Llegó septiembre

domingo, 11 de septiembre de 2016



Llegó septiembre. El verano se acerca a su ocaso y, en el horizonte, anuncia su presencia el otoño. Después de un mes estival tan caluroso, confieso que ése es mi más ferviente deseo. Pero lo cierto es que, además, tengo debilidad por el otoño. Por los aromas a humo, tierra, bosque que lo impregnan. Por los colores rojizos, ocres y dorados que lo rodean. Por la mezcolanza de sabores a dulces y a frutas que se respira en el aire.

Con el mes de septiembre llegan, ¡cómo no!, nuevas novelas, lecturas apasionantes, divertidas y conmovedoras, pero continúan estando ahí las historias antiguas, tantas veces releídas y tan atesoradas.

Después  de casi tres meses de silencio, no me nacía comenzar a escribir así, de sopetón, una entrada con una opinión sobre una novela. Lo cierto es que mi intención era aprovechar el verano y dedicar tiempo al blog, pero también necesitaba desconectar un poco y descansar de los meses anteriores. Eso sí, he disfrutado con muchas lecturas que, poco a poco, confío en ir comentando en este espacio. Porque pese a todo, sigo siendo la misma y siempre tengo un libro entre las manos.

Con la llegada de septiembre y del nuevo curso, se propicia el comienzo de proyectos y planes para los próximos meses. Creo que cualquier momento es idóneo para construir y crear y disfrutar de esas aficiones a veces olvidadas o a las que dedicas poco tiempo.  Y es un precioso instante para regresar y escribir nuevas entradas en Mundo de letras.

¡Gracias por las visitas al blog en el que pronto comenzaré a escribir de nuevo!



Nos leemos

2 comentarios:

  1. Bievenida de nuevo, Mariam.
    Me alegro de que hayas descansado y disfrutado este verano.
    Aquí seguiremos leyendote este otoño
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días Isa! Cuánto tiempo... pero aquí estoy de nuevo, después del verano, con montones de novelas por comentar y también por descubrir. ¡nos leemos! Un beso muy gordo

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!