Confiaré en ti - Kristan Higgins

miércoles, 28 de septiembre de 2016

In your dreams
4º Blue Heron
Kristan Higgins
Romántica contemporánea
Libros de Seda
Ebook Septiembre 2016




Emmaline Neal necesita una cita. Solo una. Alguien que la acompañe a la boda de su ex-novio en Malibú. Pero hay poco donde elegir en una localidad como Manningsport, de setecientos quince habitantes. De hecho, opción solo hay una: el rompecorazones del pueblo, Jack Holland. Todo el mundo le conoce, y él no se hará ninguna idea equivocada... Después de todo, Jack nunca se interesaría en una mujer como Em. Y menos cuando su guapísima ex-mujer anda por ahí, tratando de repescarlo desde que él se convirtió en un héroe al salvar a un grupo de adolescentes. 
Sin embargo, durante la celebración de la boda las cosas dan un giro inesperado y apasionado. Aunque, bueno, solo habrá sido una noche loca... Jack es demasiado guapo, demasiado popular, como para acabar con ella. Pero, entonces, ¿por qué es con ella con quien se atreve a hablar de sus sentimientos más profundos y secretos? Si va a ser el hombre de sus sueños, tendrá que empezar por creerle... 

Desde que leí Entre viñedos uno de los personajes que me llamaron la atención fue Jack Holland. En parte por ser el único hermano varón, en parte porque prometía ser un personaje interesante. Me imaginaba que antes o después conoceríamos su historia. Lo que no imaginaba era que fuese la historia de Emmaline Neal. 
Y a veces esas parejas inesperadas y en apariencia tan dispares  te sorprenden.

Emmaline trabaja como teniente de policía en Manningsport junto a Levi y el torpe e inexperto Everett. Aunque no es oriunda de Manningsport, se trasladó allí a estudiar sus años de instituto, lejos de California y, años más tarde, tras la ruptura con su prometido, a dos meses de la boda, regresó para instalarse en la casa heredada de su abuela.  Forma parte de una comunidad que la aprecia, es miembro del equipo de hockey y todos ven en ella a la valiente y decidida teniente Neal. 

Cuando recibe una invitación para la boda de su ex-prometido, su primer y único amor, con la mujer por la que la abandonó, ni se le pasa por la cabeza rehuir asistir. Emmaline no rehuye las situaciones complicadas. Pero necesita un acompañante, pues la idea de ir sola es incómoda.
Enseguida comienza a circular el nombre de Jack Holland, el héroe local, el caballero de brillante armadura que en una u otra ocasión ha acompañado a otras mujeres de Manningsport en su misma situación.

Emmaline no quiere asistir con Jack, es humillante piensa. Pero cuando Faith le pide a su hermano que acompañe a Emmaline y él se ofrece, no puede negarse. Así que, juntos, viajan a Malibú a la boda. Y aunque todo debía ser muy platónico, la última noche la relación entre ellos cambia drásticamente. Pero Em no quiere hacerse ilusiones. Jack es apuesto, un héroe, el hijo y hermano perfecto, siempre dispuesto a salvar a una damisela en apuros. Em es cualquier cosa menos una damisela desvalida. Y el regreso a Manningsport de Hadley, la ex-mujer de Jack, que es todo lo que Em no sólo no es, sino que nunca será, complica aún más una posible relación entre ellos.

Jack es el heredero y sucesor de los Holland como viticultor. Apuesto como un dios griego, cariñoso y leal, siempre el perfecto caballero, ve como su reputación aún brilla más cuando salva a un grupo de adolescentes de morir ahogados en el lago. Pero bajo la coraza, Jack oculta miedos y culpas que acosan su inconsciente, y que sólo la perspicaz teniente Neal parece vislumbrar.

