domingo, 2 de octubre de 2016

Octubre...



Llegó octubre, un mes que maravilla. No sé muy bien la razón. Tal vez se deba a que el otoño es mi estación favorita. Adoro la luz, los colores y olores que desprende este mes, esta estación. Adoro las melodías del aire que refresca y la hojarasca que se arrastra por las calles.

Este fin de semana me ha pasado en un suspiro. ¡Y me han quedado tanta cosas por hacer! Las semanas pasan volando... es una lástima no descubrir el secreto para alargar lo minutos. Pero el que la vida esté llena de instantes mágicos, efímeros, hace que su valor sea mayor.

Como se está convirtiendo en tradición, este fin de semana he disfrutado de un paseo por Paseo de Gracia con motivo de la feria del libro antiguo y de ocasión. Era el último día, una excusa perfecta para curiosear los puestos, acompañada de amigas maravillosas, compartir risas, un pedacito de nuestras vidas, dulces, cafés y libros.

Entre los puestecitos he encontrado dos libros -he sido bastante comedida- a los que no me he podido resistir y me los he llevado a casa. Me ha hecho especial ilusión encontrar uno de esos libros que, para mí, forma parte de esos que son una joya: Ángel o bribón de Mary  Jo Putney. Tal vez no sea el mejor de la saga de Los ángeles caídos -adoro a Nicholas, el Conde gitano- pero era el que me faltaba y ¡por fin es mío!

Pero sobre todo el día ha sido especial por regalarme algunos de esos instantes mágicos y efímeros que te regala la vida en los que, rodeada de libros, risas y buenas personas, comprendes que no hace falta tanto para ser feliz.

Este fin de semana no ha podido ser, pero la próxima semana quiero compartir como mínimo dos reseñas:

Por ti, lo que sea de Kristan Higgins
Casarse con él de Lisa Kleypas

Dos novelas preciosísimas, por cierto.
No puedo garantizar que en esta semana pueda compartir alguna más, pero en estos momentos estoy disfrutando de First star I see tonight de Susan Elizabeth Phillips, de modo que será una de mis proximamente (como dicen los anuncios de la tele).

¡Feliz semana!

2 comentarios:

  1. Qué bonitas palabras y que envidia, jejeje. Es una estación preciosa, a mí también me gusta mucho junto con el invierno. Lástima que aquí no se sienta por el clima, apenas la disfrutamos. Solo puedo disfrutarla cuando subo al norte (sino pasa nada, al próximo mes y allí me desquitaré ;) ).
    Un beso, guapa!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encanta el otoño! Aunque por aquí aún está haciendo calorcito y el otoño en sí no está tan presente, estoy muy feliz de que al menos asome. No sé de dónde eres Samantha. Este otoño quiero ir al norte, ojalá no se tuerza y pueda ir.
    En cualquier caso las ferias y puestecitos de libros antiguos son una de mis debilidades. Eso de buscar novelas antiguas o descatalogadas es como buscar tesoros. Y ya cuando encuentras algo...
    ¡Feliz semana Samantha!

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!