martes, 4 de abril de 2017

Máscaras - Amy Harmon


Making faces
Amy Harmon
Romántica contemporánea
Editorial Oz
15 de febrero de 2017





Hace bastante tiempo, a través del blog, una de vosotras me recomendasteis esta novela. La compré, pero durante mucho tiempo no me animé a leerla. No sé explicar la razón. Puede que fuese porque al comenzar las primeras páginas y percatarme que transcurría en un instituto, pensé que era una novela juvenil y al no tratarse de un género que leo a menudo, la dejé para otro momento. Admito que su apariencia exterior me condicionó y que juzgué un libro por la imagen que proyectaba. Tal vez fuera una premonición, que me advertía de uno de los mensajes que impregnarían esta preciosa novela.

Máscaras es un libro que me ha conmovido como hacía mucho, pero mucho tiempo, que no lo conseguía ninguno. Reconozco que disfruto enormemente con una novela divertida, irreverente. Son unas de mis preferidas. Pero, al final, con la mano en el corazón son las que cuentan historias que te desgarran el alma las que me dejan huella.
Como ésta. 
Es una historia preciosa, profunda, dulce, preñada de mensajes sobre la belleza, sobre segundas oportunidades, sobre la amistad, sobre el amor y la muerte, la confianza, el honor y la lealtad. 
Y la novela, no sólo está escrita maravillosamente, sino que te atrapa –si le das una oportunidad- por la emotividad de la historia que cuenta, por la dulzura y vulnerabilidad que desprenden y por la personalidad arrolladora de sus personajes. Y no hablo sólo de la pareja protagonista, sino de todo el elenco que aparece.

Tal vez, de entrada, pueda parecer que no estamos ante un argumento original. Si leéis un poco el argumento, seguro que pensaréis que es un tema manido. Pero, pese a que son muchas –o bastantes- las novelas que nos hacen evocar la clásica historia de la bella y la bestia, Máscaras es diferente.  Además es un clásico por el que siento debilidad, mi favorito en realidad. Y eso me basta para que lea cualquier novela que verse con él.

Es una historia agridulce y poco convencional sobre el heroísmo, el amor, la amistad, el coraje, la auto aceptación y la muerte. Es conmovedora. 
Tanto así que me ha mantenido enganchada al libro los dos últimos días. 

Pero quiero hablaros un poco de sus protagonistas.
Fern Taylor es la hija del pastor de Hannah Lake. Pelirroja, pecosa y delgaducha no destaca por su belleza. Si a eso se le unen las gruesas lentes de sus gafas y brackets es una de esas chicas a las que se las etiqueta de raras. Es una chica tímida que ha estado enamorada de Ambrose Young desde que tenía diez años. Pero Ambrose no parece percatarse de su existencia, no al menos de la manera que ella desearía. Ambrose es un atleta, la estrella del equipo de lucha, alto, fuerte y tan guapo como un dios griego. Pero bajo la superficie de perfección que muestra esconde otras facetas y otra vida con sus sinsabores. 

Podría decirse que es casi como si pertenecieran a mundos lejanos. Mientras Ambrose es uno de los chicos populares y tiene un grupo de cuatro amigos parecidos a él, deportistas y populares, el único amigo de verdad de Fern es su primo Bailey, un joven que padece el síndrome de distrofia muscular de Duchenne. Fern y Bailey forman una peculiar pareja que, capítulo a capítulo te roban el corazón por la bondad que destilan, por las lecciones de vida y sabiduría que transmiten página a página. A este dúo se suma Rita, pero ellos dos forman un vínculo único, adorable y maravilloso. 

El atentado contra las torres gemelas del 11S supone un punto de inflexión en la vida de este pueblecito. Una vez finalizado el instituto, Ambrose decide alistarse en el ejército. Grant, Paulie, Jesse y Beans, sus cuatro e inseparables amigos, le siguen y los cinco acaban en Iraq.

El regreso a Hannah Lake un año y medio más tarde no es el esperado. Ambrose no es el mismo que se marchó. Es un hombre lleno de cicatrices y culpa, tan roto por dentro como por fuera, que se aísla del pueblo que un día lo idolatró. Pero poco a poco, Fern, va erosionando sus defensas, afanándose en devolverlo de vuelta a la vida con la promesa de que todo el mundo es merecedor de una segunda oportunidad.

Máscaras es más que una novela romántica, es una novela plagada de mensajes alentadores y llenos de esperanza, repleta de confesiones y descubrimientos conmovedores. A través de sus líneas, sobre todo a través de los personajes de Fern y Bailey, da una lección de amor y amistad, de redención y honorabilidad. Es una historia agridulce, pero hermosa en su esencia y en la belleza que describe. 

Describe escenas tan conmovedoras y tan puras que, en varias ocasiones, he acabado derramando algunas lágrimas. Y no sólo por la preciosa historia de amor que cuenta, sino por otras tramas y personajes que te roban el corazón. Como Bailey. Es una de esas historias que te remueve tantas emociones por dentro que acabas atesorándola como uno de ésas que sabes leerás y reelerás muchas veces.

Y no sólo es una novela romántica, dulce y enternecedora, sino que es una novela magistralmente creada. Los personajes y los acontecimientos que les suceden propician detalles a los que, tal vez, al principio no das demasiada importancia, pero que, con la perspectiva de la lectura y la sucesión de capítulos, vas entrelazando y apreciando puntos de conexión que señalan un sendero. 
En su sencillez, se esconde una trama más profunda de lo que a simple vista parece, con mensajes inspiradores, es cierto, pero también con aprendizajes de por vida. 

Soy consciente de que hay mucho que no he explicado en estas líneas, pero eso es porque no quiero desvelar absolutamente nada crucial, ningún detalle que haga que nadie pueda perderse la oportunidad de descubrir la magia que esconde Máscaras. 
Para mí ha pasado a ser una de esas joyas de la novela que atesoré siempre. ¡Inolvidable!

4 comentarios:

  1. Ya leí el libro y debo decir q me encantó, una historia fluida, emocional, pero bien escrita, el mensaje
    Me encantó. Vale la pena leerla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Verónica! No sé tú, pero yo estoy deseando leer más novelas de Amy Harmon.
      Gracias por visitar el blog. Un saludo

      Eliminar
  2. Hola!
    Que reseña tan bonita, y no es la única que he leído que la recomienda. Me llama la atención todo lo que cuentas, que a pesar de parecer una novela juvenil contenga tantas emociones... Espero no tardar mucho en poder leerla.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Abril! Anímate a leerla, no pienses que es una novela juvenil. Creo que una novela romántica te llega al corazón por la historia que cuenta, sus personajes, cómo la autora la construye... por infinidad de detalles. Y que, al final, la edad es un número y cuando te emociona, conectas con la historia.. es lo de menos. Ya me contarás. Un beso

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!