Tal vez de las cinco novelas publicadas de Blue heron, Confiaré en ti no me haya calado tanto como las otras, pero, con la mano en el corazón, me parece una historia preciosa, diferente, dulce y romántica que terminas con una sonrisa en los labios. 
Como todas las novelas de Kristan Higgins.

Como digo al comienzo de estas líneas me ha conquistado la atípica pareja protagonista: un héroe acostumbrado a salvar mujeres, criado entre mujeres, con tres hermanas entrometidas que le han torturado -y siguen haciendo- con sus conversaciones tan típicamente femeninas y una protagonista fuerte que es capaz no sólo de ser su propia heroína sino la de otros más desvalidos. Em no necesita que nadie luche por ella sus batallas, Jack está acostumbrado a hacerlo. Pero pese a que simple vista parecen totalmente incompatibles, las chispas crepitan entre ellos desde aquella noche en Malibú.

Desde mi humilde punto de vista Kristan Higgins entrelaza de manera maravillosa y magistral un sentido del humor alocado e irreverente, con los sentimientos más profundos. A primera vista los personajes que construye son atípicos, describen situaciones hilarantes que, a veces, rozan el ridículo. Tal vez excepto Jack. Jack es casi perfecto. Comedido. Honrado. Trabajador. Cariñoso. Heróico. Pero a medida que los caminos de estos personajes se cruzan surgen tramas preciosas. Sí, divertidas y torpes, pero a su vez cargadas de sentimientos y de auténticas revelaciones.

La historia de Emmaline y Jack no es diferente en ese sentido. Y mientras Em se enfrenta al reencuentro con su ex, a una infancia marcada por la tartamudez, a la peculiar relación con sus padres, dos psicoanalistas que ejercen las veinticuatro horas, y una hermana perfecta pero maravillosa, hace lo que tantas mujeres y se enamora del héroe de Manningsport.
Y mientras Jack se enfrenta a sus demonios, al regreso de su ex, tras un breve y desastroso matrimonio, ejerce de hijo, hermano, tío y pilar incólume de la comunidad, descubre que su competitiva compañera del equipo de hockey y teniente de policía es una mujer de contrastes que lo obsesionan.
Y mientras los irreverentes Holland y amigos rodean a esta pareja descubrimos una historia preciosa.
Para mí es imposible que Kristan Higgins no escriba una novela inolvidable. Como Confiaré en ti. Es otra deliciosa lectura para atesorar. 

Separate beds - LaVyrle Spencer

lunes, 26 de septiembre de 2016

Título original: Separate beds
Autora: Lavyrle Spencer
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Jove
Año publicación: 1986/Reed. 2003






Clay Forrester es un ambicioso estudiante de leyes. Tiene el futuro planificado: terminará su carrera y trabajará en el bufete de su padre, abogado de intachable reputación. Mantiene una relación con Jill, una joven de buena familia y con ambiciones similares a las suyas.
Una noche, tras una agria discusión con Jill y la consiguiente ruptura, tiene una cita a ciegas con una joven de nombre Catherine Anderson.

A diferencia de Clay, Catherine es de origen humilde. Tiene un padre alcohólico y violento, una madre frágil y sumisa. Steve, su único hermano, hace años que se marchó de casa y apenas tienen contacto. A sus diecinueve años estudia en la universidad, que se costea ella misma cosiendo y haciendo limpieza.
La noche del cuatro de julio conoce a Clay Forrester. Ambos beben mucho vino y terminan manteniendo relaciones sexuales.
Catherine queda embarazada.

Cuando Herb Anderson descubre que su hija está embarazada y que el padre es un joven de muy buena posición económica, se persona ante los Forrester, con una renuente e intimidada Catherine, para exigir una retribución económica. En realidad no defiende la honra de su hija.

Pasada la desconfianza y recelo iniciales, así como la rápida animadversión que despierta el padre de Catherine, los Forrester quieren velar su futuro nieto. Pero Clay, que no recuerda ni siquiera a Catherine, no desea cargar con la responsabilidad de un hijo ni una esposa que interfieran en su vida. Catherine no entra en sus planes; no tiene cabida en su brillante futuro.

