miércoles, 2 de marzo de 2016

El farsante - Celeste Bradley

The pretender
1º El club de los mentirosos
Celestre Bradley
Romántica histórica
Terciopelo
2007



Agatha Cunnington es una bonita y tozuda joven, nacida y criada en Lacanshire, donde dirige la finca de su hermano James. Dado que en meses no ha recibido noticias suyas, viaja a Londres para descubrir su paradero. La única pista que posee es una enigmática carta firmada por Griffin.  Por lo que decide buscar a ese Griffin.
Puesto que siendo joven y soltera no estaría bien visto que viajara sin acompañante, Agatha decide hacerse pasar por una distinguida mujer casada y crea la identidad de la señora de Mortimer Applequist basándose en un personaje imaginario de su infancia.

Agatha no deja de alabar las virtudes del misterioso y ausente señor Applequist, pero la curiosidad de las damas de alta sociedad por conocerlo es incontrolable e invitan al señor y la señora Applequist a una reunión social. Agotadas las excusas, Agatha necesita con urgencia encontrar a un hombre que pueda pasar por el imaginario Mortimer. De modo que cuando un deshollinador, apuesto y de ojos azules, aparece en su puerta, le convence para que se haga pasar por su marido.
Ciertamente deberá pulir un poco sus modales, pero eso no es problema para la decidida Agatha.

La propuesta de Agatha pilla desprevenido a Simon, pero dado que necesita una excusa para entrar en la vivienda del señor y señora Applequist, le sigue la corriente. Simon Rain no es en realidad un deshollinador, sino un espía del Club de los mentirosos que investiga de incógnito la desaparición de James. Varios de sus hombres han sido asesinados y cree que James, miembro del Club, los ha traicionado y que Agatha es su amante. Sin embargo nada resulta según lo esperado, pues la vivaz e incontrolable joven no deja de hacer estragos en su investigación... y en su vida.

Confieso que comencé la lectura de El farsante sin tener ni el menor indicio de qué iba a encontrar en sus páginas, pero me bastó con leer unas pocas para que picaran mi curiosidad y dejarme atrapar por la singularidad de Agatha Cunnington. El argumento de la novela, sin ser el sumum de la originalidad, es delicioso. Chispeante. Divertido. Como su protagonista. 
Nos cuenta una historia de amor que se teje en una charada de espionaje, traiciones y malos entendidos que propicia, una detrás de otra, escenas para el regocijo de la lectora más avezada, de esa que disfruta de una historia hilarante, atípica y alejada de las encorsetadas historias que abundan ambientadas en la sociedad londinense.

Sus protagonistas, más que la trama en sí que, ciertamente, no depara demasiadas sorpresas, son los causantes de que haya disfrutado de tal manera con El farsante. 
Agatha es vivaz e impetuosa, una joven de armas tomar que  está dispuesta a todo por encontrar a James. Más tarde, cuando conoce a Simon, a pesar de la charada que representa, se propone conquistar al apuesto y hermético espía que le roto el corazón. 

El personaje de Simon tiene algo del estereotipo de protagonista romántico que se ha hecho a sí mismo. Detrás del peligroso espía del Club de los mentirosos, hay un nombre que se crió en los bajos fondos londinenses. Es un personaje interesante, cautivador e hipnótico porque este tipo de héroes con un punto canalla pero vulnerable tienen algo que, al final, irremediablemente, nos conquista. Al menos Celeste Bradley logra que su héroe, Simon, me haya conquistado. Así como lo han hecho personajes secundarios de la trama como el propio James Cunnington o el atractivo Lord, Dalton Montmorency.

Si bien el desarrollo de la trama no es excelso y, en honor a la verdad, tampoco desborda secretos tan impactantes ni la consecución es perfecta, el éxito de El farsante radica en unos diálogos chispeantes e ingeniosos, en la lucha de voluntades e ingenio de Agatha y Simon, en la inocente seducción de la heroína y el oscuro y pecaminoso encanto del héroe. El resultado es una historia encantadora, dulce, divertida, seductora e irreverente, donde el sentido del humor es uno de los bastiones de la misma y donde te cautiva más lo acontece entre sus protagonistas que el trasfondo de intriga en que se produce. Aún así, la trama de espionaje es entretenida de principio a fin.

He quedado irremediable seducida por el encanto incuestionable de los miembros del Club de los mentirosos, por lo que, sin duda, leeré el resto de historias de este grupo de espías y sus atípicas heroínas. Porque el sentido del humor, la dulzura y el ingenio que ha desbordado Celeste Bradley en esta novela me ha conquistado. 
Es una bonita y romántica historia que no me ha dejado indiferente. Al contrario, ha sido toda una revelación. 

2 comentarios:

  1. Hola!
    De esta autora leí la trilogía de las Herederas y no me disgustó, a ver qué tal este que me lo apunto ya :)

    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Vero! No sé qué tal estará la trilogía de las Herederas, pues es la primera novela de la autora que leo, pero seguro que no es la última. Un saludo

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!