría de ocasiones- de manera positiva. Y lo cierto es que me gusta leer diferentes géneros y es lo que al final comento aquí. ¡Muchas gracias por dedicar un rato a leer la reseña y a opinar, y muchas gracias por tus recomendaciones! Un saludo

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!