Al principio Catherine tampoco quiere saber nada de Clay y no acoge muy bien su propuesta de aborto -propuesta que escandaliza a los Forrester- y decide huir de casa de sus padres e irse a vivir a una residencia para madres solteras. Continúa con sus estudios en la universidad y con sus trabajos de costura.

Pero, pasado el estupor inicial, Clay se avergüenza de su primera reacción y, aconsejado por su padre, llega a la conclusión de que casarse con Catherine es lo mejor que puede hacer. Los planes de Clay no pasan de un breve matrimonio, sólo hasta que nazca el bebé para acallar los escándalos y no enturbiar su futuro como abogado.

Catherine sigue renuente pero, finalmente, accede. Pese a la alegría de los Forrester y de la madre de Catherine que creen que es un matrimonio por amor o, como mínimo, cariño y respeto, ellos tienen claro que es sólo de nombre. Una vez nazca el bebé y transcurra un tiempo prudente se separarán.
Pero una vez comienza la convivencia, los sentimientos afloran y el sencillo y práctico acuerdo podría convertirse en papel mojado.

¡Qué maravilla es leer una novela de Lavyrle Spencer!
Incluso las más antiguas, que, sinceramente, creo que están a años luz de las últimas que escribió. Como Separate beds, la que es una de las primeras novelas de esta prodigiosa escritora.
Sin embargo, incluso historias como ésta, logran conmoverme y hacen que cierre el libro dividida entre la euforia por la lectura y la pena porque se acaba.

Creo que Separate beds es una novela increíble, pues los sentimientos que describe traspasan el papel -o el ebook- y logran provocar en la lectora una miríada de emociones difíciles de explicar.
Pese a ello, reconozco que no me ha parecido la mejor de las novelas de esta autora. Pero aun siendo de las que podría decirse más flojas, me ha dejado con una sonrisa en los labios y feliz de haberla leído. De hecho seguro que volveré a leerla.

Desde la página uno me quedé atrapada en la historia. El comienzo es cuanto menos inquietante. Se nos describe a una asustada y sumisa joven sentada, en una elegante mansión, mientras oye las voces procedentes de la biblioteca de la adinerada familia Forrester.
En ese lugar discuten su vida, como si ella no estuviera presente.
El reencuentro con Clay es descorazonador. No sólo apenas la mira, sino que ni la recuerda. Confieso que ahí se me rompió un poco el corazón. Y fue un presagio a otras de las rupturas que Clay iría provocándome a lo largo de la novela.

Pero, debo decir que es una novela que me ha encantado porque es original, porque cuenta una historia que de entrada podría parecer “otra más”, sin embargo no lo es. Es arriesgada y valiente. Creo que es una novela que las lectoras, incluso las más exigentes y curtidas, disfrutarían. Es una historia, además, que daría pie a interesantes debates por la actitud de la pareja protagonista y la temática sobre la que gira.

Separate beds es de todo menos previsible. Me explico. Cuando comienza la novela presuponemos -más aún tras leer la sinopsis- que Clay y Catherine se casarán por conveniencia y que, como cabe esperar, una vez bajo el mismo techo se enamorarán y todo será de color de rosa.
Pues no.

Clay es un joven que entra a ese matrimonio con las ideas muy claras: se trata de un mero trámite para lograr su objetivo, trabajar en el bufete de su padre. No quiere escándalos asociados a su apellido que le pongan al consejo en contra. Por tanto hace lo que debe hacer.
Catherine dejó de creer en los cuentos de hadas mucho tiempo atrás. Sabe que el príncipe no se enamorará de una cenicienta como ella.
Así que sabe que el mayor error que podría cometer sería enamorarse de su marido. O más bien, confesárselo. Así que cuida y protege con gran celo su corazón.
De modo que con una pareja tan cabezota, tan poco “interesada” la una hacia la otra, no he encontrado para nada la típica novela del matrimonio por conveniencia. Al contrario, ¡qué angustia me han hecho pasar!

Separate beds es una historia que habla de madurez -me ha encantado la evolución de Catherine- de aprender de los errores y de autoestima. No sólo de amor y la familia, como es habitual, tan presente en las novelas de esta autora.

En definitiva es una novela con el sello inconfundible de Lavyrle Spencer, donde los sentimientos están a flor de piel, donde lo que lees es tan real como la vida misma, porque no está rodeado de un halo de cuento de hadas, sino de la dura realidad.
Pero, también, es una romántica y bonita novela donde, por suerte, el amor vence cualquier obstáculo. Incluso cuando se trata del de dos obstinados como Clay y Catherine.
En mi opinión, no es la mejor que escribió Lavyrle, ni mucho menos, pero es una bonita novela.

Te esperaré solo a ti - Kristan Higgins

martes, 20 de septiembre de 2016

Waiting on you
3º Blue Heron
Kristan Higgins
Romántica contemporánea
Libros de Seda
Ebook Junio 2016/Papel Noviembre 2016



Colleen O’Rourke está enamorada del amor... pero no cuando tiene que ver con ella. La mayoría de las noches las pasa tras la barra del bar de Manningsport, Nueva York, un negocio del que es propietaria junto a su hermano mellizo, dando consejos sobre el amor a los corazones dolientes, preparando martinis y siguiendo soltera y feliz, más o menos. Y es que, hace diez años, Lucas Campbell, su primer amor, le rompió el corazón... Desde entonces, vive feliz picando aquí y allá, y jugando a hacer de casamentera con sus amigos.

Pero una emergencia familiar ha hecho que Lucas regrese a la ciudad. Está tan guapo como siempre y todavía sigue siendo el único hombre capaz de echar abajo sus defensas. Para conseguirlo, Colleen tendrá que bajar la guardia o arriesgarse a perder por segunda vez al único hombre al que ha amado de veras.

Te esperaré solo a ti es una novela de segundas oportunidades, de una pareja cuya historia dio comienzo cuando eran unos adolescentes, la historia de un primer amor que no sobrevivió a la juventud y que, doce años más tarde, tiene una nueva oportunidad. Ése es el punto de partido de Te esperaré solo a ti.

Colleen O'Rourke es la mitad de los gemelos O'Rourke que regentan la taberna de Manningsport, O'Rourke's, punto de encuentro de sus vecinos y, entre cuyas paredes han acontecido los encuentros y desencuentros de algunas parejas del pueblo. Bajo la atenta y perspicaz mirada de Colleen, que se jacta -aunque los hechos le dan la razón- te emparejar a almas gemelas que necesitan un pequeño empujoncito en la dirección adecuada. 

A sus treinta y un años Colleen no puede negar que tiene una vida agradable. Es camarera y una de las propietarias del O'Rourke's. Pese a las pullas constantes con Connor, su hermano y gemelo, lo cierto es que es feliz trabajando codo con codo con él. También adora a su medio-hermana Savannah, hija del segundo matrimonio de su padre, tiene amigos de toda la vida que están a su lado, tiene a Rufus, su adorable y gigantón perro, y una chispa de orgullo la invade cuando ve los ojos brillantes de esas parejas a las que ha ayudado a unir.

Sin embargo, y aun cuando cree en el amor para toda la vida, no cree que sea su caso. A los dieciocho años se enamoró perdidamente y acabó con el corazón roto. Nunca más volvió a enamorarse ni a tener una relación seria y duradera. Algún flirteo o aventurilla sin más. 

Pero cuando Lucas Campbell, su primer y único amor, el joven que le rompió el corazón y le hizo renegar del amor para toda la vida, regresa  a Maningsport para estar junto a su tío Joe, a las puertas de la muerte, y se reencuentran, Colleen siente como la coraza con que se ha protegido durante años se resquebraja. ¿Será capaz de coquetear con él como con cualquier otro o volverá a tropezar dos veces en la misma piedra (llámese Lucas Campbell)?

Lucas Campbell, mitad puertoriqueño, fue el uno de los chicos cuya presencia despertó la curiosidad de las chicas. Pero acababa de instalarse en Manningsport cuando su mirada y la de Colleen se cruzaron en la clase de literatura inglesa. Y ya nada fue igual.
Tras la muerte de su madre y el ingreso en la cárcel de su padre, se fue a vivir con sus tíos Joe y Didi. Pero aunque Joe y su primo Bryce lo recibieron con los brazos abiertos, su tía siempre fue fría y distante con él. Después de todo le recordaba los orígenes humildes de su marido, en el sur de Chicago, algo que Didi, snob y pretenciosa, quería ocultar. Los planes de Lucas eran claros, al acabar el instituto estudiaría en la universidad de Chicago y dejaría atrás Manningsport. Pero la llegada a su vida de Colleen fue algo que no estaba planeado. 

Y pese a que estuvieron juntos durante cuatro años, al final la relación acabó rompiéndose. Doce años más tarde, la enfermedad terminal de Joe, vuelve a unirlos. Lucas tiene pensado regresar a Chicago tras la muerte de su tío. Colleen nunca ha pensado en abandonar Manningsport. ¿Es posible que la casamentera acabe siendo cazada por fin? ¿Puede un corazón roto como el de Colleen volver a arriesgarse? ¿Habrá una segunda oportunidad para conseguir el final feliz de esta pareja?

Desde que leí Entre viñedos me llamó la atención el personaje de Colleen. No sólo porque era la mejor amiga de Faith, sino porque su chispeante personalidad, su relación con su gemelo y el papel de casamentera que jugaba la hacían alguien alocado y divertido. Por ello tenía muchas ganas de que Kristan Higgins escribiera su historia. Y es una historia que me ha gustado y calado tanto que la he leído ya varias veces. La última con la “excusa” de escribir estas líneas.

Tengo debilidad por las historias de segundas oportunidades,  de parejas largamente separadas y con un pasado en común. Me fascinan esas historias que te atrapan porque son agridulces, porque sus personajes una vez se amaron pero se separaron y, con los años, tienen una nueva oportunidad, ya más maduros y desconfiados, de resarcirse de errores pasados y superar el anterior fracaso. Como Colleen y Lucas.

Son una pareja maravillosa. A Lucas se lo describe como un Heatcliff moderno, a Colleen como una Emma del siglo XXI. No son perfectos. Al contrario.  Y los errores del pasado que una vez les pasaron factura, aún les pesan. Pero, con sus altibajos, con sus dudas y con esa miríada de sentimientos que desbordan, Te esperaré solo a ti es una novela que te atrapa desde la primera página. Alternando episodios y recuerdos del pasado con la historia presente, vislumbrando el cambio entre los Colleen y Lucas adolescentes  y los adultos es una lectura deliciosa.

Además la novela cuenta con un plantel de personajes secundarios fantástico: los recién casados Levi y Faith, Tom y Honor, la familia Holland, Connor, Savannah, Bryce y Paulie, los padres de Colleen y Connor, y el resto de habitantes de Manningsport. 
Como es habitual, las mascotas de los protagonistas, son parte estelar de los personajes. En este caso es Rufus, el perro de Colleen. Y mientras Colleen sigue haciendo de casamentera deberá decidir si se arriesga a volver a entregar a Lucas su corazón y sus secretos.

Cualquier novela de Kristan Higgins es garante de una lectura inolvidable, pero Te esperaré a ti es desbordante, chispeante, divertida, conmovedora, romántica y sexy. Es una historia que no te dejará indiferente.


Una tentación para el duque - Lorraine Heath

miércoles, 14 de septiembre de 2016

¡Hola de nuevo! Lo prometido es deuda.  Y hoy comparto la primera reseña/crítica después del  verano. Tengo muchas en el tintero. Intentaré que la próxima no tarde tanto, aunque sea escribiéndola y subiéndola a horas intempestivas. Me encantaría conocer vuestras opiniones sobre las lecturas... ¡Hasta pronto!


Lord of Temptation
1º The lost Lords of Pembrook
Romántica histórica
Top novel
Enero 2016




Tres jóvenes herederos encerrados por un despiadado tío escaparon en dirección al mar, a las calles o a guerras lejanas, esperando el día en que pudieran regresar y reclamar sus derechos de herencia.

Sebastian Easton había jurado vengar su juventud robada. El legítimo duque de Keswick había regresado de la guerra herido, endurecido. Era un hombre distinto, pero no había conseguido olvidar a la valiente chiquilla que les había salvado, a él y a sus hermanos, de una muerte segura.

Lady Mary Wynne-Jones había pagado un alto precio por ayudar a escapar a los lores de Pembrook, y no había olvidado la promesa hecha a Sebastian tantos años atrás: reunirse con él una vez más en las ruinas de la abadía donde habían osado darse un beso de niños. Aunque Mary estaba prometida a otro, una amistad forjada sobre oscuros secretos no podía ser ignorada. Inesperadamente, la pasión había regresado para arder peligrosamente entre ambos, tentando a Sebastian a abandonar su búsqueda de venganza y luchar por un amor que podría, una vez más, hacerle libre.

Después de leer la preciosa saga de Los huérfanos de St. James, así como las novelas protagonizadas por los hijos e hijas de estos, no confiaba con que The Lost Lords of Pembrook pudiera calarme de igual manera.
En honor a la verdad, no puedo garantizar que todas las novelas me cautivarán igual, pero Una tentación para el duque, la historia que le da comienzo, es sencillamente maravillosa.

Para las lectoras que llevan años descubriendo novelas de valor incalculable, también para aquéllas que van aún están maravillándose con este bonito género, para todas, es una historia con muchos de los elementos más emblemáticos y garantes de éxito -en mi humilde opinión- en una novela romántica.

Tres lores desaparecidos que huyen para salvar sus vidas, pero prometen regresar para recuperar su herencia. Una venganza del pasado. Un duque impenitente dispuesto a reclamar sus derechos de nacimiento y honrar sus orígenes. Un héroe de guerra que regresa de entre los muertos, herido y marcado por las barbaries vividas. Una heroína aguerrida, valiente y de gran corazón, que no ha olvidado nunca a aquel muchacho a quien dio su primer beso. Tres hermanos que se reencuentran y un futuro incierto para ellos. Y una dulce e incipiente historia de amor es todo lo que cuenta entre sus páginas.
¿Son o no promesa de una historia inolvidable?

Sebastian Easton es el Duque de Keswick, título que heredó tras la muerte de su padre cuando apenas contaba con catorce años. Por otra parte, una muerte que el joven siempre pensó que no fue accidental. Por ello, los tres hermanos decidieron separarse para que al menos uno de ellos lograra sobrevivir y juraron reencontrarse años más tarde en las ruinas de la abadía para reclamar y recuperar su herencia.
Mary Wynne-Jones era vecina de los tres jóvenes nobles, aunque siempre tuvo una relación especial con Sebastian. Fue con él con quien compartió su primer beso. Fue ella quien los ayudó a escapar y jugó un papel primordial.

Años más tarde se produce el reencuentro entre los tres hermanos. También entre Sebastian y Mary. Y entre los tres lores y el tío de ellos, heredero del título y la fortuna, al haberse dado por muertos a los sobrinos. 

Una tentación para el duque cuenta la historia de Sebastian, el heredero, y Mary, su fiel amiga de la infancia. En sus años de ausencia, Sebastian se unió al ejército, donde luchó valientemente y resultó gravemente herido. El joven que regresa a Londres es un hombre atormentado por sus cicatrices y por su rostro, devastado por la guerra. No cree que ninguna mujer pueda enamorarse de él, por lo que planea casarse por honrar el deber a su título y engendrar un heredero.
Pese a ello se siente poderosamente atraído por Mary, quien, con los años, se ha convertido en una joven de gran belleza. Pero la muchacha está comprometida, con lo un futuro entre ellos es imposible... 

Pese a que, tal vez, Una tentación para el duque contiene algunos estereotipos de la novela romántica histórica: venganzas, un héroe con cicatrices, una pareja que se conoce desde la infancia, intentos de asesinatos... se trata de una novela deliciosa. Dulce, romántica, conmovedora, envuelta en los enigmas que esconden los corazones de Sebastian y Mary, en la difícil relación entre unos hermanos que, al fin, son unos desconocidos los unos para los otros, pues han pasado doce años separados.
Pero la maravillosa pluma de Lorraine Heath ha creado un mundo al que te traslada a través de sus palabras, las imágenes y emociones que provoca al adentrarte en las páginas de esta historia.

Como digo puede que, en el fondo, no estemos sino ante una novela con elementos que ya hemos leído y conocido en otras, pero eso no es óbice para que la descubres como una historia nueva, diferente. Pues el don de esta autora para emocionar, para construir tramas y personajes con gran calado, para envolver entre las guedejas tan bien hilvanadas que conforman esta urdimbre, te deje con el corazón encogido, con una sonrisa en los labios y feliz, inmensamente feliz por leer novela romántica. Porque Una tentación para el duque es una de esos libros que acabas y, al menos yo, pensé '¡Qué maravilloso es leer romántica!'

En cuanto a la historia de amor en sí, la historia de Sebastian y Mary, de la que apenas esbozo sus comienzos, añadir que tenéis que descubrirla por vosotras mismas, que cuanto menos sepáis más os atrapará y que, simple y llanamente, una de esas historias que te llegan al corazón. Preciosa, dulce, romántica e inolvidable.


Llegó septiembre

domingo, 11 de septiembre de 2016



Llegó septiembre. El verano se acerca a su ocaso y, en el horizonte, anuncia su presencia el otoño. Después de un mes estival tan caluroso, confieso que ése es mi más ferviente deseo. Pero lo cierto es que, además, tengo debilidad por el otoño. Por los aromas a humo, tierra, bosque que lo impregnan. Por los colores rojizos, ocres y dorados que lo rodean. Por la mezcolanza de sabores a dulces y a frutas que se respira en el aire.

Con el mes de septiembre llegan, ¡cómo no!, nuevas novelas, lecturas apasionantes, divertidas y conmovedoras, pero continúan estando ahí las historias antiguas, tantas veces releídas y tan atesoradas.

Después  de casi tres meses de silencio, no me nacía comenzar a escribir así, de sopetón, una entrada con una opinión sobre una novela. Lo cierto es que mi intención era aprovechar el verano y dedicar tiempo al blog, pero también necesitaba desconectar un poco y descansar de los meses anteriores. Eso sí, he disfrutado con muchas lecturas que, poco a poco, confío en ir comentando en este espacio. Porque pese a todo, sigo siendo la misma y siempre tengo un libro entre las manos.

Con la llegada de septiembre y del nuevo curso, se propicia el comienzo de proyectos y planes para los próximos meses. Creo que cualquier momento es idóneo para construir y crear y disfrutar de esas aficiones a veces olvidadas o a las que dedicas poco tiempo.  Y es un precioso instante para regresar y escribir nuevas entradas en Mundo de letras.

¡Gracias por las visitas al blog en el que pronto comenzaré a escribir de nuevo!



Nos leemos